Aquella casa junto al cementerio – Lucio Fulci, 1981

https://c1.staticflickr.com/9/8240/8497785508_7e170417cc_b.jpg

Quella villa accanto al cimitero

Italia, 1981

Director: Lucio Fulci

Género: Terror

Guión: Lucio Fulci, Dardano Sacchetti,  Elisa Briganti (inspirados por H.P. Lovecraft)

Intérpretes: Catriona McColl (Lucy), Paolo Malco (Norman), Ania Pieroni (Ann), Giovanni Frezza (Bob)

Música: Walter Rizzati

Argumento

Una chica busca asustada a su novio durante la noche en una villa abandonada donde ambos se han introducido. La joven ha perdido a su acompañante, e instantes después descubre horrorizada su ensangrentado cadáver. Acto seguido aparece una siniestra figura y también ella es asesinada… Le clavan en la cabeza desde detrás un arma blanca de grandes dimensiones, el filo le sale por la boca. Cuando el cuerpo de la chica se desploma, su anillo sale de su dedo.

Tras éste prólogo, vemos como el pequeño Bob observa fijamente una fotografía de una villa que parece ser la de la escena inicial. Bob, de unos 8 años, ve en la ventana de la casa la imagen de una niña de su edad que parece estar alertándole de algo. Su madre, Lucy, le dice que van a mudarse por unos meses de Nueva York a esa mansión, que se encuentra en un bosque a las afueras de Boston. Pues el doctor Norman Boyle, padre de Bob, es un científico que quiere retomar las investigaciones en las que estaba trabajando su predecesor el doctor Peterson. Poco antes de concluir sus informes, Peterson asesinó allí a su mujer y se suicidó sin motivo aparente.

Sigue leyendo

Anuncios

Miedo en la ciudad de los muertos vivientes – Lucio Fulci, 1980

https://i2.wp.com/images.movieplayer.it/images/2009/11/24/locandina-del-film-paura-nella-citt-a-dei-morti-viventi-1980-139336.jpg

Miedo en la ciudad de los muertos vivientes (V.O. Paura nella città dei morti viventi; a.k.a. City of the living dead, a.k.a. The Gates of Hell)

Italia, 1980

Director: Lucio Fulci

Género: Terror

Guión: Lucio Fulci, Dardano Sacchetti (inspirados por H.P. Lovecraft)

Intérpretes: Christopher George (Peter), Catriona McColl (Mary), Michele Soavi (Tommy)

Música: Fabio Frizzi

https://i1.wp.com/image.xyface.com/image/p/movie-paura-nella-citta-dei-morti-viventi/paura-nella-citta-dei-morti-viventi-143485.jpg

Se comenzó a grabar poco despues de finalizar el rodaje de “Luca il contrabbandiere”, y supuso el retorno de Fulci al cine de terror tras su éxito con “Zombi 2” (1979).

“Paura nella città dei morti viventi” es la primera película de la Trilogía de la Muerte, completada por “L´Aldilà” y “Quella villa accanto al cimitero”, y a mi juicio tambien la mejor de las tres.

En las primeras escenas vemos a un cura, el padre Thomas, vagando a través del cementerio de Dunwich durante una noche tormentosa. Allí se ahorca colgándose de un grueso árbol. En ese mismo instante, en New York, la jóven medium Mary Woodhouse (Catriona McColl, que aparece en las otras dos entregas de la Trilogía) percibe el suceso durante una sesión de espiritismo, y tras un ataque de pánico pierde el conocimiento. Los demás ocultistas constatan su muerte súbita. La policía sospecha de una sobredosis por abuso de drogas.

Sobre el extraño acontecimiento, el periodista Peter Bell se dispone a iniciar una investigación. Acude al cementerio el día que del entierro de Mary, y cuando han dejado el ataúd en la fosa y todos se han ido (los enterradores dejaron el trabajo a mitad declarándose en huelga), el reportero percibe quejidos y lamentos procedentes del féretro ya semicubierto por la tierra. Mary no estaba muerta en realidad, ha despertado de su letargo e intenta salir de su cautiverio arañando la tapa del ataúd con las uñas, lo que le hace sangrar copiosamente. Entonces, Peter agarra un pico y asesta varios golpes a la caja mortuoria para liberar a la chica. Pocos centímentros faltan para que el filo del pico alcance el rostro de Mary.

