Deviation – José Ramón Larraz, 1971

https://i2.wp.com/i.imgur.com/gySp2.jpg

Deviation

España/Reino Unido, 1971

Director: José Ramón Larraz

Género: Terror

Guión: José Ramón Larraz

Intérpretes: Karl Lanchbury (Julian), Lisbet Lundquist (Olivia), Sibyla Grey (Rebecca)

Música: Stelvio Cipriani

Argumento

En un pueblecito inglés, una enigmática pareja formada por los jóvenes Julian y Rebecca lleva a uno de sus clientes un pavo real momificado. Julian es embalsamador, y se dedica a preparar cadáveres de animales para que perduren en el tiempo. El señor que compra el disecado pavo real le hace un nuevo encargo: Embalsamar a un perro, cuya dueña desea conservarlo más allá de la muerte. Julian acepta, y comenta que lo que en realidad más le gustaría sería poder momificar algún día un cuerpo humano… “Para ello hace falta otra técnica…” repone misteriosamente su interlocutor.

Por la noche, otra pareja viaja en automóvil a través de la carretera. Paul conduce, y Olivia duerme apoyando la cabeza en el hombro de él. De repente, el coche impacta contra algo, el conductor pierde el control y el vehículo se sale de la carretera. Olivia despierta abruptamente y Paul se queda sin sentido por unos breves minutos. Cuando vuelve en sí, y Olivia preocupada se pregunta qué ha sucedido, dos personas llegan en su auxilio: El embalsamador Julian y su hermana Rebecca. Éstos viven cerca, y ofrecen a Paul y Olivia pasar la noche en su casa, pues a consecuencia del accidente el motor del coche está averiado, y no podrán continuar hasta que un mecánico lo repare.

Una vez recobrado del golpe, los recuerdos vuelven a su mente y Paul afirma que el choque se produjo al atropellar a “alguien” que intentó atravesar corriendo la carretera. “Sí, alguien se nos echó encima… y llevaba un poncho blanco… al intentar esquivarlo, el coche se salió de la carretera”. Julian repone secamente que eso es imposible, que debe tratarse de una alucinación; como tratando de ocultar algo.

Paul y Olivia, que se presentan como marido y mujer, aceptan la invitación de pernoctar en casa de Julian y Rebecca. Pero hay algo en la pareja de anfitriones que inquieta a Paul… Sobre todo esa actitud respecto al accidente. ¿Por qué Julian se empeña en negar lo que él recuerda vívidamente? Olivia se queda pronto profundamente dormida, y Paul sospecha que había un somnífero en la leche que los hermanos les acaban de dar; por lo que se traga unas pastillas que habrán de mantenerlo despierto y en estado de alerta.

Efectivamente, algo turbador y siniestro puede mascarse en el ambiente… Paul no es capaz de seguir en la cama y se levanta a investigar. Escucha los lamentos de una anciana, voces extrañas, observa a través de la puerta siluetas de varios individuos que parecen estar enterrando algo en el jardín de la casa…

Comentario

Julian y Rebecca tienen mucho que ocultar. No viven solos en la mansión. Allí también reside su vieja tía minusválida y amante de los gatos, la anciana cuya voz escuchara Paul desde el cuarto de invitados. Esa señora tiene facultades mediúmnicas, y como más adelante revelará Rebecca a Olivia, a través de su tía ella y su hermano pueden comunicarse con sus padres muertos.

El suspicaz Paul trata de averiguar qué están enterrando en el jardín, y al descubrirlo intenta huir despavorido del lugar… pero es descubierto por sus anfitriones, que no están dispuestos a permitir que Paul renuncie tan rápidamente a su “hospitalidad”…

La siniestra pero muy atractiva Rebecca, comienza a “encariñarse” con la ingenua y frágil Olivia; y la lleva a los sótanos de la casa para que participe en una fiesta donde la corromperá con vicios diversos iniciándola en el consumo de drogas. Cuando Olivia pregunta por Paul (que en realidad no es su esposo, sino su amante; pues él está casado con otra mujer a la que engaña con ella), Rebecca y Julian responden que ya tuvo que partir de vuelta a Londres por motivos de trabajo.

La anciana tía con poderes sobrenaturales que es capaz de comunicarse con el más allá, le dice a Olivia que se marche de allí antes de que sea demasiado tarde, y le advierte seriamente de que su vida corre peligro… La chica piensa que la vieja bruja está loca, pero empieza a asustarse y desea también regresar a la ciudad. Sin embargo, Julien y Rebecca la retendrán, drogándola incluso con heroína…

https://i1.wp.com/cdn3.bigcommerce.com/s-a8lg2/images/stencil/600x600/products/19941/24954/RED226CLP_CU__37351.1455698693.jpg

“Deviation” es una película de terror atmosférico y psicológico llena de tensión y misterio, muy en la línea de su realizador José Ramón Larraz. Al igual que sus obras más importantes, (“Vampyres” y “Symptoms”, ambas de 1974), éste film fue rodado en Inglaterra y tiene como principal escenario una mansión campestre en medio del bosque.

Las bellas Olivia y Rebecca están interpretadas respectivamente por la sueca Lisbet Lundquist y la británica Sibyla Grey.

