„Il Capo dei Capi“ (Miniserie sobre Totò Riina, 2007) – Capítulo 6

https://i0.wp.com/www.copertinedvd.org/copertine-dvd-file/I/il_capo_dei_capi_-_episodio_6.jpg

Aquí puede leerse la introducción a la miniserie

Aquí puede leerse lo que sucedió en el capítulo anterior

Il capo dei capi

Italia, 2007

Director: Alexis Cahill, Enzo Monteleone

Guión: Stefano Bises, Attilio Bolzoni, Giuseppe D´Avanzo, Claudio Fava, Domenico Starnone

Intérpretes: Claudio Gioè (Totò Riina), Daniele Liotti (Biagio Schirò), Salvatore Lazzaro (Bernardo Provenzano), Simona Cavallari (Teresa), Gioia Spazzani (Ninetta Bagarella), Andrea Tidona (Giovanni Falcone), Gaetano Aronica (Paolo Borsellino)

Música: Luigi Seviroli

Capítulo 6 (1988-1993)

Biagio sobrevive a las heridas y se recupera en el hospital. Paradójicamente no es el balazo en el pecho lo que le causa mayores estragos, sino el tiro en la pierna. A partir de ese momento, el inspector estará cojo – igual que Luciano Liggio.

Totò Riina está indignado después del veredicto de los jueces en el Maxiproceso. Se ha dado cuenta de que sus amigos de la política le han fallado. Riina ordena a Bagarella que mantenga bajo vigilancia a Ignazio Salvo.

Los magistrados debaten sobre el nombramiento del máximo juez de Palermo. Aunque Falcone ha tenido un gran éxito profesional logrando las cadenas perpetuas contra los jerarcas de la Cosa Nostra, se decide desde Roma que el designado para el cargo será otro, un tal Meli, cuyo mérito es ser “superviviente de los campos de concentración nazis”.

Pese a los intentos de los socios de Riina por impedirlo, la corte de casación ratifica las penas de cadena perpetua a los jefes de la Cúpula (entre ellos también han sido condenados en rebeldía el propio Riina y su brazo derecho Provenzano, quienes siguen prófugos).

Falcone trata de convencer a Meli de que trabaje para llegar hasta Riina a través de los “arrepentidos”. Pero el nuevo juez supremo de Palermo no tiene gran interés en ello, sabotea los esfuerzos de Falcone encargándole casos menores como el juicio a unos ladrones de sandías (!!). Tanto Falcone como Borsellino creen que las relaciones entre la Mafia y el Estado son tan estrechas que es imposible saber dónde termina una y empieza el otro. Aún así, el propio Riina parece estar convencido de que está librando una guerra sin cuartel contra el Estado. Falcone investiga concienzudamente el blanqueo de dinero en los paraísos fiscales, dándose cuenta de que la Mafia es en realidad tan sólo la punta del iceberg.

Los Corleoneses preparan un atentado contra Falcone, colocando una maleta-bomba entre las rocas de una playa a la que el magistrado acudirá a bañarse. Los sicarios pretenden activar la carga explosiva desde una lancha a unos cuantos metros en la costa, pero el control remoto falla. Los escoltas se dan cuenta de que Falcone corre peligro y consiguen protegerlo a tiempo.

Sigue leyendo

Anuncios

La Piovra VI – Capítulo 5

https://i2.wp.com/i61.tinypic.com/akg0te.jpg

La Piovra VI – L´ultimo segreto

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1992

 Director: Luigi Perelli

Guión: Sandro Petraglia, Stefano Rulli, Francesco Marcucci

Intérpretes: Vittorio Mezzogiorno (Davide Licata), Patricia Millardet (Silvia Conti), Remo Girone (Tano Cariddi), Ferruccio De Ceresa (General Alessio Amedei), Xavier Deluc (Lorenzo Ribeira), Pierre Mondy (Amilcare Brenno), Ana Torrent (Maria Cariddi), Luigi Diberti (Ettore Salimbeni), Béatrice Macola (Fede), Tony Sperandeo (Santino Rocchi),  Orso Maria Guerrini (Giuseppe Carta), Bruno Cremer (Antonio Espinosa)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo que sucedió en el capítulo anterior

