La bestia con la metralleta – Sergio Grieco, 1977

https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/M/MV5BM2VhOGU0MWUtNWQ5My00NzJkLTk3ODEtZTQwZjk4ZDQ4MzhjXkEyXkFqcGdeQXVyMjUyNDk2ODc@._V1_.jpg

La belva col mitra (a.k.a. “The mad dog killer”)

Italia, 1977

Director: Sergio Grieco

Género: Polizziesco

Guión: Sergio Grieco

Intérpretes: Hemut Berger (Vitale), Marisa Mell (Giuliana), Richard Harris (Santini)

Música: Umberto Smaila

Argumento

Cuatro presos se fugan de una cárcel llevándose a un vigilante como rehén. Se trata del peligroso criminal Nanni Vitale y su banda. El inspector Santini les pisa los talones en una trepidante persecución automovilística.

Los delincuentes golpean sádicamente al rehén y lo abandonan tirándolo del coche en marcha cuando ya no les sirve. Uno de los fugados es alcanzado por las balas del inspector y muere. El vehículo del policía casi estalla con él dentro, pero Santini ha logrado saltar a tiempo.

Nanni y sus hombres cambian de coche, sacan a sus ocupantes del nuevo y continúan la fuga. Van a una gasolinera, donde llenan el depósito de combustible y a modo de “pago” propinan una paliza a los empleados.

Mientras tanto, el inspector se pone en contacto co su padre, que es juez. Éste le informa de que el próximo paso de Nanni Vitale será posiblemente ajustar las cuentas con su enemigo Barbareschi. Efectivamente así es; Nanni considera que ese tal Barbareschi, un representante comercial, es un informador de la policía, y que fue él quien facilitó los datos a las autoridades para su captura. Por ello, los tres fugitivos secuestran a Barbareschi y a su novia Giuliana, para llevarlos a un descampado a las afueras. Allí, mientras Nanni viola a la chica, los otros dos golpean con saña al desgraciado. Éste insiste en que le confunden con otra persona, pero todo es inútil. Los criminales terminan cavando un agujero, en el que meten al malherido Barbareschi, enterrándolo en cal viva. A Giuliana se la llevan consigo.

Más adelante, el inspector constata la desaparición de Barbareschi y sospecha con acierto que Nanni Vitale puede tener algo que ver con la misma. Trata de averiguar más sobre el paradero de Barbareschi siguiendo a Giuliana, su última novia conocida. Ésta se aloja ahora en un pequeño y discreto hotel. El inspector va a verla y trata de sonsacarle información, pero ella no tiene datos relevantes que aportar. Como Santini ha notado que la aterrada mujer estaba mintiendo, ordena a dos de sus hombres que la vigilen día y noche apostados en la calle junto a la pensión.

La corazonada del inspector era certera, pues Nanni Vitale se encontraba con Giuliana en su habitación (disfrazado con peluca y barba postiza, y escondido en el cuarto de baño). Sus dos subalternos se ocultan en otro lugar. Nanni quiere desvalijar la caja fuerte de una fábrica donde se guardan los sueldos de los empleados; para luego escapar del país y huir “a Venezuela”. En esa fábrica trabaja como vigilante el padre de Giuliana, y Vitale quiere usar a la chica para que le distraiga mientras él y sus hombres perpetran el robo. Nanni fuerza a la chica a colaborar con él, pues si se niega a ello, terminará “como Barbareschi”.

Mientras tanto, la policía sigue vigilando a Giuliana. El inspector está convencido de que tarde o temprano ella les llevará hasta Nanni Vitale…

Giuliana decide cooperar con las autoridades pese a las amenazas de muerte de Nanni y se pone en contacto con el inspector Santini, confesando que ella presenció el asesinato de Barbareschi y revelando que está por producirse un asalto a la fábrica donde trabaja su padre. Éste es puesto al corriente de la situación; el inspector propone que los dejen seguir adelante con el plan y que los arresten “con las manos en la masa” (pues por ahora la banda está dispersa y sólo se reunirá el día del golpe).

Durante el atraco, la policía irrumpe en la fábrica y trata de arrestar a los delincuentes; pero éstos nuevamente se dan a la fuga llevándose consigo como rehenes a varias trabajadoras de la fábrica. Sin embargo, Giuliana interviene liberando a las empleadas y los agentes logran detener a los dos de los bandidos. Nanni logra evadir el cerco policial. Ahora Giuliana es conciente de que Nanni está al tanto de que ella le tendió una trampa, y sabe que retornará para vengarse de ella.

Sigue leyendo

Anuncios