La Piovra IV – Capítulo 4

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2017/04/8446a-allein-gegen-die-mafia-staffel-4-kinowelt-filmverleih-gmbhpo.jpg?w=657&h=448

Corrado Cattani (Michele Placido) y Salvatore Frolo (Mario Adorf)

La Piovra IV

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1989

 Director: Luigi Perelli

Guión: Sandro Petraglia, Stefano Rulli, Francesco Marcucci

Intérpretes: Michele Placido (Comisario Corrado Cattani), Patricia Millardet (Silvia Conti), Remo Girone (Tano Cariddi), Simona Cavallari (Esther Rasi), Luigi Diberti (Ettore Salimbeni), Bruno Cremer (Antonio Espinosa), Mario Adorf (Salvatore Frolo), Marcello Tusco (Il Puparo),  Adriano Pappalardo (Santuzzu Salieri), Gianpaolo Saccarola (Salvo), Alice de Giuseppe (Greta Antinari), Claude Rich (Filippo Rasi), Franco Trevisi (Kemal Yfter), Vanessa Gravina (Lorella de Pisis)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo que sucedió en el capítulo anterior

Capítulo 4

En los laboratorios policiales, los investigadores analizan la foto de la niña que la viuda de Tindari entregó a Faetti. Descubren que hay una inscripción, pero es ilegible. Cattani y la jueza Silvia Conti siguen la pista del dinero, para hallar la conexión entre el casino, la Mafia, la banca Antinari y la política.

Silvia regresa  a su trabajo y ordena la detención de varios funcionarios del consejo comunal de una pequeña ciudad, por su involucración en las tramas.

Esther trata de ganarse la confianza de Tano. Éste, poco a poco, comienza a sentir un sincero afecto por ella. La joven por su parte, quiere vengarse de la muerte de su padre. Esther le pide que la invite a cenar: „En éste momento lo que quisiera es no estar tan triste“ Él responde, con su carácterística frialdad: “Yo no soy capaz de alegrar a las personas” – pero acepta llevarla a cenar esa noche.

Uno de los presos detenidos en el capítulo anterior declara saber quien está detrás del secuestro y violación de la jueza, y durante un nuevo interrogatorio vuelve a agredirla; pero Cattani interviene a tiempo protegiéndola.

Tano ha ido a encontrarse con Salvo. Amos miran un video sobre la isla que Espinosa pretende adquirir. Se trata de una isla abandonada, cercana a las costas de Sicilia, con cientos de túneles que la atraviesan de punta a punta, y desde la superficie a lo más profundo. En el pasado se realizaron allí trabajos de minería. Está claro que a Espinosa le interesa la isla por los túneles.

Silvia le reconoce a Corrado que su matrimonio se está apagando. Entre los dos va naciendo poco a poco algo más que una simple relación de amigos y compañeros de trabajo.

Sigue leyendo

La Piovra IV – Capítulo 3

https://i1.wp.com/images.davidemaggio.it/pics3/2014/03/La-Piovra.jpg

Comisario Cattani (Michele Placido) y jueza Silvia Conti (Patricia Millardet)

La Piovra IV

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1989

 Director: Luigi Perelli

Guión: Sandro Petraglia, Stefano Rulli, Francesco Marcucci

Intérpretes: Michele Placido (Comisario Corrado Cattani), Patricia Millardet (Silvia Conti), Remo Girone (Tano Cariddi), Simona Cavallari (Esther Rasi), Luigi Diberti (Ettore Salimbeni), Bruno Cremer (Antonio Espinosa), Mario Adorf (Salvatore Frolo), Marcello Tusco (Il Puparo),  Adriano Pappalardo (Santuzzu Salieri), Gianpaolo Saccarola (Salvo), Alice de Giuseppe (Greta Antinari), Claude Rich (Filippo Rasi), Franco Trevisi (Kemal Yfter), Vanessa Gravina (Lorella de Pisis)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo que sucedió en el capítulo anterior

Capítulo 3

En la comisaría se está diseñando un retrato robot de uno de los asaltantes de la comitiva policial que custodiaba a Frolo. Se trata de uno del más corpulento y temible de los pistoleros, un individuo que nunca habla llamado Salieri.

El periodista, Davide Faetti, observa movimientos sospechosos en los alrededores de su oficina. Están llevando una tarta a un hotel, pero el reportero intuye que en el interior del pastel hay algo más, y sigue a quien transporta la tarta. Averigua que es para la habitación 112, y va hasta allí fingiendo ser otro cliente que se ha equivocado de habitación. Allí ve a Salvo y sus cómplices, pero como éstos no se conocen puede usar efectivamente su estratagema.

Tano y los demás deciden marcharse, sólo uno de los miembros de la banda se queda allí para averiguar si el que acaba de intentar entrar en su habitación es un espía. Entretanto, Faetti alerta a Cattani y éste se dirige al hotel raudamente. Logra intervenir a tiempo antes de que el sicario de la Mafia mate al periodista. Lo que había en el interior de la tarta resultan ser unos planos, que servían para el seguimiento del comisario: Éste se ha convertido en objetivo a eliminar.

Sigue leyendo

La Piovra IV – Capítulo 2

https://i.ytimg.com/vi/uaQ6NtmJqvk/hqdefault.jpg

Esther (Simona Cavallari), Cattani (Michele Placido) y Tano Cariddi (Remo Girone)

La Piovra IV

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1989

 Director: Luigi Perelli

Guión: Sandro Petraglia, Stefano Rulli, Francesco Marcucci

Intérpretes: Michele Placido (Comisario Corrado Cattani), Patricia Millardet (Silvia Conti), Remo Girone (Tano Cariddi), Simona Cavallari (Esther Rasi), Luigi Diberti (Ettore Salimbeni), Bruno Cremer (Antonio Espinosa), Mario Adorf (Salvatore Frolo), Marcello Tusco (Il Puparo),  Adriano Pappalardo (Santuzzu Salieri), Gianpaolo Saccarola (Salvo), Alice de Giuseppe (Greta Antinari), Claude Rich (Filippo Rasi), Franco Trevisi (Kemal Yfter), Vanessa Gravina (Lorella de Pisis)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo que sucedió en el capítulo anterior

Capítulo 2

Tras el soplo de Yfter, Cattani se dirige al casino del asesinado Tindari, donde está por realizarse una fraudulenta operación financiera. Está programado de antemano que un miembro de la Mafia, haciéndose pasar por cliente, gane jugando a la ruleta. El juego está amañado. Cattani acude allí haciéndose a su vez pasar por otro cliente del casino. Para acceder a la sala donde tiene lugar el juego es ayudado espontáneamente por Esther.

