Ladrón – Michael Mann, 1981

Ladrón (V.O. Thief)

EEUU, 1981

Director: Michael Mann

Guión: Michael Mann (basado en novela de Frank Hohimer)

Intérpretes: James Caan (Frank), Tuesday Weld (Jessie), Willie Nelson (Okla), Jim Belushi (Barry)

Música: Tangerine Dream

Género: Thriller

Argumento

Frank es un audaz ladrón profesional especializado en desvalijar cajas fuertes y en robar diamantes. Acostumbra a trabajar solo o con unos pocos colaboradores que le facilitan información y logística. También cuenta con una red de contactos para vender las costosas piedras sustraídas. Frank, hombre divorciado y solitario, se ha enamorado de Jessie, una humilde camarera. Desea entablar una relación con ella, pero no sabe cómo explicarle a la chica la peculiar forma que tiene de ganarse el sustento.

Pronto Frank tiene problemas con un individuo que distribuye los diamantes por él robados. El ladrón se siente estafado al no recibir de él la suma convenida, y empuñando una pistola amenaza al contrabandista en su oficina para que le pague su dinero.

Gracias a la intercesión de un poderoso jefe gangsteril llamado Leo, Frank logra cobrar lo que le corresponde. Pero ambos, que se han citado en una zona portuaria, ignoran que están siendo vigilados por la policía. Durante el encuentro Leo trata de convencer a Frank de que trabaje para él en su organización. Frank inicialmente se resiste a ello, pues no quiere perder su independencia; siempre ha sido su propio jefe. Pero Leo insiste en que si trabaja con su equipo tendrá las espaldas cubiertas, su protección estará garantizada.

Sigue leyendo

Anuncios

After hours (“¡Jo, qué noche!”) – Martin Scorsese, 1985

After hours

EEUU, 1985

Director: Martin Scorsese

Género: Comedia

Guión: Joseph Minion

Intérpretes: Griffin Dunne (Paul), Rosanna Arquette (Marcy), Verna Bloom (June), Tommy Chong (Pepe), Linda Fiorentino (Kiki), Teri Garr (Julie), John Heard (Tom), Cheech Marin (Neil), Catherine O´Hara (Gail)

Música: Howard Shore

Argumento

El oficinista Paul, tras su tediosa jornada laboral en una empresa informática, acude a un café donde conoce a la joven Marcy. Tras darle su teléfono, ella se marcha precipitadamente. Una vez en su casa, Paul decide llamarla con la excusa de ver los pisapapeles que ella se dedica a hacer, y Marcy le invita a que vaya a visitarla de inmediato (son más de las once de la noche). La chica vive con una amiga escultora en el Soho, a una distancia considerable de la casa de Paul. Durante el trayecto en taxi, el vehículo circula tan deprisa que Paul pierde los 20 dólares con los que iba a pagar: El billete sale volando por la ventana y Paul se queda tan solo con unos pocos centavos.

Sigue leyendo

El beso de la muerte – Henry Hathaway, 1947

El beso de la muerte (V.O. Kiss of death)

EEUU, 1947

Director: Henry Hathaway

Género: Drama, cine negro

Guión: Ben Hecht, Charles Lederer, Eleazar Lipsky

Intérpretes: Victor Mature (Nick Bianco), Richard Widmark (Tommy Udo), Brian Donlevy (fiscal D´Angelo), Coleen Gray (Nettie), Curro García, Manolo Royo

Música: David Buttolph

Argumento

Poco antes de Navidad, el ex-presidiario Nick Bianco atraca una joyería junto a sus cómplices. Tras salir de prisión, Nick intentó comenzar una vida honrada, pero nadie quería contratarlo por haber estado en la cárcel. Así pues, se vió obligado a volver a las andadas para sacar adelante a su familia.

Tras el asalto, Nick es arrestado. Sus compañeros logran escapar. Louis D´Angelo, el fiscal del distrito, trata de converlo de que colabore con la justicia. Si delata a sus cómplices recibirá una condena reducida, y podrá volver a ver en breve a su esposa Mary y sus dos pequeñas hijas. Nick se niega a convertirse en un chivato, y está convencido de que sus amigos cuidarán de su familia mientras él esté entre rejas. Cargando con la responsabilidad total del delito, Nick es condenado a veinte años de prisión. En la cárcel conoce a Tommy Udo, un volátil gángster acusado de asesinato. Por haber mantenido la boca cerrada durante el juicio, Nick se gana el respeto de Tommy.

