La Piovra 9 – Capítulo 1

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

La Piovra IX – Il Patto

Italia, 1998

Director: Giacomo Battiato

Guión: Andrea Porporati, Alessandro Sermoneta, Domenico Rafele. Con la colaboración de Anja Kling y Gianni Galassi en los diálogos.

Intérpretes: Raoul Bova (capitán Carlo Arcuti), Anja Kling (Barbara Greenberg Altamura), Maurizio Donadoni (Coronel Valente), Laura Marinoni (Augusta Altamura), Fabrizio Contri (Barón Altamura), Sebastiano Lo Monaco (Abogado Torrisi), Luca Zingaretti (Pietro Favignana), Tony Sperandeo (Turi Mondello)

Música: Paolo Buonvino

Capítulo 1

Una pareja entra en Italia en tren, procedente de Francia. El hombre, francés, se da cuenta de que su compañera le oculta algo. Poco después de cruzar la frontera, él ve a la chica hablando con agentes de la policía y enseñándoles documentos. Además, papeles importantes que él llevaba en su maleta han desaparecido. No cabe duda: La joven, asumiendo el rol de su amante, es en realidad una infiltrada de la policía, con la misión de espiarle.

Cuando el tren pasa a través de un túnel, la chica es degollada.

El comisario Carlo Arcuti, que había sido alejado de Sicilia tras el fracaso de su anterior encargo, recibe órdenes por parte del coronel Valente de regresar a la isla; pues hay un nuevo trabajo para él “que no tiene nada que ver con el anterior”. Se trata de vigilar al peligroso contrabandista Didier Martin (el francés de la escena inicial, que mato a la chica). Se sospecha que Martin pretende emprender junto a la Mafia un gigantesco negocio relacionado con el narcotráfico.

Barbara Altamura, esposa del barón Francesco, recibe el alta en el centro psiquiátrico en el que fue recluída hace meses tras un colapso nervioso. A la salida de la clínica le espera Turi (antiguo pistolero de Pietro Favignana), que ahora trabaja como chófer para el barón Altamura. Éste se dedica ahora a la especulación financiera y bancaria que antes tanto detestaba. La villa Altamura fue vendida y ahora Francesco reside en otro palacio aún más ostentoso, junto al hijo Paul y la prima Augusta.

Las dos mujeres, Augusta y Barbara sienten de inmediato una antipatía mutua. Barbara puede finalmente ver al pequeño Paul, pero comprueba que éste reacciona a su llegada con una cierta frialdad… Poco después descubre que Francesco y Augusta le habían dicho al niño que ella había partido a los EEUU, y además nunca le enseñaron las cartas que su madre le escribía.

Al día siguiente Barbara puede aclarar a su hijo el malentendido, y ambos comienzan a pensar en el mejor modo para marcharse de allí.

La Comisión de la Mafia busca invertir en el negocio de la droga. Didier Martin es el encargado de establecer en Sicilia un laboratorio para el refinamiento de heroína. Altamura, por su parte, es contactado por los “amigos” del político Riccardo (aquellos que le convencieron de aceptar a Pietro como socio), y a través del abogado Torrisi (próximo a la Mafia) deberá prestar cobertura financiera a la operación (introducir la morfina turca en Sicilia y exportarla a EEUU convertida en heroína).

Sigue leyendo

Anuncios

El beso de la muerte – Henry Hathaway, 1947

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2018/12/90d0b-Kiss2Bof2BDeath2B2528194725292BPOSTER.jpg?w=808&h=636

El beso de la muerte (V.O. Kiss of death)

EEUU, 1947

Director: Henry Hathaway

Género: Drama, cine negro

Guión: Ben Hecht, Charles Lederer, Eleazar Lipsky

Intérpretes: Victor Mature (Nick Bianco), Richard Widmark (Tommy Udo), Brian Donlevy (fiscal D´Angelo), Coleen Gray (Nettie), Curro García, Manolo Royo

Música: David Buttolph

Argumento

Poco antes de Navidad, el ex-presidiario Nick Bianco atraca una joyería junto a sus cómplices. Tras salir de prisión, Nick intentó comenzar una vida honrada, pero nadie quería contratarlo por haber estado en la cárcel. Así pues, se vió obligado a volver a las andadas para sacar adelante a su familia.

