La cruz de las 7 piedras: El hombre lobo contra la Camorra – Marco Antonio Andolfi, 1987

https://i1.wp.com/abload.de/img/crossurjup.jpg

Carátula japonesa de ésta obra maestra

La cruz de las siete piedras: El hombre lobo contra la Camorra (V.O. La croce dalle sette pietre: Il lupo mannaro contro la Camorra)

Italia, 1987

Director: Marco Antonio Andolfi

Guión: Marco Antonio Andolfi

Intérpretes: Marco Antonio Andolfi (Marco), Annie Belle (Maria), Gordon Mitchell (Líder de la secta)

Música: Paolo Rustichelli

Género: Terror

Argumento

En unos oscuros sótanos tiene lugar una siniestra orgía sadomasoquista en la que un satánico sacerdote invoca a una criatura infernal llamada Aborym.

Marco, empleado de un banco en Roma, llega a Nápoles para visitar a su prima Carmela. Ésta le recoge en la estación y ambos se dirigen a una cafetería para desayunar. Mientras tanto, en una playa no lejos de allí se realizan trapicheos de drogas bajo la atenta mirada del líder de la secta antes vista.

Marco y Carmela hace muchos años que no se han visto, y él al principio no la reconoce (“Te recordaba diferente”). Mientras están en el bar, ella se ausenta para realizar una llamada teléfonica. Después salen a caminar por las estrechas callejuelas napolitanas. Unos ladronzuelos a bordo de una moto, los mismos que compraban drogas en la playa, pasan junto a ellos a toda velocidad y le arrancan a Marco la cadena que llevaba colgada al cuello: Una cadena con una cruz de siete piedras.

https://i0.wp.com/www.unfilmunarecensione.com/wp-content/uploads/2015/08/La-croce-dalle-7-pietre-1987-featured-1200x533.jpg

Marco reacciona histérico, pues esa joya es muy importante para él. Los otros viandantes no entienden el motivo de su nerviosismo, pues para ellos es el pan de cada día que se cometan robos de ese tipo. Unos policías de paisano se ofrecen a ayudar a Marco, quien monta a bordo del coche de los agentes para perseguir a los malhechores. Carmela prefiere regresar a su casa.

En una gasolinera, Marco reconoce a los asaltantes y éstos son abordados por los policías. Se les registra, encontrando varios objetos de valor, pero ni rastro de la cruz con las siete piedras. Para Marco es de vital importancia recuperar la joya, más adelante iremos viendo el por qué.

Sigue leyendo

La espada salvaje de Krotar – Michele Massimo Tarantini, 1982

https://i1.wp.com/ecx.images-amazon.com/images/I/61a-P2Yh7SL.jpg

La espada salvaje de Krotar (V.O. Sangraal, la spada di fuoco)

Italia, 1982

Director: Michele Massimo Tarantini

Género: Espada y brujería

Guión: Michele Massimo Tarantini, Piero Regnoli

Intérpretes: Pietro Torrisi (Sangraal), Yvonne Fraschetti (Aki), Xiomara Rodríguez (Rani), Mario Novelli (Nantuk), Margareta Rance (Lenna), Hal Yamanouchi (Wang), Sabrina Siani (Diosa del Oro)

Música: Franco Campanino

Argumento

El pueblo del rey Ator ha sido desposeído de sus tierras por las hordas del rey Krotar, el enviado de la Diosa del Mal. Sangraal, único hijo de Ator que logró sobrevivir a la masacre creció oculto en las montañas, y una vez alcanzada la edad adulta se convierte en lider y guía de su pueblo.

https://i0.wp.com/static.cinemagia.ro/img/db/movie/17/42/49/sangraal-la-spada-di-fuoco-495657l.jpg

Sangraal conduce a sus gentes rumbo a la “tierra prometida” de la que hablan “las profecías”. Varios de los suyos desfallecen durante la larga marcha, atraviesan desolados y siniestros parajes, pero gracias al firme liderazgo de Sangraal logran alcanzar el valle donde se disponen a asentarse.

Sin embargo, una vez allí, presencian un encarnizado combate; otro pueblo está siendo aniquilado por las huestes de la malvada diosa Rani. A la cabeza de los invasores está el amenazador Nantuk. Sangraal y los suyos intervienen en ayuda de los lugareños y consiguen repeler a Nantuk y sus esbirros. Éstos aseguran que regresarán para vengarse.

