Santo contra hombres infernales – Joselito Rodríguez, 1958

https://i.pinimg.com/originals/09/b5/84/09b584220542869d43dda70119ff1a62.jpg

Santo contra hombres infernales

México/Cuba, 1958

Director: Joselito Rodríguez

Género: Policiaco

Intérpretes: Santo, Joaquín Cordero, Fernando Osés, Gina Romand

Argumento

Joaquín llega a Cuba procedente de México. Una vez en La Habana se hospeda en un hotel y comienza a notar que le están vigilando. Visitando casinos conoce a una joven llamada Mirna, ambos comienzan a salir juntos. Él es muy reservado acerca del motivo por el cual se encuentra en Cuba, y simplemente le dice a la chica que debe “resolver unos asuntos”.

Mientras tanto, una organización de contrabandistas opera en la zona portuaria. Diariamente realizan incursiones con sus lanchas para recoger mercancías ilegales. Un misterioso enmascarado no los pierde de vista.

Mientras Joaquín se encuentra con Mirna en la playa, estalla una reyerta cerca de ellos. Dos grupos de individuos que parecen ser bandidos se pelean en un local. Joaquín interviene, participando en la trifulca del lado de una de las dos facciones. Entonces llega la policía y todos huyen, entre ellos Joaquín. Éste dispara a uno de los agentes, lo que impresiona a los bandidos, quienes aceptan tomarlo bajo su protección.

Joaquín les dice que disparó porque “odia a la policía” y que es un fugitivo que huyó a Cuba tras atracar un banco en México. Asegura tener 200.000 pesos en su poder. Los delincuentes que le han acogido resultan ser miembros de la misma organización que se dedica al contrabando en el puerto.

Pero en realidad Joaquín no es el criminal que afirma ser ante sus nuevos “amigos”… Es un agente secreto con la misión de infiltrarse en la banda para desbaratarla. Para ello cuenta con el apoyo del enigmático enmascarado, quien es un experto en lucha libre.

Sigue leyendo

Anuncios

Introducción a Juan Orol y su cine

https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/M/MV5BYzNiZTljMmUtMWFlMC00Njk5LTkwMjgtY2UyNzk4MmU0ZTQ4XkEyXkFqcGdeQXVyMTk4MDgwNA@@._V1_UY317_CR120,0,214,317_AL_.jpg

Orol encarnando a su alter ego Tony Carmenta

Introducción a Juan Orol y su cine

Pese a ser desde hace años un consumado y confeso cinéfago, he de reconocer que hasta hace poco no tenía ni idea de la existencia de Juan Orol, considerado el rey del cine negro mexicano.

Éste gallego aventurero vino al mundo en Lalín, provincia de Pontevedra, un 4 de agosto de 1897 (si bien otras fuentes apuntan que nació en el Ferrol). Siendo aún muy joven se hizo a las Américas, buscando fortuna primero en Cuba. Antes de consagrarse al cine se desempeñó como boxeador, torero, jugador de béisbol, piloto de carreras, reportero, actor de teatro y agente de policía. ¡Casi nada! Más adelante se instala en México, donde según su propio testimonio trabajó como agente secreto. Allá por los años ´30 entra en contacto con la naciente industria cinematográfica de aquel país. Orol era un apasionado de las películas de gangsters de EEUU, gran admirador de Humphrey Bogart, James Cagney, Edward G. Robinson o Paul Muni (protagonista éste ultimo de la “Scarface” original de 1931 dirigida por Howard Hawks – en la que cinco décadas después se inspirarían Brian De Palma, Oliver Stone y Al Pacino para el más conocido remake).

Juan Orol decidió emular a sus ídolos gringos, convirtiéndose en el padre del género gangsteril mexicano. Otra de sus grandes influencias fue el cineasta de origen alemán José Bohr, artífice de “Luponini, el terror de Chicago” o “Marihuana, el monstruo verde”. Orol fue además uno de los pioneros del cine sonoro en México –  junto al mencionado Bohr,  el prolífico maestro del terror Chano Urueta (“El espejo de la bruja”, “El monstruo resucitado”) o Joselito Rodríguez, quien más adelante dirigiría el primer film del Santo (“Cerebro del mal”, 1958).

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/6/67/RosaCarmina.jpg

Rosa Carmina

Los años que Orol pasó en Cuba influyeron decisivamente en sus gustos musicales. El director incorporaba abundantes números de bailes caribeños en sus propuestas. Así nació el llamado “cine de rumberas”, un subgénero que fusiona el musical con el cine negro y en el que la trama suele consistir en las rivalidades que surgen entre dos gangsters por el amor de la voluptuosa bailarina de turno. Orol lanzó al estrellato a varias de éstas vedettes, convirtiéndolas en actrices de sus películas.

Sigue leyendo

Santo contra cerebro del mal – Joselito Rodríguez, 1958

https://i1.wp.com/www.scifi-movies.com/images/contenu/data/0004259/affiche-santo-contre-l-esprit-du-mal-vs-the-evil-brain-1961-1.jpg

Santo contra cerebro del mal

México/Cuba, 1958

Director: Joselito Rodríguez

Guión: Fernando Osés, Enrique Zambrano

Intérpretes: Santo (El Enmascarado), Joaquín Cordero (Dr. Campos), Norma Suárez (Elisa), Fernando Osés (El Incógnito), Enrique Zambrano (Teniente Zambrano)

Música: Salvador Espinosa

Género: Policíaco, ciencia ficción

Argumento

Varios bandidos persiguen a un enmascarado, hasta cercarlo en un callejón y dejarlo fuera de combate. Inconsciente, lo llevan hasta el laboratorio del doctor Campos, quien le inyecta un suero para apropiarse de su voluntad. Desde ese momento, el misterioso individuo que cubre su cara (y que no es otro que el Santo) cumplirá ciegamente las órdenes de Campos. Éste lleva una doble vida, pues mientras de cara a la sociedad se presenta como un respetable y prestigioso científico es realmente un peligroso megalómano con aspiraciones de dominación mundial.

El doctor Campos tiene un asistente, Gerardo, y una secretaria, Elisa; quienes no están al corriente de sus pérfidos planes e ignoran que el profesor dirige una banda de matones. En la ciudad están produciéndose desapariciones de famosos científicos, y la policía pone unos agentes como escolta al doctor Campos – Temiendo que también él sea raptado. Lo que los hombres del teniente Zambrano ignoran es que es el propio Campos quien ha ordenado los secuestros de sus colegas de profesión; por dos motivos: Los ve como competidores y al mismo tiempo pretende aprovecharse de sus descubrimientos.

El enmascarado, con la mente anulada y manipulada por Campos, se ha convertido en un autómata a su servicio; y actúa como uno de los más eficaces matones de la banda en el rapto de científicos y otras personalidades importantes. Los escoltas que  Zambrano había puesto para proteger a los sabios son derrotados por el Santo. Cuando el teniente se entera no sale de su asombro, pues el enmascarado es uno de sus mejores agentes. Para averiguar si se ha pasado realmente al enemigo o está siendo utilizado, Zambrano envía a otro luchador con el rostro cubierto con una máscara, conocido como el Incógnito.

Sigue leyendo