Tras desenmascarar el fraude, el falso jugador es arrestado. El croupier confiesa que seguía las órdenes del director del casino. Éste se encuentra en paradero desconocido, pero pronto es localizado y detenido también. Para encontrarlo han debido averiguar antes su número de teléfono, mediante la táctica de empeñar las joyas de Esther en una joyería.

Tras la redada en el casino, Salvo se da cuenta de que Yfter les ha delatado. Poco después, el abogado del turco es asesinado, embestido por un camión cuando estaba en el interior de una cabina telefónica. Cuando Cattani se entera de eso trata de ponerse en contacto con el propio Yfter, que vive en un hotel bajo nombre falso. Pero el comisario llega demasiado tarde, y encuentra a Yfter ahogado en la bañera con las manos atadas.

Entre sus papeles halla un papel donde se menciona a Frolo en conexión con Tindari y un tal “De Pisis”. Corrado acude a visitar a Frolo en la cárcel y le pregunta quién puede ser ese individuo, pero el preso no lo sabe. Sin embargo Cattani está seguro de que Frolo sabe algo que la Mafia desea impedir que salga a la luz. Tras el atentado en el hospital está convencido de que alguien quiere silenciarlo para siempre.

Sigue leyendo

„Il Capo dei Capi“ (2007) – Miniserie sobre Totò Riina

https://images.duckduckgo.com/iu/?u=http%3A%2F%2Fwww.copertinedvd.org%2Fcopertine-dvd-file%2FI%2Fil_capo_dei_capi_-_episodio_2.jpg&f=1

„Il Capo dei Capi“ (2007) – Miniserie sobre Totò Riina

El año 1993 marcó el final de la carrera delictiva de dos importantes exponentes del crimen organizado: El jefe de la Cosa Nostra siciliana Totò Riina y el líder del Cartel de Medellín Pablo Escobar. El primero fue arrestado en enero tras décadas viviendo como un fugitivo, y el segundo fue abatido en diciembre a balazos al ser localizado por el Bloque de Búsqueda que le pisaba los talones.

Ambos, Escobar y Riina, fueron prófugos durante años. Ambos controlaban vastos imperios criminales donde el narcotráfico era el negocio más lucrativo. Los dos tuvieron en su momento importantes contactos con la política, y ambos terminaron declarando una “guerra al estado”.

Los paralelismos entre éstos personajes no terminan ahí, pues sobre los dos fueron rodadas en sus respectivos países sendas series de carácter biográfico, retratando sus vidas (el ascenso y la caída de cada uno) a través de las décadas.

En su día ya reseñamos la producción televisiva colombiana “Pablo Escobar: El Patrón del Mal” (Caracol TV, 2012) y hoy nos dedicaremos a comentar “Il capo dei capi” o “El capo de capos” / “El jefe de jefes” (Canale 5, 2007) sobre Salvatore “Totò” Riina, feroz e implacable jefe del clan de los Corleoneses.

https://images.duckduckgo.com/iu/?u=http%3A%2F%2Fwww.italianosveglia.com%2Fimages%2Flisting_photos%2F87776_riina.jpg&f=1

Salvatore “Totò” Riina, poco después de su arresto en 1993

“Il capo dei capi” es una miniserie de 6 capítulos, con una duración aproximada de 90 a 100 minutos cada uno. Fue emitida por la televisión italiana entre octubre y noviembre de 2007. Narra la vida del ambicioso Totò Riina desde su adolescencia como humilde campesino en la localidad palermitana de Corleone hasta su arresto en enero de 1993, pasando por su fulgurante ascenso a la cúspide de la Cosa Nostra y sus años ocultándose por las masías de las montañas sicilianas mientras ordenaba asesinatos tanto de mafiosos rivales como de policías, políticos, fiscales y magistrados.

Para representar en un solo personaje la lucha contra la Mafia, los creadores de la serie inventan al ficticio Biagio Schirò, coetáneo de Totò y también natural de Corleone, quien sin embargo elige una carrera muy distinta a la del protagonista Riina: Se convierte en policía, y consagra su vida a combatir el crimen organizado, y concretamente a desarticular el clan que tan mala fama dió a su pueblo natal.

https://images.duckduckgo.com/iu/?u=http%3A%2F%2Fi41.servimg.com%2Fu%2Ff41%2F17%2F51%2F67%2F69%2F19467311.jpg&f=1

Daniele Liotti como Biagio Schirò

Biagio Schirò, que aunque inexistente encarna a muchos policías anónimos reales, se convierte en la némesis de Riina desde principios de los años ´60 hasta 1993. Son bastante llamativas las analogías entre Schirò y el comisario Corrado Cattani de las primeras cuatro temporadas de la excelente saga de mini-series “La Piovra” (1984-1989). Ninguno de los dos se deja amedrentar por los chantajes y amenazas de la Mafia: Cada policía o juez asesinado, cada tiroteo o atentado, sólo les proporciona más motivación para continuar con sus investigaciones. Así, tanto Cattani en ”La Piovra” como Schirò en “Il capo dei capi” irán descubriendo que la Mafia es tan sólo la punta del iceberg… Un enemigo mucho más siniestro e intangible es el Poder Oculto que parasita a la sociedad desde las cloacas del estado (y que representa los intereses del mundialismo, las logias masónicas y las estructuras financieras transnacionales). Eso también lo reconocerá durante el Maxiproceso Tomasso Buscetta, jefe mafioso rival de los Corleoneses que terminó convirtiéndose en uno de los más célebres pentiti (arrepentidos) de la historia de la Cosa Nostra.

https://i1.wp.com/viola.bz/wp-content/uploads/2012/10/fearless-Commissioner-Corrado-Cattani.jpg

Comisario Corrado Cattani de “La Piovra” (Michele Placido)

El personaje del inspector Schirò, antagonista y archienemigo de Riina, está más que probablemente inspirado en el mítico comisario Cattani de “La Piovra”, al que dió vida Michele Placido.