Sangraal y su tribu son acogidos calurosamente por Balam, el rey del pueblo que había sido atacado. Ya que tanto unos como otros han sido considerablemente decimados, Balam propone que ambos pueblos se unan y convivan fundando juntos un nuevo estado. Sangraal acepta, pero la paz y la prosperidad están lejos de florecer…

Sigue leyendo

Aenigma – Lucio Fulci, 1987

https://i2.wp.com/wrongsideoftheart.com/wp-content/gallery/posters-a/aenigma_poster_01.jpg

Aenigma

Italia, 1987

Director: Lucio Fulci

Género: Misterio, terror

Guión: Lucio Fulci, Giorgio Mariuzzo

Intérpretes: Lara Lamberti (Eva), Ulli Reinthaler (Jenny), Jared Martin (Robert), Milijana Zirojevic (Kathy)

Música: Carlo Maria Cordio

Argumento

Kathy es una joven introvertida, solitaria y poco agraciada que debe soportar a diario las crueles burlas y humillaciones de sus compañeras en el internado femenino de Boston en el que reside. Cuando un día parece finalmente haber encontrado a un chico que está dispuesto a llevarla a un baile, Kathy descubre que no se trata más que de una nueva broma de las demás estudiantes, con la complicidad de Fred, el profesor de gimnasia.

Por si eso no fuese suficiente, las otras chicas continúan persiguiéndola durante la noche y cuando Kathy intenta huir es atropellada por un coche.

http://4.bp.blogspot.com/-g6BMNNk1MZI/T9hdlcOkyhI/AAAAAAAAgNw/29j79e0ZzOI/s1600/Aenigma+(Lucio+Fulci,+Italia,+1987).avi_000308560.jpg

Kathy (Milijana Zarojevic)

Tras el accidente entra en coma. Las constantes vitales se van apagando y el médico, el Dr. Anderson, diagnostica muerte cerebral. Sin embargo, el encefalograma vuelve a mostrar señales de actividad. Kathy parece tener unos  poderes psíquicos que utiliza para desdoblarse entrando así en la mente de Eva, una chica recien llegada a la escuela. Usando a Eva como “herramienta”, Kathy tratará de vengarse de las compañeras que la menospreciaban y escarnecían.

Mientras tanto, la siniestra madre de Kathy continúa pululando por el internado gracias a su empleo como limpiadora. Ella observa a las demás chicas con animadversión y vigila día y noche lo que sucede en el centro.

Sigue leyendo

Violación – Valentín Trujillo, 1989

https://i1.wp.com/www.seriesuniverse.com/wp-content/uploads/2015/08/ver-violacion-1989-valentin-truj.jpg

Violación

México, 1989

Director: Valentín Trujillo

Género: Suspense, acción

Guión: Valentín Trujillo

Intérpretes: Valentín Trujillo (Pepe), Eleazar García Jr. (Irak), Olivia Collins (Laura), Claudia Guzmán (Jenny)

Música: Diego Herrera

Argumento

El reportero Pepe Garrido trabaja una noche en su casa en uno de sus artículos, ayudado por su amigo el aprendiz Sancho. De repente ambos escuchan ruidos sospechosos procedentes del piso de abajo. Se asoman a las escaleras, y ven como tres hombres cargan con su vecina Alma. Sancho piensa que deben ser “cuates” suyos, que la llevan así porque habrá bebido demasiado, y que es mejor no meterse donde no les llaman. Pero a Pepe algo no le cuadra. Su sexto sentido de periodista le dice que se trata de asaltantes. De inmediato llama a la policía, pero para su gran desconcierto los agentes no le hacen ningún caso. Entonces el intrépido reportero decide intervenir él mismo. Armado tan solo con su cámara de fotos tira la puerta de su vecina abajo y sorprende a los tres maleantes “con las manos en la masa”. Uno de ellos, un individuo bigotudo y de aspecto particularmente patibulario, estaba violando a la joven, que había sido maniatada.

Cuando Pepe hace fotos de la escena que se encuentra, los criminales comienzan a disparar contra él, pero el periodista consigue huir. Al ruido de los disparos acude la policía y arresta a los malhechores.

Pepe trata de convencer a su vecina de que haga una declaración formal denunciando a sus agresores, pero la chica tiene miedo. “Aunque los denuncie volverán pronto a la calle y se vengarán de mí”. Pero Pepe está convecido de que ésta vez será diferente, porque tiene las fotos que prueban la implicación de los delincuentes.

