La gata en celo – Nello Rossati, 1972

https://img.discogs.com/4tU5TQ5nN3LPRPd7ePtiOwPQaPM=/fit-in/600x600/filters:strip_icc():format(jpeg):mode_rgb():quality(90)/discogs-images/R-6853494-1428426767-3087.jpeg.jpg

La Gatta in Calore

Italia, 1972

Director: Nello Rossati

Género: Thriller, drama

Guión: Nello Rossati

Intérpretes: Eva Czemerys (Anna), Silvano Tranquilli (Antonio)

Música: Gianfranco Plenizio

Argumento

Antonio regresa a su casa después de una ajetreada temporada en viaje de negocios. Por motivos de trabajo se ve obligado a pasar mucho tiempo fuera. En el camino de vuelta a su hogar, mientras conduce, espera con ansias poder abrazar de nuevo a Anna, su mujer.

Pero le espera una ingrata sorpresa: Al llegar se encuentra en el jardín el cuerpo inerte de un hombre. Es el vecino de la villa de al lado. Hay manchas de sangre alrededor de la casa. Cuando Antonio entra, se espera lo peor. Pero encuentra a su mujer sentada en la cocina, aunque bastante aturdida e incapaz de articular palabra. Junto a ella, en la mesa, hay una pistola. Todo parece indicar que Anna mató al vecino. Antonio vuelve a salir al jardín y tapa el cuerpo, así como las huellas de sangre. Vuelve a entrar en la casa, dispuesto a escuchar el relato de su esposa acerca de cómo se desarrollaron los acontecimientos.

Antonio imagina al principio que el vecino la atacó, y que ella actuó en defensa propia. Pero la realidad es mucho más compleja. Anna se viene abajo y termina confesando que tenía una relación con el vecino.

A modo de flashback, la apesadumbrada mujer inicia a contar qué fue lo que la llevó a buscar la compañía de ese individuo.

Sigue leyendo

Anuncios

Play Motel – Mario Gariazzo, 1979

https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/M/MV5BMjkxNmE4OWMtMzY0Ni00NGU5LTk2MGYtNzhlN2FkYTRhNjFkXkEyXkFqcGdeQXVyMjcwNDczMjY@._V1_.jpg

Play Motel

Italia, 1979

Director: Mario Gariazzo (a.k.a. Roy Garrett)

Género: Giallo, softcore

Guión: Mario Gariazzo (a.k.a. Roy Garrett)

Intérpretes: Ray Lovelock (Roberto Vinci), Anna Maria Rizzoli (Patrizia), Anthony Steffen (Inspector De Santis), Marino Masé (Max Liguori)

Música: Ubaldo Continiello

Argumento

Un distinguido caballero acude a un hotel. Tiene reservada una habitación, y en el bar del establecimiento está citado con una voluptuosa rubia. Ambos suben a una estancia (decorada con imágenes del Kamasutra) y dejan vía libre al desenfreno  practicando diversos juegos sexuales.

Días después, cuando el señor Cortese está de vuelta en su oficina – es un importante hombre de negocios – abre un sobre que un ignoto destinatario le ha enviado: En su interior hay una carta amenazadora acompañada de varias fotos que lo muestran a él en actitud comprometedora con la prostituta en el hotel. El autor de la carta le está sometiendo a chantaje: Si no paga varios millones de liras, hará públicas las imágenes.

Cortese desea evitar el escándalo a toda costa, y llama a su abogado. En el instante de la llamada, el abogado se encuentra revolcándose con Luisa, la mujer de Cortese. El abogado le dice a su cliente que “confíe en él”, que él le ayudará a salir de ésta…

Más adelante, Luisa encuentra en casa las comprometidas fotos de su esposo, así como la carta; y va con ese material a la policía – a espaldas de Cortese. La cara de la prostituta se ve bien en las imágenes, y tras las pertinentes investigaciones, el comisario De Santis averigua que se trata de una modelo que posa para una revista pornográfica.

