Zatoichi va al festival del fuego – Kenji Misumi, 1970

https://i2.wp.com/www.asiafilm.ru/files/dvdcover/Zatoichi-21_dvdcover.jpg

Zatoichi abare-himatsuri (a.k.a. “Zatoichi goes to the fire festival”)

Japón, 1970

Director: Kenji Misumi

Género: Chambara, Jidaigeki

Guión: Shintaro Katsu

Intérpretes: Shintaro Katsu (Zatoichi), Reiko Ohara (Kiyo), Ryunusuke Kaneda (Kuroko), Ko Nishimura (Migi)

Música: Isao Tomita

Argumento

En 1830, en la provincia de Kanto, un poderosísimo jefe del crimen organizado ha logrado unificar bajo su mando a todos los clanes de la Yakuza. Éste líder supremo, al que muy pocos han visto, controla con mano de hierro los negocios ilegales como el juego, la prostitución y la extorsión; y es conocido en todo Japón como “El Oscuro Señor Imperial”, o “el Shogun de los Bajos Fondos”.

Zatoichi llega a esa comarca tras presenciar como numerosos aldeanos se arrodillaban ante la comitiva de algún destacado personaje transportado en palanquín: “¿Quién es ese daimyo?” No obtiene respuesta, pues no se trataba de un daimyo, sino del enigmático oyabun máximo y su séquito.

https://quietbubble.files.wordpress.com/2014/11/zatoichi-21-6.png?w=591&h=333

Durante la subasta

Ichi es empleado como masajista de los clientes de una casa de subastas. Pese a ser ciego percibe que está siendo subastada una muy hermosa joven. El suave aroma de su piel le basta para poder atestiguar que se trata de una belleza fuera de lo corriente. Todos los presentes, muy excitados, comienzan a pujar; el precio de la chica sube como la espuma. “Se trata de la esposa de un samurai directamente al servicio del shogun” afirma el subastador. Finalmente la muchacha es vendida por 400 ryo al cliente que Ichi estaba masajeando. Ese individuo, que no ha dudado en desembolsar tan grande suma por la joven, se muestra tacaño con el masajista, sin pagarle su sueldo al completo…

Esa noche, cuando el rico personaje y sus escoltas abandonan el municipio con la chica recién adquirida, el grupo es asaltado por un enmascarado Ichi, que se lleva a la muchacha consigo. Al mismo tiempo aparece un samurai que, instantes después de que Zatoichi y la chica se han ido, pasa a todos a cuchillo. El samurai, con los ojos inyectados en sangre y el rostro contraído por el odio, asesina al comprador de la chica y a sus esbirros.

Sigue leyendo

Zatoichi y el espadachín manco – Kimiyoshi Yasuda, 1971

http://3.bp.blogspot.com/-hrD8aTodYj4/UhAILhqpAcI/AAAAAAAAVKc/1aB3xy3PpjY/s1600/1971+-+Zatoichi+Meets+the+One-Armed+Swordsman+-+Shin+zat%C3%B4+Ichi+Yabure!+T%C3%B4jin-ken+(1971).jpg

Shin Zatoichi: Yabure! Tojin ken!  (a.k.a. “Zatoichi meets the one-armed swordsman”)

Japón, 1971

Director: Kimiyoshi Yasuda

Género: Chambara, Jidaigeki

Guión: Takayuki Yamada

Intérpretes: Shintaro Katsu (Zatoichi), Yu Wang (Espadachín manco)

Música: Isao Tomita

Argumento

Una familia de acróbatas chinos viaja a través del Japón realizando sus espectáculos. Tras uno de sus números se encuentran a un compatriota; un artista marcial llamado Wang Kang. Éste sólo posee un brazo, el izquierdo, pues el otro lo perdió en un combate. El guerrero chino llegó a Japón en busca del templo de Fukuryu-ji.

