Empusa – Paul Naschy y Carlos Aured, 2010

https://cinemania-cdn.s3.amazonaws.com/wp-content/uploads/2014/10/CARTEL-EMPUSA.jpg

Empusa

España, 2010

Director: Paul Naschy (Jacinto Molina) & Carlos Aured

Guión: Paul Naschy (Jacinto Molina) & Carlos Aured

Intérpretes: Paul Naschy (Abel), Antonio Mayans (Víctor), María Jesús Solina (Natalia)

Música: Enrik García

Género: Fantaterror/Comedia

Argumento

El actor jubilado Abel Olaya, que ahora se dedica al estudio de temas parapsicológicos en una localidad de la costa, pasea por la playa con su amigo Víctor, un viejo lobo de mar. En la orilla encuentran la mano cercenada de una joven mujer. Abel decide llevarse el cadavérico trofeo a su casa, para “investigarlo”, mientras que Víctor está convencido de que lo más prudente es llamar a la policía.

Abel es un “viejo verde” que mantiene un inestable noviazgo con Natalia, camarera de un antro en la localidad. La chica está preocupada por la salud del maduro investigador esotérico, quien abusa de la absenta, los barbitúricos y el café.

A raíz del macabro hallazgo en la playa, Abel intensifica sus lecturas sobre temas ocultistas. Sospecha que pueda existir una relación con unas siniestras criaturas mitológicas de carácter vampírico conocidas como empusas.

La mano que Abel y Víctor encontraron sólo es el primero de una serie de restos mortales que comienzan a proliferar en aquellas costas: Pronto aparecen en la playa cuerpos de jóvenes, hombres y mujeres, con miembros amputados y con las cuencas de los ojos vacías. Además, un grupo de turistas es atacado por una enfurecida bandada de gaviotas.

Por si ello fuera poco, el baron Ulrich, adinerado personaje que de vez en cuando invita a Abel a fastuosos banquetes y orgías a cambio de que le eche las cartas del tarot, es asesinado a puñaladas; instantes después de que Abel le revelara (leyéndole las líneas de la mano) que “ve un funeral próximo… el suyo”.

Mientras Víctor busca sonsacarle información a su amigo comisario de policía, Abel conoce a una atractiva joven que se presenta como Cristabel. Ésta muchacha de estética gótica, “estudiante de arqueología y fascinada por la egiptología”, seduce lascivamente al viejo esoterista… para intentar vampirizarlo.

El comisario sospecha de la existencia de una secta satanista que realiza sanguinarios crímenes rituales. Pero Abel está convencido de que la realidad es aún más tenebrosa…

Víctor es atacado por las empusas, llevado a una gruta y sacrificado brutalmente. Pero retorna de entre los muertos en forma de “zombie” para asesorar a su amigo Abel con informaciones procedentes “del más allá”.

El cura del pueblo revela al investigador de lo oculto el paradero de “los siete puñales de Sión”, legendarios instrumentos fabricados por los Templarios en Jerusalén, que sirven para neutralizar a las vampiresas.

Pero poco después, también el cura va cayendo en las redes de las empusas, así como el comisario…

https://i1.wp.com/www.skip.at/media/_versions/filme/15043/pger/4_span-12.jpg

Comentario

Se trata ésta de la última película (obra póstuma) de Jacinto Molina alias Paul Naschy, el entrañable licántropo ibérico, célebre por sus interpretaciones de hombre-lobo en films de serie B setenteros del fantaterror español.

“Empusa” busca conjugar el cine de terror vampírico de toques eróticos con el humor desenfadado y casposo propio de Jess Franco o Torrente, logrando un híbrido grotesco que no hay por donde cogerlo, sobre todo debido a lo catastrófico del guión. Estamos ante un despropósito de colosales dimensiones.

Con la notable excepción de Paul Naschy, las interpretaciones son penosas; y la mayoría de los diálogos, cargados de postiza e innecesaria chabacanería, dan vergüenza ajena.

El rodaje de éste bodrio fue bastante atribulado, pues el que iba a ser originalmente su director, Carlos Aured, renunció en plena filmación y Paul Naschy tuvo que ocupar apresuradamente su lugar – trabajando así tanto detrás de las cámaras como delante de ellas.

Salta a la vista la falta de un presupuesto digno y el carácter no profesional de la inmensa mayoría de los “actores y actrices” que se prestaron a colaborar en éste engendro.

Sólo Paul Naschy merece ser recordado con respeto y cariño por haberse entregado en cuerpo y alma y con gran fuerza de voluntad a éste último proyecto suyo; pues ya durante el rodaje estaba gravemente enfermo. Pese a ello, no claudicó ante los problemas técnicos, económicos y personales para que su proyecto viera la luz. Sin embargo, falleció antes de que la película estuviera completamente concluída.

Mucho mejor que ésta infumable atrocidad es el peplum hispano “Los Cántabros”, que Naschy dirigió en 1980. Allí se recrea la invasión romana de la península ibérica y la resistencia de las tribus cántabras, lideradas por el invicto caudillo Corocotta (Joaquín Gómez alias Dan Barry). En aquella ocasión, además de dirigir, Naschy interpretó también al general romano Marco Vespasiano Agripa.