Capítulo 5

Silvia continúa investigando la pista de Praga, y el vínculo de Bellini con el tal Jacek. Unos meses antes, el fotógrafo Bellini había matado a un joven profesor universitario llamado Cannevari, poco después de que éste regresara de una de sus investigaciones en la República Checa. Cerca de Praga se estaba ocupando de una vieja fábrica que anteriormente había servido como campo de trabajos forzados. El motivo de su asesinato es un misterio. Davide supone que las fotos que todos buscan las había traído de Praga el profesor. Cuando Davide y Silvia visitan a la madre de Cannevari, ésta les confirma que su hijo y Bellini se conocían, y que de hecho trabajaban juntos. Bellini revelaba sus fotografías. La juez y el agente escuchan un cassette donde puede escucharse la voz de Cannevari hablando con su madre “Si te segues ocupando siempre de esos muertos tú también te convertirás en un fantasma” “No son esos muertos los que me dan miedo, sino los muertos vivos, los que están entre nosotros…” Davide se queda pensativo tras esa enigmática frase. No cabe duda de que Cannevari había descubierto “algo”.

Lorenzo Ribeira viaja de nuevo a Praga y confirma con los checos que el cargamento de oro llegará pronto.

En un aeropuerto, Salimbeni es abordado por los hombres de Brenno cuando acaba de intercambiar en los baños un maletín con dinero y documentos. Una vez ante Brenno, Salimbeni confiesa todo: El negocio con África se ha cancelado y ahora están tratando de emprender lazos comerciales con el gran traficante de heroína turco (que hasta el momento surtía a Brenno). De ahora en adelante su enemigo Ribeira comprará la heroína turca que antes adquiría él. Además Tano y Ribeira manejan el traslado del oro que debe pagar la cantidad de droga. El oro partirá rumbo a Praga desde el banco de Litvag (a quien Salimbeni convenció para la operación) pasando por el banco de Tano en Austria.

Brenno decide que se debe interceptar el oro para que sea abortada la operación del enemigo.

El furgón con el oro parte, escoltado por varios coches de la policía. También Davide y Braccio siguen al convoy a cierta distancia. Mientras el convoy atraviesa un tunnel, aparecen los hombres de Brenno (entre ellos Santino) que atacan y liquidan a los escoltas y roban el furgón del oro. Davide se da cuenta de lo que ha sucedido cuando el furgón sale del túnel sin los coches de escolta. Se produce un tiroteo entre los agentes y los asaltantes. Éstos últimos terminan huyendo, menos uno de ellos, que es arrestado herido. El oro continúa su trayecto, sin que los medios sean alertados al respecto.

Pero Brenno se entera pronto de lo sucedido y monta en cólera. Obliga a Salimbeni a concederle a su hijo el título de vicepresidente de su sociedad.

Entretanto, Lorenzo va a casa de Martina. Ambos terminan acostándose juntos. Por la noche, él tiene una tremenda pesadilla, rememorando la masacre sufrida por su familia. Martina observa compungida al alterado (y aterrado) durmiente Lorenzo.

Sigue leyendo

„Il Capo dei Capi“ (Miniserie sobre Totò Riina, 2007) – Capítulo 5

https://i2.wp.com/www.copertinedvd.org/copertine-dvd-file/I/il_capo_dei_capi_-_episodio_5.jpg

Aquí puede leerse la introducción a la miniserie

Aquí puede leerse lo que sucedió en el capítulo anterior

Il capo dei capi

Italia, 2007

Director: Alexis Cahill, Enzo Monteleone

Guión: Stefano Bises, Attilio Bolzoni, Giuseppe D´Avanzo, Claudio Fava, Domenico Starnone

Intérpretes: Claudio Gioè (Totò Riina), Daniele Liotti (Biagio Schirò), Salvatore Lazzaro (Bernardo Provenzano), Simona Cavallari (Teresa), Gioia Spazzani (Ninetta Bagarella), Andrea Tidona (Giovanni Falcone), Gaetano Aronica (Paolo Borsellino)

Música: Luigi Seviroli

Capítulo 5 (1982-1987)