Pronto Wang se hace amigo de los otros chinos; un matrimonio y su pequeño hijo Shaolong. Éstos conocen la dirección en la que se encuentra el templo y aceptan llevarle hasta allí. Por el camino se encuentran una procesión de samurais que llevan ofrendas para el shogun. “Está prohibido cruzarse con ellos, debemos esperar a que pasen, así es la ley en Japón” dice uno de los chinos. Sin embargo, un golpe de viento lleva la cometa de su hijo hasta la carretera por la cual desfilan los samurais. El niño Shaolong corre tras ella, tropezando e interrumpiendo así la sagrada procesión. Los indignados escoltas de la comitiva se disponen a castigarle por ello, pero rápidamente interviene Wang Kang, iniciando así una lucha entre el espadachín chino de un solo brazo y los samurais japoneses. Éstos últimos asesinan a los desarmados chinos padres de Shaolong, y a otros pasantes (japoneses) testigos de lo sucedido; produciéndose así una auténtica masacre. Al final, Wang y el niño consiguen escapar; aunque por separado.

La noticia de lo que acaba de acontecer se difunde rápidamente en la comarca, pero de manera distorsionada. La versión oficial afirma que un peligroso chino enajenado atacó a la comitiva de los samurais provocando de ese modo la carnicería. Ahora, ese extranjero es buscado por los oficiales de la provincia y también por clanes de la yakuza que cooperan con las autoridades y esperan cobrar la jugosa recompensa que se ofrece por la cabeza del foráneo prófugo.

Sigue leyendo

Obituario tardío: Isao Tomita, el “samurai eléctrico”

https://i0.wp.com/www.animefagos.com/wp-content/uploads/2016/05/isao-tomita.jpg

Isao Tomita (1932-2016)

Con bastante retraso nos llega la noticia del fallecimiento (hace casi ya tres meses) del maestro japonés Isao Tomita, compositor de numerosas bandas sonoras y uno de los pioneros de la música electrónica.

Tomita, nacido en Tokyo en 1932, se graduó en 1955 en orquestación y en historia del arte. Un año más tarde compuso la música para el equipo gimnástico japonés de los Juegos Olímpicos de Melbourne.

A finales de los años 60, Tomita comenzó a interesarse por la vanguardista música electrónica y compró un sintetizador Moog; experimentando en su teclado la adaptación de piezas clásicas  (Debussy, Stravinsky, Ravel…).

Tomita compuso las bandas sonoras de numerosas jidaigeki de los años setenta; entre ellas varias entregas de las Zatoichi interpretadas por Shintaro Katsu, la segunda parte de la trilogía Goyokiba/ Hanzo the Razor (también protagonizada por Katsu) y sobre todo, creó la música de la magnífica serie “Oshi Samurai” (“El samurai mudo”); interpretada por Tomisaburo Wakayama (el “lobo solitario” Ogami Itto en la hexalogía de Kozure Okami/”Lone Wolf and Cub”).

https://i0.wp.com/www.isaotomita.net/images/cover/soun01bi.jpg

Isao Tomita, cuya envolvente música está caracterizada por sus cadencias y reverberaciones oníricas y etéreas, fue uno de los principales exponentes de la música ambiental (especialmente el space ambient) y del synth-pop; así como un precursor del subgénero electrónico trance. Influyó e inspiró a compositores como el griego Vangelis, el francés Jean Michel Jarre o los alemanes Tangerine Dream.

El pasado 5 de mayo, a la edad de 84 años, Tomita murió en un hospital de Tokyo a causa de una insuficiencia cardiaca.

A continuación, dos videos de la serie chambara “Oshi Samurai” con música de Isao Tomita. El primero corresponde al comienzo de uno de los episodios (canta Shintaro Katsu), y el segundo a una escena de duelo al final de un capítulo.

FHP, 2016

Serie „Oshi Samurai“ („El Samurai Mudo“) con Tomisaburo Wakayama

https://i2.wp.com/cdn6.bigcommerce.com/s-y2r2fekb/products/611/images/1289/a20791912e5d62b490db8e_l__49544.1422555070.1280.1280.jpg

Serie jidaigeki „Oshi Samurai“ („El Samurai Mudo“) con Tomisaburo Wakayama

Tras el éxito de la saga sobre Zatoichi (el masajista ciego y experto espadachín que recorre el Japón decimonónico “desfaziendo entuertos”), el protagonista Shintaro Katsu lanzó en 1973 una serie de televisión de 26 capítulos que sería protagonizada por su hermano Tomisaburo Wakayama. Ésta vez, el personaje principal ya no sería un justiciero ciego… sino uno mudo: “Oshi Samurai”.