De Santis se dirige a la editorial que publica la revista, y espera a que la chica aparezca. Se llama Loredana, y varios de los fotógrafos y empleados de la revista ven desde la ventana cómo ella habla con el comisario (al que ya conocen por ser el encargado de la sección de “buenas costumbres”)

Tras una sesión de fotos eróticas, el fotógrafo Willy trata de convencer a Loredana de que se acueste con él, pero ella se niega. Poco más tarde, ella se marcha de la editorial en su coche… llevando en los asientos traseros un pasajero no invitado: Un individuo cuyo rostro no se ve la golpea en la cabeza con una llave inglesa. El coche aparece volcado con el cuerpo de la mujer en su interior y todo parece un accidente.

Luisa, por su parte, acude al hotel donde fueron tomadas las fotos con las que pretenden chantajear a su marido. Al mismo tiempo, una pareja entra en la habitación donde Cortese fue aquel día con Loredana. Luisa se introduce en la habitación contigua y descubre que hay un orificio que comunica ambos cuartos – a través de ese agujero el chantajista tomó las fotos. Pero Luisa no podrá revelar a nadie ese hallazgo, pues un misterioso asesino la estrangula hasta matarla.

Sigue leyendo

Trópico de Cáncer – Giampaolo Lomi, 1972

https://i0.wp.com/www.cult70cinema.com/B5_SCHEDARIO/HIRES/AL_TROPICO_DEL_CANCRO_B5_0028_4F.JPG

Al Tropico del Cancro (a.k.a. “Tropic of Cancer”)

Italia, 1972

Director: Giampaolo Lomi, Edoardo Mulargia

Género: Thriller

Guión: Giampaolo Lomi, Edoardo Mulargia, Anthony Steffen

Intérpretes: Anthony Steffen (Dr. Williams), Anita Strindberg (Grace Wright), Gabriele Tinti (Fred Wright)

Música: Piero Umiliani

Argumento

Fred y Grace, una pareja de turistas estadounidenses, llegan a Haití. Allí, además de disfrutar de sus vacaciones, piensan encontrarse con el dr. Williams, un viejo amigo de él que reside desde años en Port-au-Prince.

Sucesos extraños comienzan a ocurrir desde que Fred y Grace arriban al país caribeño: Un individuo los sigue ya desde el aeropuerto. Nada más llegar al hotel, un montón de bloques de hielo que estaban contenidos en un camión caen muy cerca de ellos, y se salvan por poco de ser aplastados. Supuestamente se trata sólo de un desafortunado accidente. Pero parece que alguien está tratando de sabotear su estancia en el país…

Williams, por su parte, recibe por la noche una llamada urgente de Douglas, su asistente. Éste le solicita al doctor que se desplace de inmediato a su villa. Cuando Williams entra en la residencia de Douglas se lo encuentra muerto; lívido y con el rostro desencajado.

Entretanto, otro norteamericano, el obeso y afeminado Peacock, discute de negocios con un tal Garder, un empresario que intenta hacer pasar por Haití cierta clase de “mercancía”.

Fred y Grace, tras explorar toda la ciudad, se encuentran finalmente con su compatriota Williams. Éste queda impresionado por la belleza de la esposa de su amigo, a la que todavía no conocía. Los tres acuerdan cenar esa noche juntos, en el hotel donde Fred y Grace están hospedados.

Al llegar al hotel, otro de los clientes sufre una picadura de araña venenosa. Se trata de Garder, el comerciante de turbios negocios socio de Peacock. Como Williams es médico, le inyecta a tiempo un antídoto, salvándole así la vida. Todos se preguntan cómo ha llegado hasta el hotel esa araña (peluda y del tamaño de un puño), que habitualmente sólo vive en las junglas – Alguien ha tenido que desplazarla hasta allí con retorcidas intenciones.

Agradecido, Garder invita a cenar a Williams y a sus amigos Fred y Grace. Todos se sientan en una gran mesa donde también se encuentra Peacock, entre otros. Allí empiezan a hablar de un tema local: El misterioso vudú. Williams es un declarado simpatizante de esa tendencia, y no la considera brujería o magia negra, sino una religión.

