Holocausto caníbal – Ruggero Deodato, 1980

 

https://i1.wp.com/www.gorefiend.com/wp-content/uploads/2015/02/Cannibal-Holocaust.jpg

(Reseña escrita por el autor del blog el 18.07.2008)

Cannibal Holocaust

Italia, 1980

Director: Ruggero Deodato

Género: Terror caníbal

Guión: Gianfranco Clerici

Intérpretes: Robert Kerman (prof. Harold Monroe), Francesca Ciardi (Faye)

Música: Riz Ortolani

Polémica como pocas, ésta película causó un enorme revuelo al ser estrenada, porque se pensó que las escenas presentadas como documental eran reales. Paradigma del sensacionalismo fílmico con ínfulas de concienciación social, el film de Deodato es el más conocido de la serie “mondo”, que pretendía impactar presentando las costumbres arcaicas de pueblos primitivos; y del típicamente italiano subgénero de caníbales, que tanto éxito cosechó a principios de los ochenta intentando revolver las tripas del espectador.

El argumento se reduce básicamente a lo siguiente: Un antropólogo estadounidense se dirige a las selvas amazónicas de Brasil en busca de unos periodistas desaparecidos que habían acudido para realizar un reportaje sobre las tribus supuestamente caníbales que moran en el “Infierno Verde”. Una vez allí, en compañía de unos curtidos militares, logra ponerse en contacto con los indígenas y descubre que éstos se han comido al equipo de reporteros.

El antropólogo consigue acceder al material que habían filmado los periodistas, y una vez de vuelta en New York, se dispone a visionarlo junto a los responsables de una cadena de televisión, que están dispuestos a difundirlo a toda costa. En el documental se observa claramente que los desaparecidos norteamericanos deglutidos, procedentes de la sociedad civilizada, habían dado rienda suelta a su salvajismo tratando a los indígenas amazónicos como a animales y quemando sus chozas por puro placer. Ésto levantó las iras de los primitivos, posibilitando que emergieran en ellos sus atávicos instintos antropófagos, que reviven con inusitada ferocidad una vez provocados por los invasores.

Con ello Deodato nos quiere mostrar que la barbarie no es exclusiva de las sociedades trbales, que un “civilizado” puede igualmente comportarse como una bestia y superar en crueldad al más sanguinario de los caníbales. Otra conclusión que podemos sacar es que “el hombre es un lobo para el hombre”, como dijo el sabio.

El hecho de que ésta película sea tan conocida se debe a la enorme publicidad que tuvo en los años ´80. Se extedió el rumor de que las escenas de documental, donde se ve cómo los periodistas maltratan a los indígenas y finalmente son devorados por ellos como castigo, no era ningun truco cinematográfico, sino que eran reales. Deodato no se apresuró a desmentirlo. En primer lugar era un cumplido para él que el realismo de las secuencias estuviera tan bien conseguido, y además, la difusión dela “leyenda urbana” extendía la fama de la película, lo que contribuía a llenarle los bolsillos. Pero en cierto momento los tribunales tomaron cartas en el asunto y Deodato tuvo que comparecer ante el juez, acusado de realizar una “snuff movie”, donde los actores son asesinados de verdad para el goce del espectador perturbado ávido de ultrarrealismo sádico. Pero el entuerto se aclaró cuando el director pudo probar que no era el caso, que los actores que hacían de periodistas estaban vivos y no habían sufrido el más leve rasguño.

En cambio los animales que aparecen en el film no tuvieron tanta suerte, éstos murieron ante las cámaras sin necesidad de mostrar para ello sus dotes interpretativas. Muy famosa es la escena de la tortuga, acuchillada y abierta en canal por los “periodistas”, quienes la asan y comen junto al río de la selva. También un mono y un cerdo son asesinados por exigencias del guión. Esas secuencias han sido duramente criticadas, pero hay que tener en cuenta que millones de animales viven hacinados en condiciones deplorables a la espera de ser ejecutados de maneras mucho más crueles y lentas que las que muestra la película.

En definitiva, “Cannibal Holocaust” no es una obra maestra ni mucho menos, pero puede resultar interesante, y es recomendable echarle un vistazo para comprobar por uno mismo si toda la controversia suscitada en torno al film tiene razón de ser o no.

Destacar la banda sonora de Riz Ortolani, con una pegadiza melodía que se queda grabada a fuego en los tímpanos.

FHP, 2008

Anuncios

La Piovra III – Capítulo 1

https://i1.wp.com/pics.filmaffinity.com/La_piovra_3-295160074-large.jpg

La Piovra III

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1987

 Director: Luigi Perelli

Guión: Elio De Concini, Sandro Petraglia, Stefano Rulli

Intérpretes: Michele Placido (Comisario Corrado Cattani), Giuliana De Sio (Giulia Antinari), Alain Cuny (Nicola Antinari), Francisco Rabal (Abate Lovani), Remo Girone (Tano Cariddi), Pierre Vaneck (Carlo Antinari), Paul Guers (Gianfranco Laudeo), Franco Trevisi (Kemal Yfter), Francois Périer (Abogado Terrasini), Alice de Giuseppe (Greta Antinari) Adalberto Maria Merli (Dino Alessi)

Música: Ennio Morricone

Capítulo 1

Corrado Cattani fue testigo y acusador en el juicio contra los líderes de la trama criminal, responsables de las muertes de su hija y de su mujer, envueltos en numerosos asesinatos, narcotráfico, compraventa de armas y blanqueo de capitales. Viendo las noticias en la televisión se entera de los ridículos veredictos.

La condesa Olga Camastra ha sido absuelta, el abogado Terrasini ha sido condenado a 3 años de prisión y Laudeo a 5. Pero ambos podrán volver a la calle en breve, y no deberán cumplir la sentencia en su totalidad. Cattani se siente furioso, impotente y desesperado.

