La policía pide ayuda – Massimo Dallamano, 1974

(Imagen: staticflickr)

La polizia chiede aiuto

Italia, 1974

Director: Massimo Dallamano

Género: Polizziesco, giallo

Guión: Massimo Dallamano, Ettore Sanzò (basándose en una novela de Peter McCurtin)

Intérpretes: Giovanna Ralli (juez Vittoria Stori), Claudio Cassinelli (Inspector Silvestri), Mario Adorf (Inspector Valentini), Farley Granger (Polvesi), Sherri Buchannan (Silvia)

Música: Stelvio Cipriani

Argumento

En el pequeño ático de un edificio, la policía encuentra el cadáver de una muchacha ahorcada. La chica cuelga desnuda. El comisario Valentini ha llegado hasta allí tras recibir una llamada anónima. Por el momento se desconoce la identidad de la adolescente y todo apunta a un suicidio. La autopsia determina que la joven mantuvo relaciones sexuales poco antes de su muerte.

La juez Vittoria Stori recibe el encargo de dirigir las investigaciones. Las autoridades consiguen desvelar la identidad de la chica: Se trata de Silvia Polvese. La quinceañera, de buena familia, acudía a un exclusivo colegio de monjas. En el momento de la tragedia, sus padres se hallaban ausentes en África, donde tenían negocios. La criada explica que Silvia había cambiado mucho en los últimos meses, y que se comportaba de manera extraña; siempre llevaba consigo una pequeña hoja de afeitar para cortarse las venas “en caso de emergencia”.

Las pesquisas policiales son delegadas al inspector Silvestri. Valentini se siente aliviado al no tener ya ocuparse del escabroso caso; pues tiene una hija, Patrizia, de la misma edad que la muerta.

Casualmente, mientras en la comisaría se proyectan las grabaciones policiales de una reciente manifestación, la juez Stori reconoce en las imágenes a la difunta Silvia. Allí se ve cómo la chica se mete en un portal, frente a la calle donde tienen lugar las protestas estudiantiles. Se trata del mismo día de su muerte, y sólo como una hora antes. Aquella manifestación se realizó en la otra punta de la ciudad respecto al ático donde apareció el cuerpo de Silvia: Los investigadores llegan pues a la conclusión de que la chica fue asesinada y su cadáver transportado seguidamente al lugar donde fue encontrado.

Sigue leyendo

Anuncios

Tu ley es lenta, la mía no – Stelvio Massi, 1979

https://www.pianetacinema.com/wp-content/uploads/2017/11/sbirro-legge-min.jpg

(Imagen: pianetacinema.com)

Tu ley es lenta, la mía no (V.O. Sbirro, la tua legge è lenta… la mia no!)

Italia, 1979

Director: Stelvio Massi

Género: Polizziesco

Guión: Marino Girolami, Vincenzo Mannino, José Sánchez

Intérpretes: Maurizio Merli (Comisario Ferro), Mario Merola (Raffaele Accampora), Francisco Rabal (Don Alfonso), Matilde C. Tisano (Eva)

Música: Stelvio Cipriani

Argumento

En Milán se están produciendo una serie de violentos homicidios. Varios hombres de negocios relacionados con el sector inmobiliario son asesinados. Entre ellos el profesor Guidi, que recibe varios disparos en su despacho; o el abogado Attardi, tiroteado por sicarios en plena calle.

El comisario Paolo Ferro, destinado en Francia, es llamado de vuelta a Milán para descubrir qué se oculta tras los sangrientos sucesos. A la estación acude a recogerle su fiel pero patoso ayudante Arrigo. Inicialmente los investigadores sospechan que la Mafia ha ordenado los asesinatos, pero Ferro no lo cree así. Sabe que Guidi, una de las víctimas, estaba estrechamente aliado con los clanes sicilianos.

El restaurador napolitano Raffaele Acampora es propietario de varias trattorías en Milán. A diferencia de la mayoría de los empresarios de la zona él no se deja extorsionar por el hampa. A unos matones que piensan cobrarle porcentajes a cambio de “protección” los echa a patadas. Y es que pocos saben que él mismo, en el pasado, fue un activo miembro de la Camorra. Entre quienes no ignoran éste hecho se encuentra el comisario Ferro, quien va a hacerle una visita para preguntarle si sabe algo de los asesinatos. Accampora tiene coartada, y Ferro se marcha prácticamente convencido de que el napolitano ha abandonado la senda del crimen.