Kiichi Hogan (“Magistrado del Demonio”) es el nombre por el cual el siempre silencioso ronin es conocido. Su padre (Yanagida Toemon) era un funcionario shogunal, un honesto e incorruptible magistrado que se opuso a comerciantes sin escrúpulos y a la influencia mercantil procedente del exterior. Por su tenaz lucha contra las transacciones ilegales y especulativas fue asesinado por un mercader español; un tal González. Éste además violó a la novia de Yanagida Kennosuke ante sus ojos, y después le rajó a él la garganta, dándole por muerto. Pero Kennosuke (alias Kiichi Hogan) sobrevivió, aunque al ser dañadas sus cuerdas vocales perdió para siempre su facultad de hablar… transformándose así en el Oshi Samurai – el Samurai Mudo, sediento de venganza.

Desde entonces, Kiichi vaga por todo Dai Nippon buscando sin descanso a González, y enfrentándose mientras tanto a todos los maleantes y corruptos que se cruzan en su camino. Pues del mismo modo que el ciego Zatoichi se ganaba el pan desempeñando la tarea de masajista, el mudo Kiichi es un implacable shokin kasegi – un cazarrecompensas. Lo que ambos tienen en común (además de padecer una tara física) es el prodigioso manejo la espada, que en manos tanto del uno como del otro se desenvaina, golpea y se vuelve a envainar con la precisión y la velocidad del rayo.

El argumento de “Oshi samurai” resulta reminiscente al del italo-western “Il Grande Silenzio” de Sergio Corbucci (1968), donde el héroe es un solitario pistolero mudo (Jean Louis Trintignant), que busca vengarse de un malvado forajido (Klaus Kinski).

Aunque los atuendos tradicionales y todo en la apariencia de los personajes japoneses y ciudades es idéntico a la estética de la saga Zatoichi, es de suponer que la serie “Oshi Samurai” está ambientada en una época bastante anterior (probablemente hacia mitades del siglo XVII). Pues en 1639 las autoridades del shogunato Tokugawa habían decretado el sakoku, o aislamiento total, para blindarse de la perniciosa influencia que los mercaderes extranjeros (como el tal González) ejercían sobre el país del Sol Naciente. Ello también provocó que el cristianismo (traído por misioneros portugueses y españoles) fuera prohibido desde entonces, pues el shogunato contemplaba a esa religión “globalista” como una especie de “caballo de Troya”, una amenaza a la estabilidad nacional. En “Oshi Samurai” aparecen europeos (navegantes, mercaderes…) e iglesias cristianas, lo que implica que el sakoku todavía no había sido implementado. Desde el siglo XVII hasta la abolición del shogunato en 1868, año de la proclamación de la Era Meiji y de la apertura al mundo exterior, Japón quedó “congelado en el tiempo”, por ello las vestimentas, la arquitectura y las armas son idénticas en “Oshi samurai” y en “Zatoichi”, que está ambientada dos siglos después.

ACTUALIZACIÓNEscribí el párrafo anterior habiendo visto sólo los dos primeros capítulos. Tras visionar la serie al completo, debo corregir la impresión inicial: “Oshi Samurai” está ambientada (al igual que Zatoichi) en los últimos años del Shogunato, cuando Japón volvía tímidamente a abrirse al mundo, y no antes del sakoku. La historia de Kiichi Hogan se desarrolla a lo largo de los años 40 del siglo XIX. (En posteriores episodios aparecen con frecuencia armas de fuego, y aproximadamente a partir del capítulo 15 Kiichi posee un revólver al estilo del Oeste americano, que usa con la misma destreza que su katana).

El sakoku tuvo cosas positivas (como la preservación durante muchas décadas de la soberanía nacional), pero finalmente también negativas: Pues mientras los occidentales habían evolucionado mucho a nivel tecnológico, los japoneses seguían estancados con unos sistemas de defensa demasiado arcaicos: Así, no les fue posible defenderse con sus katanas y lanzas de los cañonazos del comodoro Perry – De manera paradójica, el férreo aislamiento que debía asegurarles la conservación de su soberanía contribuyó finalmente a lo contrario.