Corrado pasea una noche por una carretera repleta de prostitutas. Trata de convencer a una de ellas, menor de edad, de que deje esa “profesión” y regrese a su casa, pero aparecen los proxenetas y se sucede una pelea entre ellos y Cattani… Éste último casi los mata.

Más adelante, Cattani acude a un monasterio a confesarse, aunque no es creyente. Piensa que allí tal vez puede encontrar la paz interior. Al amparo de los frailes se queda a vivir por un tiempo allí, pintando figuras para el Belén. El prior (interpretado por Paco Rabal) intenta persuadir al atormentado ex-policía de que “perdone y olvide”, en que ya Dios hará “justicia”. Pero Cattani repone: “La justicia está de parte de los fuertes, y nosotros somos débiles, y estamos solos”. Un fraile le interpela acerca de su proclividad a la bebida, diciendo que no debe estropearse así la vida, “…la vida es breve”. A lo que Cattani responde “La vida es breve, pero los días son largos…”

Un día aparece en el convento un agente norteamericano de la DEA. Intenta reclutar a Cattani, para que vuelva a trabajar. Él está detrás de un narcotraficante y vendedor de armas turco llamado Kemal Yfter. Ese individuo es un importante socio de Laudeo (el jefe de la logia masónica). Tiene pruebas que relacionan a ambos. Cattani inicialmente no quiere colaborar, pero accede cuando se entera de que ese asunto podría retener en la cárcel a Laudeo por 20 años más.

Cattani va a visitar a Laudeo a la cárcel, siguiendo las instrucciones del agente de la DEA. Le dice que revele las informaciones sobre Yfter, amenazándole con sacar a la luz nuevas pruebas sobre otros delitos suyos. Laudeo no tiene nada que contarle, y Cattani le da un plazo de dos semanas para que se decida a hablar.

Tras un breve coloquio entre Laudeo y su abogado, una niña es secuestrada en las calles de Milán. Los dos raptores tratan de sacarla de la ciudad y van a la estación de trenes. Pero allí aparece la policía. Uno de los delincuentes es reducido, pero el otro se atrinchera con la niña en el bar de la estación y amenaza con matarla. Es un desquiciado que está fuera de sí. La zona se llena de policías, periodistas y curiosos. La niña es usada como rehén. Resulta ser la hija del banquero Antinari.

Cattani se entera a través del agente de la DEA, y decide ir hasta allí. Antinari era un socio de Laudeo, y el de la DEA está seguro de que Laudeo ha ordenado el secuestro para forzar a sus antiguos socios a protegerlo. Cattani por tanto se considera responsable de que ahora esa niña haya sido secuestrada.

Corrado entra a través desde la parte trasera en la zona del bar, sorprende al secuestrador y libera a la pequeña Greta. La niña es autista. Hasta allí también llegan el padre, Antinari, y la hermana mayor, Giulia.

El jefe de la policía de Milán parece sentir una gran antipatía hacia Cattani y le acusa de haber emprendido por su cuenta un acto “demasiado arriesgado”, y “sin autorización”…

Cuando Cattani regresa a su pensión, allí le está esperando Giulia, que una vez más le agradece el rescate de su hermana y le invita a su casa para que conozca a su familia. Además, como es periodista, quiere hacerle una entrevista. Corrado se niega, pero cuando Giulia le dice que Greta siempre pregunta por él, accede a ir allí, y de camino le compra un peluche a la niña.

El director de la banca Antinari, Dino Alessi, también se encuentra en la casa del banquero, y mira a Cattani con suspicacia…

(Continuará)

FHP, 2015

 

Dom Sary (“La casa de Sara”) – Zygmunt Lech, 1984

https://i0.wp.com/imagenes.subadictos.net/afiche/49365.jpg

Dom Sary (a.k.a. Sara´s House)

Polonia, 1984

Director: Zygmunt Lech

Género: Terror gótico

Guión: Zygmunt Lech

Intérpretes: Hanna Balinska (Sara), Eugeniusz Kujawski (Wiktor)

Música: Jerzy Matula

Argumento

Polonia, finales del siglo XIX. El médico Wiktor observa con inquietud que su amigo Kamil padece alarmantes síntomas de una extraña enfermedad. Kamil se encuentra cada día más débil sin que para ello exista una causa concreta. Ello es así desde que ha comenzado una relación con una tal Sara Braga, una misteriosa noble que habita en un castillo a las afueras del pueblo con la sola compañía de su mayordomo.

Kamil parece sentirse morbosamente atraído hacia esa Sara, necesita su compañía como un heroinómano precisa de su dosis de droga; y después de cada encuentro con la enigmática mujer su debilidad siempre se incrementa.

Wiktor, intrigado por la identidad de la dama que ha provocado la enfermedad de su amigo, inquiere a un anciano doctor acerca de Sara Braga: Sí, el viejo médico de unos ochenta años recuerda haberla tratado poco después de graduarse, era la mujer más bella que había visto. “Debe haber sido la abuela o la madre de la novia de Kamil” piensa Wiktor.

El estado de Kamil es cada vez más preocupante. Ya no es capaz ni de tenerse en pie, y el siniestro mayordomo de Sara le lleva cada día en coche de caballos del pueblo al castillo… Wiktor insiste en que el casi moribundo sea examinado por especialistas. Éstos no se explican la naturaleza de la enfermedad: “Sólo lo sabremos después de la autopsia”.