En Milán, Ferro se hospeda en casa de su hermana. Ésta vive con su hijo universitario llamado Stefano, quien no parece tener mucha simpatía hacia la profesión de su tío.

El comisario se entera de que en un caserón a las afueras están teniendo lugar unas conversaciones de paz entre mafiosos sicilianos y gangsters marselleses, para poner fin a largos años de rivalidades y conflictos. Ferro acude allí y pone en evidencia a los franceses, al descubrir que en la máquina de coca-colas que había en la sala escondían varias pistolas con la intención de liquidar a los sicilianos a traición.

Sigue leyendo

Crimen sin huella – Mario Landi, 1979

https://www.nightmare-horrormovies.de/uploader/uploads/2016/11/i689bs0vni.jpg

(Imagen: nightmare-horrormovies.de)

Crimen sin huella (V.O. Giallo a Venezia)

Italia, 1979

Director: Mario Landi

Género: Polizziesco, giallo, softcore

Guión: Aldo Serio

Intérpretes: Leonora Fani (Flavia), Jeff Blynn (Inspector De Pol), Gianni Dei (Fabio), Mariangela Giordano (Marzia)

Música: Berto Pisano

Argumento

Los cuerpos sin vida del arquitecto Fabio y su joven esposa Flavia aparecen cerca de uno de los canales de Venecia. Él ha sido asesinado a puñaladas, mientras que el cuerpo de ella no presenta señales de violencia. El comisario Angelo De Pol es el encargado de investigar el caso, junto a su ayudante Maestri. El forense descubre que el arma del delito en el caso de Fabio fueron unas tijeras. Flavia, en cambio, murió ahogada. En las ropas de Fabio la policía encuentra cocaína. De Pol no se explica por qué el asesino sacó del agua el cadáver de la chica tras ahogarla en el canal.

El comisario le hace una visita a la escritora Marzia, una amiga del matrimonio. Al principio procura mantenerse reservada, pero termina revelando detalles de la vida íntima de Flavia y su marido. Al parecer, además de consumidor de cocaína, Fabio era también un libertino. Sólo se excitaba con las voluptuosidades más extravagantes, lo que terminó hastiando a su esposa. Fabio se estimulaba con imágenes pornográficas y gustaba del exhibicionismo, el voyeurismo, la sodomía, los juegos sadomasoquistas… Mientras el comisario escucha su testimonio, la mujer recibe llamadas amenazantes. Se trata, supuestamente, de un ex-amante de Marzia que pretende forzarla a que vuelva con él. El acoso telefónico se prolonga desde hace meses, y la escritora también recibe cartas con mensajes escuetos y contundentes como “Si no dejas a ese grupo de depravados te mato”.

Sigue leyendo

Zappatore – Alfonso Brescia, 1980

https://mondomusic.com.au/wp-content/uploads/2016/11/p-527-zappatore_1__59671.1363913486.1280.1280.jpg

(Imagen: mondomusic.com.au)

Zappatore

Italia, 1980

Director: Alfonso Brescia

Género: Drama, comedia

Guión: Libero Bovio, Alfonso Brescia, Piero Regnoli

Intérpretes: Mario Merola (Francesco Esposito), Regina Bianchi (Maddalena), Gerardo Amato (Mario), Biagio Pelligra (D´Inzillo)

Música: Eduardo Alfieri

Argumento

Francesco Esposito es un humilde labrador propietario de una pequeña parcela de tierra a las afueras de Nápoles. Él y su mujer Maddalena han llevado una vida de grandes sacrificios y privaciones para que Mario, el único hijo del matrimonio, pudiera estudiar. Cuando el joven se diploma como abogado, la familia organiza para celebrarlo una comida en la casa de campo. Francesco está muy orgulloso de su hijo. Entre los invitados se encuentran también dos agentes de los carabinieri, un cura, un terrateniente llamado don Andrea y el contable Vinzillo – Francesco tiene deudas con éste último: Le pidió dinero porque para pagar los estudios de su hijo no le bastaba lo que ganaba en el campo. D´Inzillo es un prestamista usurero y especulador que busca apoderarse de sus tierras cuando el labrador sea incapaz de pagar los intereses. También están allí Pasqualino y Gennarino, jornaleros que trabajan para Francesco, la campesina Stella (pretendida por Pasqualino pero que sólo se interesa por uno de los carabinieri) y Assuntina, la novia de Mario; que al ser huérfana se ha criado con los Esposito.