“Oshi Samurai”, emitida en la televisión japonesa entre 1973 y 1974, estuvo producida por Shintaro Katsu (intérprete de los inolvidables Zatoichi y “Hanzo el Navaja”), quien dirigió además el primer capítulo. Katsu también participa como actor en el rol secundario del misterioso Manji, quien sigue a Kiichi desde el primer capítulo por un motivo que poco a poco se irá esclareciendo.

Además. Shintaro Katsu es el intérprete de la canción que acompaña a los títulos de crédito (con la música compuesta por Isao Tomita).

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2015/10/d33fe-pdvd_189-bmp.jpg?w=700

Tomisaburo Wakayama (quien encarna a Ogami Itto en Kozure Okami y al pendenciero sacerdote budista Shinkai en Gokuaku Bozu) da vida al hierático e imperturbable Kiichi Hogan, el rapado samurai mudo. Siendo como su hermano Shintaro Katsu un rostro habitual en las jidaigeki de los años sesenta y setenta, Wakayama practicó artes marciales para meterse mejor en los papeles que interpretaba. Entrenó en las disciplinas del kendo y el iaido, aprendiendo el manejo de la katana, y era además cinturón negro de judo. Jamás usó dobles en las escenas de acción, ni tampoco durante el rodaje de combates y la lucha con espadas.

La idea de hacer una serie televisiva chanbara sobre un samurai mudo parte de Hideo Gosha (probablemente inspirado por la corbucciana “Il Grande Silenzio”). Gosha fue un gran director del género jidaigeki que cuenta en su filmografía con excelentes películas como Sanbiki no samurai a.k.a. “Three outlaw samurai” (1964), Hitokiri (1969) o el epos yakuza Sussho Iwai a.k.a. “The Wolves”(1971). En Hitokiri, Shintaro Katsu comparte cartel con Yukio Mishima, el famoso escritor que un año después se practicaría el seppuku y que en esa película participa interpretando al samurai Tanaka Shinbei.

La excelente banda sonora de Oshi Samurai fue compuesta por el célebre Isao Tomita, pionero de la música electrónica con sintetizadores y el “ambient” (especialmente la space music, que evoca viajes espaciales y la reconditez del cosmos – por lo que sus composiciones con frecuencia fueron usadas para films de ciencia ficción). Tomita creó también la música de la segunda parte de la trilogía de Goyokiba (“Hanzo the Razor: The Snare”).

La atmósfera en Oshi samurai es tan oscura, violenta y melancólica como en los mejores westerns de Sergio Leone. Los 26 capítulos de la serie (de una duración aproximada de 45 minutos cada uno) sí están relacionados entre sí (el hilo conductor es la búsqueda de González), por lo que no es recomendable verlos de manera salteada (como sí es posible, por ejemplo en el caso de Zatoichi).

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2015/10/ba0b7-pdvd_193-bmp.jpg?w=700

En “Oshi Samurai”, Tomisaburo Wakayama tiene un aspecto bastante diferente al que presenta como Ogami Itto en “Lone Wolf and Cub”. Ogami lleva el pelo largo, recogido al tradicional estilo samurai, tiene las cejas muy espesas y no luce bigote. En cambio, Kiichi tiene el pelo muy corto (al principio lleva la cabeza rapada), tiene un fino bigote y casi siempre porta un gran sombrero a modo de protección solar. Es muy curioso el detalle de que se ha instalado un espejo retrovisor en su sombrero, de modo que sin girarse puede ver llegar a los enemigos que tiene a sus espaldas.

Además del enorme sombrero, el característico atuendo del cazarrecompensas también incluye un poncho y unos guantes de cuero, así como una malas (rosario budista) enrrollada en la muñeca izquierda y un pañuelo en el cuello que sirve para ocultar la gran cicatriz. Dos fieles animales suelen acompañar al mudo justiciero (y tienen incluso algún rol vital en más de un capítulo): Su caballo negro y su perrito blanco.

Los DVDs de la serie “Oshi samurai”, incluyendo todos los episodios, se pueden conseguir a través de Fareastflix.com.

