Kárate contra Mafia – Ramón Saldías, 1981

https://i1.wp.com/cutrecon.com/wp-content/uploads/2014/11/karatemafia.jpg

Kárate contra Mafia

España, 1981

 Director: Ramón Saldías

Guión: Ramón Saldías

Género: Acción

Argumento

El marinero Lai Chao llega al puerto de Hong Kong después de una larga travesía. Nada más descender del barco es asaltado en el muelle por varios individuos con los rostros ocultos por pasamontañas. Pero como es un experto en artes marciales los deja fácilmente fuera de combate. La policía llega atraída por el alboroto, y los atacantes huyen. Los agentes se disponen a interrogar a Lai Chao, y al registrar su equipaje encuentran una bolsita repleta de diamantes. Son piedras de contrabando.

Los policías intentan arrestar al marino como sospechoso, pero éste se les escapa. Lai Chao se dirige a la tienda del viejo sabio Kao-Ki, de cuya nieta Tiu está enamorado. El anciano ciego Kao-Ki fue el gran maestro de Lai Chao; él le enseñó todo lo que sabe de artes marciales… y sobre la vida. Por ello, el fugitivo marinero, injustamente acusado de contrabando, busca ahora su consejo.

Kao-Ki le recomienda que descubra quiénes están realmente detrás del tráfico de piedras preciosas, que los desenmascare para así poder demostrar su inocencia y limpiar su reputación.

Así, Lai Chao se dirige a un club de alterne portuario para tratar de conseguir información de una de las prostitutas que allí trabaja, su amiga Mi-chi. El marino averigua que uno de los implicados en el contrabando es Ma-ko-ki, el hijo del sabio Kao-Ki y padre de su amada Tiu (quien está prometida a otro hombre).

En varias ocasiones Lai Chao es asaltado nuevamente por los enmascarados, que siempre tratan de eliminarle. Ma-ko-ki forma parte de la trama, pero por encima de él están otros individuos, ingleses, como Mr. Frederick.

Lai Chao quiere averiguar quienes fueron los marineros que escondieron los diamantes en su equipaje. Mientras tanto, la policía de Hong Kong sigue buscándole a él, considerándole un prófugo peligroso.

Mi-Chi, la prostituta, llama a Lai Chao para comunicarle que tiene importantes informaciones. El marino va a su casa, pero la encuentra sin vida: Ha sido estrangulada.

Mr. Frederick, el jefe de la banda, decide que hay que liquidar al entrometido Lai Chao; y que para tenderle una trampa deberá utilizarse a la joven Tiu como cebo. Pero Ma-ko-ki, el padre de la chica, se opone tajantemente…

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2017/06/a0aa4-hqdefault.jpg?w=700

El ignoto actor que protagoniza ésta bruce-ploitation a la española

Comentario

Simpática y entrañable película de artes marciales española, hecha a imagen y semejanza de las del mítico Bruce Lee, y rodada en las islas Canarias en dos semanas y sin apenas presupuesto.

El protagonista y los luchadores con pasamontañas que intervienen en las escenas de combates son todos asiduos practicantes de artes marciales (concretamente de taekwondo) que el director reclutó en un gimnasio de Las Palmas.

Obviamente hay grandes lagunas en lo que se refiere al guión (escrito a prisa y corriendo), pero a un film de éstas características eso es algo que se le puede y debe perdonar. Varios diálogos resultan involuntariamente harto jocosos, como el que mantienen Lai Chao y Tiu cuando él ha descubierto que el padre de ella está implicado en la red de contrabandistas: “Estoy triste porque tengo que luchar contra tu padre” “No importa, el mal no es bueno aunque sea de la familia” responde cándidamente la chica.

La escena de la pelea en el mercadillo también es memorable: Al parecer había pocos extras asiáticos y el responsable de sonido se dedicó a insertar ruidos callejeros de zonas muy concurridas para que se escuchara un alboroto que, viendo en las imágenes tan poca gente, resulta francamente ridículo. Por lo demás, sorprende la buena calidad de la banda sonora, que con seguridad habrán “tomado prestada” de alguna película asiática.

Para que quede bien claro que la historia se desarrolla en Hong Kong y que ésta ciudad era en aquel momento colonia británica, en la oficina del comisario Kleen hay una gigantesca “Union Jack” y un retrato de la reina Isabel.

Probablemente, lo mejor de la película sean sin embargo sus desternillantes títulos de crédito; los nombres de algunos personajes (“Ma-ko-ki”) y los pseudónimos “sinificados” de los “actores” y demás responsables del film: “To-ni-tan”, “Jua-nii”, “Pi-Nuo-Shia”, “Pa-Ku-Luo”, “Ma-Ti-Bel”. “Ho-Se-Mi”… El propio director, Ramón Saldías, firma el producto como “Sah-Di-A”.

FHP, noviembre de 2015

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s