Del mismo modo que “El Patrón del Mal”, la miniserie sobre Totò Riina se extiende a lo largo de varias décadas:

En el primer capítulo (1943-1958) el joven Totò conoce a su mentor Luciano Liggio, brazo derecho del jefe de la Mafia corleonesa Don Michele Navarra. Totò y sus amigos, entre ellos Bernardo “Binnu” Provenzano, se convierten en “uomini d´onore”. Liggio y Riina conspiran para deshacerse del viejo Navarra y obtienen así el control de la familia.

En el segundo episodio (1963-1969), los Corleoneses dan “el gran salto” a Palermo. Son los años en los que la clásica Mafia rural y agrícola comienza a transformarse, adaptándose a negocios urbanísticos e inmobiliarios de las ciudades, usando sus influencias políticas. Los Corleoneses de Liggio y Riina se asocian a las familias de la capital siciliana, encabezadas por Stefano Bontate, Tomasso Buscetta o Gaetano Badalamenti.

En el tercer capítulo (1969-1978) comienzan las fricciones entre Corleoneses y Palermitanos. Liggio, que se retira a Milán, va gradualmente cediendo el liderazgo a Totò. Los brutales métodos de éste último le sirven para consolidar su creciente poder, al mismo tiempo que va ganándose la enemistad de sus “colegas” palermitanos.

https://images.duckduckgo.com/iu/?u=http%3A%2F%2Fwww.corrierequotidiano.it%2Fsites%2Fdefault%2Ffiles%2Fmedia%2FCorleone.jpg&f=1

La mayoría asocia ese nombre  a la familia protagonista de “El Padrino”, pero originalmente Corleone es una localidad en el interior de la provincia de Palermo

En el cuarto capítulo (1979-1981) la Mafia entra de lleno en el negocio del narcotráfico. La Cosa Nostra siciliana forma parte de una red internacional que importa desde Tailandia toneladas de opio que, una vez convertido en morfina base en Turquía, es refinado en laboratorios clandestinos en las montañas de Sicilia. Allí se elabora la heroína, enviada a su vez a los EEUU (vía Marsella-Canadá) donde las familias de la Mafia de allí han tejido redes de distribución. El reparto de las cuantiosas ganancias de la droga contribuye a que el conflicto entre los Corleoneses y los Palermitanos crezca exponencialmente. Riina decide golpear, y comienza una violentísima guerra de la Mafia con sangrientas purgas: Los capos Bontate e Inzerillo, principales rivales de Riina, son asesinados. Buscetta huye a Brasil.

En el quinto capítulo (1982-1987), el estado italiano comienza a tomar severas medidas contra la Mafia. Riina contraataca, y decenas de policías, fiscales y magistrados son cosidos a balazos o saltan por los aires en atentados con coches-bomba. Tomasso Buscetta es arrestado en Brasil y tras ser extraditado a Italia pide hablar con el juez Giovanni Falcone. Se convierte así en el primer pentito (arrepentido) de alto rango que revelará ante los tribunales la estructura y el funcionamiento de la Cosa Nostra. Sus declaraciones posibilitan que los jueces Falcone y Borsellino preparen el Maxiproceso de Palermo: Centenares de mafiosos, entre ellos los jefes de la Cúpula, son encausados y reciben cadenas perpetuas. Pero Riina y Provenzano siguen prófugos, y declaran una guerra al estado italiano.

En el sexto capítulo (1988-1993) continúa la campaña de atentados de los Corleoneses para tratar de intimidar a las autoridades. El juez Falcone no se echa para atrás, y pese a que sus propios superiores intentan sabotear el avance de sus pesquisas, va estrechándose el cerco al fugitivo Riina, gracias a que hay cada vez más “pentiti” dispuestos a colaborar. En 1992, Falcone es asesinado; y pocos meses después también pierde la vida en un atentado el juez Borsellino. Sin embargo, uno de los “arrepentidos” termina revelando el paradero de Riina y éste es detenido.

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/c/cd/Salvatore_Riina_foto_segnaletica.jpg

El auténtico Totò Riina de joven…

https://images.duckduckgo.com/iu/?u=http%3A%2F%2Fwww.taodue.it%2Fwp-content%2Fplugins%2Fwidgetkit%2Fcache%2Fgallery%2F1273%2Filcapodeicapi4-a2d058925c.jpg&f=1

…y en la serie, interpretado por Claudio Gioè

A lo largo de los seis capítulos, que reflejan de forma bastante acertada la historia real de la evolución de la Mafia en Italia, el ficticio inspector Biagio Schirò está cada vez más obsesionado con la captura del peligroso y escurridizo Totò Riina, quien controla un vasto imperio criminal ordenando asesinatos y magnicidios mientras cultiva tranquilamente sus tomates en los huertos de las masías donde se esconde. El simbólico personaje de Schirò es útil para poder ver desde su perspectiva la lucha de decenas o centenares de anónimos e incorruptibles policías o carabinieri que no formaban parte de las cloacas del estado.

https://images.duckduckgo.com/iu/?u=https%3A%2F%2Ftse4.mm.bing.net%2Fth%3Fid%3DOIP.Ma40ab3247b6e10873f021842ac179d03o2%26pid%3D15.1&f=1

El auténtico Riina tras su captura…

https://images.duckduckgo.com/iu/?u=https%3A%2F%2Fupload.wikimedia.org%2Fwikipedia%2Fcommons%2F9%2F9a%2FCorleone-il-capo-dei-capi-2007-13-g.jpg&f=1

…y en el último capítulo de la serie (Claudio Gioè)

Al igual que “El Patrón del Mal”, “Il capo dei capi” ha recibido críticas en su país de origen por dar al criminal protagonista un cierto aura de encantador misterio. Lo cierto es que, como Pablo Escobar, el maquiavélico Totò Riina es una figura tan controvertida como carismática. El jefe supremo de la Cosa Nostra está magistralmente interpretado por el actor siciliano Claudio Gioè – quien da vida a Riina desde su juventud a su madurez (gradualmente va “envejeciendo” con ayuda del maquillaje y las canas postizas, igual que el colombiano Andrés Parra en “El Patrón del Mal”).

https://images.duckduckgo.com/iu/?u=http%3A%2F%2Fmedia.tvblog.it%2Fi%2Fil-%2Fil-capo-dei-capi%2FFOTO18.jpg&f=1

Gioia Spezzani como Ninetta Bagarella

El auténtico Totò Riina ha visto la miniserie desde la cárcel y se ha mostrado muy satisfecho con la caracterización que de él hace Claudio Gioè. Pero a su mujer Ninetta Bagarella no le ha gustado la imagen que se da de ella en la producción televisiva, y llegó a amenazar con emprender medidas legales contra los creadores de la serie.

