El desconocido – Gilberto Gazcón, 1974

https://a.ltrbxd.com/resized/film-poster/3/3/1/5/5/9/331559-el-desconocido-0-230-0-345-crop.jpg?k=7975c504ea

(Imagen: a.ltrbxd.com)

El desconocido

México, 1974

Director: Gilberto Gazcón

Género: Drama, thriller

Guión: Gilberto Gazcón, Ramón Obón, Eduardo de la Peña

Intérpretes: Valentín Trujillo (Adalberto), Jorge Luke (el Yuri), Lucía Méndez (Carmen), Norma Lazareno (Ada)

Argumento

Adalberto es un vagabundo buscavidas que se ha criado sin familia, siempre de un lugar para otro como un perro callejero. Decide probar suerte cruzando la frontera con EEUU, y empieza a trabajar allí en una plantación. Pero pronto es descubierto por las autoridades gringas y enviado de vuelta a México, ya que no tenía papeles. Adalberto, sin rumbo fijo, se cuela en un tren escondiéndose en un vagón de mercancías. Los guardias, al encontrarlo, le pegan una paliza y se disponen a entregarlo a la policía en la próxima parada. Pero Adalberto logra escabullirse al saltar del tren en marcha.

Tras mucho caminar, se encuentra con un jinete que se apiada de él ofreciéndole agua y comida. El benevolente don Julio, que también fue pobre en su juventud, le ofrece trabajo como jornalero en su rancho. Adalberto acepta y ambos, a lomos de un mismo caballo, se dirigen hacia la propiedad de don Julio.

Pero un enigmático pistolero les acecha parapetado en los alrededores. El individuo dispara a don Julio asesinándolo, y deja herido a Adalberto. Yuri se llama el traicionero criminal, y es un tipo muy peligroso. Dedicado a las peleas de gallos, le guardaba rencor a don Julio porque éste frustró sus intentos de hacer trampas durante unas apuestas. Yuri se lleva lo que encuentra de valor en los cuerpos y el caballo, dando por muerto también a Adalberto. Éste, tirado en el suelo, sólo alcanza a ver sus pies, que calzan botas con espuelas.

Sigue leyendo

Anuncios

Las colinas tienen ojos – Wes Craven, 1977

https://img.reelgood.com/content/movie/029101ce-04c6-4adb-8854-11f2576dc43c/poster-780.jpg

Las colinas tienen ojos (V.O. The hills have eyes)

EEUU, 1977

Director: Wes Craven

Guión: Wes Craven

Intérpretes: John Steadman (Fred), Janus Blythe (Ruby), Peter Locke (Mercury)

Música: Don Peake

Género: Thriller, terror, slasher

Argumento

La familia Carter se dirige a California en caravana a través del desierto. Bob y Ethel, los padres, van a celebrar sus bodas de plata. Con ellos viajan sus hijas Lynne y Brenda, el hijo Bobby, el yerno Doug (marido de Lynne) y la bebé Katy (hija de éstos últimos). También dos perros acompañan a la familia.

Los Carter hacen un stop al ver el taller que el viejo Fred tiene por aquellos áridos parajes. Con el anciano estaba una joven llamada Ruby, quien parecía conocerlo bien y le pedía comida. La chica se esconde al ver llegar la caravana. Bob, que es un policía retirado, compra lo que necesita y se dispone a proseguir su marcha. Fred le advierte que no tome el atajo que va a través de las colinas, recomendándole que para dirigirse a California continúe por el camino principal. Al parecer tiene motivos de peso para darle ese consejo…

Sin embargo, Bob prefiere hacer caso omiso y la familia se interna por la zona más desolada del desértico territorio. No tardan en darse cuenta de que se han perdido. Consultando un mapa, a las hijas les llama la atención con desasosiego que se encuentran muy cerca de una zona donde se realizan pruebas nucleares. Además hay una base militar no lejos de allí. Pronto unos aviones del ejército surcan los cielos a gran velocidad y a baja altura, casi sobre la caravana de los Carter, provocando que éstos se salgan de la calzada.

Tras el accidente todos resultan ilesos, pero el motor está averiado y no pueden continuar su viaje. Aún es de día, y deciden buscar ayuda. Bob y Doug parten en direcciones diferentes. La familia está en posesión de dos pistolas, para poder defenderse en caso de emergencia. Una se la lleva Bob y la otra se la queda su hijo Bobby, quien permanece con las mujeres.