Una serie occidental que en cierto modo recuerda por su parecido estilístico a “Oshi Samurai” es la franco-británica “Guillermo Tell” (“Crossbow” en versión original), rodada a partir de 1987 y emitida en España por vez primera alrededor de 1993. En la versión televisiva sobre las medievales peripecias del legendario ballestero suizo (interpretado por Will Lyman), éste también vive una aventura diferente en cada capítulo, enfrentándose al villano Gessler (Jeremy Clyde). Los episodios de “Guillermo Tell”, sin embargo, son mucho más cortos; pero la serie es bastante más larga que “Oshi Samurai”, llegando a tener varias temporadas. Al igual que las aventuras del cazarrecompensas mudo cuentan con la fantástica banda sonora de Isao Tomita, la serie de Guillermo Tell también tiene una música estupenda (y bastante ochentera), compuesta por el polaco Stanislas Syrewicz.

Escena del capítulo 15 – Kiichi Hogan lucha contra varios enemigos

Trilogía Hanzo the Razor / Goyokiba (Parte II): La trampa – Yasuzo Masumura, 1973

https://i1.wp.com/40.media.tumblr.com/tumblr_lzb9wmNlK71qze455o1_1280.jpg

Hanzo el navaja: La trampa (V.O. Goyōkiba: Kamisori Hanzō jigoku zeme, a.k.a. “Hanzo the Razor: The Snare”)

Japón, 1973

Director: Yasuzo Masumura

Género: Chanbara, jidaigeki

Guión: Kazuo Koike, Yasuzo Masumura

Intérpretes: Shintaro Katsu (Hanzo), Ko Nishimura (Magobei Onishi), Keiko Aikawa, Kazuko Inano

Música: Isao Tomita

Argumento

El agente de policía Itami “Kamisori” Hanzo persigue a dos sospechosos que huyen al verlo llegar. Cuando éstos se disponen a cruzar un puente por el que en esos momentos pasa la comitiva del tesorero shogunal Okubo, Hanzo continúa persiguiéndoles, sin presentar sus respetos al importante funcionario, ignorando su presencia y chocando con sus acompañantes. Ello indigna a los samurais de Okubo, que se disponen a atacar al oficial. Uno de ellos, Junai Mikoshiba, desenfunda y comienza a pelear contra Hanzo cuando su jefe se lo ordena. Pero, al ver que están demasiado igualados, Okubo frena la disputa, y “perdona” a Hanzo por su “poco respetuosa” actitud. El policía, conocido como Kamisori (el Navaja), porque domina una técnica de combate con armas blancas cortas, no se disculpa, pues piensa haber actuado en todo momento con corrección: Su deber consiste en arrestar delincuentes allá donde éstos se encuentren.

Cuando Okubo y sus samurais prosiguen su camino, Hanzo arresta finalmente a los sospechosos que estaba persiguiendo: Éstos llevaban consigo una bolsa que contenía ropas caras de mujer, pero manifiestan no haber cometido ningún delito: Se limitaron a desnudar a una chica muerta que encontraron en un molino, para vender el valioso kimono que llevaba puesto.

Los detenidos conducen hasta allí a Hanzo y a sus dos escoltas (dos antiguos presos cuyos apodos son “Víbora” y “Fuego del Infierno”). Hanzo comprueba que la joven murió a causa de un aborto. El policía comienza sus investigaciones, y averigua que la ilegal interrupción del embarazo se realizó en un templo, por parte de una sacerdotisa.

Hanzo asalta de improviso el lugar consagrado, interrumpiendo un nuevo ritual abortivo… Sus criados portan consigo el féretro con el cadáver de la muchacha, y la sacerdotisa la reconoce, revelando su identidad. Pero afirma que Omachi abandonó viva su templo, y que ella no tiene responsabilidad alguna de su muerte. La vestal asegura que se ve obligada a practicar abortos porque el gobierno produce monedas falsas, devaluando el dinero, y empobreciendo a los campesinos… Así las mujeres de clase baja no pueden permitirse traer al mundo demasiados hijos y no tienen más remedio que recurrir frecuentemente al aborto.

