La mansión de la Araucaima – Carlos Mayolo, 1986

https://los2largosdemayolo.files.wordpress.com/2013/01/la_mansion_de_araucaima-12595e2.jpg?w=413&h=603

La mansión de la Araucaima

Colombia, 1986

Director: Carlos Mayolo

Género: Drama

Guión: Carlos Mayolo

Intérpretes: Adriana Herrán (Ángela), José Lewgoy (Don Graci), Vicky Hernández (La Machiche)

Música: Fabio Frizzi

 

Argumento

Ángela es una joven aspirante a actriz que por medio de su novio ha encontrado un pequeño trabajo en un set publicitario. Atormentada por el reciente suicidio de su padre y cansada por el agobio de los rodajes, la chica abandona histérica y frustrada al equipo de filmación y se marcha en su bicicleta sin rumbo fijo, hasta llegar a una gran finca campestre.

La vieja casa es propiedad de un sexagenario hacendado de origen brasileño, don Graciliano (o don Graci). Con él conviven los siguientes personajes: La Machiche, una ninfómana madurita con algunos kilos de más; el criado Cristóbal, un negro también brasileño; el vigilante Paul, un ex-militar que custodia la destartalada propiedad con su perro Canelo; un fraile jesuita y el ex-piloto Camilo, depresivo, alcohólico e impotente. La Machiche tiene relaciones con el negro Cristóbal, con el vigilante, y con el dueño. En la mansión reina un ambiente de decadencia y depravación. Don Graci está en la ruina, tiene muchos acreedores, sus recursos financieros están agotados y la casa se cae a pedazos. Pero todo eso le da igual. Cada uno de los demás residentes llegaron allí en momentos diferentes y por distintos motivos, y permanecieron junto a don Graci, que supuestamente heredó la desvencijada hacienda de su difunta madre.

Ángela llega a la casa originalmente sólo para “ir al baño”, pero como su bicicleta está rota y comienza una tormenta, don Graci le ofrece quedarse con ellos, a lo que la curiosa joven accede. Pronto Camilo se enamora de ella, y es correspondido, pero debido a su impotencia es incapaz de satisfacer a Ángela, y ésta se entrega al viejo fraile. Luego también se lo monta con el negro. La Machiche se pone celosa. “Desde que la muchacha llegó aquí ya nada es como antes” deciden ella, don Graci y el fraile; y toman la determinación de hacer que se vaya…

 

Spoiler: Con diversas artimañas, empujan a la desventurada joven al suicidio (la chica sigue así los pasos de su padre). Ángela termina ahorcándose en el granero. A continuación, Camilo, quien considera culpable de ello a la celosa Machiche, mata a ésta de un disparo, para ser seguidamente ultimado por Cristóbal… Don Graci ordena que los tres cadáveres sean hechos desaparecer en los hornos, y los cuatro supervivientes (el arruinado hacendado, el fraile, el vigilante y el criado) abandonan para siempre “La mansión de la Araucaima”. Poco después llega allí el novio de Ángela, buscando a la desaparecida… pero ya es demasiado tarde.

Comentario

Ésta película, exponente del gótico colombiano, está basada en una novela homónima de Álvaro Mutis, e iba a ser dirigida originalmente nada menos que por Luis Buñuel. Por desgracia, el maestro del surrealismo fílmico no se pondría tras las cámaras en ésta ocasión, ya que falleció en 1983, tres años antes de que cristalizase el proyecto y de que “La mansión de la Araucaima” se llevase finalmente a la gran pantalla.

En cierto modo resulta un poco decepcionante, pues tratándose supuestamente de cine gótico, se esperaría una atmósfera diversa, más oscura y opresiva, más similar por ejemplo a otras películas del gótico iberoamericano como las del mexicano Carlos Enrique Taboada. Las escenas de corte surrealista y onírico son pocas, breves y sin demasiado interés. Con seguridad, Luis Buñuel habría logrado plasmarlas con más acierto.

Por otro lado, “La mansión de la Araucaima” tiene un ambiente ligeramente pasoliniano. El erotismo lo impregna todo, incluso con unos toques de ambigüedad sexual morbosa.

Merece ser mencionado que en el rol de la Machiche encontramos a una más joven (cuarentona) Vicky Hernández: La actriz que en la excelente serie “El Patrón del Mal” (casi treinta años después) interpretaría a la dominante doña Enelia, madre de Pablo Escobar.

FHP, 2015