El escapulario – Servando González, 1968

El escapulario

México, 1968

Director: Servando González

Guión: Jorge Durán Chavez, Rafael García Travesi, Servando González

Intérpretes: Enrique Lizalde (Pedro), Enrique Aguilar (Padre Andrés), Ofelia Guilmáin (María), Eleazar García (Tío Juan)

Música: Gustavo César Carrión

Género: Drama, terror

Argumento

El padre Andrés, que acaba de llegar como nuevo cura a un pueblo, es llamado una noche a la casa de una moribunda para darle la extrema unción. Dos bandidos acechan entretanto al sacerdote, con la intención de robarle. Pero para ello deciden esperar a que le dé la absolución a la anciana.

Doña María, postrada en la cama, le entrega al padre Andrés una reliquia que considera milagrosa: Un escapulario capaz de salvar vidas, y que según ella protegió en el pasado a sus hijos. La mujer nota el escepticismo del cura, y para tratar de convencerle comienza a contarle la historia de sus hijos…

Sigue leyendo

Anuncios

La Loba – Rafael Baledón, 1965

La Loba

México, 1965

Director: Rafael Baledón

Género: Terror

Guión: Ramón Obón

Intérpretes: Kitty de Hoyos (Clarisa), Joaquín Cordero (Alejandro Bernstein), Columba Domínguez (Marcela), José Elías Moreno (Prof. Fernández), Crox Alvarado (Crumba), Noé Murayama (Cazador de lobos)

Música: Raúl Lavista

Argumento

Noche de luna llena. De la cripta de un cementerio sale una mujer-loba, que ataca en el campo vecino a quienes encuentra a su paso. Varias personas son masacradas: Un hombre en una tienda de campaña, una pareja de leñadores…

El doctor Alejandro Bernstein se dirige en coche de caballos a visitar a su colega científico el profesor Fernández. Alejandro observa con espanto la feroz criatura, pero puede escapar de ella. Más tarde la mujer-loba regresa a la cripta, que está comunicada a través de unos pasadizos con una casa en el campo: La residencia del profesor Fernández a la que Alejandro se dirige. La licántropa entra con la ayuda de un pintoresco lacayo, el gitano Crumba, y regresa a sus aposentos para transformarse de nuevo en mujer.

El profesor Fernández tiene dos hijas, Alicia y Clarisa; Alejandro ha llegado para pedirle la mano de la segunda. Fernández se muestra dubitativo, como si hubiera algún detalle sobre su hija que estuviera tratando de ocultarle… Tanto Alicia como Clarisa pasan la mayor parte de su tiempo recluídas en sus respectivas habitaciones. Se sienten como en una prisión e ignoran por qué su padre las trata así. La madre, por su parte, tampoco lo sabe pero lo intuye.

Mientras tanto, el inspector encargado de investigar las masacres comprueba que la bestia asesina arrancó los corazones de sus víctimas para devorarlos. El Dr. González se dispone a realizar exhaustivos análisis de los pelos y restos orgánicos hallados en los cadáveres para averiguar qué clase de engendro cometió tamaña carnicería, a qué “escala zoológica” pertenece. Uno de sus más cercanos colaboradores, el hombre de la tienda de campaña, figura entre los muertos provocados la noche anterior por la monstruosa criatura.

En casa del profesor Fernández, Alicia observa sus manos y no comprende cómo se hizo ciertos rasguños. Le confiesa a su madre que muchas noches sufre pesadillas en las que se comporta como un animal salvaje…

Los científicos Fernández y Bernstein discuten sobre sus respectivos campos de investigación y sobre los avances de sus experimentos. Fernández es un estudioso de la metaplasia, la transformación de un tejido en otro. Le fascinan las mutaciones en la naturaleza, las metamorfosis de las células; los complejos procesos que hacen que, por ejemplo, un gusano se transforme en una mariposa… o que un hombre se transforme en lobo (un hombre o una mujer!). Además, ha logrado grandes progresos en el ámbito de la criogenización.

Sigue leyendo

La Muñeca Perversa – Rafael Baledón, 1969

La Muñeca Perversa

México, 1969

Director: Rafael Baledón

Género: Suspense, terror

Guión: Rafael Baledón

Intérpretes: Marga López (Elena), Joaquín Cordero (Ricardo), Norma Lazareno (Rosi)

Música: Raúl Lavista

Argumento

La atribulada familia Montenegro atraviesa por un momento de duelo. Acaba de fallecer la matriarca, una severa y complicada señora; lo cual ha reunido de nuevo bajo un mismo techo a sus hijos e hijas, a sus yernos y nueras, y a sus dos nietas. Tras el entierro, todos regresan a la mansión y Leticia, una de las hijas, declara histéricamente estar convencida de que su madre fue asesinada mediante envenenamiento. Ello contribuye a exasperar e irritar a los demás integrantes del clan. Casualmente ese mismo día, los Montenegro tienen noticia de que la esposa de uno de los hijos de la difunta ha escapado del centro psiquiátrico en el que se encontraba recluída. La mujer había sido internada en el manicomio por haber asesinado al jardinero con unas tijeras de podar. Y se dala coincidencia de que se llevaba muy mal con su suegra… Por ello las sospechas de Leticia no hacen mas que incrementarse, y algunos de los demás también comienzan a creer que no anda tan desencaminada. Deciden realizar una exhumación del recién sepelido cadáver para analizar la causa concreta del deceso.

Mediante una serie de flashbacks vamos descubriendo ciertos transfondos acerca de los sucesos que han desembocado en la situación actual. La loca que ahora escapó del frenopático comenzó a perder sus facultades mentales a causa del alcoholismo. Cuando ella y su esposo llegaron, recién casados, a casa de la matriarca, la nuera empezó a beber al sentirse rechazada por su despótica madre política. Años más tarde, recluída en una casa que el joven matrimonio se había hecho construir frente a la de la anciana, la mujer siguió bebiendo ya nacida su hija Rosi. Ésta, una dulce y sensual, pero sumamente pérfida adolescente, continuó suministrándole bebidas alcohólicas a su madre con el fin de incrementar su adicción. Las botellas las conseguía Rosi a través de su amigo Larry, el hijo de un farmacéutico y boticario, que a cambio reclamaba favores carnales.

Sigue leyendo