Más tarde ambos acuden a casa de Teresa, una de las ocultistas que participó en el rito espiritista. La medium que casi es sepultada viva cuenta a los allí presentes la visión que tuvo antes de desvanecerse. Teresa dice que un hecho similar y paralelo al suicidio del sacerdote en el camposanto está descrito en el libro de Enoch, redactado 4000 años antes, y que tras ese simbólico suceso dará comienzo una invasión procedente de ultratumba, en la que los cadáveres emergerán de la tierra para causar estragos entre los vivos. Según la experta ocultista, la profecía comenzará a cumplirse la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre.

Al mismo tiempo, en Dunwich, un jóven llamado Bob entra en una casa abandonada donde guarda su muñeca hinchable, y encuentra una masa informe de carne pútrida parasitada por ingentes cantidades de gusanos. Tras el desagradable descubrimiento se aleja velozmente del lugar. Entretanto, en un bar de la localidad varios lugareños discuten sobre él, diciendo que está loco (pues Bob parece padecer un ligero desequilibrio mental), que representa un peligro para la seguridad pública debido a su excentricismo, y que deberían echarlo del pueblo. En ese momento, inexplicablemente se rompe un espejo del local. Sucesos paranormales de esa índole suceden continuamente, y los aldeanos utilizan a Bob (el “tonto del pueblo”) como chivo expiatorio. (Ya vimos una situación parecida en otra obra de Fulci, “Non si sevizia un paperino”)

Por otro lado, la pintora Sandra se encuentra en la consulta de Jerry, su psicoanalista. La sesión es interrumpida por Emily,novia del terapeuta, que se disponía a despedirse para acudir a visitar a Bob, quien necesita su ayuda.

Se han citado en un amplio e inquietante garaje. Allí, Emily ve la silueta de alguien que parece ser Bob huyendo apresuradamente. Entonces aparece de improviso la espectral figura del Padre Thomas, el cura suicida.

Esa misma noche, en las cercanías del pueblo maldito, una jóven pareja se encuentra en el interior de un coche en actitud más que cariñosa. Ella parece tener ciertas reticencias a continuar, pues se siente intimidada por los lúgubres parajes en los que se hallan. Él le espeta que no se deje influenciar por esas habladurías y cuentos de brujas, cuando de repente, a la vista de ambos, se ve el colgante cuerpo del Padre Thomas ahorcado de un árbol frente al coche. Segundos despues ya no está ahí, sino junto a la ventanilla del copiloto, al lado de la chica (interpretada por Daniela Doria). Los jóvenes, petrificados por el terror, se hallan privados de cualquier capacidad de reacción. El maligno sacerdote retornado del Averno clava su gélida mirada en los ojos de la muchacha, de los cuales comienza a brotar sangre. Por si con esto no fuera suficiente, tras el llanto sangriento la chica comienza a regurgitar sus intestinos, en lo que supone la escena más impactante y brutal del largometraje, y una de las más logradas de la carrera del realizador romano (Fueron empleadas auténticas vísceras de animales). El que interpreta al novio, al que por cierto el cura-zombi arranca el cerebro, es Michele Soavi, discípulo de Dario Argento y futuro director de películas de terror como “La Chiesa”(1988) y la excelente “Dellamorte Dellamore”(1994)

A la mañana siguiente es encontrado el cadáver de Emily, sin signos de violencia. El padre sospecha inmediatamente de Bob.

Por su parte, Peter y Mary se desplazan desde New York hasta Dunwich, para esclarecer las misteriosas muertes y la relación de las mismas con la siniestra profecía. Tambien el psicólogo Jerry y su paciente Sandra investigan.

https://i1.wp.com/www.filmhorror.com/upload/news/img/165l_81318_1e2785de.jpg

Sangrientas lágrimas que inspiraron a Tarantino dos décadas más tarde

Una de las obras maestras de Fulci, ésta película cuenta con una excelente atmósfera tétrica propiciada entre otras cosas por la banda sonora de Fabio Frizzi.

Tarantino ha reconocido haber “homenajeado” dos escenas del film en su “Kill Bill”, las dos que tambien para mí son las mejores: Cuando Mary es enterrada viva (como “la Novia” en KB2) y la del llanto de sangre de Daniela Doria (Gogo Yubari tras su lucha contra Uma Thurman en KB1)

La revista italiana “Nocturno”, especializada en cine de género, afirma con razón que no adorar esta película supone no haber comprendido el cine de terror de los ochenta.

FHP (AlucineCinéfago), 2008