Finalmente Alma accede a declarar, José y Sancho la acompañan a las dependencias policiales. Pero el comisario no la toma en serio. Además, el médico encargado de examinarla dictamina que, al no encontrar desgarramientos ni huellas de esperma, no hay pruebas que atestigüen una violación.

“Todos ustedes están  más podridos que los que me atacaron” les espeta con furia la joven antes de marcharse. Un par de días después, el violador del bigote y sus dos secuaces salen a la calle bajo fianza. El feroz bigotudo, al que llaman Irak, es el líder. Sus compinches se oponen a que siga violando, pues ellos sólo son delincuentes comunes, ladrones que actúan por dinero. En cambio Irak es un psicópata; necesita abusar sexualmente de las jóvenes a las que desvalija. Durante el acto, además, se coloca siempre unos auriculares en los que escucha música mientras perpetra la violación. Uno de sus dos esbirros le deja, pero el otro acepta seguir con él cuando le promete que le pagará el doble.

Pepe está muy frustrado al comprobar que los delincuentes se han salido con la suya. Alma, traumatizada, se ha marchado de la vecindad. El periodista se dispone a combatir la injusticia mediante sus artículos, y escribe un contundente reportaje criticando la pasividad de las autoridades, la ineficacia y laxitud de las leyes. Sin embargo, al director del diario no le gusta nada el artículo… El jefe se mofa de Pepe llamándolo “Clark Kent”, y le reprende con dureza: “¿Pretendes que nos clausuren el periódico? Tienes más coraje que prudencia, y eso no es bueno en éste negocio”.

La novia de Sancho es Jenny, una secretaria que trabaja en las oficinas del periódico. Irak y su cómplice lo primero que pretenden al salir de prisión es darle un escarmiento al entromentido periodista, y se quedan en un coche apostados frente al edificio del diario “El Heraldo” donde Pepe trabaja. Ven salir a Pepe con Sancho y Jenny. Ya es de noche. Pepe acerca a la pareja en su automóvil hasta la casa de ella. Y hasta allí los sigue Irak…

Pepe tiene una relación con Laura, una empleada de una tienda de modas. Ambos deciden casarse espontáneamente, y esa misma noche van a buscar a un funcionario para que realice el enlace. Mientras tanto, Sancho intenta convencer a Jenny de que se acueste con él, pero la chica le dice que “tenga paciencia”, que espere hasta el matrimonio. Sancho, al no ser capaz de conseguir un “adelanto”, se despide de su novia y se marcha a su casa para darse “una ducha fría”… Irak, que estaba todo el tiempo al acecho, se introduce en el piso de Jenny a través de una ventana cuando la chica se ha quedado sola…

https://i2.wp.com/images-cdn.9gag.com/photo/aqmzVjv_700b.jpg

Comentario

Valentín Trujillo, icónico intérprete del cine de acción y policiaco mexicano, protagoniza y dirige éste trepidante e intenso thriller. Trujillo da vida al valiente reportero José “Pepe” Garrido, hombre idealista y sediento de justicia.

Pepe está cada vez más desencantado ante la indiferencia de las autoridades, que parecen proteger a los delincuentes en lugar de a las víctimas. El temerario periodista hará todo lo que esté en su mano para combatir a los criminales, especialmente al siniestro violador Irak. Éste último, interpretado por Eleazar García Jr., es un peligroso maníaco de aspecto bestial: Grande y fuerte, con un poblado bigote, el cabello oscuro con una mecha canosa peinado con gomina hacia atrás, mirada gélida y feroz, siempre vestido de cuero negro.

https://i2.wp.com/www.abandomoviez.net/db/persona/Eleazar_Garcia_Jr..jpg

Eleazar García (en otra película)

Cuando Irak comienza a acosar a mujeres que pertenecen al círculo íntimo de Pepe, éste le declarará una guerra sin tregua. Sintiendo gran impotencia ante la incapacidad de las autoridades para retirar permanentemente de las calles a ese energúmeno, Pepe decidirá tomarse la justicia por su mano…

La película busca ser una crítica social, y tiene bastantes elementos en común con el polizziesco italiano de los años setenta: En ese género también solía ser un tema recurrente la lucha de un hombre solo (normalmente un policía) contra bandas criminales que operan con la complicidad de la “justicia”. El cuerpo de policía como organismo tiene las manos atadas, pero un agente solitario, consciente de la iniquidad del sistema, se rebela y actúa por su cuenta.