Wiktor decide acompañar a Kamil a uno de sus encuentros con Sara. Pronto, ésta se fija en el médico, “tan fuerte y vital”, e insiste en que pase la noche en su castillo. Pero Wiktor declina la invitación, aunque accede a retornar el siguiente sábado. Cuando vuelve, no hay ya rastro de Kamil. “Se ha recuperado y se fue de caza con Julian (el mayordomo)”. Poco después, Julian regresa y dice que Kamil no cenará con ellos, pues “se marchó a hacer una visita a otros amigos”. Sara finge indignación, pero de inmediato busca atraer hacia su órbita a su nuevo hombre, el tan “fuerte y vital” Wiktor…

Pues Sara es una vampiresa, una especie de “mantis” que se nutre de la energías sutiles de los varones que caen en sus redes. Ahora que Kamil ha sido “exprimido”, trata de convertir a Wiktor en su nueva víctima…

Pero Wiktor es “demasiado” fuerte, le advierte a Sara el lúgubre mayordomo Julian, “debes tener cuidado con él”. Efectivamente, Wiktor intuye lo que está sucediendo, y cuál ha sido el trágico destino de su amigo. De vuelta en el pueblo, se entera a través del anciano médico que la Sara Braga que él trató hace muchas décadas no puede ser la abuela o la madre de la actual, pues aquella era estéril… La novia de Kamil, por lo tanto, sólo puede ser o una impostora, o la misma de entonces (lo que significaría que “ahora tendría alrededor de 100 años”)

Wiktor comienza a estudiar textos religiosos y de temática ocultista para tratar de desentrañar el misterio. Decide regresar al castillo y desempeñar el rol de nuevo amante de Sara, pero con la condición de que no haya contacto carnal. Pues Sara sólo puede extraerle la energía vital a sus víctimas si se acuesta con ellas. Va pasando el tiempo, y Wiktor resiste con éxito a los eróticos encantos de la vampiresa, rechazándola con gran fuerza de voluntad. Así, sin poder succionar nuevas energías vitales, Sara se va marchitando cada vez más, se hace rápidamente vieja, sus cabellos encanecen, su rostro se arruga… Julian, el mayordomo, la abandona. Wiktor se queda hasta que Sara Braga se ha transformado en una anciana decrépita que finalmente expira.

Cuando sale del castillo, contempla como regresa el mayordomo Julian en el coche de caballos. En el interior del mismo, viaja una bellísima joven que se asoma a través de la ventanilla: Es la nueva Sara…

https://i0.wp.com/klubkrik.ru/wp-content/uploads/2015/06/1_51870.jpg

Hanna Balinska

Comentario

Interesante cuento gótico de vampiros con una excelente atmósfera. Ésta breve película, que dura poco más de una hora, fue realizada directamente para la televisión polaca.

El tétrico mayordomo Julian era en realidad Asmodeo, uno de los nombres del Diablo. Él y Sara “trabajaban en equipo”; pues mientras Sara se nutría de las emanaciones vitales de sus víctimas con el fin de preservar en el plano físico su belleza y su juventud, Asmodeo se apoderaba de las almas de los desgraciados una vez éstos morían. Cuando Sara fracasó al no poder absorber las energías de Wiktor, envejeciendo súbitamente, Asmodeo/Julian la abandona para buscar a una nueva “Sara” que ocupara su puesto…

Sara (Hanna Balinska) es una vampiresa atípica, pues carece de colmillos y no se alimenta de la sangre, sino de las energías sutiles de los hombres a través del sexo. Se trata más bien de una entidad de carácter sucúbico, si bien actúa físicamente materializada y no a través de sueños.

FHP, 2015

 

Buio Omega – Joe D´Amato, 1979

https://i2.wp.com/25.media.tumblr.com/tumblr_mb4n0gKGQW1qzr8nao1_500.jpg

(Reseña escrita por el autor del blog el 16.07.2008)

Buio Omega a.k.a. “Beyond Darkness”

Italia, 1979

Director: Joe D´Amato

Género: Terror

Guión: Ottavio Fabbri, Giacomo “Mino” Guerrini

Intérpretes: Kieran Carter (Frank), Cinzia Monreale (Anna/Elena), Franca Stoppi (Iris)

Música: Goblin

https://i0.wp.com/horrornews.net/wp-content/uploads/2014/02/Beyond-the-Darkness-Buio-Omega-1979-Movie-4.jpg

En general, y según los expertos, la calidad artística de la mayoría de las propuestas de Joe D´Amato deja bastante que desear. Pero el prolífico cineasta italiano, autor de obras con títulos tan sugerentes como “Porno Holocaust” y “Las Noches Eróticas de los Muertos Vivientes”, también dejó para la posteridad películas de renombre (en los círculos underground) que hacen las delicias de los cinéfagos (devoradores de cine de culto): Entre ellas “Buio Omega” (1979) y “Antropophagus” (1980). Después de una ardua búsqueda ambas han llegado a mis manos, y ya he visto la primera.

https://i2.wp.com/104.236.196.111/imdb//media/profile_images/mYyejhm6tqa290duWvLgX7L48No.jpg

Joe D´Amato (1936-1999)

El romano Joe D´Amato, cuyo nombre real era Aristide Masaccesi, está considerado como uno de los abanderados del cine exploitation europeo, lo cual salvando las distancias le convierte en uno de los homólogos transalpinos de Jess Franco. Su marca personal consistía en mezclar (de forma bastante bizarra) cine de terror y tripas (o gore) con erotismo pseudopornográfico setentero-casposo (o softcore).

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/it/7/74/Buio_Omega_(film).jpg

“Buio Omega”, por el contrario, no presenta esa característica. Es una cinta muy digna con logrados tintes góticos, donde se pone de manifiesto el obsesivo perfil psicológico del protagonista. D´Amato moldea una historia perversa de reminiscencias freudo-hitchcockianas.

El protagonista del film es Frank, un joven acaudalado gracias a la herencia recibida de sus padres, que vive en una suntuosa villa con su ama de llaves. A pesar de su privilegiada situación económica no es feliz: Su novia Anna se encuentra gravemente enferma, debatiéndose entre la vida y la muerte en un hospital. Esto es debido al rito de magia negra orquestado por Iris, la siniestra ama de llaves que desempeña hacia Frank el papel de una madre sobreprotectora y celosa.