Sigue leyendo

Creed – Ryan Coogler, 2015

Creed

EEUU, 2015

Director: Ryan Coogler

Género: Deportes, drama

Guión: Sylvester Stallone

Intérpretes: Michael B. Jordan (Adonis Johnson), Sylvester Stallone (Rocky), Tessa Thompson (Bianca), Phylicia Rashad (Mary Anne Creed), Milo Ventimiglia (Robert Balboa), Tony Burton (Duke)

Música: Ludwig Göransson

Argumento

1998: En un reformatorio de Los Angeles, Adonis Johnson es encerrado en una celda de aislamiento por haber participado en una trifulca. Siempre anda metido en peleas. Allí acude a visitarle Mary Anne Creed, la viuda del gran boxeador Apollo Creed. El muchacho, tras la muerte de su madre, creció en orfanatos y reformatorios. Nunca conoció a su padre porque murió antes de su nacimiento. Mary Anne le revela a Adonis que él es el hijo ilegítimo de su marido Apollo. El famoso boxeador dejó embarazada a una de sus amantes y murió en un combate contra Ivan Drago antes de que Adonis llegara al mundo. Mary Anne adopta al conflictivo joven y se dispone a darle un hogar.

La afición por las peleas, una herencia de su padre, sigue viva para Adonis en 2015. Ahora el joven se desempeña como boxeador amateur desplazándose para ello a la cercana Tijuana, en México. En Los Angeles trabaja en una oficina. Cansado de esa compañía toma una importante decisión: Dejar su empleo seguro y bien remunerado para zambullirse de lleno en el mundo del boxeo y dedicarse exclusivamente a su pasión. Su madre adoptiva intenta convencerle de que no lo haga, pero Adonis está determinado a seguir los pasos de su padre Apollo Creed, al que nunca llegó a conocer.

Sigue leyendo

Rocky Balboa – Sylvester Stallone, 2006

Rocky Balboa

EEUU, 2006

Director: Sylvester Stallone

Género: Drama, deportes

Guión: Sylvester Stallone

Intérpretes: Sylvester Stallone (Rocky), Burt Young (Paulie), Antonio Tarver (Mason), Milo Ventimiglia (Robert Balboa), Tony Burton (Duke)

Música: Bill Conti

Argumento

El maduro ex-campeón del boxeo Rocky Balboa, retirado desde hace muchos años, vive en el mismo barrio de Filadelfia donde comenzó su carrera. Tras la muerte de su querida mujer Adrian, el viudo Rocky regenta un restaurante llamado “Adrian´s” en honor a su esposa fallecida. Balboa vive constantemente en el pasado, siempre acompañado por la nostalgia y los recuerdos. Gusta de entretener a sus clientes contándoles sus batallitas en el ring. Su cuñado Paulie, visiblemente envejecido, sigue siendo su amigo más cercano. Robert, el único hijo de Rocky, ya es un hombre adulto que trata de tomar las riendas de su vida aunque ello no siempre le resulte sencillo.

Paseando por su barrio, Rocky entra en el bar cercano al gimnasio de Mick y a la tienda de mascotas donde trabajaba Adrian. Allí se reencuentra con Marie, una mujer a la que no veía desde hace treinta años, cuando ella era aún una adolescente y él un joven que iniciaba su carrera de boxeador. Marie, madre soltera con un hijo en la pubertad, es una mujer infeliz y frustrada que también se siente sola. Poco a poco Rocky y Marie van haciéndose amigos. Él la invita a ella y a su hijo Steps a su restaurante, y después le proporciona un trabajo allí.

Mientras tanto, en la televisión muestran un combate simulado por ordenador entre el Rocky Balboa de sus mejores tiempos y un campeón actual; Mason Dixon. En los años sesenta ya hicieron algo parecido al comparar la forma de pelear de Rocky Graziano (ya retirado en aquel momento) y el entonces joven Mohamed Alí. Los invitados a la tertulia son de opiniones diversas. Unos creen que Rocky era muy superior y vencería sin problemas a Mason si fueran coetáneos; otros piensan que Rocky era un púgil muy sobrevalorado y que el estilo de Mason (que nunca ha perdido ningún combate) es más efectivo.

Sigue leyendo

El Diablo y yo – Archie Mayo, 1946

El Diablo y yo (V.O. Angel on my shoulder)

EEUU, 1946

Director: Archie Mayo

Género: Comedia, drama, cine negro

Guión: Harry Segall, Roland Kibbee

Intérpretes: Paul Muni (Eddie Kagle/juez Frederik Parker), Anne Baxter (Barbara Foster), Claude Rains (Nick)

Música: Dimitri Tiomkin

Argumento

Eddie Kagle, jefe de una banda de gangsters, sale de la cárcel tras cumplir una larga condena. Su amigo y lugarteniente Smiley le espera a las puertas del presidio. Juntos se alejan de allí en coche. La organización ha crecido y es más poderosa. De improviso, Smiley saca su pistola y descerraja varios tiros a su jefe.

