Zatôichi kenka-tabi (a.k.a. „Zatoichi on the road“) – Kimiyoshi Yasuda, 1963

Zatôichi kenka-tabi (V.O.) – a.k.a. „Zatoichi on the road“

Japón, 1963

Director: Kimiyoshi Yasuda

Género: Chambara, jidaigeki

Guión: Minoru Inuzuka

Intérpretes: Shintaro Katsu (Zatoichi), Shiho Fujimura (Mitsu)

Música: Akira Ifukube

 

Argumento

Ichi es invitado por el jefe yakuza Hikozo con todos los gastos pagados a hacerle una visita a la ciudad de Doyama. Al parecer hay un trabajo importante que desea encomendarle al errante invidente. Uno de los emisarios de Hikozo recoge a Ichi en una posada y se dispone a escoltarle ante la presencia de su jefe. Por el camino son atacados por un grupo de samurais a sueldo del clan rival. El acompañante y guía de Zatoichi muere en el enfrentamiento, pero el espadachín ciego elimina sin gran esfuerzo a los atacantes, que les habían seguido desde la posada. Entre los agresores difuntos se encuentra el esposo de la bella Hisa (Reiko Fujiwara), quien es testigo de la muerte de su esposo en la lucha contra Ichi.

Aquella noche, cuando Ichi, ya solo, continúa su camino rumbo a Doyama, presencia como un grupo de hombres armados buscan frenéticamente a una joven. Se trata de la dulce e inocente Mitsu. Ichi encuentra primero a un anciano moribundo herido por los perseguidores de la chica, que le ruega al ciego vagabundo proteger a Mitsu y llevarla sana y salva hasta Edo. Tras eliminar a varios samurais que se abalanzan sobre él, Ichi encuentra a Mitsu y se dispone a acompañarla a la ciudad indicada, donde reside su familia. Al parecer, es perseguida porque apuñaló a un importante señor feudal que había intentado violarla.

Ichi y Mitsu llegan a una posada donde también se encuentran Hisa y el jefe yakuza Jingoro, quien había contratado a los tres asaltantes iniciales (entre ellos el esposo de Hisa) para que mataran a Ichi. Jingoro es el principal rival de Hikozo, y es por ello que trató de eliminar a Ichi; para impedir que comenzase a trabajar para su enemigo. Cuando Jingoro y Hisa se enteran de que Ichi se encuentra hospedado en el mismo local, tratan de atraerlo con la excusa de necesitar un masaje. Jingoro se dispone a entretener a Zatoichi, mientras Hisa intenta averiguar quien es la chica y logra separarla de su protector mediante subterfugios y engaños. Ichi se percata enseguida de que su “cliente” tiene turbias intenciones, y corta de raíz cualquier intento de ataque por su parte, alejando su espada y neutralizándolo con un brusco y expeditivo “masaje” disuasor (el cual por cierto no se olvida de cobrar). Pero Ichi no puede impedir que la pérfida Hisa se lleve a Mitsu haciendo uso de sus artimañas. Para separarla definitivamente de Ichi, Hisa trata de convencer a los rudos trabajadores del gremio de transportistas que las lleven a ambas a Edo lo antes posible. Cuando Tomegoro, el jefe yakuza encargado de esos menesteres, descubre que Mitsu es la hija de un rico comerciante, prefiere retenerla para devolverla a su hogar él mismo, a cambio de un buen rescate. Los yakuza echan a Hisa a patadas de sus oficinas. Poco después llega Zatoichi, quien obliga a Hisa a contarle la verdad acerca del desarrollo de los acontecimientos y a revelarle el paradero de Mitsu.

Sigue leyendo

Anuncios

Serie „Oshi Samurai“ („El Samurai Mudo“) con Tomisaburo Wakayama

Serie jidaigeki „Oshi Samurai“ („El Samurai Mudo“) con Tomisaburo Wakayama

Tras el éxito de la saga sobre Zatoichi (el masajista ciego y experto espadachín que recorre el Japón decimonónico “desfaziendo entuertos”), el protagonista Shintaro Katsu lanzó en 1973 una serie de televisión de 26 capítulos que sería protagonizada por su hermano Tomisaburo Wakayama. Ésta vez, el personaje principal ya no sería un justiciero ciego… sino uno mudo: “Oshi Samurai”.

Kiichi Hogan (“Magistrado del Demonio”) es el nombre por el cual el siempre silencioso ronin es conocido. Su padre (Yanagida Toemon) era un funcionario shogunal, un honesto e incorruptible magistrado que se opuso a comerciantes sin escrúpulos y a la influencia mercantil procedente del exterior. Por su tenaz lucha contra las transacciones ilegales y especulativas fue asesinado por un mercader español; un tal González. Éste además violó a la novia de Yanagida Kennosuke ante sus ojos, y después le rajó a él la garganta, dándole por muerto. Pero Kennosuke (alias Kiichi Hogan) sobrevivió, aunque al ser dañadas sus cuerdas vocales perdió para siempre su facultad de hablar… transformándose así en el Oshi Samurai – el Samurai Mudo, sediento de venganza.

Sigue leyendo