Pese a sentirse “emocionado” por el telefilm biográfico que sobre él emitió Canale 5, Riina señala que no todo lo que allí se expone es correcto. Hasta el día de hoy, el anciano mafioso afirma no tener nada que ver con el asesinato del juez Paolo Borsellino y culpa de ese particular crimen a los servicios secretos.

https://images.duckduckgo.com/iu/?u=http%3A%2F%2Fstatic.cinemagia.ro%2Fimg%2Fdb%2Fmovie%2F02%2F68%2F81%2Fil-capo-dei-capi-218900l.jpg&f=1

Simona Cavallari como Teresa en “Il capo dei capi” (2007)…

https://i.ytimg.com/vi/ThsOvMlJy58/maxresdefault.jpg

… y como Ester en “La Piovra IV” (1989)

En “Il capo dei capi” nos encontramos a Simona Cavallari como Teresa, la mujer de Biagio. A la actriz romana ya la vimos interpretando a la bella Ester Rasi en la cuarta temporada de “La Piovra” (1989) y también en el rol de atormentada adolescente en la memorable “Pizza Connection” (Damiano Damiani, 1985), igualmente de temática mafiosa y ambientada en Sicilia.

Aunque “Il capo dei capi” no alcance el altísimo nivel de “La Piovra” o de “El Patrón del Mal”, es una serie muy recomendable cuyo visionado aconsejamos encarecidamente. En breve iremos publicando desde éste espacio los análisis pormenorizados de cada uno de los seis capítulos (como vamos haciendo desde hace más de un año con la saga de “La Piovra”).

FHP, diciembre de 2016

Mister Scarface – Fernando Di Leo, 1976

https://i2.wp.com/static.cinemagia.ro/img/db/movie/14/46/35/i-padroni-della-citta-136766l.jpg

I padroni della città (a.k.a. “Mr. Scarface”)

Italia, 1976

Director: Fernando Di Leo

Género: gangsters, acción, comedia

Guión: Fernando Di Leo, Peter Berling

Intérpretes: Jack Palance (Scarface Manzari), Al Cliver (Rick), Harry Baer (Tony)

Música: Luis E. Bacalov

Argumento

Nos introduce al film una secuencia de carácter onírico y ralentizado, donde vemos a un individuo que asesina a otro en una casa en presencia de un niño (que suponemos es el hijo de la víctima). No hay diálogos y las imágenes están acompañadas por una música que subraya la tensión y la angustia de la escena. El asesino es un personaje inquietante con el rostro marcado por una cicatriz. El chico, que estaba en la cama y ha sido testigo del asesinato de su padre, se levanta, toma la pistola que el criminal ha dejado sobre la mesa y le dispara. Pero ya no había balas. El asesino golpea al muchacho y se marcha.

Tras ese preámbulo y los títulos de crédito comienza la historia: Estamos en Roma en 1976. Tony se desempeña como cobrador para una banda de extorsionistas, dedicándose a recolectar semanalmente el dinero de “protección” a comerciantes de la zona. Recorre Roma en un llamativo y extraño descapotable todoterreno y a los que no quieren o pueden pagar les hace “cobrar” a base de golpes. Es un buen luchador curtido en innumerables peleas callejeras.

https://i2.wp.com/www.cinerunner.com/wp-content/uploads/2014/01/I-padroni-della-citta-CC-80-Pumga-GT.jpg

Tony (Harry Baer) al volante, Ric (Al Cliver) en el asiento de copiloto y Vincenzo Napoli (Vittorio Caprioli) detrás.

Tony trabaja para la banda de Luigi, quien tiene sus oficinas en unas salas de billar. El cobrador está cansado de desempeñar siempre la misma tarea, y piensa que no es posible ganar mucho dinero de ese modo. Además, una nueva organización más violenta y peligrosa está comenzando a hacerles la competencia: Se trata del grupo dirigido por un siniestro individuo apodado “Lo Sfregiato” (El Cicatrizado).

Luigi se siente amenazado ante el apogeo de esa otra banda y presiente que sus negocios serán absorbidos por sus rivales. Lo Sfregiato está subiendo como la espuma, y su cuartel general no está en una vulgar y mugrienta sala de billar subterránea, sino en el rascacielos de su empresa. El grupo de Luigi se encuentra además fracturado por divisiones internas: El pendenciero Beppe detesta a Tony, ambos se pelean con frecuencia. Tony tiene pocos amigos dentro de la banda. Entre ellos se cuenta el ya maduro Vincenzo Napoli, una especie de consigliere de Luigi.

En una ocasión, el Cicatrizado acude con sus guardaespaldas a los billares de Tony para hacer una demostración de poder. Con la excusa de participar en un juego de cartas busca marcar su territorio. Pero Ric, uno de sus hombres, pierde en el juego. Indignado porque, a su juicio, uno de los suyos ha hecho el ridículo ante los rivales, el Cicatrizado lo expulsa de su banda y a la salida de los billares ordena a sus matones que le den una paliza. Tony encuentra al demacrado Ric y lo lleva a su casa. Ambos se hacen amigos, y comienzan a planear un golpe contra el Cicatrizado.

https://i1.wp.com/ftv01.stbm.it/imgbank/GALLERYXL/PA/01299602.JPG

Ric (Al Cliver) siendo vapuleado por los hombres del Caracortada

Tony y un actor, disfrazados con uniformes de la guardia de finanzas, acuden una mañana al edificio donde la está la sede de la empresa-tapadera del Cicatrizado Manzari. Éste todavía no se encuentra allí, pero los dos registran las oficinas diciendo que tienen que controlar los libros de contabilidad… saben que los hombres del Cicatrizado van a tratar de sobornarles, y efectivamente así sucede. Uno de los secretarios de Manzari les da 10 millones de liras, y los dos “guardias de finanzas” se marchan con el dinero.