FHP, noviembre de 2015

El Televisor – Narciso Ibáñez Serrador, 1974

https://i1.wp.com/pics.filmaffinity.com/el_televisor_tv-810817072-large.jpg

El Televisor

España, 1974

Director: Narciso Ibáñez Serrador

Género: Suspense, tragicomedia

Argumento

Enrique es un hombre sencillo de mediana edad que trabaja de empleado en un banco en el Madrid de comienzos de los años setenta. El abnegado padre de familia se ha sacrificado siempre para que a los suyos no les faltara de nada. Su empleo como oficinista consume la mayor parte de su tiempo. Diligente y muy ahorrador, ha procurado que su mujer y sus hijos tengan a su alcance todas las comodidades que su sueldo permite: Un buen piso, una lavadora, electrodomésticos… “En realidad todo es mediocre. Pero como Enrique también lo es, no se da cuenta” nos explica el narrador.

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/07/779cd-bscap0062.jpg?w=529&h=404

Enrique (Narciso Ibáñez Menta)

Pues el buen Enrique es un hombre simple y gris, consumido por una vida rutinaria y monótona. Tiene, sin embargo, una gran aspiración en la vida; un gran sueño que ansía cumplir algún día: Comprarse un televisor a color, un televisor que no sea “uno cualquiera”, sino el último modelo; el más moderno y el de mejor calidad. Nunca ha querido ir a ver la televisión a casa de los vecinos, como hacían su mujer y sus hijos, porque prefiere pacientemente esperar a poder comprarse su propio aparato…

Tras varios años ahorrando, finalmente llega el gran día. Enrique puede comprarse el televisor que tanto ha anhelado. Su esposa Susana se alegra de verlo tan contento. A la mañana siguiente, que es domingo, Enrique ha puesto el despertador para levantarse temprano; pues no quiere perderse la carta de ajuste. Incluso se viste elegantemente de traje y corbata, sentándose con sacramental solemnidad en el sofá dispuesto a no perderse un segundo de emisión.

Susana y los hijos, Quique y Julita, van a salir a misa; pero en lugar de acompañarles como cada domingo Enrique prefiere seguir la retransmisión de la misa desde casa. A Enrique le gustaría que su familia se quedara todo el día con él ante el televisor, pero su esposa e hijos tienen otros planes.

Cuando Susana regresa por la noche, Enrique sigue mirando la televisión, casi hipnotizado; no ha comido en todo el día. Susana cree que esa fascinación entre infantil y enfermiza que siente su marido ante la novedad de poseer un televisor irá decreciendo próximamente… Pero se equivoca.

Al día siguiente, lunes, Enrique pide permiso a su jefe en la oficina para salir unas horas antes del trabajo: “Es que mi mujer no se encuentra bien, va a venir el médico y quiero estar con ella…” El director del banco le concede incluso dos días libres, pues es su mejor empleado y nunca antes había pedido un favor. En realidad, Enrique lo que quiere es seguir viendo la televisión: Un hábito que poco a poco se va convirtiendo en algo tan vital para él, en algo tan imprescindible, como el oxígeno que respira…

https://i1.wp.com/www.panoramaaudiovisual.com/wp-content/uploads/2010/11/foto_chicho.jpg

Hoy, 4 de julio, Ibáñez Serrador cumple 81 años – ¡Felicidades, Chicho!

Comentario

Éste sublime mediometraje de algo más de una hora de duración no es, como podría pensarse,  un episodio tardío de las sesenteras „Historias para no dormir“ sino una producción independiente de la famosa serie dedicada al terror y el suspense.

Chicho Ibáñez Serrador retrata  magistralmente cómo se va transformando la vida de un hombrecillo que se convierte en adicto a la televisión: Ya no escucha a su familia, ya no le interesa salir de casa (ni siquiera para ir a trabajar)… No se despega de la pantalla en todo el día y todo lo demás le es indiferente.

“El Televisor” es una tragicomedia de suspense que comienza con bastante humor negro, sarcástico y paródico; y que va adquiriendo, conforme avanza la historia, tintes cada vez más agobiantes de pesadilla kafkiana. Enrique se sumerge en una espiral de locura, ya no es capaz de diferenciar la realidad de la ficción. El paulatino e hiperbólico delirio del teleadicto amenaza con destruir su vida y las de sus seres queridos…

La película, que realiza una sutil crítica social, no está ni mucho menos desfasada: Hoy podría rodarse perfectamente un film análogo a modo de “remake” – Mostrando las consecuencias del abuso de teléfonos móviles “smartphone”, por ejemplo.

No cabe duda de que la televisión, consumida de forma excesiva, mucho más que “informar” o “entretener” contribuye a incrementar los niveles de aborregamiento y estupidización de las masas. Hoy mucho más que en 1974. Y la visionaria propuesta de Chicho adquiere un carácter casi profético, si tenemos en cuenta los niveles de bajeza, inmundicia y adoctrinamiento presentes en la televisión actual.