https://i1.wp.com/31.media.tumblr.com/tumblr_lmrt0whF7b1qbob8ao1_500.jpg

Claudia Guzmán (Jenny)

https://i.ytimg.com/vi/mklXkO0ZYqc/hqdefault.jpg

Olivia Collins (Laura)

Éste interesantísmo film de Valentín Trujillo tiene también claras influencias del subgénero “rape&revenge” en lo que al argumento respecta. También pueden observarse reminiscencias de “giallo” – pues aunque sabemos desde el principio quién es el criminal, éste realiza siempre sus fechorías ataviado de cuero negro (como las famosas manos de Argento), y sobre todo la forma en la que están rodadas ciertas escenas recuerdan al thriller italiano.

Pero el toque más curioso lo aportan los momentos cómicos, algunos rozando el “slapstick”, y que abundan a lo largo de la primera mitad. Podría pensarse que en una película como ésta la comedia está fuera de lugar, pero lo cierto es que los momentos desenfadados y humorísticos sirven como recurso para que el espectador “baje la guardia”, de forma que las escenas de tensión e intriga que siguen a continuación le cojan desprevenido. Así, tras ver momentos inocentes y graciosos aparecen de repente secuencias muy crudas y violentas, e incluso trágicas: El contraste es brutal, lo que resulta muy efectivo; otorgando al conjunto del largometraje un encanto muy particular.

El personaje más cómico es el entrañable Sancho, el payasil amigo de Pepe. Sancho (interpretado por Rodolfo Rodríguez) admira al reportero, a quien ve como una especie de hermano mayor, y aspira a ser un gran periodista como él. Pero sus constantes meteduras de pata y sus comentarios fuera de lugar le convierten en una especie de bufón. Su aspecto consolida esa imagen: Un jersey de Micky Mouse y unas ridículas y gigantescas gafas ochenteras. Su teléfono está “camuflado” con la forma de una botella de Coca-Cola.

https://i1.wp.com/www.abandomoviez.net/db/persona/Rodolfo_Rodriguez.jpg

Rodolfo Rodríguez (Sancho)

Así, la película va incluyendo numerosos momentos cómicos – como cuando Pepe se queda dormido en su despacho, o su improvisada boda con Laura, o los ruegos de Sancho para que Jenny se acueste con él –  Esos jocosos momentos de comicidad van siendo aleatoriamente combinados con escenas brutales y escabrosas, lentas, muy tensas e incluso angustiosas (rodadas cámara en mano y muchas veces desde la perspectiva de la víctima). A partir de la segunda mitad, el humorismo se evapora, la trama se torna completamente seria y la historia se centra en torno a la venganza personal de Pepe.

https://i.ytimg.com/vi/F22XsvYFZhI/maxresdefault.jpg

Mario Almada, que como Valentín Trujillo es uno de los máximos exponentes del policiaco ochentero mexicano, tiene un papel secundario como detective en acción. A Valentín Trujillo ya lo vimos en la memorable “Policía de narcóticos” (Gilberto de Anda, 1986).

La potente banda sonora de Diego Herrera resulta también muy efectiva, incluyendo elementos de música electrónica.

Por último, es curioso señalar que el nombre (¿o apodo?) del “malo de la película” sea Irak; teniendo en cuenta que el film fue rodado en 1989, cuando comenzó la campaña de demonización contra Saddam Hussein. También el característico mostacho del villano recuerda por cierto al que lucían Saddam y muchos de los ministros y oficiales iraquíes.

“Violación” de Valentín Trujillo es una joya del cine mexicano de serie B que es menester reivindicar.

FHP, marzo de 2016

 

La Mujer Lobo – Rino De Silvestro, 1976

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/08/b31cb-aullidosdeterror-lalupamannara-werewolfwoman-rinodisilvestro-1976-001.jpg?w=401&h=573

La lupa mannara

Italia, 1976

Director: Rino Di Silvestro

Género: Terror

Guión: Rino Di Silvestro

Intérpretes: Annik Borell (Daniela), Howard Ross (Luca), Dagmar Lassander (Elena)

Música: Coriolano Gori

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/08/522a6-lalupamannara-aullidosdeterror-1976-lobby002.jpeg?w=700