Sigue leyendo

Ingrid la callejera – Brunello Rondi, 1973

https://i1.wp.com/img.soundtrackcollector.com/movie/large/Ingrid-sulla-strada_(1973.jpg

Ingrid sulla strada

Italia, 1973

Director: Brunello Rondi

Género: Drama

Guión: Brunello Rondi

Intérpretes: Janet Agren (Ingrid), Francesca Romana Coluzzi (Claudia), Franco Citti (Renato), Enrico Maria Salerno (Urbano)

Música: Carlo Savina

Argumento

Ingrid es una joven finlandesa que por algún traumático motivo decide escapar de casa, y también de su país. Toma un tren con rumbo al sur sin tener muy claro su destino. En el pequeño cuarto de baño de su vagón se quita las bragas (“¡no me las pondré nunca más!”) y toma una crucial determinación: De ahora en adelante se dedicará a prostituirse. Allí mismo, en el diminuto retrete, atiende a su primer cliente; un pasajero que estaba esperando para entrar al baño. Poco después al segundo, también en el tren. El billete, que hasta el momento no tenía, se lo costea al revisor con lo que ha ganado prostituyéndose.

Así, tras atravesar toda Alemania, los Alpes y parte de Italia, llega hasta Roma. Allí conoce en la calle a prostitutas profesionales y experimentadas, haciéndose amiga de Claudia, una de ellas. Ésta lleva a Ingrid a su casa, que comparte con un pseudo-pintor de “arte moderno”.

Al día siguiente se van a “trabajar”, a esperar clientes bajo un puente. Ingrid ha elegido ser puta por vocación, y la veterana Claudia es su “profesora”, dedicándose a explicar a la finlandesa cómo debe actuar para lograr que los coches se paren junto a ella. Cuando al anochecer ambas están por marcharse, finalmente frena un vehículo. El conductor, un respetable caballero de muy buenos modales, las invita a su subir cortesmente a las dos. Se presenta como Urbano, es un aristócrata, y las lleva a su castillo.

El noble les explica que es viudo, y que necesita compañía femenina para paliar su soledad. Una vez en el castillo, que reúne todos los estereotipos de las películas de terror, comienza a revolcarse con ambas en una antiquísima cama, a la vez que se descorre una cortina dejando ver la sala contigua, donde varias personas están realizando una sesión espiritista.

Urbano les explica que tratan de invocar a Clara, la fallecida esposa del dueño de la mansión. Todos son médiums que intentan intensamente materializar a su difunta cónyugue. Ingrid debe ponerse el camisón de la muerta para atraerla, mientras el aristócrata comienza a excitarse sexualmente. De repente una inquietante mujer se aproxima a Urbano y a las dos chicas… Es Clara.

Irritada, Claudia interrumpe la sesión creyendo que todo es una farsa. ¡Y está en lo cierto! Pues se trata de un extraño juego necro-erótico que Urbano y su esposa (en realidad viva) gustan de practicar. Los médiums eran otros aristócratas aficionados al espiritismo.

Sigue leyendo

La bestia con la metralleta – Sergio Grieco, 1977

https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/M/MV5BM2VhOGU0MWUtNWQ5My00NzJkLTk3ODEtZTQwZjk4ZDQ4MzhjXkEyXkFqcGdeQXVyMjUyNDk2ODc@._V1_.jpg

La belva col mitra (a.k.a. “The mad dog killer”)

Italia, 1977

Director: Sergio Grieco

Género: Polizziesco

Guión: Sergio Grieco

Intérpretes: Hemut Berger (Vitale), Marisa Mell (Giuliana), Richard Harris (Santini)

Música: Umberto Smaila

Argumento

Cuatro presos se fugan de una cárcel llevándose a un vigilante como rehén. Se trata del peligroso criminal Nanni Vitale y su banda. El inspector Santini les pisa los talones en una trepidante persecución automovilística.

Los delincuentes golpean sádicamente al rehén y lo abandonan tirándolo del coche en marcha cuando ya no les sirve. Uno de los fugados es alcanzado por las balas del inspector y muere. El vehículo del policía casi estalla con él dentro, pero Santini ha logrado saltar a tiempo.

Nanni y sus hombres cambian de coche, sacan a sus ocupantes del nuevo y continúan la fuga. Van a una gasolinera, donde llenan el depósito de combustible y a modo de “pago” propinan una paliza a los empleados.