Una de las escenas más memorables de la película es la de la orgía hippy que tiene lugar en los sótanos, al ritmo de la excelente e hipnótica banda sonora de Stelvio Cipriani.

FHP, 2015

Los ritos sexuales del diablo (a.k.a. Black Candles) – José Ramón Larraz, 1982

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2015/10/4d498-losriotsblaclcnadles.jpg?w=429&h=603

Los ritos sexuales del diablo (a.k.a. Black Candles)

España, 1982

Director: José Ramón Larraz

Género: fantaterror-softcore

Guión: José Ramón Larraz

Intérpretes: Helga Liné (Fiona), Vanessa Hidalgo (Maya)

Música: Cam España

 

Argumento

Las primeras escenas del film nos muestran cómo un individuo calvo muere en el transcurso del acto sexual con una joven, que no parece demasiado consternada al respecto. Lo que podría parecer una muerte súbita consecuencia de un fallo cardíaco es en realidad el resultado de un rito de magia negra de estilo vudú, pues el hombre siente un pinchazo en el corazón cuando en un lugar distante una mujer le clava una aguja a un muñeco que lo representa…

Una pareja llega al aeropuerto Gatwick de Londres. Se trata de Carol (Vanessa Hidalgo) y su novio Robert. Ella es la hermana de Paul, el calvo fallecido en la escena inicial. Han llegado a Inglaterra de visita, para arreglar procedimientos burocráticos relativos a la herencia. En el aeropuerto les recoge Fiona, la viuda de Paul y cuñada de Carol; quien a través de las lluviosas y nubladas carreteras de la campiña inglesa conduce a los huéspedes hasta su casa. Allí dos inquietantes detalles llamarán la atención de Carol: Por carecer de electricidad, la iluminación sólo es posible por medio de velas… todas ellas negras. Y las paredes están decoradas con siniestras ilustraciones y grabados de temática satánica.

Una vez instalados en su habitación, Carol le confiesa a su prometido que esa poco acogedora atmósfera le hace sospechar que su cuñada tiene algo que ver con brujerías… y tal vez también con la misteriosa muerte de su hermano. Robert trata de tranquilizar a Carol, y restarle importancia a sus temores, mientras Fiona espía a través de un agujero en la pared.

Esa noche, Carol sufre angustiosas pesadillas, algunas de ellas entremezcladas con inmundos sueños incestuosos con su hermano muerto. La joven despierta, va a la cocina, y con espanto ve fugazmente el sombrío rostro de un individuo con barba de chivo. Fiona aparece poco después, intenta calmar a su cuñada, y la manda de nuevo a la cama tras darle de beber una extraña infusión. A la mañana siguiente, Carol visita el cementerio donde Paul está sepultado… y escucha una voz espectral que la conmina a marcharse del lugar inmediatamente.

El siniestro personaje de la barba de chivo es un sacerdote satanista que oficia misas negras, y es el líder del culto al que Fiona (entre otros) es adepta. Otros de los integrantes de la orden oscura son gentes de la alta alcurnia, profesionales liberales, entre los que se encuentra un médico, también trabajadores de una granja cercana y una jovencita que ha sido corrompida por los perversos miembros de la secta. Ésta chica es utilizada en el transcurso de un abominable ritual zoofílico, en el que copula con un macho cabrío, ante las directrices del líder y la atenta y torva mirada de los demás adeptos.

Carol no tarda en sospechar que su cuñada está envuelta en turbios asuntos, y se dispone a esclarecer la muerte en extrañas circunstancias de su hermano Paul. Era éste un exitoso abogado, que de un día para otro cayó sin motivo aparente en el pozo sin fondo del alcoholismo. Por su parte, Robert, el novio de Carol, es un ex-sacerdote muy creyente que lleva al cuello un crucifijo como testimonio de su fe. Sin embargo, Robert irá paulatinamente sucumbiendo a los encantos de la satanista Fiona, quien llega a iniciarlo como integrante de la funesta hermandad.

Comentario

Estamos ante una muestra poco conocida del llamado “eurotrash” ibérico. El director José Ramón Larraz, que destacó además como dibujante de comics y fotógrafo de moda, nos presenta una historia prototípica de cultos satánicos metiendo con calzador numerosas escenas sexuales sin que ello venga a cuento ni aporte demasiado a la trama. Sin embargo, éste film no es completamente deshechable, y tiene una estructura y un ritmo que le permite mantener el interés del espectador.

Son destacables los momentos oníricos, y finalmente resulta ser toda la película un sueño, con sueños dentro de sueños (y pesadillas). Cuenta con algunas aberraciones como la cópula de la “virgen” con el macho cabrío, y el dracónico castigo aplicado a un “desertor” del culto, que será brutalmente empalado con una espada. Algo muy parecido sucede también por cierto en la previamente reseñada Caligola: la storia mai raccontata (Joe D´Amato, 1982); donde dicho tormento se le aplica a uno de los conspiradores que trata de deponer al emperador romano.

Entre las actrices del reparto encontramos a Vanessa Hidalgo en el papel de Carol y Paola Matos interpretando (es un decir) a la joven que debe ser inseminada por “la Bestia”; ambas habituales del subgénero softcore de aquellos años del “destape”.

La película, que es una producción española, fue rodada en Inglaterra, como la mayoría de las que realizó Larraz.

FHP, 2015