Tony entrega tres millones a su jefe Luigi. El hasta ahora recolector de “dinero de protección” está convencido de que la idea de hacerse pasar por controladores financieros para cobrar sobornos de empresarios corruptos es una genial idea, mucho mejor que lo que estaba haciendo hasta ahora, y se propone implementarla a gran escala. Pero grandes contratiempos se avecinan: El Cicatrizado ha descubierto el engaño, y responsabiliza directamente a Luigi. Éste sabe que está acabado, y huye de la ciudad. Cuando los hombres del Cicatrizado llegan a los billares en busca del dinero, sólo encuentran a Beppe, y éste les da tres millones (la cantidad que Tony les había entregado). Beppe no sabía que la suma total ascendía a 10 millones de liras… Como siempre había sentido una profunda antipatía contra Tony, Beppe se decide a colaborar con Lo Sfregiato para localizar al astuto embaucador.

Tony, por su parte, también se está ocultando. Junto a Ric se esconde en casa de Napoli. Los tres sospechan que Luigi no va a volver y que Beppe, ahora compinchado con Manzari, ha tomado el control de la banda. Ahora los tres solos están en una trinchera en medio de la guerra que ha desencadenado contra ellos la temible organización de Lo Sfregiato.

https://i2.wp.com/www.orizzontidigloria.com/uploads/7/8/6/3/7863172/4541843_orig.jpg

Jack Palance como “Scarface” Manzari.

Comentario

Teniendo en cuenta el altísimo nivel de la casi siempre brillante filmografía de Fernando Di Leo, ésta “I padroni della città” a.k.a. “Mr. Scarface” se encuentra entre sus propuestas más flojas (junto a “La espía se desnuda”, comedia sexy con toques de slapstick rodada el año anterior y con una ya madurita Ursula Andress como protagonista).

La escena inicial cobra sentido hacia el final de la película, cuando descubrimos que el niño cuyo padre fue asesinado por “Lo Sfregiato” no es otro que Ric; quien se había introducido en su organización con el fin de ajustarle las cuentas. Ric prepara una trampa al Cicatrizado, atrayéndole hasta el lugar donde éste mató a su padre 16 años antes… Pero lógicamente, el jefe criminal no acude solo a la cita, sino con una docena de guardaespaldas. Ric, Tony y Napoli, parapetados en los techos de las naves y almacenes en ese abandonado polígono industrial, tratarán de eliminar al Cicatrizado y sus esbirros, en unas escenas de acción y tiroteos que recuerdan bastante a las que grabó Enzo G. Castellari para el tercer acto de su “Il Grande Racket” (también de 1976).

“I padroni della città” incluye un sutil tono cómico, sobre todo con el personaje de Napoli (interpretado por Vittorio Caprioli, a quien vimos en el rol de comisario en “La città sconvolta: caccia spietata ai rapitori” a.k.a. “Kidnap Syndicate”, también de Di Leo y rodada el año anterior). Además, durante las peleas, el protagonista Tony (Harry Baer) exhibe un particular sentido del humor haciendo bromas y comentarios “graciosos” al estilo de Spiderman (los que estén familiarizados con los comics del trepamuros sabrán a qué me refiero…) Ese tono tan desenfadado de la película, que por momentos parece que no se toma demasiado en serio a sí misma, la aleja de las excelentes obras de su director como “Milano Calibro 9” (1972) o “Il Boss” (1973). La banda sonora, como en muchos de los films de Di Leo, fue compuesta por Luis E. Bacalov.

https://i1.wp.com/www.cinerunner.com/wp-content/uploads/2014/01/I-padroni-della-citta-CC-80-Adescamento.jpg

El protagonista Tony (Harry Baer) con una prostituta

En ésta ocasión (cosa rara en Di Leo) los personajes femeninos no aportan nada a la trama; son unas prostitutas que no intervienen en el desarrollo de los acontecimientos y que tienen un mero carácter de comparsa.

El actor que encarna a Beppe es Enzo Pulcrano, a quien conocemos por haber visto en el polizziesco “La banda Vallanzasca” (Mario Bianchi, 1977).

El rubio Ric está interpretado por Al Cliver (nombre real Pierluigi Conti), quien participa en las fulcianas “Zombi 2” (1979) o “L´Aldilà” / “The Beyond” (1981).

Jack Palance (alias fílmico de Vladimir Palahniuk) realiza una buen trabajo poniéndose en la piel del villano “Scarface” Manzari – Aunque éste “Caracortada” no tenga nada que ver con el Tony Montana que llegaría en 1983 de la mano de Brian De Palma.

FHP, agosto de 2015

Donnie Brasco – Mike Newell, 1997

https://i1.wp.com/www.freedvdcover.com/wp-content/uploads/Donnie_Brasco_1997_WS_SE_R1-front-www.GetDVDCovers.com_.jpg

Donnie Brasco

EEUU, 1997

Director: Mike Newell

Género: Gangsters

Guión: Paul Attanasio (basado en el libro de Joseph D. Pistone y Richard Woodley)

Intérpretes: Johnny Depp (Donnie), Al Pacino (Lefty), Michael Madsen (Sonny Black), Bruno Kirby (Nicky), James Russo (Paulie), Anne Heche (Maggie)

Música: Patrick Doyle

Argumento

En un club social donde se reúnen miembros y asociados de la Mafia, al maduro gangster Lefty le llama la atención la presencia de un joven desconocido sentado en la barra. Se trata de Don “el joyero”, le explican. Un ladrón de Florida especializado en joyas.