Frank, joven taciturno y solitario, mata su abundante tiempo libre ejerciendo de taxidermista: En su garaje se dedica a embalsamar animales, lo que hace patente su interés latente por la anatomía.

Finalmente Anna entrega su espíritu después de una (¿larga?) agonía. En el momento del deceso está tumbada en la cama mientras Frank la besa. Durante el entierro de la joven vemos que tenia una hermana gemela, Elena (interpretada por la misma actriz, Cinzia Monreale).

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/06/f3598-beyondthedarknessbuioomega2.jpg?w=659&h=361

Frank, devastado, no puede concebir que algo se interponga entre él y su amada: Ni siquiera la muerte. Por ello, acude esa noche al cementerio para desenterrar a Anna, cuyo cadáver está ataviado con un blanco camisón, y la carga en una furgoneta, en una escena de excelso romanticismo macabro.

Una autostopista posicionada junto a la oscura carretera intenta que Frank la acerque al pueblo. Éste obviamente hace caso omiso. Pero la mala fortuna quiere que una de las ruedas del vehículo sufra un pinchazo, lo que obliga a Frank a parar para cambiarla. Cuando el protagonista ha realizado la operación, vuelve al volante y se encuentra a la autostopista de antes sentada en el asiento de copiloto, pues ella ha creído que ha parado por causa suya. Frank, que lleva detrás el cadáver de su novia, se siente bastante incómodo ante la intrusa. Sobre todo cuando, debido al traqueteo de la pedregosa calzada comienza a abrirse la ventanilla que comunica la cabina (del piloto y copiloto) con la parte trasera de la furgoneta, y por ella comienza a sobresalir una de las manos de la finada. Afortunadamente, la indeseable pasajera no se percata de ello, pero sí Frank, quien pone remedio al desaguisado.

Cuando llegan a la villa del joven romántico, la autostopista sigue en el vehículo, dormida tras obnubilarse con los humos del hachís. Frank, que ha aparcado en el garaje, toma el cuerpo de Anna y lo lleva hasta la sala donde realiza sus practices embalsamatorias. Una vez la chica muerta está completamente desnuda sobre una mesa de operaciones, Frank toma un bisturí y se dispone a momificarla. Podemos observer los pormenores del procedimiento con todo lujo de detalles. El melancólico taxidermista extrae los intestinos de su amada y todas las demás vísceras, depositándolas seguidamente en un cubo. Cuando saca el corazón se lo come, en un acto instintivo de canibalismo amatorio. Para sacar el cerebro, Frank introduce unos tubos por las fosas nasales de la bella muerta, como se estilaba en el Antiguo Egipto.

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/06/84bcb-btd2.jpg?w=707&h=408

Entretanto, la autostopista, que aún no sospecha que se ha metido en la boca del lobo, despierta, sale de la furgoneta y se pasea por el garaje. Cuando llega a la sala donde se realiza el embalsamamiento, la incauta se estremece por el terror y presa del pánico intenta huir, chocando contra el cubo que contiene las vísceras de Anna, que se desparraman por el suelo. Ésto a Frank no le hace ninguna gracia, y tras un forcejeo durante el cual a la entrometida le son arrancadas las uñas con unas tenazas, la ahoga cortándole la respiración con una especie de cojín.

El espectáculo ha sido presenciado por Iris, la criada siniestra, que será complice de Frank ayudándole (se diría que con mucho placer) a descuartizar el cuerpo de la autostopista y disolverlo en una bañera llena de ácido.

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/06/b7c5a-beyondthedarknessbuioomega3.jpg?w=614&h=334

Una vez momificada, Anna es colocada en una cama, donde Frank se pasará las horas contemplándola, extasiado y catatónico. En una escena bastante bizarra, Iris lo masturbará mientras el necrófilo observa a su lívida e inerte novia. Recordemos que la perversa criada ha provocado la muerte de la chica mediante un hechizo, porque quería tener a Frank sólo para sí. Entre ambos existe una interdependiente relación (pseudo-) maternofilial con tintes edípicos. Impactante también es el momento en el que el infeliz protagonista, de unos 25 años, es amamantado por la madura y posesiva empleada. El personaje de Iris está inspirado (hiperbólicamente) en el ama de llaves de la película “Rebecca”, del orondo maestro del suspense Hitchcock.

En ésta tesitura de enfermizo ambiente comienzan a desarrollarse más crímenes, desencadenados a causa de la perturbación que padece Frank, enemorado febrilmente de una mujer convertida en blanco y gélido cadáver incorrupto. Nuestro amigo es hostigado por un detective privado a sueldo de las pompas fúnebres Omega. Ésta lúgubre empresa está dispuesta a esclarecer la sustracción del cadáver de Anna, y el detective espía a Frank puesto que es el principal sospechoso de haber profanado la tumba. Tampoco le dejarán tranquilo los policías que investigan la desaparición de unas chicas en las inmediaciones de la villa. Y la inesperada visita de Elena, hermana gemela de la difunta, sólo contribuirá a complicar las cosas.

https://i0.wp.com/ftv01.stbm.it/imgbank/GALLERYXL/BU/01591403.JPG

En resumidas cuentas, quien tenga la suerte de accede a ésta morbosa y fascinante película, tiene en su haber una sublime muestra de cine gótico italiano. Un film sobre el amor más allá de la muerte, sobre la necrofilia, la melancolía, aderezado con una destructiva relación edípica; y un alma torturada que se convierte en psicópata como protagonista. Romanticismo y suspense.

La banda sonora es fabulosa. Y no sorprende, puesto que la compusieron los Goblin, colaboradores de la mayor parte de los éxitos de Dario Argento. Y los paisajes suizos son de una enorme belleza. Una exquisitez para gourmets de la cinefagia.