Cuando Eddie despierta, está en el infierno. Tarda en comprender que está muerto, y que ha sido asesinado a traición por su “amigo” Smiley, alguien en quien había depositado toda su confianza. Eddie, hecho una furia, desea vengarse a toda costa. El mismísimo Diablo tiene noticia de su llegada, y decide proponerle un trato. Aprovechando el enorme parecido físico entre Eddie y el juez Frederick Parker, Satán quiere que el alma de Eddie regrese al mundo físico para entrar en el cuerpo del juez y provocar su perdición. A cambio le concederá la oportunidad de vengarse de Smiley.

El fantasma de Eddie, acompañado del Diablo, retorna a la Tierra. Ambos, invisibles para el ojo humano, entran en una sala donde el juez Parker encabeza un proceso. Sin causa aparente, el magistrado se desvanece; y entonces el Diablo hace que el alma de Eddie tome posesión de su cuerpo. Cuando Parker despierte, será Eddie quien viva en su interior – lo que, como cabe esperar, provocará innumerables equívocos.

A todos llama la atención el súbito cambio en la personalidad y el comportamiento del modélico juez. Parker se conduce ahora como un hampón, con vocabulario y modales barriobajeros. Eso preocupa enormemente a su criado Albert, y más todavía a su secretaria y prometida Barbara. De repente, después de volver en sí, Parker habla de ajustarle las cuentas a un tal Smiley, alguien que nadie sabe quién es; y constantemente se comunica con “Nick”, un “amigo imaginario” al que sólo él es capaz de ver (y quien no es otro que el Diablo). El doctor Matt Higgins, amigo de Fred Parker y de Barbara, está especializado en psiquiatría y sugiere que el magistrado padece un trastorno de personalidad. Sin embargo no cree que haya motivo para alarmarse y está convencido de que las aguas volverán a su cauce por sí mismas.

Sigue leyendo

Rocky V – John G. Avildsen, 1990

Rocky V

EEUU, 1990

Director: John G. Avildsen

Género: Drama, deportes

Guión: Sylvester Stallone

Intérpretes: Sylvester Stallone (Rocky), Talia Shire (Adrian), Burt Young (Paulie), Sage Stallone (Junior), Tommy Morrison (Tommy “Machine” Gunn)

Música: Bill Conti

Argumento

Tras vencer en el encarnizado combate en Moscú al campeón soviético Ivan Drago, Rocky ha sufrido severas contusiones que podrían dejarle secuelas. Al regresar junto a Adrian y Paulie a los EEUU, en el aeropuerto le espera su hijo Junior y una legión de admiradores y reporteros. En la rueda de prensa, Rocky anuncia por enésima vez su intención de retirarse del boxeo. Pero un histriónico y extravagante promotor llamado George Washington Duke insiste ante todos los presentes en que no debe abandonar el cuadrilátero, en que debe luchar una vez más. Duke ya tiene incluso un contrincante preparado para Rocky, y trata de convencer al veterano púgil de que combata contra él.

El cuarentón Rocky quiere finalmente difrutar de una vida tranquila con su mujer, de la que sigue muy enamorado, y con su hijo Junior, al que se siente muy unido. Padre e hijo son como uña y carne. Sin embargo, la adversidad se ceba con la familia Balboa y la armonía se verá turbada: Debido a unas imprudentes inversiones realizadas por el borrachín cuñado Paulie, Rocky lo pierde todo. De ser una estrella millonaria del boxeo, el Potro Italiano se precipita de la noche a la mañana en la ruina. Rocky retorna así a sus orígenes humildes, y se muda junto a su familia al marginal barrio de Filadelfia donde residía antes de triunfar. Eso es particularmente duro para Junior, quien se había criado entre almohadones, rodeado siempre por el lujo y la abundancia.

Ahora que Rocky está en la bancarrota, Duke cree tenerlo más fácil para engatusarlo; y no cesa de insistir en que debe participar en un nuevo combate. Sin embargo, los exámenes médicos certifican que Rocky ha sufrido daños irreversibles en el cerebro; y que si recibe más golpes corre el riesgo, como mínimo, de quedarse paralítico.

Sigue leyendo