El cerebro del mal (V.O. Il diavolo nel cervello) – Sergio Sollima, 1972

https://i0.wp.com/bd.cinematografo.it/bancadati/images_anagrafica/115288/sergio_sollima_400.jpg

Sergio Sollima (1921-2015)

Tras enterarnos de la reciente defunción del nonagenario director italiano Sergio Sollima, publicamos hoy la reseña de una interesante y poco conocida película suya: el giallo “El Cerebro del Mal” (Il Diavolo nel Cervello, 1972). Sollima será recordado, dentro de su no muy extensa filmografía, sobre todo por el western “Run, man, run” (1968); protagonizado por el gran Tomas Milian.

+++

https://i0.wp.com/www.benitomovieposter.com/catalog/images/movieposter/32185.jpg

El cerebro del mal (V.O. Il diavolo nel cervello a.k.a. Devil in the brain)

Italia, 1972

Director: Sergio Sollima

Género: Giallo

Guión: Sergio Sollima, Suso Cecchi D´Amico

Intérpretes: Stefania Sandrelli (Sandra), Keir Dullea (Oscar)

Música: Ennio Morricone

 

Argumento

Tras años residiendo en Venezuela, Oscar regresa a Italia, y busca a su antigua amiga Sandra, de la que sigue enamorado. Durante el tiempo que Oscar estuvo ausente, ella se casó con un distinguido y acomodado empresario llamado Fabrizio. Sandra misma es de “alta cuna”, pues procede de una estirpe aristócratica de rancio abolengo y su madre, la señora Claudia, es condesa. Con su marido, Sandra tuvo un hijo: el pequeño Ricky.

Oscar busca restablecer el contacto con Sandra y se va a vivir a una pensión cercana a la mansión de su familia. Sin embargo, la condesa trata inicialmente de impedir a toda costa que Oscar vea a su hija. Fabrizio, el esposo de ésta, ha muerto recientemente en extrañas circunstancias. Al parecer, su pistola “se disparó sola” mientras la estaba limpiando. Cuando Oscar puede finalmente ver a Sandra, se da cuenta de que ésta no sólo no le reconoce, sino que se comporta como si fuera una niña. Consultando a su amigo psiquiatra Emilio, Oscar llega a la conclusión de que la joven que ama padece un grave caso de amnesia ocasionada por el shock nervioso que le provocó la muerte de su marido.

La condesa trata de esquivar a Oscar y Emilio, pero éstos prosiguen sus indagaciones, y finalmente doña Claudia les explica a ambos que el desencadenante de las desgracias es el pequeño Ricky, el hijo de Sandra, quien siendo un niño desequilibrado, “con el diablo en el cerebro”, cometía asiduamente toda clase de barrabasadas, llegando hasta el extremo de ocasionar la muerte de su padre… Pues la pistola que acabó con la vida de Fabrizio no se disparó sola…

Ricky ha sido internado en un centro para menores “difíciles” dirigido por unas monjas, mientras su madre Sandra (que ha olvidado también que tiene un hijo) padece una extraña demencia, dibuja constantemente círculos negros y exhibe un comportamiento infantiloide. Oscar la acompaña día a día en su convalecencia, y así también ella se va enamorando de él.

Pero no todo está tan claro para Emilio, el psiquiatra con vocación de detective. Muchos detalles acerca de la muerte de Fabrizio no le cuadran, y comienza a investigar más profundamente. Emilio está convencido de la inocencia de Ricky. Oscar no aprueba que su amigo continúe indagando, pues teme que descubra que la culpable es Sandra, y que eso eche a perder su idílica relación con ella.

Pero Emilio, que no confía en el testimonio de la condesa y que ha hablado con Ricky en el internado de monjas donde está recluído, proseguirá con las pesquisas…

Comentario

Éste intrigante film de Sergio Sollima es un giallo atípico que más bien merece ser calificado de thriller psicológico. No se verá en ésta película el clásico asesino con guantes de cuero y afilado cuchillo, ni las jóvenes degolladas, ni los litros de sangre. Todo discurre en torno a una historia que, más o menos hacia la mitad, parece que va a llegar a su conclusión, para luego volver todo al punto de partida. La trama está hilvanada con gran acierto, y en todo momento se mantiene el suspense.

La locura con amnesia de Sandra, provocada supuestamente por la locura de su hijo, será examinada a fondo por el psiquiatra, quien llegará a conclusiones insospechadas… Cuando Oscar le dice que no está interesado en saber la “verdad”, Emilio repone que él tampoco, pues la verdad “forma parte del aspecto moral”, y que a él lo que le interesa es exclusivamente “la realidad” (Pero verdad y realidad están intrínsecamente unidas…)

El giro que toma la película en sus últimos veinte minutos sorprenderá a muchos espectadores. Pero otros, más habituados a tramas similares, habrán probablemente adivinado quién es el asesino… y que “no es todo tan fácil”.

Sergio Sollima dirigió pocas películas (mayoritariamente capítulos de series para la televisión) y entre los films que realizó se encuentran mayoritariamente producciones de temática western y de espionaje, siendo éste su único giallo.

En “Il diavolo nel cervello” la música corre a cargo del maestro Ennio Morricone y los actores que encarnan a los protagonistas, especialmente Stefania Sandrelli en el rol de Sandra y el norteamericano Keir Dullea en el de Oscar, realizan un trabajo excepcional.

FHP, 2015