Viaje al Más Allá – Sebastián D´Arbó, 1980

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/06/54932-darbo.jpg?w=700

Viaje al Más Allá

España, 1980

Director: Sebastián D´Arbó

Género: Terror

Guión: Sebastián D´Arbó

Intérpretes: Narciso Ibáñez Menta (Dr. Mainen), Ventura Oller (Mayordomo)

Música: José Espeita

Argumento

Varias personas que han tenido experiencias en el mundo de lo oculto y lo sobrenatural se reúnen con el afamado parapsicólogo Dr. Mainen en una apartada mansión situada en la cordillera de los Pirineos. Cada uno de los asistentes explicará su caso detalladamente al experto, para que éste de su opinión. El Dr. Mainen escribirá además un libro compilando las vivencias que en el campo de lo paranormal han tenido sus visitantes. Éstos se quedarán en la enorme y un tanto tétrica casa del parapsicólogo durante unos días.

Los huéspedes de Mainen comienzan a relatar sus historias: Uno de ellos recuerda cómo en una noche tormentosa recogió en la carretera a un enigmático autoestopista. El taciturno individuo se dirigía al pueblo vecino, y tenía intención de alojarse en el hotel. Una vez llegado a su destino y tras bajarse del coche, el conductor que lo recogió se dió cuenta de que había olvidado un mechero en el asiento de copiloto, y se encaminó al hotel para devolvérselo. Pero el recepcionista le aseguró que nadie había entrado allí, aunque él lo había visto con sus propios ojos… Poco después se escuchan las sirenas de una ambulancia que se aproxima al lugar. El narrador del relato regresa a su automóvil y se fija en el cadáver que se transporta en el interior de la ambulancia aparcada junto a su coche: Es el autoestopista que había recogido poco antes y que había visto entrar en el hotel. Lo encontraron hace ya un buen rato, tirado en una cuneta con una herida de arma blanca en la espalda… Tras escuchar con atención ésta anécdota, el doctor Mainen afirma que se trata de un caso de fantasmogénesis: El conductor materializó el espectro de un desconocido que acababa de fallecer en las inmediaciones del lugar donde se encontraba.

El próximo en explicar su caso es un sacerdote que dirigía un internado de monjas. Teresa, una de las alumnas, era víctima de una posesión diabólica. Realizaba actos aberrantes y blasfemos, y su cuerpo estaba parasitado por una entidad maligna. El cura logró practicarle con éxito un exorcismo. A día de hoy, afirma el religioso, “Teresa se ha casado y tiene hijos y no recuerda nada de todo aquello”.

Al día siguiente, paseando en las montañas por los alrededores de la mansión, una de las asistentes al congreso le comenta a otro participante que hay algo en ese lugar que le parece inquietante… Seguidamente Ángela le cuenta a su nuevo conocido la dura experiencia que la ha llevado a ella a acudir al doctor Mainen: Hace unos años su marido tenía repetidas veces la misma pesadilla, donde se veía sufriendo un aparatoso accidente de coche en un tramo de la autopista por el que por motivos de trabajo debía pasar a menudo… El esposo de Ángela se sentía aterrorizado por esas funestas visiones de su futuro, y cada vez estaba más convencido de que acabaría muriendo así. Ángela trataba de calmarle, le decía que sólo eran sueños, pero su marido se obstinaba en que ése era destino. Hasta que efectivamente lo que siempre temía acabó sucediendo.