Tras el asalto, Nick es arrestado. Sus compañeros logran escapar. Louis D´Angelo, el fiscal del distrito, trata de converlo de que colabore con la justicia. Si delata a sus cómplices recibirá una condena reducida, y podrá volver a ver en breve a su esposa Mary y sus dos pequeñas hijas. Nick se niega a convertirse en un chivato, y está convencido de que sus amigos cuidarán de su familia mientras él esté entre rejas. Cargando con la responsabilidad total del delito, Nick es condenado a veinte años de prisión. En la cárcel conoce a Tommy Udo, un volátil gángster acusado de asesinato. Por haber mantenido la boca cerrada durante el juicio, Nick se gana el respeto de Tommy.

Sigue leyendo

La Piovra 8 – Capítulo 2

https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/I/51FT3%2BSA-FL._SY445_.jpg

(Imagen: Amazon)

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

La Piovra VIII – Lo Scandalo

Italia, 1997

Director: Giacomo Battiato

Guión: Umberto Contarello, Andrea Porporati, Alessandro Sermoneta, Sergio Silva, Domenico Rafele

Intérpretes: Raoul Bova (capitán Carlo Arcuti), Anja Kling (Barbara Greenberg Altamura), Luca Zingaretti (Pietro Favignana), Tony Sperandeo (Turi Mondello)

Música: Paolo Buonvino

Aquí puede leerse lo que pasó en el episodio anterior

Capítulo 2

En el juicio a los hombres de Pietro éstos son condenados tan solo a un par de meses de prisión, por posesión ilegal de armas. No hay pruebas para acusarles del secuestro de Paul Altamura. Pietro Favignani, prófugo, es absuelto de todos los cargos, para perplejidad del ahora comandante Carlo Arcuti.

Pietro se encuentra en Nuevo York, bajo la protección de un poderoso jefe de la Mafia. Éste le propone entrar en el negocio de la heroína, toda una novedad para la época; y le explica la importancia geoestratégica de Sicilia, donde la morfina procedente de Turquía debe ser procesada en laboratorios clandestinos. Desde Sicilia, la droga es transportada a los EEUU vía Canadá. Todo resulta fácil y libre de riesgos, pues en los años ´50 la policía todavía no conoce los procedimientos y rutas de los narcotraficantes.

El asesor Biagio Sila, antiguo socio de don Albanese y de Pietro, se ha pasado al lado del barón Francesco Altamura (que ha sucedido a su padre); y le respalda ahora en su proyecto.

Barbara, la esposa de Francesco y el comandante Carlo se convierten en amantes. Paul pasa los días recluído en la mansión por motivos de seguridad.

Pietro regresa a Sicilia. Su mujer Rosaria, hija de don Albanese, ha dado a luz a una niña, Maria. Pietro se encuentra con Tano, que ahora vive en casa del barón, y le propone que sea el padrino de su hija recien nacida.

Tano es un joven muy inteligente y aplicado. El barón está orgulloso de él, mientras que Paul se siente un tanto desplazado por su padre. Tano destaca particularmente en los números; es todo un portento con las matemáticas.

Sigue leyendo

La Piovra 7 – Capítulo 5

https://www.filmarena-eng.com/obrazky/film_15969_1.jpg

(Imagen: filmarena-eng)

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1995

Director: Luigi Perelli

Guión: Umberto Contarello, Pier Giuseppe Murgia, Sandro Petraglia, Andrea Porporati, Alessandro Sermoneta, Sergio Silva, Stefano Rulli, Francesco Marcucci

Intérpretes: Raoul Bova (vice-comisario Gianni Breda), Romina Mondello (Sara Granchio), Remo Girone (Tano Cariddi) Patricia Millardet (Silvia Conti), Florinda Bolkan (Condesa Olga Camastra), Rolf Hoppe (Profesor Ramonte), Paolo Bonacelli (Edoardo Corinto), Anita Zagaria (Giulia Altofonte), Lorenza Indovina (Chiara Bronta), Francesco Benigno (Biagio Granchio), Gedeon Burkhard (Daniele Rannisi)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo que pasó en el capítulo anterior

Capítulo 5

Corinto, alarmado tras conocer la intención de la condesa de testificar, se pone en contacto con Saverio y Nuzzo. Éstos le aseguran que no tiene de que preocuparse. Al día siguiente, Olga Camastra aparece colgada en su celda: La han “suicidado”. El juez Orione, superior inmediato de Silvia Conti, responsabiliza a ésta de la muerte de la condesa. Silvia es llamada a Roma, a comparecer ante una commission judicial que evalúe si ha existido por su parte “instigación al suicidio”. En Roma se decide que Silvia será apartada del caso. Yano podrá seguir oficialmente llevando a cabo la investigación, pero de todos modos continuará “clandestinamente” con ayuda de sus colaboradores Gianni Breda y el informático Stefano.