Mientras tanto, el inspector se pone en contacto co su padre, que es juez. Éste le informa de que el próximo paso de Nanni Vitale será posiblemente ajustar las cuentas con su enemigo Barbareschi. Efectivamente así es; Nanni considera que ese tal Barbareschi, un representante comercial, es un informador de la policía, y que fue él quien facilitó los datos a las autoridades para su captura. Por ello, los tres fugitivos secuestran a Barbareschi y a su novia Giuliana, para llevarlos a un descampado a las afueras. Allí, mientras Nanni viola a la chica, los otros dos golpean con saña al desgraciado. Éste insiste en que le confunden con otra persona, pero todo es inútil. Los criminales terminan cavando un agujero, en el que meten al malherido Barbareschi, enterrándolo en cal viva. A Giuliana se la llevan consigo.

Más adelante, el inspector constata la desaparición de Barbareschi y sospecha con acierto que Nanni Vitale puede tener algo que ver con la misma. Trata de averiguar más sobre el paradero de Barbareschi siguiendo a Giuliana, su última novia conocida. Ésta se aloja ahora en un pequeño y discreto hotel. El inspector va a verla y trata de sonsacarle información, pero ella no tiene datos relevantes que aportar. Como Santini ha notado que la aterrada mujer estaba mintiendo, ordena a dos de sus hombres que la vigilen día y noche apostados en la calle junto a la pensión.

La corazonada del inspector era certera, pues Nanni Vitale se encontraba con Giuliana en su habitación (disfrazado con peluca y barba postiza, y escondido en el cuarto de baño). Sus dos subalternos se ocultan en otro lugar. Nanni quiere desvalijar la caja fuerte de una fábrica donde se guardan los sueldos de los empleados; para luego escapar del país y huir “a Venezuela”. En esa fábrica trabaja como vigilante el padre de Giuliana, y Vitale quiere usar a la chica para que le distraiga mientras él y sus hombres perpetran el robo. Nanni fuerza a la chica a colaborar con él, pues si se niega a ello, terminará “como Barbareschi”.

Mientras tanto, la policía sigue vigilando a Giuliana. El inspector está convencido de que tarde o temprano ella les llevará hasta Nanni Vitale…

Giuliana decide cooperar con las autoridades pese a las amenazas de muerte de Nanni y se pone en contacto con el inspector Santini, confesando que ella presenció el asesinato de Barbareschi y revelando que está por producirse un asalto a la fábrica donde trabaja su padre. Éste es puesto al corriente de la situación; el inspector propone que los dejen seguir adelante con el plan y que los arresten “con las manos en la masa” (pues por ahora la banda está dispersa y sólo se reunirá el día del golpe).

Durante el atraco, la policía irrumpe en la fábrica y trata de arrestar a los delincuentes; pero éstos nuevamente se dan a la fuga llevándose consigo como rehenes a varias trabajadoras de la fábrica. Sin embargo, Giuliana interviene liberando a las empleadas y los agentes logran detener a los dos de los bandidos. Nanni logra evadir el cerco policial. Ahora Giuliana es conciente de que Nanni está al tanto de que ella le tendió una trampa, y sabe que retornará para vengarse de ella.

Sigue leyendo

El caso está cerrado, olvídelo – Damiano Damiani, 1971

https://cloud10.todocoleccion.online/cine-peliculas-dvd/tc/2015/04/09/17/48775138.jpg

El caso está cerrado, olvídelo (V.O. L´istruttoria é chiusa, dimentichi)

Italia, 1971

Director: Damiano Damiani

Guión: Damiano Damiani, Massimo De Rita, Arduino Maiuri

Intérpretes: Franco Nero (Vanzi), Riccardo Cucciola (Pesenti), Patrizia Adiutori (Milena), Claudio Nicastro (Salvatore Rosa)

Música: Ennio Morricone

Género: Drama social, drama penitenciario

https://i0.wp.com/morricone.cn/20G/ns-images/vipmovie/013/000b.jpg

Argumento

El arquitecto Vanzi es acusado de homicidio por atropellar a un peatón y darse a la fuga. Aunque él insiste en su inocencia y en que no fue su coche el que segó la vida del infeliz, va a dar con sus huesos en la cárcel.