A Brenda le parece que incluso con la luz del día esa zona resulta inquietante. También los perros están muy nerviosos, ladran y aúllan sin parar. Y no es para menos, pues desde las rocosas colinas alguien les está observando con prismáticos…

Por la noche, la perra “Beauty” se escapa hacia los cercanos cerros; parece haber descubierto una amenaza. Bobby la sigue, y poco después la encuentra brutalmente destripada.

Sigue leyendo

El profeta Mimí – José Estrada, 1973

https://i0.wp.com/materialparacriminalistica.com/wp-content/uploads/2016/11/E-profeta-mimi-1024x671.jpg

El profeta Mimí

México, 1973

Director: José Estrada

Género: Drama, suspense

Guión: José Estrada, Eduardo Luján, Arturo Rosenblueth

Intérpretes: Ignacio López Tarso (Mimí), Ofelia Guilmáin (Doña Eulalia), Ana Martín (Rosita), Carmen Montejo (Magdalena)

Música: Joaquín Gutiérrez Heras

Argumento

Ángel, apodado Mimí, es un hombre de mediana edad que vive con su anciana madre en un barrio humilde de la capital mexicana. En esa vecindad, por las noches, las calles se llenan de prostitutas. La madre es una santurrona que le ha inculcado a Mimí un férreo fervor religioso.  La casa está llena de imágenes de la Virgen, y ambos rezan diariamente el rosario con gran devoción.

https://o.aolcdn.com/images/dims?resize=1600%2C800&quality=70&image_uri=http%3A%2F%2Faolx.tmsimg.com%2Fmovieposters%2Fh12%2FAllPhotos%2F50962%2Fp50962_i_h12_aa.jpg%3Fw%3D1600&client=cbc79c14efcebee57402&signature=a1956b80f76d8ac7e4c3e07d1eb493c0a6478595

Poco a poco, varias prostitutas del barrio van apareciendo estranguladas. El autor de los crímenes no es otro que Mimí, quien lleva una doble vida: De día se encarga de realizar recados para sus vecinos, va de compras para ellos o escribe cartas que le dictan analfabetos. Y por la noche, asesina prostitutas en oscuros callejones. Pero no lo hace para castigarlas, sino para “redimirlas”. Siempre actúa siguiendo el mismo modus operandi: Las asfixia con una media negra (…de su madre).

Sigue leyendo

Eyecatch Junction – Takashi Miike, 1991

https://image.tmdb.org/t/p/w600_and_h900_bestv2/irSfMH7d3qV8URareRQoFu7wC70.jpg

Eyecatch Junction (V.O. Toppuu! Minipato tai – Aikyacchi Jankushon)

Japón, 1991

Director: Takashi Miike

Género: Comedia, thriller

Guión: Hiro Masaki, Akio Takemoto

Intérpretes: Aiko Asano, Minako Fujimoto

Argumento

Un hombre es perseguido por las calles de una ciudad japonesa. Es alcanzado y el que corría tras él comienza a golpearlo. De repente aparecen unas jóvenes policías, que se disponen a defenderlo. Las uniformadas, expertas en artes marciales, reducen al perseguidor. El individuo al que han salvado les hace una cordial reverencia de agradecimiento y se aleja velozmente del lugar. Poco después, las chicas policías comprueban con estupor que el hombre al que han dejado inconsciente es un agente de paisano – Han facilitado así la huída de un delincuente…

Las chicas, Makoto y Atsuko, acuden a una academia de policía. Miyuki, una de las instructoras que adiestran a las jóvenes aspirantes, propone organizar para las muchachas de la academia un curso llamado “Shintai Sobu”, que combine gimnasia rítmica con técnicas de combate. Makoto se siente entusiasmada ante la novedosa idea – y también los policías varones, que desde la ventana observan embelesados los entrenamientos de sus atractivas compañeras. Entre ellos se encuentra el agente Kenji Kawamura, quien reconoce a las policías que le impidieron arrestar al delincuente que perseguía…

Sin embargo, Atsuko no está interesada en el curso de “Shintai Sobu”, y prefiere entrenar artes marciales (y pesas) al estilo tradicional. Su amiga Makoto trata de convencerla, y las chicas acuerdan realizar una especie de apuesta: Pelearán bajo la vigilancia de un árbitro, cada una con su estilo. Si vence Makoto, Atsuko entrará a formar parte del curso, pero si es Atsuko la que gana, Makoto deberá raparse la cabeza.

Llega el día del reto, y en los primeros minutos todo indica que Atsuko vencerá. Pero su oponente logra inmovilizarla y a base de cosquillas se hace con la victoria.

