Bandidos en Milán – Carlo Lizzani, 1968

https://40.media.tumblr.com/de92b1c38752dc526ec883efc238e9fe/tumblr_mn9bkca78o1qzibg4o1_500.jpg

Banditi a Milano (a.k.a. “The Violent Four”)

 

Italia, 1968

Director: Carlo Lizzani

Género: Polizziesco

Guión: Massimo De Rita, Carlo Lizzani

Intérpretes: Gian Maria Volontè (Piero Cavallero), Tomas Milian (comisario Basevi)

Música: Riz Ortolani

 

Argumento

Milán, finales de los años sesenta. El comisario Basevi (Tomas Milian) debe arrestar a una banda de peligrosos atracadores de bancos, cuyo principal líder es Piero Cavallero (Gian Maria Volontè). Los periódicos (extrañamente en alemán) informan sobre los robos y asaltos (en muchas ocasiones con víctimas) que se van sucediendo en Milán, los actos delictivos planificados por grupos criminales muy bien estructurados, que se reparten además fuentes de ingresos poco loables como la extorsión recaudada por la “protección” de locales de ocio, o la prostitución (presenciaremos, de forma harto sintética, la desventurada historia de una joven, quien tras ganar un concurso artístico es embaucada para ir a caer en las redes de unos proxenetas, que terminan rociándola con gasolina para quemarla viva).

Cuando el comisario captura a uno de los integrantes de la banda de Cavallero, el bandido arrestado comienza a “cantar”, y relata a los agentes los pormenores relacionados con los asaltos y todo lo concerniente al grupo de atracadores del cual era integrante.

A partir de ese momento, arranca la historia, y el film finalmente se pone interesante. Cavallero, el jefe de la banda, resulta ser un “respetable hombre de negocios” con varios empleados y oficinistas, que lleva una doble vida a la hora de ejecutar sus fechorías. Esconde sus armas en el taller de su padre, que es carpintero; y el joven aprendiz de éste, un adolescente llamado Tuccio, las descubre un día por casualidad. Piero se da cuenta de que el chico está al corriente, y compra su silencio sobornándole con más dinero del que recibe de su padre en calidad de aprendiz. Poco después, Tuccio es aceptado como un miembro más de la banda. Cavallero decide que la próxima sucursal que atracarán sera el Banco de Nápoles en la ciudad de Turín. Tras una meticulosa planificación que tiene en cuenta los más nimios detalles (incluídos los tiempos que tardan en cambiar de color los semáforos de las cercanías, para que al escapar puedan alejarse más rápido), los bandidos llevan a cabo el atraco. El asalto en sí sale bien. Tuccio, apostado afuera, lleva a cabo la tarea de vigilante. Pero cuando huyen, unas mujeres anotan el número de la matrícula del coche de los delincuentes (que es robado) y avisan a la policía. Se produce así una persecución por las calles, con tiroteos incluídos. Víctimas de los disparos resultan ciudadanos inocentes que pasaban por la calle. La persecución se prolonga durante tensas horas, hasta que los bandidos abandonan el automóvil y se dispersan.

Uno de ellos es detenido allí mismo por los agentes de Basevi – Ese es precisamente el que estaba narrando la historia del último atraco, pues toda la cronología del último delito de la banda de Cavallero resulta ser un flashback que se retrotrae al interrogatorio policial de Basevi al delator. Por su parte, el jóven Tuccio ha logrado escapar y retorna a casa, donde le espera su preocupada madre. Pero pocos días después es arrestado. Cavallero y otro integrante de su grupo, con el botín, se han dado a la fuga y escapan por los campos a las afueras de la ciudad. Grandes destacamentos policiales y militares les siguen la pista. Tras ocho días de “caza del hombre”, finalmente logran capturarlos. Al ser llevado a proceso, esposado en el coche policial y rodeado de furiosos ciudadanos que desearían lincharlo, Cavallero estalla en una carcajada demencial, que recuerda más a un psicópata que a un clásico bandido.

Comentario

La película comienza como si fuera un documental, mostrando el violento modus operandi de las bandas organizadas que en aquellos años hicieron irrupción casi de la noche a la mañana en el hasta entonces tranquilo norte de Italia. Durante gran parte del metraje no existe una línea argumental definida, y se nos presentan varios atracos, persecuciones, detenciones, y el bullicio en la ajetreada comisaría donde Basevi (siempre fumando en boquilla) y sus hombres se ven desbordados ante los atracos que se cometen casi simultáneamente en diversos puntos de la ciudad. Ello en sí mismo no logra cautivar la atención del espectador, y a los veinte minutos comienza a manifestarse la impaciencia y el tedio. Ello resulta preocupante, teniendo en cuenta que dos grandes actores como el cubano radicado en Italia Tomas Milian y Gian Maria Volontè (famoso sobre todo por dar vida a “El Indio” en la segunda entrega de la “leonina” Trilogía del Dólar) comparten cartel. El hilo narrativo resulta muy general, al menos durante la primera media hora, retratando varios acontecimientos propios de la crónica de sucesos. Sólo pasados casi unos cuarenta minutos inicia la auténtica trama; que ofrece casi una radiografía metodológica sobre la planificación del prototípico atraco a un banco (de aquella época), con el involucramiento del jóven Tuccio y el liderazgo del (por momentos rozando lo lunático) Cavallero (Volontè).