Argumento

Una noche de luna llena, en medio de un círculo de fuego, una mujer desnuda baila frenéticamente una sincopada danza en estado de trance… Unos aldeanos con antorchas, ataviados a la usanza del siglo XVIII o principios del XIX, la buscan para ejecutarla en la hoguera, pues se trata de un peligrosa bruja que tiene las facultades de transformarse en loba. Bajo la influencia de la luna, la desnuda bailarina cesa su extático ritual y comienza a cubrirse de pelo; su boca se transforma en un hocico y sus ojos se inyectan en sangre… Es la lupa mannara, la mujer lobo. Ataca y despedaza a mordiscos a uno de los pueblerinos, pero finalmente es reducida por la turba y atada a un poste en la hoguera…

Una mujer con idénticos rasgos que la que se transformaba en fiera lobuna despierta con angustia en su cama… Todo había sido una pesadilla de Daniela, que así se llama la joven. Su preocupado padre acude de inmediato. Daniela tiene graves problemas de nervios, y padece con frecuencia crisis de pánico. Tras ser examinada por el médico, éste le dice al progenitor de la chica que la muchacha debería pasar unas semanas de reposo, preferentemente en el campo.

El motivo de los esporádicos ataques que sufre se retrotrae a un trauma sufrido en el pasado: Cuando era una quinceañera, Daniela fue violada y desde entonces se encerró en sí misma, está mentalmente desequilibrada y odia a todos los hombres (a excepción de su padre). Padece un severo trastorno de sexofobia, dice el psiquiatra que la atiende.

Daniela y su padre, un acaudalado aristócrata, se van a la mansión campestre de la familia para relajarse durante un tiempo. Se da la circunstancia de que en esa misma zona, hace muchos años, fue quemada en la hoguera una antepasada de Daniela, acusada de ser una mujer lobo. El padre siempre pensó que aquello no era más que una leyenda, pero el psiquiatra le explica que la licantropía es un fenómeno que efectivamente existe. Daniela había soñado pues con aquello que le sucedió a su tatarabuela.

Daniela tiene una hermana que estudia astrofísica en los EEUU, donde se ha casado. El padre recibe un telegrama de esa otra hija suya, Elena, que piensa venir a visitarles a Italia con su marido. Daniela considera la llegada de su hermana como un incordio a su tranquilidad, y desde que el matrimonio está en la casa se dedica a rehuírles.

La primera noche, que es de luna llena, Elena tiene sexo con su marido, y es contemplada por Daniela durante el acto a través de la puerta entreabierta. La conflictiva joven sale de la mansión y se interna en el espeso jardín. El esposo de Elena, que se ha percatado de que alguien les estaba espiando, la sigue. Cuando Daniela y su cuñado están solos y alejados de la casa, la perturbada se ha desnudado e invita al hombre a poseerla… Éste cae en la trampa, atraído por la hermana de su mujer, y cuando se acerca, Daniela se transforma en una bestia peluda con hocico, colmillos y garras; el hombre es mordido en la yugular y se desangra…

Como consecuencia del monstruoso homicidio, Daniela es internada en un manicomio criminal. Su estado mental es de completa enajenación. Cuando su hermana Elena, ahora viuda, la visita; Daniela reacciona furibunda y como bajo una posesión diabólica. Los médicos y las enfermeras del centro se ven obligados a atarla a la cama. Por la noche, otra interna con trastornos de ninfomanía e inclinaciones lésbicas va a visitarla (nadie vigila a las enfermas, que no se encuentran en celdas sino en habitaciones de hospital). Daniela le pide que la desate, y la otra así lo hace. Cuando la licántropa se ve libre, le clava unas tijeras en la nuca como muestra de “agradecimiento” y escapa del manicomio, escondiéndose dentro del coche de una de las doctoras. Daniela provoca un accidente de tráfico al atacar a la mujer que conduce el coche, quien muere tras el impacto.

Ahora Daniela, peligrosa mujer lobo como su antepasada, está más alienada que nunca y anda por la comarca dispuesta a cometer todo tipo de sangrientas atrocidades…

https://i0.wp.com/fs39.www.ex.ua/show/7006921/7006921.jpg

Comentario

Original film de terror con toques de giallo/polizziesco y de rape&revenge con una mujer-lobo como figura principal; que bien pudiera ser la contraparte femenina del ibérico licántropo Waldemar Daninsky (o Paul Naschy).