Sara comienza a desesperarse ante la ausencia de sus protectores Silvia y Breda. El agente encargado de su seguridad es precisamente el infiltrado que le pas alas informaciones a los miembros de la logia. Éste policía corrupto, Livoti, trata de convencer a la chica de que se retracte de las acusaciones contra Nuzzo. Ella es, por cierto, la única testigo viva que queda contra él.

Antes de regresar a Sicilia, el comisario Breda le presenta a Silvia a su mujer Tiziana, que reside en centro de rehabilitación para drogodependientes.

Sara prepara una grabación en cassette despidiéndose de Silvia y Breda. Ha decidido quitarse la vida. Cuando es llamada a la presencia del juez Orione se lanza desde una de las ventanas al vacío. La juez Conti y el comisario regresan cuando se están llevando el cadáver de la joven. Livoti, por su parte, registra la habitación de Sara en busca de algo que incrimine a Nuzzio, hallando el cassette que ella había grabado a modo de despedida y “testamento” oral.

Sigue leyendo

Zappatore – Alfonso Brescia, 1980

https://mondomusic.com.au/wp-content/uploads/2016/11/p-527-zappatore_1__59671.1363913486.1280.1280.jpg

(Imagen: mondomusic.com.au)

Zappatore

Italia, 1980

Director: Alfonso Brescia

Género: Drama, comedia

Guión: Libero Bovio, Alfonso Brescia, Piero Regnoli

Intérpretes: Mario Merola (Francesco Esposito), Regina Bianchi (Maddalena), Gerardo Amato (Mario), Biagio Pelligra (D´Inzillo)

Música: Eduardo Alfieri

Argumento

Francesco Esposito es un humilde labrador propietario de una pequeña parcela de tierra a las afueras de Nápoles. Él y su mujer Maddalena han llevado una vida de grandes sacrificios y privaciones para que Mario, el único hijo del matrimonio, pudiera estudiar. Cuando el joven se diploma como abogado, la familia organiza para celebrarlo una comida en la casa de campo. Francesco está muy orgulloso de su hijo. Entre los invitados se encuentran también dos agentes de los carabinieri, un cura, un terrateniente llamado don Andrea y el contable Vinzillo – Francesco tiene deudas con éste último: Le pidió dinero porque para pagar los estudios de su hijo no le bastaba lo que ganaba en el campo. D´Inzillo es un prestamista usurero y especulador que busca apoderarse de sus tierras cuando el labrador sea incapaz de pagar los intereses. También están allí Pasqualino y Gennarino, jornaleros que trabajan para Francesco, la campesina Stella (pretendida por Pasqualino pero que sólo se interesa por uno de los carabinieri) y Assuntina, la novia de Mario; que al ser huérfana se ha criado con los Esposito.

Mario se marcha a Nápoles para emprender su carrera de abogado, y se despide de sus padres. Una vez en la ciudad, descubrimos que tiene allí otra novia: La italoamericana Nancy, cuyos padres residentes en Nueva York son inmensamente ricos. Mario vive del dinero de ella, porque el bufete de abogados en el que trabaja es un fracaso. El joven se avergüenza de sus orígenes humildes y le oculta a Nancy que es hijo de campesinos.

Sigue leyendo

La Piovra VII – Capítulo 4

https://media-cache.cinematerial.com/p/500x/pqusee73/la-piovra-7-indagine-sulla-morte-del-comissario-cattani-dvd-cover.jpg

(Imagen: media-cache.cinematerial)

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1995

Director: Luigi Perelli

Guión: Umberto Contarello, Pier Giuseppe Murgia, Sandro Petraglia, Andrea Porporati, Alessandro Sermoneta, Sergio Silva, Stefano Rulli, Francesco Marcucci

Intérpretes: Raoul Bova (vice-comisario Gianni Breda), Romina Mondello (Sara Granchio), Remo Girone (Tano Cariddi) Patricia Millardet (Silvia Conti), Florinda Bolkan (Condesa Olga Camastra), Rolf Hoppe (Profesor Ramonte), Paolo Bonacelli (Edoardo Corinto), Anita Zagaria (Giulia Altofonte), Lorenza Indovina (Chiara Bronta), Francesco Benigno (Biagio Granchio), Gedeon Burkhard (Daniele Rannisi)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo que pasó en el capítulo anterior

Capítulo 4

En una cueva situada bajo la casa donde se ocultaba Aragonese, la policía descubre restos humanos. Tres cráneos de individuos que fueron ejecutados de un tiro en la nuca. Según las primeras pesquisas, llevarían muertos ya unos años, aproximadamente desde 1989.