El intrépido oficial está dispuesto a llegar hasta el fondo. El cuerpo de la difunta lo llevan a sus padres, y allí Hanzo interroga al progenitor, para averiguar quién pudo haber dejado embarazada a Omachi. El pobre hombre, entre sollozos, asegura que su hija “era virgen”, que no tenía ningún pretendiente… Pero finalmente sale a la luz que la joven pasó un tiempo “aprendiendo la ceremonia del té” en el templo de Kaizan… “Tuvo que ser allí donde la chica fue preñada…” piensa Hanzo.

Tras recibir la autorización de que Omachi puede ser sepultada allí, los padres de la joven parten hacia Kaizan acompañados por “Víbora” y “Fuego del Infierno”, los criados de Hanzo. Éstos portan el ataúd, que es enterrado en el camposanto del convento.

Por la noche, cuando todos se han retirado, comienza a temblar la tierra en el lugar donde supuestamente los restos de la muchacha han sido inhumados… Hanzo, que era quien en realidad se encontraba en el interior del ataúd, surge de la tumba; con blanca túnica y cabello suelto. El “entierro de Omachi” era la estratagema empleada para poder colarse en el convento de Kaizan y continuar investigando.

Allí la sacerdotisa Nyokai no se dedica precisamente a “enseñar la ceremonia del té”, sino a cosas muy distintas: Subasta bellas jóvenes a ricos mercaderes, que pagan fortunas a cambio de acostarse con virginales muchachas (como Omachi). Kamisori Hanzo interviene, habiendo destapado la trama de prostitución y trata de blancas con la que se financia el convento, y arrestando a la sacerdotisa Nyokai.

A ésta, el oficial la lleva a su casa, donde le tiene reservadas algunas “torturas” que ya vimos en la primera entrega de la trilogía: Primero, la rapada sacerdotisa debe soportar sobre sus piernas el peso de gruesos bloques de piedra (de 45 kilos cada uno). Hanzo mismo “conoce el límite” pues él mismo se autoimpone esa mortificación para comprobar el dolor que es capaz de aguantar el cuerpo humano (tal y como puede verse en Goyōkiba). La extenuada Nyokai pierde el conocimiento, pero se niega a hablar. Hanzo trata de hacerle confesar quienes son los que manejan los hilos de la red dedicada a la prostitución; pues ella desde su convento no es más que una simple intermediaria.

Como no hay forma de hacerla confesar, el muy viril agente de la ley recurre a otra modalidad de “tortura” para la que entrará en juego su portentoso falo (que Hanzo entrena diariamente flagelando con una madera, y copulando con sacos de arroz). La sacerdotisa es introducida desnuda en una malla de cuerdas, y mientras los criados la suben y la bajan tirando de una soga con el sistema de polea, Hanzo se sitúa debajo con su miembro erecto… “No puedes hacerme eso, soy una sacerdotisa consagrada al señor Buda” “Sacerdotisa o no, aún eres una mujer” repone Hanzo impertérrito. “Antes has conocido el infierno” añade aludiendo a la tortura con los bloques de piedra, “ahora verás el paraíso…” Y así, con varios giros usando su colosal falo a modo de eje, el oficial “tortura” a su detenida, con el propósito de que revele todo lo que sabe… Como a todas las mujeres que caen en sus redes (nunca mejor dicho, en éste caso) a Nyokai la “violación” termina gustándole: “No! No… No pares!” “Si no me lo cuentas todo, pararé…” De ese modo, Hanzo consigue la información que necesitaba… y después se relaja con la sacerdotisa en un baño caliente bebiendo sake…

https://i0.wp.com/wrongsideoftheart.com/wp-content/gallery/stills/snare_04.jpg

Comentario

Gracias a la confesión de la sacerdotisa, Hanzo averigua que el daimyo Okubo, el tesorero shogunal con el que se enfrentó al principio, no sólo se lucra gracias a la trama de prostitución organizada en su convento, sino que además está implicado en la devaluación de la moneda, pues ordena la producción de más dinero del que está respaldado por las reservas de oro. Ello provoca que la gente humilde se empobrezca cada vez más, viéndose las mujeres pobres en la necesidad de abortar cuando ya no pueden mantener a más niños en sus familias.