La película narra con gran poderío visual las aventuras y desventuras de la lunática (nunca mejor dicho) y delirante Daniela, cuyo pasado traumático ha desencadenado que se repita en ella la mutación animalesca que, en noches de plenilunio, ya padecía su sanguinaria antepasada. Ésta se le aparece a Daniela como etéreo espectro, indicándole que no se resista a sus impulsos depredadores y asesinos. La escena en el hospital psiquiátrico, al recibir la visita de su hermana, recuerda a una de las crisis de posesión diabólica que padecía la niña de “El Exorcista” de William Friedkin (filmada tres años antes, en 1973).

El director Rino Di Silvestro no fue demasiado prolífico y sólo realizó una decena de producciones de serie B, siempre de temática exploitation, usando subgéneros como el de “mujeres en prisión”, softcore o “campos nazis”. Sin haber visto el resto de su exigua  filmografía, me arriesgaría decir que ésta es probablemente su película más interesante.

La francesa Annik Borel (cuya carrera cinematográfica se reduce a participaciones en algunas ignotas y zetosas exploitation-movies setenteras) interpreta a la mujer-lobo y loca de remate Daniela.

Uno de los elementos más destacables de la película es el ritmo hipnótico a base de percusiones que se escucha en momentos como la escena inicial (el ritualístico baile) o de las transformaciones lobunas. Esa música recuerda a la empleada por Stelvio Cipriani en la memorable orgía de “Deviation” (José Ramón Larraz, 1971). La banda sonora de “La lupa mannara” estuvo a cargo de Coriolano “Lallo” Gori.

El film cuenta con la presencia en un papel secundario (como uno de los tres violadores que agreden a Daniela en la casa del poblado western) del forzudo Pietro Torrisi alias Peter McCoy, quien unos años después interpretaría a sucedáneos de Conan para películas de espada y brujería italianas (como “El Trono de fuego” de Franco Prosperi, 1983).

FHP, 2015

 

La papesse (a.k.a. A woman possessed)- Mario Mercier, 1975

https://i2.wp.com/www.giallogoblin.com/blog/wp-content/uploads/2013/11/la-papesse-1975.jpg

La papesse (a.k.a. A woman possessed)

Francia, 1975

Director: Mario Mercier

Género: Terror

Guión: Mario Mercier

Intérpretes: Lisa Livane, Erika Maaz, Jean François Delacour

Música: Éric Demarsan

Argumento

Laurent es un aspirante a artista que buscando “la libertad absoluta” es captado por una bizarra secta. Su mujer Aline le reprocha que no tenga un trabajo bien remunerado, y que al no ganar dinero se vean reducidos a vivir en una pequeña y destartalada casa sin luz eléctrica en medio del bosque. Aline tampoco aprueba que su esposo se ausente durante muchas horas por las noches sin dar explicaciones. Laurent, que hace caso omiso de su pesada mujer, se reúne durante esas escapadas con los integrantes de la siniestra hermandad, y es sometido a arduas pruebas físicas y mentales para poder ingresar en ella.

La orden es de carácter ginecocrático o matriarcal, y aunque incluye hombres entre sus miembros, los puestos de alto rango están copados por mujeres. Hembras éstas con poderes brujeriles, expertas en magia negra. La secta está dirigida por una enigmática hechicera llamada Géziale, y conocida como la Papisa. Al principio ésta permanece oculta para Laurent, pues sólo los que han superado las pruebas y tomado parte en ciertos rituales tienen el “privilegio” de verla.

La maga Iltra supervisa las pruebas iniciáticas a las que Laurent es sometido. Una de ellas consiste en ser enterrado dejando fuera solamente la cabeza, y liberar a varias serpientes (una de ellas venenosa) junto a la atrapada testa. Laurent también es atado a una cruz y azotado con un látigo por uno de los esbirros de la Papisa. Al mismo tiempo, Iltra consigue canalizar telepáticamente el dolor y el sufrimiento del candidato a su esposa Aline. Ésta, que dormía mientras su esposo aguantaba los latigazos, sueña que es ella la que está siendo azotada, despertando con pánico y angustia, y sintiéndose la carne hecha jirones. La aterrada Aline sale de casa y busca a su esposo a través del bosque, encontrándose con dos ladrones que discuten el reparto del botín de su último pillaje. Los delincuentes se percatan de su presencia y la siguen hasta la casa, tratando de entrar. Aline se dispone a suicidarse tragándose varias pastillas.

