Contrabandistas del Caribe – Juan Orol, 1968

https://i.ebayimg.com/images/g/T2sAAOSwAL9UgmMM/s-l300.jpg https://m.media-amazon.com/images/M/MV5BYzNiZTljMmUtMWFlMC00Njk5LTkwMjgtY2UyNzk4MmU0ZTQ4XkEyXkFqcGdeQXVyMTk4MDgwNA@@._V1_UY317_CR120,0,214,317_AL_.jpg

(Imágenes: i.ebayimg, m-media.amazon)

Contrabandistas del Caribe

México/Puerto Rico, 1968

Director: Juan Orol

Género: Gangsters

Argumento

Estamos en la Cuba pre-revolucionaria de los años cincuenta. Joe Lucania es toda una celebridad en los casinos de La Habana. Supervisa el funcionamiento de los hoteles y salas de juego, trabaja como croupier… Y tiene además otra ocupación menos confesable.

Los jefes de la “Combinación”, altos jerarcas del crimen organizado en la isla, notan que alguien les está robando su mercancía. Se dedican a traficar con drogas, usan Cuba y otros puntos del Caribe como centro estratégico de operaciones y sus actividades están siendo saboteadas desde allí mismo.

Mediante una tupida red de informadores, Joe Lucania averigua dónde se producen los siguientes desembarcos de drogas. Pues es él quien ha osado desafiar a los grandes jefes, desbaratando sus operaciones de narcotráfico para apoderarse de la mercancía.

Joe Lucania es muy popular en los glamourosos círculos de la alta sociedad habanera. Pero también es muy querido entre los pobres, pues es un gran benefactor y acostumbra a realizar generosas donaciones. Asimismo, atractivas mujeres buscan su compañía. Entre ellas se encuentra Olga, una bailarina del casino. La chica está fascinada por él, y como le cuenta a una amiga en su camerino, ello se debe a que en el pasado Lucania le salvó la vida. Cuando era una niña, en la Sicilia natal de ambos, Olga estuvo a punto de ahogarse y Joe la rescató. Enterada de que ahora también él está en Cuba, la cabaretera quiere encontrarse con su salvador y ponerse bajo su protección. Pues está siendo acosada por un malvado gángster llamado Larry, uno de los manejan el narcotráfico en el Caribe por cuenta de los grandes jefes de Nueva York.

Antes de que Olga pueda reunirse con Joe Lucania, ella y su amiga son secuestradas por Larry y sus esbirros. Las llevan en lancha a una pequeña isla, pero Olga logra zafarse de sus captores y se tira al mar. Larry la da por muerta, creyendo que se ha ahogado.

Mientras tanto, Lucania y sus hombres interceptan un cargamento de droga. Tras un tiroteo logran reducir a Kid Catano, uno de los traficantes que trabajan para Larry. Descubrimos así que Lucania roba la mercancía de los jefes a modo de venganza, pues ellos trataron de asesinarle hace años en Estambul. Su nombre real es Tony Florino, pero los jefes lo dieron por muerto y él prefirió adoptar una nueva identidad, la de Joe Lucania, para así planear su revancha.

Sigue leyendo

Anuncios

Las pasiones infernales – Juan Orol, 1969

https://cdn.movieweb.com/img.teasers.posters/FIEcbsVgg1w6HE_1_c/Las-Pasiones-Infernales.jpg

Las pasiones infernales

México, 1969

Director: Juan Orol

Género: Drama, musical

Guión: Juan Orol

Intérpretes: Dinorah Judith (Marcia), Víctor Junco (Marco)

Música: Chucho Rodríguez

Argumento

En una paradisíaca zona costera de Puerto Rico, en la que muchas parejas acuden para pasar sus vacaciones de luna de miel, habitan rudos pescadores de perlas y unas bellas jovencitas conocidas como “las hijas del Sol”. Una de éstas es Marcia, ardiente y pasional, pretendida por muchos hombres. Ella está acostumbrada a usar sus encantos para conseguir lo que se propone. Siembra la cizaña entre los hombres y luego se hace la víctima.

Cuando a la isla llega el tímido Cándido, Marcia se dedica a seducirlo. Él trata de resistirse, pues ya está comprometido con Lucía. Ella se entera de lo que la “hija del sol” pretende y monta en cólera. Por su parte, muchos son los hombres que desean ganarse los favores de Marcia. Entre ellos el capitán de los pescadores de perlas y un mulato conocido como el negro José…

Comentario

Película bastante aburrida, lenta y soporífera, con numerosas inconsistencias de guión (de repente Lucía y Marcia se hacen amigas, pese a que la primera trataba de robarle el novio a la segunda, sin que se nos explique el por qué; primero Marcia parece ser la mala, luego resulta que es una víctima de los prejuicios raciales de los pescadores que la consideran mulata – !? –…) y aderezada con muchos e interminables números musicales. Todo comienza como una especie de documental sobre la isla caribeña, con los paisajes tropicales, el mar y las palmeras; recuerda más bien la publicidad de una agencia de viajes, narrador con voz en off incluído. La trama, el meollo del asunto, tarda mucho en surgir, es confusa y cuesta seguir el hilo. Se mezclan muchos elementos que no llevan a ninguna parte.

Sigue leyendo