Al día siguiente, Lefty va a hablar con él, pues desea saber su opinión acerca de un anillo de diamantes que recientemente recibió como pago de uno de sus deudores. Donnie le dice, con chulería, que no se trata más que de una burda imitación. Las piedras no son un diamantes, sino vulgares circonitas. Lefty se lleva a Donnie con él, para encarar al individuo que le endilgó la falsa joya. El veterano gangster se impresiona ante la facilidad con la que Donnie maneja esa situación de conflicto, golpeando y amenazando al estafador y haciendo que éste les entregue las llaves de su coche.

https://lintvkimt.files.wordpress.com/2015/09/donnie1.jpg?w=585&h=395

Donnie (Depp) con Lefty (Pacino)

Lefty decide tomar al prometedor ladrón bajo su protección. Le explica las reglas elementales de la Mafia, organización a la que él pertenece: En el código de la Cosa Nostra, un miembro iniciado es un “chico listo” o un “hombre hecho”; uno que todavía no ha entrado de forma oficial en una de las “familias” es un “conectado” o “asociado”. Cuando los mafiosos se presentan entre sí, dicen “éste es un amigo nuestro”. Pero cuando presentan a uno que todavía no ha pasado por el ritual iniciático lo introducen como “amigo mío”…

https://i0.wp.com/www.pandora-magazine.com/wp-content/uploads/2014/05/32.jpg

En primer plano Nicky (Bruno Kirby). Tras él, de izquierda a derecha: Lefty (Pacino), Paulie (Russo), Sonny Black (Madsen) y Donnie (Depp)

Donnie es llevado por Lefty al cuartel general de su banda. Allí conoce a otros miembros de la familia Bonanno: “Sonny Black”, Nicky, Paulie… También está allí la facción de “Sonny Red”, rival de la de “Sonny Black”. Lefty le debe dinero a Sonny Red. Bruno, el hijo de éste último, irrita a Donnie con su actitud bravucona.

https://i0.wp.com/www.hotflick.net/flicks/1997_Donnie_Brasco/997DBR_Robert_Miano_001.jpg

Lefty siendo amonestado por Sonny Red (Robert Miano). En el centro, Bruno (Brian Tarantina); el pendenciero hijo de Sonny Red.

Más tarde Donnie le comenta a Lefty que le gustaría partirle la cara a ese Bruno. “Ni lo sueñes”, responde Lefty. Pues Bruno, además de ser hijo de un capo, es un “hombre hecho” – y como tal, es “intocable”.

El viejo Lefty está perpetuamente endeudado. En el fondo es un pobre diablo que no ha conseguido hacer carrera en el seno de la Mafia, pese a llevar ya varias décadas en la “familia”. Siempre son otros los que se reparten las tajadas más jugosas del pastel.

https://i1.wp.com/www.standbyformindcontrol.com/wp-content/uploads/2015/05/still-of-johnny-depp-and-al-pacino-in-donnie-brasco-1997-large-picture.jpg

Donnie de visita en casa de Lefty y Annette (Ronnie Farer)

Se acercan las Navidades. Donnie le había contado a Lefty que es huérfano, y no tiene familia. Así pues, su mentor le invita a pasar la Nochebuena en su casa. El gangster vive con su novia Annette y su hijo drogadicto Tommy.

http://www.movpins.com/big/MV5BMTUwMTU2NTE2MV5BMl5BanBnXkFtZTcwNTA4MDAxMw/johnny-depp-and-anne-heche-in-donnie-brasco-(1997).jpg

Donnie (o más bien su alter ego Joe) relajándose con su mujer Maggie (Anne Heche)

Más tarde en la noche, “Donnie” va a la casa donde le espera su esposa. Pues el supuesto ladrón de joyas es en realidad Joe Pistone, un agente secreto del FBI con la misión de infiltrarse en la Mafia. A Maggie, su mujer, Joe no puede darle detalles sobre su peligroso trabajo; por eso ella se siente frustrada al no saber por qué su marido pasa tanto tiempo fuera y llega tan tarde en la noche en la víspera de Navidad. Las tres pequeñas hijas del matrimonio ya están en la cama.

Pronto un hecho imprevisto convulsiona a la familia Bonanno hasta los cimientos: Han matado al máximo jefe. Ello puede tener consecuencias para todos, y Lefty lo sabe…

https://i1.wp.com/www.cartelblog.com/wp-content/uploads/2014/11/2014-11-30-13.38.40.png

El auténtico Joe Pistone a.k.a. Donnie Brasco

Comentario

La película está basada en hechos reales, y narra la historia del agente del FBI Joseph Pistone; el primero que se infiltró en una de las cinco poderosas familias de la Mafia de Nueva York. A finales de los años ´70, tal y como lo relata en su libro autobiográfico, Pistone recibió la misión de introducirse en los círculos mafiosos de la ciudad, para codearse con miembros de la Cosa Nostra y reunir contra ellos las pruebas necesarias que llevasen ante los tribunales al mayor número de gangsters posibles. Pistone, de origen italiano, estaba familiarizado con el estilo de vida de los mafiosos que controlaban los bajos fondos neoyorkinos. También él era un tipo duro que hablaba y se movía como ellos, que conocía muy bien su mentalidad y su forma de proceder. Por eso sus superiores pensaron que él sería el agente idóneo para un trabajo de esa índole, una tarea de infiltración que apuntaba a golpear a la Mafia desde dentro con una contundencia nunca vista hasta la fecha.

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/08/bdb45-1.jpg?w=700

Benjamin “Lefty” Ruggiero y Al Pacino interpretándolo en la película

La Mafia todavía era una sociedad hermética sobre cuyo funcionamiento interno poco o nada se sabía. Pistone tomó la identidad del ladrón de joyas “Donnie Brasco”, y comenzó a dejarse caer por los locales que frecuentaban los “asociados” y los “hombres hechos”. Poco a poco éstos fueron tomándole confianza, y no tardó en establecer contactos con peligrosos individuos como Tony Mirra, Benjamin “Lefty” Ruggiero o Dominic “Sonny Black” Napolitano, todos ellos miembros de la familia Bonanno. Cuando Pistone/Brasco se reunía con sus “amigos” mafiosos para discutir sobre los negocios y los próximos golpes, llevaba siempre consigo una cinta magnetofónica que grababa las voces de sus supuestos socios – recogiendo así las evidencias de los delitos. Periódicamente, Pistone/Brasco se encontraba con sus compañeros o superiores del FBI para reportar informaciones particularmente importantes.

En caso de ser descubierto, Pistone debía contar con la posibilidad de ser eliminado en cualquier momento. Con esa ajetreada doble vida, que se prolongó durante varios años, Pistone/Brasco sufriría también una especie de crisis de identidad – Por algunos de los gangsters a los que estaba constantemente vigilando llegaría a sentir una cierta amistad, un  aprecio sincero (tal vez un “síndrome de Estocolmo” a la inversa). Sabía de antemano que cuando terminara la operación, sus “compinches” más cercanos corrían el riesgo de ser asesinados por órdenes de los grandes jefes (como castigo por haber permitido la infiltración).