La condesa Camastra trata de recopilar la lista de los implicados en el blanqueo de capitales. Se trata de los miembros de una misteriosa organización de corte masónico denominada “Salus Nostra Extrema Thule”.

Daniele acude como invitado a un programa de televisión. Una encuesta entre sus conciudadanos le considera un mal hijo, por haber delatado a su padre. Él, sin embargo, está empeñado en que hizo lo correcto y añade que “Qué clase de mundo es éste en el que un hijo que quiere permanecer siendo honesto se ve obligado a denunciar al padre”

Los hombres de Nuzzo encuentran a Biagio y lo llevan a la mansión donde el prófugo se oculta. Nuzzo y sus esbirros le propinan una brutal paliza al joven delincuente. Quieren que les revele el paradero de su hermano. Nuzzo puede por fin vengarse.

Mientras tanto, Sara ha ido a encontrarse con la condesa Camastra. Ésta la contrata para que mate a Nuzzo, y le promete que su banda ocupará el lugar del mafioso, una vez éste haya sido liquidado.

Sigue leyendo

El Diablo y yo – Archie Mayo, 1946

https://cdn.shopify.com/s/files/1/1104/4308/products/angel-on-my-shoulder-movie-poster-1946-1020491619_1024x1024.jpg?v=1495721599

(Imagen: cdn.shopify.com)

El Diablo y yo (V.O. Angel on my shoulder)

EEUU, 1946

Director: Archie Mayo

Género: Comedia, drama, cine negro

Guión: Harry Segall, Roland Kibbee

Intérpretes: Paul Muni (Eddie Kagle/juez Frederik Parker), Anne Baxter (Barbara Foster), Claude Rains (Nick)

Música: Dimitri Tiomkin

Argumento

Eddie Kagle, jefe de una banda de gangsters, sale de la cárcel tras cumplir una larga condena. Su amigo y lugarteniente Smiley le espera a las puertas del presidio. Juntos se alejan de allí en coche. La organización ha crecido y es más poderosa. De improviso, Smiley saca su pistola y descerraja varios tiros a su jefe.

Cuando Eddie despierta, está en el infierno. Tarda en comprender que está muerto, y que ha sido asesinado a traición por su “amigo” Smiley, alguien en quien había depositado toda su confianza. Eddie, hecho una furia, desea vengarse a toda costa. El mismísimo Diablo tiene noticia de su llegada, y decide proponerle un trato. Aprovechando el enorme parecido físico entre Eddie y el juez Frederick Parker, Satán quiere que el alma de Eddie regrese al mundo físico para entrar en el cuerpo del juez y provocar su perdición. A cambio le concederá la oportunidad de vengarse de Smiley.

El fantasma de Eddie, acompañado del Diablo, retorna a la Tierra. Ambos, invisibles para el ojo humano, entran en una sala donde el juez Parker encabeza un proceso. Sin causa aparente, el magistrado se desvanece; y entonces el Diablo hace que el alma de Eddie tome posesión de su cuerpo. Cuando Parker despierte, será Eddie quien viva en su interior – lo que, como cabe esperar, provocará innumerables equívocos.

A todos llama la atención el súbito cambio en la personalidad y el comportamiento del modélico juez. Parker se conduce ahora como un hampón, con vocabulario y modales barriobajeros. Eso preocupa enormemente a su criado Albert, y más todavía a su secretaria y prometida Barbara. De repente, después de volver en sí, Parker habla de ajustarle las cuentas a un tal Smiley, alguien que nadie sabe quién es; y constantemente se comunica con “Nick”, un “amigo imaginario” al que sólo él es capaz de ver (y quien no es otro que el Diablo). El doctor Matt Higgins, amigo de Fred Parker y de Barbara, está especializado en psiquiatría y sugiere que el magistrado padece un trastorno de personalidad. Sin embargo no cree que haya motivo para alarmarse y está convencido de que las aguas volverán a su cauce por sí mismas.

Sigue leyendo