FHP, 2008

Viaje al Más Allá – Sebastián D´Arbó, 1980

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/06/54932-darbo.jpg?w=700

Viaje al Más Allá

España, 1980

Director: Sebastián D´Arbó

Género: Terror

Guión: Sebastián D´Arbó

Intérpretes: Narciso Ibáñez Menta (Dr. Mainen), Ventura Oller (Mayordomo)

Música: José Espeita

Argumento

Varias personas que han tenido experiencias en el mundo de lo oculto y lo sobrenatural se reúnen con el afamado parapsicólogo Dr. Mainen en una apartada mansión situada en la cordillera de los Pirineos. Cada uno de los asistentes explicará su caso detalladamente al experto, para que éste de su opinión. El Dr. Mainen escribirá además un libro compilando las vivencias que en el campo de lo paranormal han tenido sus visitantes. Éstos se quedarán en la enorme y un tanto tétrica casa del parapsicólogo durante unos días.

Los huéspedes de Mainen comienzan a relatar sus historias: Uno de ellos recuerda cómo en una noche tormentosa recogió en la carretera a un enigmático autoestopista. El taciturno individuo se dirigía al pueblo vecino, y tenía intención de alojarse en el hotel. Una vez llegado a su destino y tras bajarse del coche, el conductor que lo recogió se dió cuenta de que había olvidado un mechero en el asiento de copiloto, y se encaminó al hotel para devolvérselo. Pero el recepcionista le aseguró que nadie había entrado allí, aunque él lo había visto con sus propios ojos… Poco después se escuchan las sirenas de una ambulancia que se aproxima al lugar. El narrador del relato regresa a su automóvil y se fija en el cadáver que se transporta en el interior de la ambulancia aparcada junto a su coche: Es el autoestopista que había recogido poco antes y que había visto entrar en el hotel. Lo encontraron hace ya un buen rato, tirado en una cuneta con una herida de arma blanca en la espalda… Tras escuchar con atención ésta anécdota, el doctor Mainen afirma que se trata de un caso de fantasmogénesis: El conductor materializó el espectro de un desconocido que acababa de fallecer en las inmediaciones del lugar donde se encontraba.

El próximo en explicar su caso es un sacerdote que dirigía un internado de monjas. Teresa, una de las alumnas, era víctima de una posesión diabólica. Realizaba actos aberrantes y blasfemos, y su cuerpo estaba parasitado por una entidad maligna. El cura logró practicarle con éxito un exorcismo. A día de hoy, afirma el religioso, “Teresa se ha casado y tiene hijos y no recuerda nada de todo aquello”.

Al día siguiente, paseando en las montañas por los alrededores de la mansión, una de las asistentes al congreso le comenta a otro participante que hay algo en ese lugar que le parece inquietante… Seguidamente Ángela le cuenta a su nuevo conocido la dura experiencia que la ha llevado a ella a acudir al doctor Mainen: Hace unos años su marido tenía repetidas veces la misma pesadilla, donde se veía sufriendo un aparatoso accidente de coche en un tramo de la autopista por el que por motivos de trabajo debía pasar a menudo… El esposo de Ángela se sentía aterrorizado por esas funestas visiones de su futuro, y cada vez estaba más convencido de que acabaría muriendo así. Ángela trataba de calmarle, le decía que sólo eran sueños, pero su marido se obstinaba en que ése era destino. Hasta que efectivamente lo que siempre temía acabó sucediendo.

Un extraño caso de reencarnación fue narrado por un padre, cuyo hijo Dani, de ocho años, cayó el último verano a unas rocas en la playa golpeándose la cabeza. La familia se encontraba de vacaciones en esa localidad costera, donde nunca habían estado antes. Inmediatamente llevaron al niño al médico, y éste comprobó que no se trataba de nada grave. Pero por la noche, Dani comenzó agitadamente a hablar y llorar en sueños, mencionando a un tal Tomás, y diciendo que le devolviera sus cromos. Hablando con el pequeño a la mañana siguiente, el preocupado padre escuchó que el tal Tomás “hijo del herrero” era un amigo suyo del colegio de ese pueblo donde ahora se encontraban, y que él, Dani, había escondido los cromos enterrándolos cerca de la escuela para que Tomás no se los quitara… Yendo al lugar indicado por Dani (donde éste nunca había estado antes), el asombrado progenitor comprobó que los cromos realmente se encontraban allí… Hablando de nuevo con el médico del pueblo, éste sugirió que sometiesen al niño a una regresión hipnótica. El tal Tomás hijo del herrero existía, pero tenía ahora ya unos 20 años. Y los cromos hallados ya llevaban mucho tiempo bajo tierra. Mediante la hipnosis pudo comprobarse que cuando Dani tuvo esos trances, hablaba a través de él otro niño que había muerto ahogado hacía 8 años en la misma playa donde él se golpeó la cabeza…

También un relato de tipo “poltergeist” es narrado por otro de los participantes: Una mujer, encontrándose sóla en su casa mientras su esposo estaba trabajando, fue testigo a las seis de la tarde de cómo varios objetos se movían solos o caían al suelo rompiéndose… Esos fenómenos se repetirían cada día, siempre a las seis de la tarde… A la casa donde tenían lugar tales sucesos, el matrimonio se había mudado recientemente. Después descubrirían que allí había tenido lugar un asesinato poco antes de que ellos llegaran… el crimen se había producido una tarde a las seis.

