El Guardaespaldas – Ali Khamraev, 1979

El Guardaespaldas (V.O. Телохранитель – Telokhranitel –, a.k.a. “The Bodyguard”)

URSS, 1979

Director: Ali Khamraev

Guión: Ali Khamraev

Intérpretes: Aleksandr Kaydanovskyi (Guardaespaldas), Anatoliy Solonitsyn (Sultan Nazar)

Música: Eduard Artemev

Género: Ostern, bélica

Argumento

Tras la toma de poder en Moscú por parte de los rojos, vastas extensiones de Siberia y Asia Central siguieron resistiendo contra el bolchevismo. Las diversas tribus de Tadjikistán combaten a las tropas moscovitas. A principios de los años ´20 se producen encarnizados combates entre los tadjikos y los soldados del Ejército Rojo. Pero también hay disputas entre diversas facciones tadjikas, que a su vez luchan entre sí.

Los soviéticos han tomado como rehén a un importante caudillo tadjiko, Sultan Nazar. También a su hija Zarangis y varios de sus hombres. Sultan Nazar es uno de los líderes de la insurgencia anti-bolchevique. Las autoridades de Moscú ordenan que el carismático jefe tadjiko sea trasladado a la provincia de Bukhara. Para ello confían en Mirzo, quien también es tadjiko pero del bando soviético.

La misión es harto peligrosa, pues deben ser atravesadas cordilleras con escarpados y vertiginosos precipicios, así como zonas conflictivas donde los rebeldes fuertemente armados tratarán de liberar a su líder.

Así, Mirzo y su hermano pequeño Kova; acompañados por algunos porteadores, escoltan a Sultan Nazar y a su hija rumbo a Bukhara. El joven Kova pronto se siente atraído por la adolescente Zarangis, hija del prisionero, y se ofrece a protegerla como “guardaespaldas”.

Sigue leyendo

Anuncios

Tempestad sobre Asia – Vsevolod Pudovkin, 1928

Storm over Asia (“Tempestad sobre Asia”) V.O. Потомок Чингисхана – Potomok Chingis-Khana (“El descendiente de Gengis Khan”)

URSS, 1928

Director: Vsevolod Pudovkin

Guión: Osip Brik

Intérpretes: Valeri Inkijinov (Bair), I. Didintsev (Comandante británico)

Música: Nikolai Kryukov

Género: Histórica, bélica, aventuras (muda)

Argumento

En una yurta en la árida Mongolia, en 1918, un joven cazador es encargado por su enfermo padre de llevar unas valiosas pieles de zorro para vender al bazar. “No las vendas por menos de 500 monedas de plata”. Con ese dinero piensan tener la comida asegurada para muchos meses.

Un lama se encontraba allí rezando por la recuperación del padre. Al marcharse, olvida un amuleto budista de buena fortuna. La madre del joven se lo entrega a su hijo, para que tenga suerte en el bazar.

En el mercado local, un arrogante mercader occidental se dedica a comprar las pieles que los nativos le traen a cambio de una miseria, para después venderlas a precios exorbitantes y enriquecerse.

Cuando el joven llega ante el comerciante extranjero, éste le da sólo un par de monedas por la valiosa mercancía. Indignado, el cazador mongol trata de recuperar las pieles y se produce una trifulca entre los autóctonos y los hombres del negociante foráneo, en la que uno de los occidentales es herido. El rebelde muchacho mongol debe huir a las tundras.

Utilizando ese incidente como pretexto, los extranjeros (ingleses) mandan sus tropas a Mongolia. El joven cazador, por su parte, se encuentra a unos partisanos bolcheviques que luchan contra los remanentes del Ejército Blanco zarista.

El comandante de las tropas imperialistas británicas, para tratar de congraciarse con la población local, acude con su mujer a un templo budista. Allí establecen relaciones diplomáticas con las autoridades religiosas, el alto clero lamaísta. Intercambian regalos. Los extranjeros son llevados ante el Gran Lama Inmortal, el Divino, el más Sabio… que resulta ser un niño de aproximadamente un año de edad. “El Gran Lama murió hace poco y se volvió a reencarnar” explican los clérigos del templo.

El niño lama tiene un porte solemne y regio. El comandante británico le dice respetuosamente „Mi gobierno lamenta Vuestro reciente fallecimiento pero se congratula de Vuestro nuevo nacimiento“. El pequeño, que todavía no habla, sonríe; y todos los presentes se regocijan con él…

Sigue leyendo

Duros de matar – Joe D´Amato, 1979

Duri a morire (a.k.a. “Tough to kill”)

Italia, 1979

Director: Joe D´Amato

Género: Bélica

Guión: Giuseppe Zaccariello, Sergio Donati, Joe D´Amato

Intérpretes: Luc Merenda (Martin), Donald O´Brien (Hagerty), Percy Hogan (Wabu), Wolfango Soldati (Polansky)

Música: Stelvio Cipriani

Argumento

Martin llega a un país africano, y tras dejar en la caja de seguridad de un banco sus escasas pertenencias de valor, acude a una oficina en busca de un particular empleo: Se alista como mercenario. Una compañía dirigida por el duro coronel Hagerty lucha a sueldo de uno de los dos bandos contendientes de una guerra local entre facciones africanas.

El mercenario, que ya tiene experiencia militar tras haber participado en combates en Angola, pasa a formar parte del destacamento de Hagerty; cuyos métodos de entrenamiento son brutales. Entre los nuevos camaradas de Martin se encuentran Polansky, un polaco que siempre lleva consigo un conejito blanco (incluso durante las prácticas de tiro y la manipulación de explosivos) y un individuo barbudo llamado Leon, particularmente cruel y sin escrúpulos.

Martin no se ha alistado en esa tropa sólo por el sueldo de mercenario: En realidad se trae otro plan entre manos… En su cuarto observa el retrato robot de un tipo que parece estar buscando – Y cuyas facciones son muy similares a las de uno de sus compañeros. El coronel Hagerty sospecha que Martin tiene intenciones ocultas.

Sigue leyendo