A la mañana siguiente, Laurent encuentra a su mujer incosciente. Pero ha sobrevivido y no tarda en recuperarse. Iltra está interesada en captar también a Aline para la secreta orden, y Laurent convence a su esposa para que se venga con ellos.

Ahora Laurent ya es aceptado como un miembro más de la secta. Pero Aline deberá padecer todo tipo de vejaciones para entrar a formar parte de la hermandad oscura. Aline será violada por hoscos individuos ante los ojos de su impasible marido, humillada en una porqueriza, o marcada a fuego como si fuera una bestia de carga. Una noche llega el momento de la prueba última y definitiva, y la maltratada Aline es colocada en una fosa, donde la Papisa vierte la sangre de un gallo recién degollado y donde una vez más es abusada sexualmente por los lacayos de la suma sacerdotisa del culto.

Pero para sorpresa de todos, cuando está a punto de ser admitida en la orden, escapa despavorida del lugar. Los hombres de la Papisa la siguen con perros y antorchas a través del bosque, localizándola en el interior de una gruta. El secuaz de Géziale la encierra dentro de la cueva, tapándola a base de piedras, y deja al perro salvaje allí para que Aline no se atreva a salir.

Entretanto tiene lugar un sabbath orgiástico y demencial, donde los desnudos participantes danzan sincopadamente al ritmo de tambores. La Papisa contempla satisfecha el extático delirio de sus súbditos. Cuando Laurent le pregunta qué va a ser de su esposa, Géziale responde que en la cueva donde está presa será “visitada” por unas entidades, por criaturas desencarnadas que son depredadores sexuales. “Pero, y a tí que te importa? Acaso aún la amas?” añade inquisitive la suspicaz bruja.

Laurent recibe un mensaje telepático de Aline pidiéndole ayuda, y se dispone a ir en su rescate cuando por la mañana los demás duermen. Pero la papisa y sus vasallos lo descubren y adivinan sus intenciones. Laurent deberá elegir entre su esposa y su fidelidad a la secta; y enfrentarse nuevamente una prueba: Si quiere sacar a Aline de la gruta, deberá antes beber un cáliz con vino que probablemente está envenenado…

Comentario

Sexo, brujería y psicodelia setentera. Ésta rareza de película, de bajo presupuesto y temática satánico-ocultista, recuerda en algunos aspectos a los igualmente franceses films de vampiresas de Jean Rollin, el máximo exponente del cine gótico-surrealista galo. A La papesse le falta sin embargo el encanto del potente estilo visual rolliniano, si bien está plagada de imaginería tenebrosa y poderoso simbolismo nigromántico.

La “papisa” Géziale, Reina de las Tinieblas, dice representar al “culto de Isis“, y su objetivo es anular la voluntad y la personalidad de los adeptos a su secta. Paradójicamente, Laurent había contactado a la siniestra hermandad en “busca de la libertad suprema” (lo que recuerda en cierto modo al lema thelemita del “Libro de la Ley” de Crowley, que reza “Haz lo que quieras será el todo de la ley”)

El director Marcel Mercier sólo dirigió tres películas incluyendo ésta. Los actores del reparto son todos grandes desconocidos, y sin duda amateurs. Pero ello carece de importancia en un film de serie B como éste, a medio camino entre el terror gótico de Rollin y el desparpajo de Jesús Franco. La banda sonora electrónica a base de sintetizadores compuesta por Eric Demarsan es sumamente efectiva.

FHP, 2015

La verdad según Satanás – Renato Polselli, 1972

https://i1.wp.com/40.media.tumblr.com/9b0a5a7f9ea81a642d541de4a566c935/tumblr_mo2n8hELV41rkhykvo1_1280.jpg

La verità secondo Satana

Italia, 1972

Director: Renato Polselli

Género: Terror/giallo grotesco

Guión: Renato Polselli

Intérpretes: Rita Calderoni (Diana), Sergio Ammirata (Tortoletto)

Música: Gianfranco Di Stefano

Argumento

Un desequilibrado y estrafalario individuo llamado “Roibert” (sic) está pensando seriamente en el suicidio. El tal Roibert, que al parecer es un escritor o artista frustrado, intenta quitarse la vida jugando con un revólver a la ruleta rusa, pero no hay manera. Decide telefonear a su novia, la aristócrata Diana, comunicándole sus suicidas intenciones; añadiendo que si no se da prisa en venir, encontrará su cadáver. Ahora intenta matarse ahorcándose, pero Diana llega a tiempo de evitarlo.