El diputado comunista Pio La Torre llega a Sicilia, manifestando su oposición a la base militar norteamericana que está por instalarse en la isla (en la localidad de Comiso). Cuando empieza a crecer la popularidad del incómodo político, Totò Riina ordena que sea asesinado. La Torre no cuenta con auténticos guardaespaldas, tan sólo con un chófer desarmado. Un grupo de sicarios de la Mafia tirotean su coche, matando al diputado. Tras el crimen, se adelanta la llegada a Sicilia del general Carlo Alberto dalla Chiesa. En calidad de prefecto, el incorruptible y eficiente dalla Chiesa busca procesar a los jerarcas del crimen organizado.

Biagio nota que también el general se mueve por Palermo muy desprotegido, tomando un autobús como un ciudadano más. Los magistrados Giovanni Falcone y Paolo Borselino comienzan a trabajar en la preparación de un proceso contra la cúpula de la Mafia. Biagio se teme que los grandes jefes no serán arrestados: “A lo mejor, porque alguien ha decidido que son intocables”. Su obsesión con ver entre rejas a Riina crece cada día más. Sus compañeros policías le consideran un “archivo ambulante” de datos de los mafiosos. Biagio propone arrestar a Vito Ciancimino, el ex-alcalde de Palermo asociado a los Corleoneses. Falcone, además, está dispuesto a seguir la pista del dinero; en esclarecer cómo la Mafia blanquea y recicla los millones procedentes de sus actividades ilegales. Las oficinas del empresario Ignazio Salvo, relacionado con Ciancimino, son registradas por órdenes del comisario Cassarà, nuevo superior de Biagio.

Poco después de instalarse en Sicilia, el general della Chiesa y su mujer son acribillados a balazos en su coche por los sicarios de Riina. Della Chiesa pretendía descabezar a la Cosa Nostra usando la colaboración de los “pentiti” (o “arrepentidos”). Desde su refugio en una masía por las montañas, mientras cultiva tomates en su huerto, Totò Riina ordena a quién hay que matar. Se trata de eliminar a todos aquellos que sean una amenaza para la preservación de su poder. Comienza así una guerra entre la Mafia y el Estado italiano – al menos en teoría…

Mientras tanto, Tomasso Buscetta se ha instalado en Brasil. Descontento con el rumbo que ha tomado la Cosa Nostra bajo el liderazgo de los Corleoneses marchó al exilio a Rio de Janeiro, donde continúa envuelto en negocios ilegales usando una identidad falsa y residiendo en una ostentosa mansión. Apuzzo, uno de los antiguos colaboradores de Buscetta, sigue en el grupo de Riina; y trata de convencer a éste de que abandone la campaña de atentados. Las muertes sangrientas de personajes tan destacados como el general della Chiesa son contraproducentes según su parecer. Totò comienza a sospechar de la fidelidad de ese Apuzzo, y está seguro de que en realidad sigue al servicio de Buscetta.

Sigue leyendo

„Il Capo dei Capi“ (Miniserie sobre Totò Riina, 2007) – Capítulo 4

https://static.lafeltrinelli.it/static/frontside/xxl/211/3105211_1432372.jpg

Aquí puede leerse la introducción a la miniserie

Aquí puede leerse lo que sucedió en el capítulo anterior

Il capo dei capi

Italia, 2007

Director: Alexis Cahill, Enzo Monteleone

Guión: Stefano Bises, Attilio Bolzoni, Giuseppe D´Avanzo, Claudio Fava, Domenico Starnone

Intérpretes: Claudio Gioè (Totò Riina), Daniele Liotti (Biagio Schirò), Salvatore Lazzaro (Bernardo Provenzano), Simona Cavallari (Teresa), Gioia Spazzani (Ninetta Bagarella), Andrea Tidona (Giovanni Falcone), Gaetano Aronica (Paolo Borsellino)

Música: Luigi Seviroli

Capítulo 4 (1979–1981)

Biagio y el comisario Boris Giuliano vigilan en el aeropuerto de Palermo a un grupo de traficantes marselleses. Cuando se disponen a arrestarlos, llegan órdenes de “arriba” de que los dejen marchar. Para gran decepción de Biagio, la operación ha sido anulada. Al mismo tiempo, la Comisión de la Cosa Nostra presidida por Don Michele Greco ha acordado entrar de lleno en el negocio de la droga. Las familias de Sicilia, a través de sus contactos con los contrabandistas de opio tailandés, recibirán en la isla la morfina base (procesada en Turquía) y fabricarán heroína en sus laboratorios clandestinos. Esa droga será exportada a los EEUU, donde la Mafia de allí (estrechamente vinculada a la siciliana) se dedicará a comercializarla.