Una noche, en la casa donde se hospedan los asistentes a la reunión, unos murciélagos espantan a Ángela, entrando en su cuarto. Son vampiros, afirma el doctor Mainen. Éste, por cierto, también se ha dedicado a estudiar exhaustivamente los temas ocultistas relativos al vampirismo…

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/06/000ca-menta1.jpg?w=452&h=603

Narciso Ibáñez Menta

Comentario

El director de ésta producción es un investigador en el ámbito de lo paranormal al estilo del profesor Jiménez del Oso o del más actual Iker Jiménez de Cuarto Milenio. Sebastián D´Arbó se aventuró a realizar una incursión en el cine, inspirándose más que probablemente en las “Historias para no dormir” de Narciso Ibáñez Serrador (tanto en lo que respecta al contenido como en lo que concierne al formato). Igual que Chicho en su celebérrima serie repleta de suspense y terror, D´Arbó realiza una introducción donde aparece él mismo presentando lo que los espectadores vamos a ver a continuación. (Ésto es algo que, a su vez, Chicho tomó prestado de Hitchcock)

D´Arbó afirma, tanto en la mencionada introducción como en entrevistas posteriores, que las historias que componen la película están basadas en casos verídicos. Podría pues considerarse ésta “Viaje al Más Allá” como una especie de fusión entre el concepto de “Historias para no dormir” y programas dedicados al misterio y a la parapsicología como “Cuarto Milenio” o “Mis enigmas favoritos”. Fantasmas, posesiones diabólicas, dislocaciones espacio-temporales, recuerdos de vidas anteriores, psicofonías, espiritismo, ouija… Todos éstos temas son tocados en los segmentos que conforman la película.

El film que nos ocupa fue el primero de una trilogía de largometrajes dedicados a lo oculto que filmaría el investigador catalán. Un par de años después vendrían “El Ser” (1982) y “Más allá de la muerte” (1986).

El doctor Mainen (¿un alter ego de D´Arbó?) está interpretado por Narciso Ibáñez Menta, el Lon Chaney hispano; uno de los grandes del teatro y del cine de terror, y padre del antes mencionado Narciso Ibáñez Serrador.

Hay que admitir que para no ser un cineasta profesional, Sebastián D´Arbó logra una película bastante decente e interesante. Pero lamentablemente la calidad visual del producto es pésima, lo que debe ser atribuído no a negligencias, sino a la falta de recursos técnicos y económicos con la que se emprendió la filmación.

FHP, 2015

Antropophagus – Joe D´Amato, 1980

https://i0.wp.com/horrornews.net/wp-content/uploads/2012/03/Antropophagus-1980-movie-4.jpg

(Reseña escrita por el autor del blog el 17.07.2008)

Antropophagus a.k.a. „Gomia, Terror en el Mar Egeo“

Italia, 1980

Director: Joe D´Amato

Género: Terror

Guión: Joe D´Amato, Luigi Montefiori (a.k.a. George Eastman)

Intérpretes: Tisa Farrow (Julie), Saverio Vallone (Andy), Luigi Montefiori/George Eastman (Nikos Karamanlis, el caníbal)

Música: Marcello Giombini

https://i2.wp.com/lasttheater.cnjradio.com/wp-content/uploads/2015/10/title5.jpg

Ésta controvertida película, la segunda de Joe D´Amato que tengo la oportunidad de visionar, levanta pasiones entre los amantes del cine italiano de terror. Unos la consideran una obra maestra, otros un bodrio. Tal vez influya que hay dos versiones distintas en circulación: La italiana, íntegra y original; y la estadounidense, conocida como “The Grim Reaper” fuertemente censurada y sin la excelente banda sonora que la hace tan especial (Para que se adaptase mejor al mercado norteamericano y sus cánones hollywoodienses). Yo he tenido la fortuna de ver la primera, la versión italiana, que es la que se encuentra mayormente en Europa.

“Antropophagus” tiene la atractiva reputación de ser considerada una película maldita, que está prohibida en multitud de países, lo quela convierte en una codiciada joya de difícil acceso. Esa misma característica la comparte con su film compatriota “Cannibal Holocaust”, de Ruggero Deodato; aunque ésta última tenga una fama mucho mayor. Y es que ambas no solo comparten nacionalidad y status de culto, sino también temática “gastronómica”. Salvando las distancias (nunca mejor dicho), pues la una está ambientada en las selvas del Amazonas y la otra en una isla del mar Egeo. En la primera los caníbales son los integrantes de una tribu indígena, en la segunda el atropófago es un solo hombre enloquecido.

En las primeras secuencias vemos como una pareja de turistas alemanes pasea feliz por un costero pueblecito mediterráneo de casas blancas, dirigiéndose a la playa. Ella se dispone a bañarse y él se tumba en la arena para escuchar música a través de unos auriculares. Una figura humana descomunal bucea bajo el punto donde la chica está nadando, la agarra del tobillo, la estira hacia abajo, y seguidamente vemos como el agua se tiñe de rojo sangre. Entonces, a cámara subjetiva (desde la perspectiva del monstruo) la amenaza se va acercando al descuidado alemán, que aún no advierte el peligro, y un cuchillo de carnicero le es hundido en el cráneo.

Tras ésta escena inicial conocemos a los protagonistas, un grupo de jóvenes que disfrutan en Atenas de sus vacaciones y se disponen a emprender un viaje por mar para visitar las islas del Egeo. Una de las chicas tiene amigos que veranean en una de esas islas, por lo que el grupo se dirige en barco hacia allí. Otra tiene una baraja de cartas de tarot y se dispone a leérselas a sus compañeros durante el trayecto. Una embarazada, integrante del elenco, desea saber si será niño o niña, si estará sano, etc. y se lo pregunta a la tarotista. Ésta observa las cartas que han salido, confusa y turbada, para finalmente decir titubeante que esa combinación es tan complicada que no puede interpretarla. Cuando la embarazada sale del camarote, la aficionada al esoterismo le confiesa acongojada a otra de sus amigas que cuando las cartas no muestran el futuro de una persona es porque esa persona no tiene futuro. La intuitiva mujer intenta convencer a los demás para que no vayan a la isla, pues percibe que algo maligno se cierne sobre ellos, pero nadie la toma en serio. Y hacen mal.