Un extraño caso de reencarnación fue narrado por un padre, cuyo hijo Dani, de ocho años, cayó el último verano a unas rocas en la playa golpeándose la cabeza. La familia se encontraba de vacaciones en esa localidad costera, donde nunca habían estado antes. Inmediatamente llevaron al niño al médico, y éste comprobó que no se trataba de nada grave. Pero por la noche, Dani comenzó agitadamente a hablar y llorar en sueños, mencionando a un tal Tomás, y diciendo que le devolviera sus cromos. Hablando con el pequeño a la mañana siguiente, el preocupado padre escuchó que el tal Tomás “hijo del herrero” era un amigo suyo del colegio de ese pueblo donde ahora se encontraban, y que él, Dani, había escondido los cromos enterrándolos cerca de la escuela para que Tomás no se los quitara… Yendo al lugar indicado por Dani (donde éste nunca había estado antes), el asombrado progenitor comprobó que los cromos realmente se encontraban allí… Hablando de nuevo con el médico del pueblo, éste sugirió que sometiesen al niño a una regresión hipnótica. El tal Tomás hijo del herrero existía, pero tenía ahora ya unos 20 años. Y los cromos hallados ya llevaban mucho tiempo bajo tierra. Mediante la hipnosis pudo comprobarse que cuando Dani tuvo esos trances, hablaba a través de él otro niño que había muerto ahogado hacía 8 años en la misma playa donde él se golpeó la cabeza…

También un relato de tipo “poltergeist” es narrado por otro de los participantes: Una mujer, encontrándose sóla en su casa mientras su esposo estaba trabajando, fue testigo a las seis de la tarde de cómo varios objetos se movían solos o caían al suelo rompiéndose… Esos fenómenos se repetirían cada día, siempre a las seis de la tarde… A la casa donde tenían lugar tales sucesos, el matrimonio se había mudado recientemente. Después descubrirían que allí había tenido lugar un asesinato poco antes de que ellos llegaran… el crimen se había producido una tarde a las seis.

Una noche, en la casa donde se hospedan los asistentes a la reunión, unos murciélagos espantan a Ángela, entrando en su cuarto. Son vampiros, afirma el doctor Mainen. Éste, por cierto, también se ha dedicado a estudiar exhaustivamente los temas ocultistas relativos al vampirismo…

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/06/000ca-menta1.jpg?w=452&h=603

Narciso Ibáñez Menta

Comentario

El director de ésta producción es un investigador en el ámbito de lo paranormal al estilo del profesor Jiménez del Oso o del más actual Iker Jiménez de Cuarto Milenio. Sebastián D´Arbó se aventuró a realizar una incursión en el cine, inspirándose más que probablemente en las “Historias para no dormir” de Narciso Ibáñez Serrador (tanto en lo que respecta al contenido como en lo que concierne al formato). Igual que Chicho en su celebérrima serie repleta de suspense y terror, D´Arbó realiza una introducción donde aparece él mismo presentando lo que los espectadores vamos a ver a continuación. (Ésto es algo que, a su vez, Chicho tomó prestado de Hitchcock)

D´Arbó afirma, tanto en la mencionada introducción como en entrevistas posteriores, que las historias que componen la película están basadas en casos verídicos. Podría pues considerarse ésta “Viaje al Más Allá” como una especie de fusión entre el concepto de “Historias para no dormir” y programas dedicados al misterio y a la parapsicología como “Cuarto Milenio” o “Mis enigmas favoritos”. Fantasmas, posesiones diabólicas, dislocaciones espacio-temporales, recuerdos de vidas anteriores, psicofonías, espiritismo, ouija… Todos éstos temas son tocados en los segmentos que conforman la película.

El film que nos ocupa fue el primero de una trilogía de largometrajes dedicados a lo oculto que filmaría el investigador catalán. Un par de años después vendrían “El Ser” (1982) y “Más allá de la muerte” (1986).

El doctor Mainen (¿un alter ego de D´Arbó?) está interpretado por Narciso Ibáñez Menta, el Lon Chaney hispano; uno de los grandes del teatro y del cine de terror, y padre del antes mencionado Narciso Ibáñez Serrador.

Hay que admitir que para no ser un cineasta profesional, Sebastián D´Arbó logra una película bastante decente e interesante. Pero lamentablemente la calidad visual del producto es pésima, lo que debe ser atribuído no a negligencias, sino a la falta de recursos técnicos y económicos con la que se emprendió la filmación.

FHP, 2015

Anuncios