Es imposible evitar que surjan a la memoria paralelismos con la alemana “Blutiger Freitag” (1972), donde también el atraco a un banco es el argumento central. Aunque en la historia que cuenta la producción germana tiene lugar una larga toma de rehenes, mientras que en “Banditi a Milano” el peso de la tensión recae en la persecución por las calles. Pero al parecer, ambos films están basados en sucesos reales.

El hecho de que la película no “arranque” hasta bien entrado el metraje, le resta bastantes puntos. También se hecha de menos una buena banda sonora.

FHP, 2014

Anuncios

Tengo miedo (V.O. Io ho paura) – Damiano Damiani, 1977

http://www.c1n3.org/d/damiani01d/Images/1977%20Io%20ho%20paura%20-%20Tengo%20miedo%20(esp)%2001.jpg

Tengo miedo (V.O. Io ho paura)

Italia, 1977

Director: Damiano Damiani

Género: Thriller, polizziesco

Guión: Nicola Badalucco, Damiano Damiani

Intérpretes: Gian Maria Volonté (Ludovico Graziano), Erland Josephson (juez Cancedda), Mario Adorf (juez Moser)

Música: Riz Ortolani

https://i0.wp.com/www.ivid.it/fotogallery/imagesearch/images/io_ho_paura_gian_maria_volont_damiano_damiani_018_jpg_hpet.jpg

Argumento

Italia, años setenta. Se están cometiendo sangrientos atentados contra destacadas figuras del aparato judicial y político. Al parecer, los responsables son extremistas tanto “de izquierdas” como “de derechas”, que siembran la inestabilidad en el país. El brigadier Ludovico Graziano (Gian Maria Volontè) es asignado como guardaespaldas y protector del juez Cancedda, cuya vida corre peligro. Éste magistrado muestra una conducta intachable de máxima honestidad, algo que no es el caso de la mayoría de sus compañeros de profesión. Graziano descubre que un almacén está sirviendo como tapadera para el tráfico de armas, suministradas a las bandas terroristas, y junto al juez Cancedda tratarán de tirar del hilo para descubrir a los cerebros de la trama. Cuanto más investigan, más se percatan (con gran angustia y desasosiego) de que altos funcionarios de la cúpula del Estado están inmiscuidos en el turbio asunto. Tienen miedo, de ahí el título del film; miedo de lo que no comprenden…

Todo comienza a complicarse cuando Cancedda llama un domingo a Graziano para avisarle preocupado de que le están espiando.

Tras las revelaciones de una misteriosa mujer, el juez y su guardaespaldas acuden a vigilar el portal de un supuesto piso franco de agentes subversivos. Allí Graziano reconoce a un peligroso terrorista, autor material de un atentado con explosivos contra un tren. Siguen a éste individuo, llamado Caligari, hasta una desierta playa; donde lo fotografían junto a un importante representante de los servicios secretos; el coronel Ruiz. El muy honesto (pero ingenuo) juez Cancedda, se dirige inmediatamente a denunciar a ese coronel corrupto a las altas instancias, firmando así su propia sentencia de muerte, pues ignora que también éstas “altas instancias” son corruptas… La cúspide de la trama está mucho más “arriba” de lo que el encomiable magistrado pueda sospechar. Cancedda acaba siendo asesinado sin que Graziano pueda impedirlo, y éste es herido durante un tiroteo contra el ejecutor. El sucesor de Cancedda en la investigación del caso pasa a ser el juez Moser (Mario Adorf). Una vez recuperado, Graziano se convierte en su escolta personal, acompañándolo en todo momento durante sus pesquisas. Pronto, el guardaespaldas se da cuenta de que están tratando de tenderle una trampa…

Comentario

Muy interesante thriller de espionaje político que retrata y explora los turbulentos acontecimientos que sucedieron realmente en la Italia de aquellos anni di piombo (años de plomo), en medio de la famosa “estrategia de la tensión”, también presente en la España tardofranquista y de la “Transición”. El juez Cancedda y su fiel escolta Graziano no podían adivinar hasta qué punto el propio Estado estaba implicado en los atentados que sacudían al país para evitar el advenimiento (y la consolidación) de una auténtica democracia nacional (orgánica); y para en cambio catapultar a Italia (y al resto de países de Europa occidental) a los brazos del atlantismo. Y es que no sólo “arriba” había que buscar a los más altos responsables del terrorismo; sino más bien “afuera”, pues las órdenes de los atentados (como el de, por ejemplo, la estación de trenes de Bolonia) no procedían precisamente de “extremistas” “izquierdistas” o “derechistas”; sino del otro lado del Atlántico. Los anni di piombo fueron el violento periodo impuesto a Italia por parte de los servicios secretos internacionales y la OTAN (mediante la trama GLADIO), alimentando los extremismos de ambos bandos (como se hace hoy con el “islámico”) y provocando atentados de bandera falsa con el fin de fomentar la inestabilidad, justificar el control de la población y fortalecer así la fáctica colonización del país por parte de la estructura de poder mundialista.

“Io ho paura” cuenta con un reparto de lujo: Nada menos que Gian Maria Volontè (El “Indio” de “La Muerte tenía un Precio”/”Per qualche dollaro in più”, Sergio Leone 1965) en el papel del brigadier Graziano; y Mario Adorf (Rocco en “Milano Calibro 9”, Fernando Di Leo 1972) como juez Moser. El director Damiano Damiani también realizó la muy recomendable “Pizza Connection” (1985). Y el compositor de la banda sonora es Riz Ortolani (“Cannibal Holocaust” de Ruggero Deodato, 1980).

FHP, 2014