Cuando el barco atraca en la costa, los jóvenes se dirigen al pequeño pueblo de blancas casas que vimos al principio. La embarazada, que debido a su avanzado estado de gestación se encuentra indispuesta para caminar al mismo ritmo que los demás, permanece en el barco con el marinero que los ha llevado hasta allí. Los otros comprueban anonadados que en el municipio no hay nadie, y que el último telegrama fue enviado hace meses. (No hay servicio de teléfono en la isla). Se trata de un pueblo fantasma.

El grupo llega a la casa donde se supone que veranean los amigos de una de las chicas, y descubren con estupor que tampoco allí hay señales de vida. Por la noche encuentran en el sótano a una muchacha ciega, hija de los dueños, que aterrorizada y en estado de shock les habla de la desaparición de sus padres, y de la presencia de un voraz asesino que huele a sangre humana y que ha ido decimando la ya de por sí escasa población de la isla.

A la mañana siguiente, los turistas retornan a la playa para reunirse con la embarazada y el marinero, y con pánico cotejan que el barco se ha adentrado en el mar y que no hay rastro de ambos. Un terror abstracto se respira en el ambiente y va tomando su forma. Una oprimente angustia va estrangulando al grupo, el cual poco a poco irá menguando.

Más adelante descubriremos que el antropófago que da nombre a la película, interpretado por Luigi Montefiori (a.k.a. George Eastman), es un ermitaño que habita en unas lobregas catacumbas, superviviente de un aparatoso naufragio. Cuando zozobró su barco, se vió a bordo de una inestable lancha, perdido en el mar en compañía de su mujer y de su hijo, ya muerto durante el accidente. Nikos Karamanlis, que así se llamaba el náufrago, famélico y deshauciado, propuso a su mujer que se comieran el cadáver del hijo para sobrevivir; a lo que ella se negó. Tras un forcejeo mata involuntariamente a su esposa, se vuelve loco y devora ambos cuerpos. Más tarde, una vez en tierra y ya convertido en bestia psicópata, se dedicará a asesinar a los pueblerinos para calmar su ansia de carne humana.

Ésta tragedia nos remite a la historia del Conde Ugolino, narrada en la Divina Comedia de Dante, quien víctima del hambre se vió obligado a comerse a sus seres queridos para sobrevivir, tras lo cual pierde la razón. También se establecen paralelismos entre el monstruo de éste film y el cíclope Polifemo de la mitología griega.

SPOILER: La película contiene dos “famosas escenas” de las que ya había oído hablar antes de verlas, e imagino que el impacto habría sido mayor de no haber sabido yo nada al respecto. Una es el ataque del monstruo a la embarazada: Le arranca el feto de sus entrañas y se lo come. La otra tiene lugar al final; cuando Karamanlis, a quien uno de los turistas ha logrado reducir clavándole un pico en el estómago, cae de rodillas herido de muerte y se saca sus propias tripas para devorarlas, antes de desplomarse definitivamente muerto. Éstas escenas fueron cortadas para la versión de EEUU llamada “The Grim Reaper”. FIN DEL SPOILER.

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/06/3ef6f-tumblr_mc2aaqfysk1qa934fo1_1280.png?w=697&h=404

Cuando Joe D´Amato dirigió “Antropophagus” lo hizo con el único propósito de ganar dinero, sin interés artístico alguno. Lo cierto es que, sin pretenderlo, logró una película de puro terror visceral, con una atmósfera agobiante, claustrofóbica e hipertensa. A ello contribuyen fundamentalmente el lento ritmo narrativo, que a algunos puede incitar al letargo pero en mi opinión es fundamental para conseguir un ambiente opresivo; los juegos de cámara (no vemos al monstruo hasta bien entrado el metraje, pero D´Amato nos permite ver a través de sus ojos mediante planos subjetivos), la iluminación y las sombras, al estilo del “Nosferatu” de Murnau, la cueva del ermitaño psicópata, llena de esqueletos y momias (de verdad, pues esas escenas fueron rodadas en unas catacumbas a las afueras de Roma), el pueblo fantasma y su tétrico cementerio, donde una de las protagonistas se queda encerrada de noche mientras el caníbal acecha… Y sobre todo, cómo no, la excelente banda sonora de Marcello Giombini, que en mi opinión es mucho más importante para entender la película y disfrutar de ella que los diálogos de los personajes. Una música de tintes experimentales, minimalista y creada por sintetizador con sonidos de órgano insertados, espectralmente hipnótica, que consigue realzar hasta la cumbre el poderío visual del film.

Lastimadamente, Joe D´Amato no volvió a hacer más películas como “Buio Omega” o “Antropophagus”. En los años noventa decidió pasarse a la industria del porno duro, dirigiendo películas hardcore porque por lo visto era lo que siempre había querido hacer, y además se dió cuenta de que le salía más rentable económicamente.

Tal vez algún dia cae en mi poder alguna otra película de Masaccesi que merezca la pena ser comentada ya sea por su bizarrez o por su interés cinéfago.

FHP, 2008

 

La muerte ronda a Mónica – Ramón Fernández, 1976

https://i1.wp.com/pics.filmaffinity.com/La_muerte_ronda_a_M_nica-655421723-large.jpg

La muerte ronda a Mónica

España, 1976

Director: Ramón Fernández

Género: Suspense

Guión: Juan José Alonso

Intérpretes: Nadiuska (Mónica), Arturo Fernández (Arturo)

Música: Adolfo Waitzman

Argumento

Mónica es una mujer de la alta sociedad cuyo marido, Federico, tiene un cargo importante en una empresa de construcción. A través de su amiga Elena, Mónica descubre que Federico le es infiel con una modelo llamada Eva.