Allí, tras pasar la primera noche en una celda de aislamiento, es trasladado a un calabozo con otros cuatro o cinco presos. Éstos son delincuentes comunes, experimentados tras las rejas, que aprovechándose de la ingenuidad del recién llegado comienzan a hacerle “novatadas”. Sólo Campolini, un viejo y enfermo reo, no es un criminal profesional. Campolini terminó en la cárcel por ceder a la tentación de robar cierta cantidad cuando trabajaba en un banco.

El demacrado anciano se convierte en el único aliado de Vanzi en prisión. Los demás en la celda comienzan a hostigar al arquitecto, presionándolo para que les haga mandar de su familia artículos de lujo del exterior.

Tras una discusión con su abogado, Vanzi intenta acelerar el proceso para conseguir ser puesto en libertad. Pero por el momento sólo puede acceder a pequeños privilegios dentro de la cárcel. Por ejemplo se le permite, a cambio de una retribución económica a los funcionarios, verse en el departamento de radiología de la enfermería penitenciaria con una mujer, una presa de la sección femenina del centro. Tras un tórrido encuentro con la tal Milena debe regresar a su celda, donde los otros continúan atormenándolo. Especialmente molesto es un joven que ya acumula varias cadenas perpetuas por asesinatos. Ese psicópata puede matar a quien se le antoje, pues de todas maneras no tiene ya nada que perder.

Sigue leyendo

Perras – Guillermo Ríos, 2011

https://pics.filmaffinity.com/perras-735767772-large.jpg

Perras

México, 2011

Director: Guillermo Ríos

Guión: Guillermo Ríos

Intérpretes: Claudia Zepeda (María del Mar), Scarlet Dergal (Sofía), Karen de la Hoya (la Tora), Alenka Ríos (Ana Ceci), Steph Boumelcroud (Iris), Andrea Pedrero (Diana), Kariam Castro (Andrea), Denis Montes (Alejandra), Eva Luna Marenco (Frida), Natalia Zurita (Patricia),

Música: Tomás Barreiro, Pablo Chemor, Daniel Hidalgo

Género: Drama, suspense

Argumento

Varias colegialas se encuentran confinadas en un aula del instituto. Un cadáver cubierto de sangre ha sido hallado en los baños del centro, y la directora ordena a sus alumnas permanecer en la clase hasta que la situación haya sido esclarecida. Las chicas están muy preocupadas y, cada una desde su perspectiva, comienzan a reconstruir los hechos. Van saliendo a flote las rivalidades y animadversiones entre ellas. Se preguntan si lo que ha sucedido es un accidente o un crimen.

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2017/12/105e1-foto39.jpg?w=664&h=282

Sea como fuere, una de ellas debe ser la culpable de lo que ha ocurrido, o al menos tiene una gran responsabilidad… Todas sospechan de todas, se acusan mutuamente. Una trata de tranquilizar a las demás diciendo que no irán a la cárcel porque son menores de edad. A lo que otra responde que podrían enviarlas a un reformatorio, donde las internas “son más peligrosas que las presas grandes”.

https://image.tmdb.org/t/p/w1280/zEDeIuPz1i6B54tfg2iNzXwOhqD.jpg

Las muchachas son diez: Lourdes, conocida como la Tora. Por ser gorda y coja las otras acostumbran a burlarse cruelmente de ella. Sobre todo Sofía, quien es muy precoz, descarada e insolente. Las mejores amigas de ésta son Iris y Ana Ceci, ambas presumidas y de poco carácter, que aspiran a ser como Sofía. María del Mar, tímida, dulce y frágil, ha sido corrompida por la influencia ninfománica de Sofi. Las demás son la sensual Patricia, la solitaria Andrea, la rebelde Alejandra y la acomplejada Frida. Sólo ésta última parece ser realmente una amiga de la Tora. Además, también está Diana, quien es ciega de nacimiento pero “parece la que mejor ve de todas nosotras”, pues tiene facultades extrasensoriales y de clarividencia, que le permiten percibir más allá de lo material…

Sigue leyendo