También Totò Riina se dedica al nuevo negocio del narcotráfico, que resulta mucho más lucrativo que los chanchullos inmobiliarios y las tajadas de las obras públicas. Se acentúan las divergencias entre los Palermitanos (Bontate, Inzerillo, Buscetta, Badalamenti) y los Corleoneses (Riina, Provenzano y los suyos). Totò se resiente de que los grandes canales de distribución de la droga en EEUU estén controlados por gente próxima a sus rivales los Palermitanos. El gran jefe Michele Greco actúa como mediador, pero secretamente favorece a los Corleoneses.

Biagio sospecha que los marselleses estuvieron en Sicilia para enseñar a los nuevos narcos de la Mafia cómo elaborar la heroína. Él y Giuliano siguen a Francesco Marino Mannoia, alias Ciccio, un químico encargado de supervisar el procesamiento de la morfina base para los Corleoneses. Así encuentran el laboratorio secreto de Riina instalado en una vieja masía por las montañas. Ciccio es arrestado. Totò piensa que las autoridades sólo pudieron descubrir el lugar gracias a un chivatazo de los Palermitanos. En el laboratorio, Biagio encuentra numerosos documentos falsos todos ellos con la foto del mismo individuo: Se trata de Leoluca Bagarella, hermano de Ninetta y cuñado de Totò.

En el aeropuerto, la policía encuentra una maleta repleta de dólares. El encargado de recoger el dinero logra zafarse de ser arrestado. Tras averiguar el nombre de ese pasajero (una identidad falsa), Biagio descubre una conexión del hombre de paja con un importante banquero, que parece tener algo que ocultar. En efecto, ese banquero está al servicio de Stefano Bontate. Cuando éste descubre que el dinero ha sido interceptado y que las autoridades vigilan a su banquero, se comunica con las altas instancias políticas: Haciendo referencia a Giuliano, Bontate dice “O lo frenan ustedes o lo freno yo”.

Son los anni di piombo (años de plomo), no hace mucho ha sido asesinado el primer ministro Aldo Moro.

Biagio sabe que es necesario investigar a los bancos antes de que el dinero de la droga sea blanqueado, pues si los millones del narcotráfico se invierten en negocios legales “ya no se distinguirá el dinero sucio del limpio”. Por aquellos tiempos, el banquero Michele Sindona era uno de los hombres de confianza de los capos de Palermo.

Sigue leyendo

La Piovra VI – Capítulo 3

https://i.ytimg.com/vi/rC--gg9ZGLo/hqdefault.jpg

Tano Cariddi (Remo Girone) y su hermana Maria (Ana Torrent)

La Piovra VI – L´ultimo segreto

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1992

 Director: Luigi Perelli

Guión: Sandro Petraglia, Stefano Rulli, Francesco Marcucci

Intérpretes: Vittorio Mezzogiorno (Davide Licata), Patricia Millardet (Silvia Conti), Remo Girone (Tano Cariddi), Ferruccio De Ceresa (General Alessio Amedei), Xavier Deluc (Lorenzo Ribeira), Pierre Mondy (Amilcare Brenno), Ana Torrent (Maria Cariddi), Luigi Diberti (Ettore Salimbeni), Béatrice Macola (Fede), Tony Sperandeo (Santino Rocchi),  Orso Maria Guerrini (Giuseppe Carta), Bruno Cremer (Antonio Espinosa)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo que sucedió en el capítulo anterior

Capítulo 3

El general explica a Davide que él es el único capaz de hacer hablar a Tano, pues ambos, en el fondo, se parecen mucho el uno al otro. Los dos huyen de un terrible pasado hacia un incierto futuro.