Mario se marcha a Nápoles para emprender su carrera de abogado, y se despide de sus padres. Una vez en la ciudad, descubrimos que tiene allí otra novia: La italoamericana Nancy, cuyos padres residentes en Nueva York son inmensamente ricos. Mario vive del dinero de ella, porque el bufete de abogados en el que trabaja es un fracaso. El joven se avergüenza de sus orígenes humildes y le oculta a Nancy que es hijo de campesinos.

Sigue leyendo

Il mammasantissima – Alfonso Brescia, 1979

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2018/07/3c276-ilmammasantissima.jpg?w=912&h=609

(Imagen: 3.bp)

Il mammasantissima

Italia, 1979

Director: Alfonso Brescia

Género: Drama, polizziesco

Guión: Ciro Ippolito, Piero Regnoli

Intérpretes: Mario Merola (Vincenzo), Malisa Longo (Assunta), Biagio Pelligra (Salvatore)

Música: Eduardo Alfieri

Argumento

Son tiempos difíciles para el contrabando de tabaco en Nápoles. La policía ha emprendido una furibunda cruzada contra ese comercio ilegal. El principal contrabandista de la ciudad es don Vincenzo, hombre influyente, muy querido y respetado en los barrios humildes porque siempre intercede en favor de los desheredados. Vincenzo es desafiado por su rival “el Abogado”, jefe de una nueva banda de delincuentes sin escrúpulos. Maria, la hija de Vincenzo, está a punto de casarse con su novio Roberto; quien trabaja en el contrabando como lanchero.

Un día una joven pareja acude a pedir ayuda a Vincenzo. Él está en el paro y ella embarazada. Han sido amenazados por don Salvatore Buffalo, a quien deben un dinero que no pueden pagar.

Buffalo es un prestamista usurero que regenta una casa de empeños. Vincenzo acude a hablar con él para convencerle de que perdone sus deudas al pobre matrimonio. Pero Salvatore se niega y hace llamar a sus matones. Vincenzo los deja fuera de combate, y humilla públicamente al despreciable usurero; diciendo además a quienes en la zona residen que acudan a él si son hostigados por el mezquino prestamista.

La boda de Maria y Roberto se avecina, pero Vincenzo es consciente de que una grave crisis se cierne sobre su “sector laboral”: La policía está actuando con gran contundencia contra el contrabando, y la mercancía que llega al puerto es cada vez más escasa.

Entretanto, Vincenzo continúa su labor de “mammasantissima” (benefactor popular, justiciero de barrio). Cuando la gente humilde está en apuros, no acude a la policía sino a él. Incluso el cura actúa así: Cuando en la iglesia roban la corona de la Virgen va a ver a don Vincenzo para que la recupere.

Vincenzo va a consultar a Gennarino, un niño de la calle que siempre está al tanto de todo. Éste le informa de que los autores del robo son los gitanos que viven en un campamento a las afueras. El mammasantissima va a enfrentarse a ellos, y aunque es recibido con navajas consigue salir airoso y devolver la corona a la iglesia.

Sigue leyendo

L´ultimo guappo – Alfonso Brescia, 1978

https://m.media-amazon.com/images/M/MV5BNGE5M2M0NmQtZDQzZC00ZDlhLWE0OWQtMTIzMjE2YzBlNzNjXkEyXkFqcGdeQXVyMTYxNjkxOQ@@._V1_UY1200_CR97,0,630,1200_AL_.jpg

(Imagen: media-amazon)

L´ultimo guappo

Italia, 1978

Director: Alfonso Brescia

Género: Drama

Guión: José Luis Navarro

Intérpretes: Mario Merola (Francesco Aliprandi), Walter Ricciardi (Roberto), Luciano Catenacci (Don Pasquale Ronciglio), Sonia Viviani (Ninfarosa)

Música: Giacomo y Gianni Dell´Orso

Argumento

Don Francesco Aliprandi controla un mercado rural a las afueras de Nápoles, donde se vende ganado vacuno y porcino. Cobra un porcentaje a modo de “protección” a los granjeros que comercian allí con los animales. Su rival don Pasquale Ronciglio pretende introducirse en su territorio, haciéndole la competencia. Ambos contrincantes deciden resolver sus diferencias mediante un duelo, y se citan para esa misma noche.