Además, Hanzo pronto recibe un nuevo encargo de sus superiores, entre los que se encuentra el corrupto Hebi-no-Magobei (El “Serpiente” Magobei Onishi). Cuando Hanzo, acusado de entrar por la fuerza en conventos y ser poco respetuoso con el tesorero Okubo, repone que él es “el mejor policía del Japón”; el alto magistrado le exhorta a que entonces detenga al “peor ladrón del Japón”: Un peligroso, brutal y violento criminal llamado Shobei Hamajima. Se ha extendido el rumor de que Shobei, quien viola y asesina a las víctimas de sus asaltos, piensa desvalijar la Casa de la Moneda, que es donde se fabrica el dinero del estado.

Hanzo acude allí, para proteger el edificio y a la aún joven viuda Riku, responsable del buen funcionamiento de la institución…

Ésta segunda parte de la trilogía sobre Hanzo, que también vi en su momento allá por 2008, cuenta nuevas historias que nada tienen que ver con la primera Goyōkiba. Aún así es mejor ver las tres películas por orden, porque en la Goyōkiba del año anterior, dirigida por Kenji Misumi, nos presentan a los personajes: El carismático policía protagonista Hanzo, sus acólitos ex-presidiarios (no exentos de tintes cómicos pese a sus feroces apodos: “Víbora” y “Fuego del Infierno”), el superior Onishi…

La segunda entrega (“Hanzo the Razor: The Snare”, 1973) resulta aún mejor que la primera parte (“Hanzo the razor: Sword of Justice”, 1972) y está llena de numerosos momentos memorables: El falso hara-kiri que Hanzo realiza habiéndose colocado en el vientre una sandía… La forma que tiene el oficial de “proteger” a la encargada de la Casa de la Moneda (que no difiere demasiado de la forma de “torturar” a las sospechosas)… Riku se encontraba inicialmente muy tensa y nerviosa, algo que podría delatar al ladrón Shobei la presencia de Hanzo allí. Por ello, el oficial decidió tranquilizarla a base de una sesión de sexo salvaje. Las mujeres no pueden resistirse a su pétreo y hercúleo falo (entrenado diariamente en el saco de arroz).

También en “The Snare” apreciamos las trampas de las que está llena la casa del héroe: Mientras Hanzo se relaja y bebe sake con la sacerdotisa, unos ninjas hacen irrupción en su domicilio, pero son frenados por las lanzas y afiladas barras que surgen de techos y paredes. Luego, con su navaja, su katana y sus puños de hierro, Hanzo se encarga de los supervivientes.

Excelente también la escena del duelo final en el puente entre Hanzo y el samurai Junai Mikoshiba, escolta de Okubo. Cuando Kamisori Hanzo destapa los turbios negocios en los que el tesorero está inmerso (trata de blancas, juego, especulación financiera…) y presenta como testigos de sus acusaciones a la sacerdotisa Nyokai y a la encargada de la Casa de la Moneda, Okubo es arrestado, confinado en prisión, su título de daimyo disuelto y sus propiedades repartidas. (Hanzo nunca se siente intimidado por la posición social de nadie; si se trata de un individuo corrupto su misión es neutralizarlo, sea quien sea). De ese modo, Junai queda sin amo y vuelve a ser un ronin. En la escena final reta a Hanzo a un duelo, y tras una breve pelea es herido de muerte por el oficial… Pero antes de expirar, usa las últimas fuerzas que le quedan para practicarse el seppuku, ante la atónita mirada de Hanzo y sus criados.

En ésta segunda parte, también la música es mejor que en el primer film. En Goyōkiba, la banda sonora (de Kunihiko Murai) tenía ritmos demasiado setenteros, que por momentos se aproximaban más al blacksploitation que al jidaigeki. Aquí, sin embargo, también se incluyen ritmos envolventes e hipnóticos, rozando en ocasiones la psicodelia, que resultan más apropiados para la película (banda sonora de Isao Tomita).

Si la primera parte fue realizada por Kenji Misumi, para “The Snare” el director encargado fue Yasuzo Masumura. En 1960, Masumura había dirigido “Karakkaze Yaro”, un gendai-geki (película japonesa de gangsters) cuyo personaje principal era un yakuza interpretado nada más y nada menos que por el gran escritor Yukio Mishima (quien diez años más tarde se haría el seppuku a modo de protesta para expresar su disgusto por la colonización y la decadencia de su patria).

FHP, 2015