Mientras tanto, Silvia trata de confortar a Maria, que continúa en el hospital en estado de shock. Silvia conoce por propia experiencia cómo debe sentirse Maria, pues también ella fue violada (La Piovra 4).

La agente Fede arregla un nuevo encuentro entre Tano y Salimbeni. Tano se vuelve cada vez más confuso, desesperado e inestable. Davide escribe un diario sobre su evolución. Una noche, tano comienza a destrozar todo lo que hay en su habitación, presa de un ataque de enajenamiento. Davide logra reducirlo, pero al mismo tiempo le anima a que se desahogue (pero que lo intente con él, no con las cosas).

Carta le dice a Lorenzo Ribeira que Tano está de vuelta en Italia y que Brenno piensa que trabaja para él. Ribeira repone que no sería mala idea contratar a un genio de las finanzas como Tano, pero Carta le desaconseja hacerlo, pues todos los quue se aliaron con él han terminado mal. Sobre los documentos comprometidos sobre Ribeira que “alguien” envió a la procuradoría Carta sospecha la mano de Espinosa. Éste está en posesión de todos los secretos del país.

También Silvia sospecha de Espinosa, especialmente tras comprobar que la carta fue enviada desde Bérgamo, donde reside su hija Irene. El infiltrado que en la oficina de la jueza espía para la Mafia informa a sus superiores sobre los nuevos desarrollos. Más tarde también Carta se encuentra con ese infiltrado, Angelo, y también él se entera de todo.

Carta por un lado y Silvia por otro van a Bérgamo en busca de Irene Espinosa. Ésta trabaja en una biblioteca. Tras una inspección en su oficina Silvia descubre que su máquina de escribir tiene el mismo defecto que tenía la que escribió la dirección en el sobre de la carta con los documentos sobre Ribeira. Más tarde Irene telefonea a su padre, y éste le dice que se haga con los “archivos de Favali”, ponga en seguridad esos expedientes y se marche de allí cuanto antes “Allí está la historia verdadera, no la oficial…”

Sigue leyendo

„Il Capo dei Capi“ (Miniserie sobre Totò Riina, 2007) – Capítulo 3

https://i1.wp.com/www.copertinedvd.org/copertine-dvd-file/I/il_capo_dei_capi_-_episodio_3.jpg

Aquí puede leerse la introducción a la miniserie

Aquí puede leerse lo que sucedió en el capítulo anterior

Il capo dei capi

Italia, 2007

Director: Alexis Cahill, Enzo Monteleone

Guión: Stefano Bises, Attilio Bolzoni, Giuseppe D´Avanzo, Claudio Fava, Domenico Starnone

Intérpretes: Claudio Gioè (Totò Riina), Daniele Liotti (Biagio Schirò), Salvatore Lazzaro (Bernardo Provenzano), Simona Cavallari (Teresa), Gioia Spazzani (Ninetta Bagarella), Andrea Tidona (Giovanni Falcone), Gaetano Aronica (Paolo Borsellino)

Música: Luigi Seviroli

Capítulo 3 (1969–1978)

Diciembre de 1969. Disfrazados de policías, Totò Riina y varios de sus hombres se introducen en las oficinas de Michele Cavataio, líder de una familia rival. Los falsos agentes provocan una matanza, asesinando a varios de los empleados que allí se encuentran – además de al propio Cavataio. Durante el tiroteo muere Calogero Bagarella, uno de los hombres de confianza de Totò y hermano de su prometida Ninetta.

Esa misma noche nace el hijo de Biagio y Teresa. Poco después de la masacre, ocurrida en Palermo, Totò y los suyos entierran clandestinamente el cuerpo de Calò en el cementerio de Corleone.

El comisario Mangano y Biagio investigan el asesinato de Cavataio y de sus hombres. No tardan en percatarse que uno de los cuerpos fue transportado fuera de las oficinas. Sospechan que uno de los asaltantes fue herido o murió durante el ataque. Cuando poco después Biagio nota que Ninetta Bagarella y su familia visten de rigoroso luto negro, sospechan que algo le ha sucedido a Calò – y que probablemente él participó en la masacre. Las sospechas de la policía contra Riina y su banda cuentan así con un importante indicio.