Para celebrar la fundación oficial del grupo de Shintai Sobu, las chicas van a beber a un local. Les acompaña Kenji, ante quien se disculpan por la paliza que le propinaron. Más tarde, cuando Kenji se ha retirado, la jefa Miyuki propone a Makoto y Atsuko (bajo los efectos del sake y la cerveza ) la creación de un escuadrón secreto femenino de lucha contra el crimen, que aplique las técnicas aprendidas en los entrenamientos. Ellas aceptan enardecidas, pues quieren demostrar que pueden ser tan buenas policías como los hombres.

Al día siguiente, Atsuko bautiza a la nueva organización (que de momento sólo se compone de ellas tres) con el nombre de “Eyecatch Junction” (“Aikyacchi Jankushon”), porque su unidad atraerá todas las miradas.

La especialidad de Megumi, otra alumna de la academia, son las ciencias. Ella trabaja en un laboratorio inventando objetos que puedan ser empleados por los policías para someter a los delincuentes. Así, ha creado un bolígrafo que es capaz de lanzar dardos. Megumi ha sabido de la existencia del escuadrón secreto femenino y le regala a sus compañeras ejemplares de su arma con forma de bolígrafo. Atsuko y Makoto toman agradecidas el obsequio, pero ignoran que el boli-lanzadardos lleva además un micrófono incorporado que le permite a Megumi escuchar todas sus conversaciones. La científica quiere ser también una espía, el “servicio secreto” del Eyecatch Junction.

Sigue leyendo

Lisa y el diablo – Mario Bava, 1973

https://i1.wp.com/ftv01.stbm.it/imgbank/GALLERYXL/R201303/lisa_e_il_diavolo_poster.jpg

Lisa e il diavolo

Italia, 1973

Director: Mario Bava

Género: Suspense, terror

Guión: Mario Bava, Alfredo Leone

Intérpretes: Elke Sommer (Lisa), Telly Savalas (Leandro), Syva Koscina (Sophia), Alessio Orano (Max), Gabriele Tinti (George, el chófer), Espartaco Santoni (Carlos), Alida Valli (Condesa)

Música: Carlo Savina

Argumento

Lisa forma parte de un grupo de turistas que visita Toledo. En una de las plazas, el guía les muestra un fresco donde está representado el Diablo, y les explica cómo en la imagen “porta a los muertos”. Lisa se aleja de los demás internándose en las estrechas callejuelas del casco antiguo. Se introduce en una tienda de souvenirs, donde ve a un individuo calvo y de mirada inquietante que le recuerda al Diablo que acaba de ver en la pintura. La joven trata de regresar con sus compañeros, pero se pierde por los solitarios callejones. Los pocos vecinos que encuentra a su paso la ignoran, alejándose o cerrando hostilmente las ventanas.

Finalmente la desorientada Lisa vuelve a encontrarse con el tipo calvo de antes… que está portando un maniquí (de igual modo que el “Diablo porta a los muertos” según la creencia tradicional representada en la imagen de la que hablara el guía). Asustada y titubeante, la chica le pregunta por dónde debe ir para regresar al centro. El extraño hombre le indica con sonrisa malévola que tome uno de los callejones.

Lisa corre angustiada en esa dirección, está comenzando a oscurecer. De repente se encuentra con un hombre idéntico al maniquí que el individuo de antes estaba portando. El desconocido se dirige hacia ella, llamándola “Elena”. Presa del pánico, la turista lo empuja; lo que provoca que él caiga escaleras abajo desnucándose.

Más aterrada que nunca, Lisa huye del lugar lo más lejos que puede. Ya de noche, ve un viejo coche y se acerca a pedir auxilio a quienes están en su interior: Se trata de un matrimonio de mediana edad y su chófer. Éstos acceden a llevarla de regreso a su hotel, pero por el camino, a las afueras de la ciudad, el automóvil se avería. Al bajar del coche se encuentran con que están frente a una gran mansión, y tocan a la puerta para que sus moradores les ayuden.