Francesco, que es viudo, vive con su pequeño hijo Roberto. Poco antes de dirigirse con su pistola al encuentro de Pasquale, ocurre un desafortunado accidente: El pequeño Roberto, que jugaba en la calle, es atropellado por una furgoneta. El niño es trasladado al hospital en estado crítico y su preocupado padre lo acompaña – dejando así plantado a su rival, que mientras tanto le espera en el sitio convenido.

Roberto se debate entre la vida y la muerte, “sólo un milagro podrá salvarlo” dicen los médicos. El acongojado y desesperado Francesco, al ver una imagen de la Virgen, le ruega que salve la vida de su hijo. Él, a cambio, jura abandonar los negocios turbios en los que anda metido y cederle todo a Pasquale.

Éste, por su parte, piensa que Francesco no ha acudido al duelo por cobardía. Mientras festeja su triunfo, llega Francesco y le anuncia que abandona todos sus intereses en el mercado, renunciando a su favor al control que hasta el momento ostentaba.

Con grandes burlas y carcajadas, Pasquale y sus secuaces le humillan, convencidos de que actúa así por miedo. Ahora se convierte en el hazmerreír del pueblo y todos le pierden el respeto, menos sus allegados más íntimos. Por eso Francesco, que aguanta estoicamente el escarnio, termina por exiliarse a una zona costera.

Pasan muchos años. Roberto recuperó la salud y ahora es un joven que acaba de diplomarse como contable. Durante la fiesta familiar para celebrar el título, a Francesco le proponen invertir en el teatro local.

Sigue leyendo

Nápoles serenata calibre 9 – Alfonso Brescia, 1978

https://pics.filmaffinity.com/Napoli_Serenata_calibro_9-285320752-large.jpg

(Imagen: filmaffinity.com)

Napoli serenata calibro 9

Italia, 1978

Director: Alfonso Brescia

Género: Polizziesco

Guión: Alfonso Brescia, Ciro Ippolito, Piero Regnoli

Intérpretes: Mario Merola (Salvatore), Aldo Canti (Totonno), Ria De Simone (Marilì)

Música: Eduardo Alfieri

Argumento

Don Salvatore Savastano es un contrabandista de tabaco en Nápoles. Generoso con los pobres, es querido y respetado en los barrios humildes de la ciudad. En el banquete para celebrar la primera comunión de su hijo Carletto, deleita a los asistentes con sus canciones napolitanas. De repente aparecen en la sala de fiestas cuatro individuos con pasamontañas y ametralladoras, con la intención de atracar a los invitados.

Los asaltantes pierden el control y comienzan a disparar, el pequeño Carletto y su madre son alcanzados por las balas. Acto seguido, los atracadores saltan por la ventana; uno de ellos realizando una acrobacia que llama la atención del acongojado Salvatore. Una vez en la calle, los criminales escapan en sus motos.

Tras la muerte de su hijo y de su mujer, el contrabandista está decidido a encontrar a los culpables para vengarse. El comisario es consciente de que Salvatore tratará de tomarse la justicia por su mano, y para impedirlo trata de convencerle de que unan sus esfuerzos. Pero Salvatore no está interesado en colaborar con la policía, pues se trata de un asunto demasiado personal que él quiere investigar y resolver por cuenta propia. Así, el comisario encarga a dos de sus agentes de paisano que sigan permanentemente a Salvatore para impedir que corra más sangre.

El contrabandista inicia sus pesquisas por los bajos fondos de la ciudad, preguntando a un individuo apodado “El Cura” (V.O. “Il Prete”) que trapichea con objetos robados. Éste le aconseja que consulte a Mailì, una ex-prostituta que regenta una casa de empeños clandestina.

Sigue leyendo