De hecho, en la película nos muestran que quien más miedo tenía de ser liquidado por sus “amigos nuestros” era el propio Lefty, el mentor de Donnie – Ya desde el inicio; la escena donde tras el asesinato del jefe debe “comparecer” ante Sonny y van al aeropuerto (donde le regalan el león).

Grandes serían también los conflictos de Pistone con su mujer Maggie. A ella y a sus hijas el agente casi no podía verlas durante el tiempo que duró la infiltración, por obvios motivos de seguridad. Con los meses, Maggie notaría un cambio en la personalidad de su marido; quien, en su opinión, estaba interpretando el papel de mafioso “demasiado” bien… (“Te estás volviendo como ellos”)

Todo ésto puede observarse en la película, que es bastante fidedigna con la historia real – como el propio Pistone ha admitido. El ex-agente encubierto, hoy en el programa de protección de testigos, fue consultado como asesor durante el rodaje del film.

“Donnie Brasco” llegó a los cines en 1997, casi 20 años después de que sucedieran los hechos que en el largometraje se muestran. Lo cierto es que ya en 1991 hubo un proyecto para llevar a la gran pantalla la infiltración de Pistone en la familia Bonanno, pero fue pospuesto – Sobre todo porque poco antes, en 1990, había salido la célebre y exitosa “Uno de los nuestros” de Martin Scorsese, otra película sobre la Mafia basada también en hechos reales. En el “Donnie Brasco” de 1991, no era Johnny Depp sino Tom Cruise quien iba a interpretar al protagonista; pero Al Pacino ya figuraba entonces como el actor que encarnaría a Lefty Ruggiero.

Al Pacino realiza un papel brillante interpretando al ojeroso y frustrado gangster. Constantemente se siente desplazado dentro de la familia. Él, que siempre ha “trabajado duro” para el clan, considera injusto que sean siempre otros los que asciendan en la jerarquía. Ello puede apreciarse muy bien en la secuencia del yate, cuando Lefty sale a recibir muy emocionado al jefe de la Mafia de Florida pero éste le ignora y sólo quiere saber donde está “Sonny Black”.

https://i2.wp.com/fikklefame.com/images/2008/sonny-black-michael-madsen.jpg

Dominick “Sonny Black” Napolitano, encarnado en el film por Michael Madsen

Si bien la mayor parte de lo que vemos en la película sucedió en la vida real, el guionista Paul Attanasio y el director Mike Newell se tomaron ciertas licencias artísticas cambiando ligeramente algunos aspectos de la historia. Así, por ejemplo, la escena del restaurante japonés es completamente inventada. Por otro lado, el film nos sugiere que el gangster más cercano para Pistone/Brasco (Johnny Depp) en el seno de la Mafia era Lefty Ruggiero (Al Pacino), cuando en realidad los contactos más estrechos del agente fueron con Sonny Black (Michael Madsen).

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/en/thumb/1/1a/Anthonymirra1.JPG/220px-Anthonymirra1.JPG

Tony Mirra, captado por las cámaras de videovigilancia del FBI a finales de los ´70

Tony Mirra, quien introdujo a Pistone en la familia Bonanno, no aparece para nada en toda la película – y es una lástima, porque es un personaje que con su carácter volátil y psicopático (muy bien descrito en el libro) podría haber dado mucho juego: Joe Pesci habría sido el candidato perfecto para interpretarlo.

Tampoco aparece Joe Massino, quien más tarde sería líder de la familia Bonanno. A finales de los ´70 era el jefe directo de la facción de Sonny Black y fue él quien ordenó la purga que vemos en el film contra Sonny Red y los otros dos capos.

https://i1.wp.com/www.ogrish.co/wp-content/uploads/2012/11/Carmine-Galante.jpg

Carmine Galante, jefe de los Bonanno, asesinado en 1979

El espectacular asesinato de Carmine Galante no se ve en la película, sólo se menciona de pasada. Aquello fue un ajuste de cuentas de altísimo nivel; Galante era en 1979 el jefe de la familia Bonanno y uno de los mayores narcotraficantes de heroína del país (la droga llegaba desde Sicilia, en la ruta que más tarde los medios denominarían “Pizza Connection”). Desde los años ´50 nadie había osado matar al jefe de una de las cinco familias en un sitio público a plena luz del día (aquello fue una “ejecución ejemplar”). Pero la Comisión de la Mafia, que oficialmente prohibía el tráfico de drogas, decidió eliminar a Galante porque éste era demasiado ambicioso y había desafiado a los otros cuatro jefes. Uno de los pistoleros que abrió fuego contra él mientras comía en un restaurante de Brooklyn fue Anthony Bruno Indelicato, el hijo de Sonny Red (en la película interpretado por Brian Tarantina).

A Pistone sus superiores del FBI le ordenaron que diera por concluída la operación cuando se enteraron de que sus “amigos” de la Mafia le habían dado un “contrato” para eliminar a Bruno (prófugo tras la purga en la que fue liquidado su padre). Cometer un asesinato para la “familia” era el principal requisito para entrar a formar parte de la Mafia como “hombre hecho”, como miembro oficial. A Donnie estuvieron a punto de hacerlo pasar por los enigmáticos ritos de iniciación traídos desde Sicilia – pero por algún motivo (oficialmente “para que no se convirtiera en un asesino”) los jefes del FBI frenaron abruptamente la investigación; no siguió entonces tirándose del hilo y la tarea del infiltrado se dió por concluída. Todos los que habían tenido contacto con “Donnie” fueron arrestados y condenados a largas penas de cárcel – otros, como Sonny Black o Tony Mirra, fueron antes asesinados por la propia Mafia, acusados de haber facilitado la entrada del “topo” en la organización.