Sigue leyendo

Ambición sin honor – Takashi Miike, 1996

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2018/03/988d7-takashi-miike_ambition-without-honor.png?w=579&h=395

Ambición sin honor (V.O. Jingi naki yabô, a.k.a. “Ambition without honor”)

Japón, 1996

Director: Takashi Miike

Género: Thriller, yakuza

Guión: Muneo Kishi

Intérpretes: Naoko Amihama (Kayo), Saburo Kitajima (Ishibashi)

Música: Toshiai Tsushima

Argumento

Tetsuya, de 17 años, es un aspirante a convertirse en miembro de la Yakuza. Es huérfano, su madre murió recientemente y nunca llegó a conocer a su padre. La única figura paterna que ha tenido en su vida es Shiromatsu, el jefe de una familia yakuza. Por eso, el adolescente aspira a entrar en su organización. En aquel momento hay en curso una guerra de bandas entre distintos clanes. Como requisito antes de ser iniciado, Shiromatsu le encarga a Tetsuya que asesine al jefe de los Tamazawa, la familia rival.

El joven sabe que puede morir en el intento, o ser condenado a varios años de cárcel. No obstante se dispone a cumplir la misión para probar su lealtad. En plena calle y pistola en mano, Tetsuya ataca al jefe de los Tamazawa y a sus guardaespaldas, provocando un tiroteo. El líder enemigo muere durante el intercambio de disparos y él es reducido por la policía.

Interrogado por las autoridades, Tetsuya mantiene el silencio. Es condenado a prisión y cumple estoicamente su condena, saliendo de la cárcel siete años después. Nadie le espera a las puertas de la prisión, pero eso no le importa. Está seguro de que sus “hermanos” de la Yakuza no se han olvidado de él y de que será iniciado tal y como se lo prometió Shiromatsu.

Tetsuya se reencuentra con su novia Kayo, quien le ha estado esperando todo ese tiempo. La chica trata de convencerle de que abandone su idea de formar parte de la Yakuza, pero él sigue empecinado en ello. Al día siguiente, el joven va al cuartel general de los Shiromatsu. Kashira, el lugarteniente del jefe, no se siente demasiado cómodo ante la visita del recién liberado. Le explica que ahora hay una situación diferente entre las familias: Existe una alianza entre los Shiromatsu y los Tamazawa. Siendo él el autor material del asesinato del jefe Tamazawa, su retorno podría reabrir viejas heridas. Le pide que tenga paciencia, que “ya le llamarán”, y le da un sobre con unos pocos billetes a modo de “compensación” por los años tras las rejas que pasó por la “familia”.

Decepcionado, Tetsuya se retira; pero continúa con la firme idea de convertirse en un integrante del clan, de ser un yakuza respetado. Pronto espera encontrarse personalmente con el jefe Shiromatsu, al que venera como a un padre. Todavía no se da cuenta de que en realidad Shiromatsu sólo le utilizó. El jefe que le encargó el trabajo siete años antes no tiene la más remota intención de aceptarlo en su familia, y menos ahora que reina la paz con los Tamazawa.

Sigue leyendo

La gata en celo – Nello Rossati, 1972

https://img.discogs.com/4tU5TQ5nN3LPRPd7ePtiOwPQaPM=/fit-in/600x600/filters:strip_icc():format(jpeg):mode_rgb():quality(90)/discogs-images/R-6853494-1428426767-3087.jpeg.jpg

La Gatta in Calore

Italia, 1972

Director: Nello Rossati

Género: Thriller, drama

Guión: Nello Rossati

Intérpretes: Eva Czemerys (Anna), Silvano Tranquilli (Antonio)

Música: Gianfranco Plenizio

Argumento

Antonio regresa a su casa después de una ajetreada temporada en viaje de negocios. Por motivos de trabajo se ve obligado a pasar mucho tiempo fuera. En el camino de vuelta a su hogar, mientras conduce, espera con ansias poder abrazar de nuevo a Anna, su mujer.

Pero le espera una ingrata sorpresa: Al llegar se encuentra en el jardín el cuerpo inerte de un hombre. Es el vecino de la villa de al lado. Hay manchas de sangre alrededor de la casa. Cuando Antonio entra, se espera lo peor. Pero encuentra a su mujer sentada en la cocina, aunque bastante aturdida e incapaz de articular palabra. Junto a ella, en la mesa, hay una pistola. Todo parece indicar que Anna mató al vecino. Antonio vuelve a salir al jardín y tapa el cuerpo, así como las huellas de sangre. Vuelve a entrar en la casa, dispuesto a escuchar el relato de su esposa acerca de cómo se desarrollaron los acontecimientos.

Antonio imagina al principio que el vecino la atacó, y que ella actuó en defensa propia. Pero la realidad es mucho más compleja. Anna se viene abajo y termina confesando que tenía una relación con el vecino.

A modo de flashback, la apesadumbrada mujer inicia a contar qué fue lo que la llevó a buscar la compañía de ese individuo.

Sigue leyendo