A continuación, ambos salen a dar un paseo a instancias de Roibert, y éste la lleva por el barrio, presentándoles a su compañera a todos los vecinos que encuentran a su paso. Regresan al apartamento de él, y ahora el enloquecido Roibert inicia un frenético forcejeo con la joven, desnudándola y sacando un afilado cuchillo, para finalmente clavárselo él mismo. Su intención desde el principio era no solo suicidarse, sino crear la impresión de que Diana lo asesinó. Por eso la llevó por el barrio y se la presentó a todo el mundo, para que hubiera testigos que declarasen que vieron a Diana con la víctima poco antes del crimen.

Ahora Diana se queda con el muerto y con un gran problema, pues efectivamente todos los indicios la señalan como asesina, y la historia del suicidio (teniendo además en cuenta las señales de lucha por toda la vivienda) no tiene en absoluto credibilidad alguna. Por ello, Diana decide no llamar a la policía y ocultar el cadáver, metiéndolo en una especie de baúl. Cuando emprende la labor de limpiar la sangre, es sorprendida por un sujeto que la estaba espiando desde la ventana. Asustada, Diana afirma que ella no ha matado a nadie, que “no es lo que parece”, y ruega al extraño que no avise a las autoridades. La chica insiste al tipo que no se vaya, y que entre, pues tal vez puedan llegar a un acuerdo…

Si Roibert era extravagante y alocado, éste nuevo individuo que ha aparecido de la nada en la ventana lo supera con creces. Apodado Tortoletto, se trata de un grotesco y estrambótico payaso que se comporta como recién escapado del frenopático.

A la casa de Roibert, donde se encuentran ahora Diana, Tortoletto y el difunto inquilino del inmueble, llega poco después Yanita; la sumisa criada mulata de Diana, que le sirve además de esclava sexual. Tortoletto instiga a Yanita a la rebelión, y entregándole un látigo la conmina a que azote a su ama, invirtiendo así los papeles. Yanita así lo hace, sintiendo en ello gran regocijo; pero Diana consigue aplacarla y ambas realizan un número lésbico ante el atónito Tortoletto… Éste sugiere hacer desaparecer el cuerpo, cortándolo en pequeños pedazos y cocinándolo. La horrorizada Diana se opone y pide a su criada que se entregue a la policía en su lugar, confesando haber sido ella la autora de la muerte de Roibert, y prometiendo sacarla de la cárcel lo antes posible. Pero Yanita desaprueba ésta genial idea con una estruendosa carcajada…

Diana, acongojada, se marcha de la casa a dar una vuelta (por los alrededores del Coliseo), mientras le asaltan todo tipo de oscuros pensamientos. También a modo de flashbacks se verán momentos de su vida junto al finado Roibert. Pero sin saber qué hacer, regresa “a la escena del crimen”, donde aún están el ridículo bufón, la criada y el muerto…

Comentario

Ésta especie de atípico giallo es un genuino delirio de principio a fin. Lo que podría haber sido una interesante historia de intriga se convierte pronto en un carnaval psicotrónico imposible de tomar en serio, sobre todo desde la absurda aparición del tal Tortoletto. Ese histriónico esperpento convierte la cinta en una comedia negra involuntaria.

Las escenas con flashbacks y las alucinaciones de la protagonista (que ora cree ver al fenecido Roibert en la bañera, ora resucitado frente a ella…) son con sus colores chillones y sus rápidos movimientos de cámara muy en la línea de Renato Polselli, el director de éste inclasificable despropósito.

Polselli, que solía firmar sus películas con el pseudónimo de “Ralph Brown”, realizó también en 1972 otro film titulado “Delirium”, pero ésta rarísima bizarrada denominada “La verità secondo Satana” es sin duda bastante más delirante (y no precisamente en el buen sentido de la palabra).

Rita Calderoni, la actriz que caracteriza a la protagonista Diana, ha trabajado asimismo en “Delirium” y además en Riti, magie nere e segrete orge nel trecento… (1973), otra película de Polselli que reseñamos en su día.

El bufonesco Tortoletto está interpretado por el siciliano Sergio Ammirata, quien tiene un pequeño papel en la excelente “Il Boss” (1973) de Fernando Di Leo.

FHP, 2015