La Muñeca Perversa – Rafael Baledón, 1969

https://i1.wp.com/www.morbidofest.com/wp-content/uploads/2013/02/1.jpg

La Muñeca Perversa

México, 1969

Director: Rafael Baledón

Género: Suspense, terror

Guión: Rafael Baledón

Intérpretes: Marga López (Elena), Joaquín Cordero (Ricardo), Norma Lazareno (Rosi)

Música: Raúl Lavista

 

Argumento

La atribulada familia Montenegro atraviesa por un momento de duelo. Acaba de fallecer la matriarca, una severa y complicada señora; lo cual ha reunido de nuevo bajo un mismo techo a sus hijos e hijas, a sus yernos y nueras, y a sus dos nietas. Tras el entierro, todos regresan a la mansión y Leticia, una de las hijas, declara histéricamente estar convencida de que su madre fue asesinada mediante envenenamiento. Ello contribuye a exasperar e irritar a los demás integrantes del clan. Casualmente ese mismo día, los Montenegro tienen noticia de que la esposa de uno de los hijos de la difunta ha escapado del centro psiquiátrico en el que se encontraba recluída. La mujer había sido internada en el manicomio por haber asesinado al jardinero con unas tijeras de podar. Y se dala coincidencia de que se llevaba muy mal con su suegra… Por ello las sospechas de Leticia no hacen mas que incrementarse, y algunos de los demás también comienzan a creer que no anda tan desencaminada. Deciden realizar una exhumación del recién sepelido cadáver para analizar la causa concreta del deceso.

Mediante una serie de flashbacks vamos descubriendo ciertos transfondos acerca de los sucesos que han desembocado en la situación actual. La loca que ahora escapó del frenopático comenzó a perder sus facultades mentales a causa del alcoholismo. Cuando ella y su esposo llegaron, recién casados, a casa de la matriarca, la nuera empezó a beber al sentirse rechazada por su despótica madre política. Años más tarde, recluída en una casa que el joven matrimonio se había hecho construir frente a la de la anciana, la mujer siguió bebiendo ya nacida su hija Rosi. Ésta, una dulce y sensual, pero sumamente pérfida adolescente, continuó suministrándole bebidas alcohólicas a su madre con el fin de incrementar su adicción. Las botellas las conseguía Rosi a través de su amigo Larry, el hijo de un farmacéutico y boticario, que a cambio reclamaba favores carnales.

Habiendo contribuído a convertir a su propia madre en una alcóholica empedernida, la tendió una trampa asesinando al jardinero brutalmente y por la espalda, para entregar a continuación las tijeras ensangrentadas a su progenitora haciendo así aparentar ante el resto de los parientes que era ésta la que había cometido el crimen. Conociendo el problema que la desventurada mujer tenía ya de antemano con el alcohol, nadie dudó que fuera ella la asesina, y achacando el crimen a un delirio etílico, fue recluída en un manicomio donde se la sometió a las más bestiales prácticas y metodologías psiquiátricas. Antes sólo era una borracha, pero tras pasar por el manicomio además se volvió loca. La auténtica homicida, la demoníaca Rosi de angelical apariencia, quedó impune, y con ganas de seguir cometiendo fechorías… pues fue ella la que envenenó más tarde a su abuela…

Pronto llega la confirmación oficial del forense: y, efectivamente, la abuela había sido envenenada. El padre y el tío de Rosi, ambos hijos de la difunta, se ponen en camino hacia el lugar donde se le ha practicado la autopsia a su madre. Permanenciendo ahora en casa solamente las mujeres, la malvada adolescente comienza a eliminarlas una por una, de forma que “parezca un accidente”. A su tía paralítica a la que años atrás había empujado escaleras abajo, y que desde entonces vivía postrada en la silla de ruedas, le hace caer encima una pesada lámpara de cristal que descuelga del techo, aplastando a la pobre mujer. A otra de sus tías la envenena, introduciéndole pastillas en su vaso de leche. Y a su tía Leticia, la que había despertado las suspicacias de la familia respecto a la muerte de la matriarca, la ahoga cuando está en la bañera, sumergiéndole la cabeza en el agua. También acaba con la vida de su amigo Larry, quien le había proporcionado arsénico de la farmacia de su padre (para envenenar a su abuela) aspirando a recibir a cambio ciertos “favores”. Sólo una pariente se le escapa: su pequeña prima Luisita, hija de una de sus tías, quien se escabulle a tiempo de la joven psicópata. La madre de Rosi, escapada del centro psiquiátrico y ahora definitivamente perturbada, a retornado al domicilio familiar. Impide que su hija mate a la niña y prende fuego a la casa cuando los demás familiares (entre ellos su esposo, y padre de Rosi) regresan de la morgue. Los hombres y los parientes supervivientes contemplan con impotencia como la casa arde. Rosi se tranquiliza en el regazo de su madre mientras las llamas lo devoran todo… También una vieja muñeca que siempre acompañó a la joven asesina… la muñeca perversa.

Comentario

Estamos ante una interesante y digna muestra de cine de terror mexicano, similar en su estilo a las excelentes películas de Carlos Enrique Taboada, y también a las del maestro español del suspense Narciso Ibáñez Serrador. En una de las “historias para no dormir” de éste último también pudimos ver un caso de niña/adolescente actuando psicopáticamente bajo los influjos de una muñeca endemoniada. La extrema maldad de Rosi, que a los ojos de sus parientes no es más que una frágil jovencita, aunque rebelde y sensual, es reminiscente de un genial aunque desconocido film italiano llamado “Il Terzo Occhio” (Mino Guerrini), y también de otra obra del antes citado Taboada, “Rubí”, cuya protaginista es una sumamente maligna joven sin escrúpulos (esa película serviría más adelante para inspirar una telenovela).

“La muñeca perversa”, sin embargo, no está al mismo nivel que “Hasta el viento tiene miedo” y otras obras maestras de Taboada. Aunque resulta bastante atractiva a nivel atmosférico, y cuenta con toques góticos “argentianos”, no llega a ser tan envolvente y fascinante como podría esperarse.

En el rol protagonista tenemos a la bella Norma Lazareno, colaboradora habitual de Taboada y presente en numerosas películas mexicanas de género de la época. El director Rafael Baledón cuenta en su haber con films como “La maldición de la Llorona”, una adaptación a la gran pantalla de la fantasmal leyenda mexicana, y todo un clásico del terror en su país de origen.

FHP, 2015

Anuncios

3 thoughts on “La Muñeca Perversa – Rafael Baledón, 1969

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s