Al mismo tiempo, Federico recibe la visita inesperada de Diego, un viejo conocido… Resulta que en el pasado ambos estuvieron inmersos en negocios ilegales y en asuntos relacionados con el crimen organizado (tráfico de drogas, trata de blancas, etc). Diego fue arrestado por esos actos delictivos y pagó varios años de cárcel, sin implicar ni delatar a su compinche. Éste por su parte, nunca tuvo problemas con la justicia, se casó con la aristocrática Mónica y gracias al dinero de ella pudo invertir en una lucrativa empresa legal, de la cual es máximo accionista. Pero Federico abandonó completamente a su antiguo compañero de fechorías, sin visitarle en prisión, apoyar a su familia o abonarle una compensación por su larga estadía en la cárcel. Ahora que Federico es un exitoso hombre de negocios, Diego espera que su antiguo cómplice le pague a modo de indemnización una suma para comprar su silencio. O lo que es lo mismo: Pretende hacerle chantaje.

Mónica se dirige a ver a la tal Eva, la amante de su marido. Ésta la trata con condescendencia y le dice a la legítima esposa de Federico que hable con su marido, que sea éste quien decida entre las dos (como si estuviera muy segura de que la escogería a ella). Mónica entra en una fase depresiva e incrementa su dosis de pastillas calmantes. También busca el consejo de Arturo, un amigo común de ella y de Federico que trabaja también en la empresa de éste.

https://i0.wp.com/cloud1.todocoleccion.net/cine-fotos-postales/tc/2016/01/13/13/53762358.jpg

Federico depende del dinero de su mujer para continuar al frente de la empresa. A su antiguo socio le extiende un cheque por 600.000 pesetas, diciendo que es todo lo que puede darle. “No está mal… para empezar” responde Diego, añadiendo que pronto volverán a verse, y comentando con tono amenazador que “tienes una mujer muy guapa”, tras ver la foto que luce en el escritorio del empresario.

Mónica había decidido dejar a su marido, tras llegar a la convicción de que éste sólo la quería por su dinero. Pero después de hablar con Arturo decide darle una oportunidad. Entretanto, la pérfida Elena (que se hace pasar por “amiga” de Mónica) y la modelo Eva (la amante de Federico), mantienen una relación lésbica y maquinan la separación de ambos para lograr el control de la empresa. Si Mónica se divorcia de Federico, éste ya no podrá manejar la compañía y se producirá un vacío de poder.

Una noche que Mónica está sola en casa y ya acostada, escucha que alguien llama al timbre. Sobresaltada, se levanta a ver quién anda ahí, y no recibe respuesta alguna. Intenta llamar por teléfono pero han cortado la línea. Mónica entra en pánico cuando además cortan la luz… Una figura enmascarada entra en la casa tras forzar la cerradura, y se dirige empuñando una navaja a la asustada mujer…

Pero Mónica estaba armada con una pistola, y dispara. El individuo cae, alcanzado por las balas, pero de inmediato se levanta y deja inconsciente a la dueña de la casa… Cuando Mónica vuelve en sí, halla junto a ella el cadáver de un hombre con pasamontañas. Pocos instantes después llega Federico. El enmascarado muerto no era otro que Diego, el chantajista (Pero… ¿era realmente él quien entró en la casa? El hombre al que disparó Mónica se levantó rápidamente, como si no le hubieran afectado los disparos por llevar chaleco antibalas…) Federico decide que lo mejor es deshacerse del cadáver sumergiéndolo en un estanque; nada de llamar a la policía. Seguidamente, Federico se marcha rumbo a Barcelona en viaje de negocios, volverá al día siguiente.

Una noche tras ese suceso, Mónica está de nuevo sola en casa. Llaman al teléfono, y una inquietante voz masculina le dice que sabe lo que ocurrió la noche anterior, y que es un amigo de Diego. El misterioso individuo exhorta a Mónica a acudir de inmediato a una cita con él. Ella, aterrorizada, trata de ponerse en contacto con su marido en Barcelona, pero en el hotel le dicen que éste ya no está allí. Tampoco puede localizar a Arturo. Mónica está desesperada…

https://i2.wp.com/e03-elmundo.uecdn.es/assets/multimedia/imagenes/2014/01/15/13897981376146.jpg

Roswicha Bertasha Smid Honczar, más conocida como Nadiuska

Comentario

Éste “giallo a la española” es una modesta pero decente contribución al cine de suspense. Uno de sus principales alicientes es la presencia protagonística de la bella Nadiuska, mito erótico de la España postfranquista. De origen polaco y ruso, apellido húngaro y nacida en Alemania, Nadiuska llegó a Barcelona en 1971 (cuando tenía 19 años). Allí inició su carrera como modelo, y participaría en numerosas películas de la época del “destape” durante la “Transición”. Para conseguir la nacionalidad española se casó con un chatarrero; el matrimonio sería anulado unos años después. Tuvo un breve papel en “Conan el Bárbaro” (John Milius, 1981), como madre del pequeño Conan (Jorge Sanz) a la que cortan la cabeza en las escenas iniciales.

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/06/47667-nadiuska02.jpg?w=700

Nadiuska en “Conan el Bárbaro” (John Milius, 1981)

También es de agradecer la presencia en el film del empedernido galán ibérico Arturo Fernández, quien al parecer siempre se interpreta a sí mismo. El veterano playboy pone una cierta nota cómica en la película. La vedette Barbara Rey encarna a la retorcida Eva, amante de Federico (Jean Sorel) y conspiradora contra él y Mónica (Nadiuska) junto a la aún más viperina Elena (Karin Schubert).

“La muerte ronda a Mónica” se trata al parecer de la única película del género realizada por el ignoto Ramón Fernández. Éste dirigió varias comedias del estilo “cine de barrio” como “Cateto a babor” (1970) con Alfredo Landa, y más adelante, en los noventa, rodaría capítulos de la serie “Farmacia de Guardia”. Su último trabajo consistió en la filmación de episodios de “Cuéntame” (2006).

En general, ésta película de intriga no aporta nada nuevo pero resulta entretenida. Para pasar el rato.

FHP, 2015