En el epílogo del film nos dan a entender el gran desengaño de Pistone tras el fin de su misión: Todo ese trabajo para una medalla, 500 dólares y un apretón de manos. Los mafiosos, por su parte, no pueden creerse que Donnie (a quien de facto ya consideran un “amigo nuestro”) haya sido un chivato durante todo ese tiempo. Ni siquiera cuando agentes del FBI les muestran fotos como prueba. Claro que pronto se darán cuenta de que fueron engañados, de que un infiltrado les estuvo espiando. Y ello implica que van a rodar cabezas…

La memorable banda sonora de la película contiene las melancólicas melodías de Patrick Doyle y también varias canciones de moda de aquellos años como “One way or another” o “Heart of glass”, ambas de Blondie; “Happiness” de las Pointer Sisters o “Don´t bring me down”, de Electric Light Orchestra.

FHP, abril de 2016

Posts relacionados (reseñas de producciones sobre crimen organizado basadas en hechos reales):

 

La Piovra III – Capítulo 2

https://i.ytimg.com/vi/NKII8MCkuuw/maxresdefault.jpg

Giulia (Giuliana De Sio ) y Greta (Alice de Giuseppe)

La Piovra III

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1987

 Director: Luigi Perelli

Guión: Elio De Concini, Sandro Petraglia, Stefano Rulli

Intérpretes: Michele Placido (Comisario Corrado Cattani), Giuliana De Sio (Giulia Antinari), Alain Cuny (Nicola Antinari), Francisco Rabal (Abate Lovani), Remo Girone (Tano Cariddi), Pierre Vaneck (Carlo Antinari), Paul Guers (Gianfranco Laudeo), Franco Trevisi (Kemal Yfter), Francois Périer (Abogado Terrasini), Alice de Giuseppe (Greta Antinari) Adalberto Maria Merli (Dino Alessi)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo que sucedió en el capítulo anterior

Capítulo 2

Cattani, en compañía del agente de la DEA Bert Di Donato, investiga a los autores materiales del secuestro de la pequeña Greta. Llegan a la pensión donde uno de los delincuentes se hospedaba. Era allí a donde había tratado de llamar por teléfono el que retenía a la niña en el bar de la estación mientras estaba acorralado por el cerco policial. Entre las posesiones del secuestrador en su habitación hallan unos papeles, en los que se encuentra anotado un número telefónico.

Giulia consigue finalmente que Corrado acceda a dejarse entrevistar para su programa. Cattani declara que “Tal vez mis enemigos se han dado cuenta de que la mejor forma de vengarse de mí es dejándome vivo… y solo”. Además hace público en directo el número telefónico que había encontrado entre los documentos del secuestrador. Laudeo, de quien se sospecha como cerebro del rapto para meter bajo presión a su antiguo socio Antinari, ve desde la cárcel el programa.

Giulia, que se siente atraída por Cattani, le invita a cenar a su casa después de la emisión. Corrado permanece taciturno y distante. Cuando vuelve a su hostal le está esperando un tal Bob, uno de los hombres de Bert, que le ofrece su protección como escolta. Cattani dice que no la necesita, y Bob le regala un “libro”, hueco, que tiene oculta dentro una pistola.

A Giulia alguien le pasa un video donde aparece su madre en una situación comprometida: En una especie de casting para actriz donde la mujer debe desnudarse. Al parecer fue grabado hace años, antes de que se casase con Antinari. Está claro que “alguien” pretende chantajear a los Antinari. Mientras Giulia contempla anonadada el video, llega Cattani, y ella le pide que la acompañe a unas naves industriales donde tiene una cita. Corrado espera en la puerta, y los individuos que debían verse con Giulia se abalanzan sobre ella, la agreden y tratan de quemarle la cara con ácido. Nuevas presiones para su familia. Cattani interviene y logra que los matones emprendan la fuga.

Giulia no le cuenta a sus padres lo sucedido, pero Carlo Antinari ya sabe de antemano que está en peligro. Le pide a Giulia que ella, su madre y su hermana se marchen por un tiempo de Milán mientras él emprende investigaciones por su cuenta. Pero Giulia prefiere quedarse.

Mientras tanto, la mujer de Antinari y madre de Giulia se está acostando con Dino Alessi, uno de los hombres de “confianza” de su marido. Éste turbio personaje parece ser el “caballo de Troya” dentro de la Banca Antinari.

Cattani vuelve a visitar a Laudeo en la cárcel y le insta a que hable de una vez sobre su socio turco Kemal Yftar y el tráfico de armas. Cattani le recuerda que ahora incluso tienen indicios de su participación en el secuestro, y que eso podría acarrearle ya no solo 20 años de prisión, sino una cadena perpetua.

Alessi trata de convecer a Antinari de que acepte participar en el tráfico de armas, pero éste se opone. Alessi resulta ser un aliado de Yftar. El abogado de Laudeo trata de convencer a éste de que abandone el negocio, pero éste se da cuenta de que sus socios están tratando de librarse de él, y se vuelve contra ellos. Se decide pues a revelar a Cattani y a la DEA sus negocios con Yftar.

El abogado de Laudeo se lo comunica a Alessi, y éste junto con sus socios, aprueban la eliminación del líder masónico preso para impedir que los delate.

Mientras Cattani está esperando a poder encontrarse con Laudeo en su celda, éste se dispone a tomar un café… Tras beberlo, colapsa retorciéndose y con espuma en la boca: Ha sido envenenado (por el mismo procedimiento que el banquero Michele Sindona en la vida real).

Ahora, Bert y Cattani deberán averiguar quién ordenó la muerte de Laudeo para llegar a Yftar. Poco después, en un “accidente de tráfico” es asesinado el funcionario de prisiones que preparó el café envenenado, un tal Viviani. Trataban así de evitar que éste revelara quien le ordenó el acto. Tras visitar a su viuda, Cattani descubre que Viviani tenía una póliza de seguros en una agencia llamada Mondiale, y que ascendía a la astronómica cifra de 500 millones de liras.

Investigando, Bert y Corrado se enteran de que la Banca Antinari es accionista mayoritaria de esa Aseguradora Mondiale. También Giulia es puesta al corriente de ésto, y se lo comunica a su padre, quien asegura ignorarlo todo. Por otro lado, Cattani se hace un seguro como cliente de Mondiale para proseguir las pesquisas. Se trata con toda probabilidad de una empresa tapadera. Cattani también descubre que Viviani tenía un tumor, y que por ello seguramente accedió a participar en el asunto del envenenamiento del café a sabiendas que corría un alto riesgo de ser asesinado.

(Continuará)

FHP, 2015