Entretanto, la Comisión de la Mafia palermitana no está satisfecha tras la eliminación de Cavataio. Michele Greco, jefe de la Comisión, no había aprobado ese asesinato. Los Corleoneses, encabezados por Liggio y Riina, afirman no tener nada que ver con el sangriento ataque. “Soy sólo un pobre cojo…” se excusa Liggio. “Tú sí, pero en tu organización hay gente que quiere correr demasiado… y quien corre demasiado puede caerse” le contestan, en una clara alusión a Riina.

Sigue leyendo

La Piovra VI – Capítulo 2

https://i1.wp.com/www.dvdlog.it/remote_img/cover_450/MDS000435.jpg

 

La Piovra VI – L´ultimo segreto

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1992

 Director: Luigi Perelli

Guión: Sandro Petraglia, Stefano Rulli, Francesco Marcucci

Intérpretes: Vittorio Mezzogiorno (Davide Licata), Patricia Millardet (Silvia Conti), Remo Girone (Tano Cariddi), Ferruccio De Ceresa (General Alessio Amedei), Xavier Deluc (Lorenzo Ribeira), Pierre Mondy (Amilcare Brenno), Ana Torrent (Maria Cariddi), Luigi Diberti (Ettore Salimbeni), Béatrice Macola (Fede), Tony Sperandeo (Santino Rocchi),  Orso Maria Guerrini (Giuseppe Carta), Bruno Cremer (Antonio Espinosa)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo que sucedió en el último capítulo

Capítulo 2

Una vez en Italia, Tano es llevado al cuartel general de la agencia de seguridad. Allí trata de envenenarse ingiriendo grandes sorbos de cierto medicamento, pero es salvado por Davide, que interviene rápidamente y le hace vomitar.

Lorenzo Ribeira va a ver a Carta, el antiguo hombre de confianza del barón Linori. Carta está en libertad condicional y se ha retirado, ahora se ha dejado crecer la barba y sólo se dedica a contruir jaulas para palomas en una casa de campo. Ribeira quiere que trabaje para él, en la guerra que está preparando contra Brenno. Carta no tiene ningún interés en ello, por muchos millones que Lorenzo le ofrezca. Sin embargo, cuando el joven le dice que Brenno estuvo implicado en el exterminio de los Linori cambia súbitamente de opinión. Carta acepta, y además le pide cazar también a “los otros”, Tano y Espinosa.

El general Amadei quiere que Tano colabore con ellos. Para motivarle, le trae de visita a su hermana Maria. Ahora Tano parece un hombre acabado, siempre despeinado y sin afeitar, con las manos temblorosas, adicto al opio y al alcohol. Amadei piensa que no será difícil hacerle hablar. Davide le dice a Tano “Sólo te salvé la vida porque te necesitamos para la investigación. Y por tu hermana Maria. Si fuera sólo por tí, por lo que representas, yo mismo te habría disparado a la cabeza cuando te encontré en Senegal” “Y me habrías hecho un favor” responde Tano.

Carta va a ver a Santino, quien sigue con la niña en su escondite, y le dice que arregle para él un encuentro con Brenno – dando a entender que está dispuesto a trabajar para él (Carta pretende infiltrarse en su familia del mismo modo que en la temporada anterior Davide se infiltró en los Linori).

Los policías, la abogada Martina Ferrari, la juez Silvia y Davide continúan tratando de esclarecer el asesinato de Bellini. No creen en la versión oficial pese a las autoinculpaciones de Nina. Bellini tiene antecedentes penales por haber matado a un profesor Cannevari. En su agenda encuentran un número de teléfono de Praga. Los hijos de Nina no estaban registrados.

Entre los agentes presentes hay un infiltrado, que llama a Brenno para informarle de cómo avanza el caso. El jefe mafioso reacciona interesado cuando le hablan del contacto en Praga. Silvia y Davide se reencuentran; él no le dice a qué fue a Senegal, ni tampoco que Tano está ahora en Italia.

Sigue leyendo