Enrique al psiquiatra: “Hace ya unos días que me dí cuenta, pero ya era demasiado tarde… Todo lo que sale por aquí (el televisor) es mentira o es maldad”

Psiquiatra: “Durante algún tiempo tiene usted que dejar de ver televisión“

Enrique: „No puedo…“

Psiquiatra: „¿Por qué?”

Enrique: “Porque ya no sé pensar (…) El televisor piensa por mí.”

El gran Chicho Ibáñez Serrador, con sus inolvidables “Historias para no dormir”, es uno de los pocos que ha dedicado su vida a hacer televisión de calidad en España.

Su padre Narciso Ibáñez Menta interpreta una vez más al protagonista de éste episodio.

FHP, marzo de 2016

Viaje al Más Allá – Sebastián D´Arbó, 1980

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/06/54932-darbo.jpg?w=700

Viaje al Más Allá

España, 1980

Director: Sebastián D´Arbó

Género: Terror

Guión: Sebastián D´Arbó

Intérpretes: Narciso Ibáñez Menta (Dr. Mainen), Ventura Oller (Mayordomo)

Música: José Espeita

Argumento

Varias personas que han tenido experiencias en el mundo de lo oculto y lo sobrenatural se reúnen con el afamado parapsicólogo Dr. Mainen en una apartada mansión situada en la cordillera de los Pirineos. Cada uno de los asistentes explicará su caso detalladamente al experto, para que éste de su opinión. El Dr. Mainen escribirá además un libro compilando las vivencias que en el campo de lo paranormal han tenido sus visitantes. Éstos se quedarán en la enorme y un tanto tétrica casa del parapsicólogo durante unos días.

Los huéspedes de Mainen comienzan a relatar sus historias: Uno de ellos recuerda cómo en una noche tormentosa recogió en la carretera a un enigmático autoestopista. El taciturno individuo se dirigía al pueblo vecino, y tenía intención de alojarse en el hotel. Una vez llegado a su destino y tras bajarse del coche, el conductor que lo recogió se dió cuenta de que había olvidado un mechero en el asiento de copiloto, y se encaminó al hotel para devolvérselo. Pero el recepcionista le aseguró que nadie había entrado allí, aunque él lo había visto con sus propios ojos… Poco después se escuchan las sirenas de una ambulancia que se aproxima al lugar. El narrador del relato regresa a su automóvil y se fija en el cadáver que se transporta en el interior de la ambulancia aparcada junto a su coche: Es el autoestopista que había recogido poco antes y que había visto entrar en el hotel. Lo encontraron hace ya un buen rato, tirado en una cuneta con una herida de arma blanca en la espalda… Tras escuchar con atención ésta anécdota, el doctor Mainen afirma que se trata de un caso de fantasmogénesis: El conductor materializó el espectro de un desconocido que acababa de fallecer en las inmediaciones del lugar donde se encontraba.

El próximo en explicar su caso es un sacerdote que dirigía un internado de monjas. Teresa, una de las alumnas, era víctima de una posesión diabólica. Realizaba actos aberrantes y blasfemos, y su cuerpo estaba parasitado por una entidad maligna. El cura logró practicarle con éxito un exorcismo. A día de hoy, afirma el religioso, “Teresa se ha casado y tiene hijos y no recuerda nada de todo aquello”.

Al día siguiente, paseando en las montañas por los alrededores de la mansión, una de las asistentes al congreso le comenta a otro participante que hay algo en ese lugar que le parece inquietante… Seguidamente Ángela le cuenta a su nuevo conocido la dura experiencia que la ha llevado a ella a acudir al doctor Mainen: Hace unos años su marido tenía repetidas veces la misma pesadilla, donde se veía sufriendo un aparatoso accidente de coche en un tramo de la autopista por el que por motivos de trabajo debía pasar a menudo… El esposo de Ángela se sentía aterrorizado por esas funestas visiones de su futuro, y cada vez estaba más convencido de que acabaría muriendo así. Ángela trataba de calmarle, le decía que sólo eran sueños, pero su marido se obstinaba en que ése era destino. Hasta que efectivamente lo que siempre temía acabó sucediendo.

Un extraño caso de reencarnación fue narrado por un padre, cuyo hijo Dani, de ocho años, cayó el último verano a unas rocas en la playa golpeándose la cabeza. La familia se encontraba de vacaciones en esa localidad costera, donde nunca habían estado antes. Inmediatamente llevaron al niño al médico, y éste comprobó que no se trataba de nada grave. Pero por la noche, Dani comenzó agitadamente a hablar y llorar en sueños, mencionando a un tal Tomás, y diciendo que le devolviera sus cromos. Hablando con el pequeño a la mañana siguiente, el preocupado padre escuchó que el tal Tomás “hijo del herrero” era un amigo suyo del colegio de ese pueblo donde ahora se encontraban, y que él, Dani, había escondido los cromos enterrándolos cerca de la escuela para que Tomás no se los quitara… Yendo al lugar indicado por Dani (donde éste nunca había estado antes), el asombrado progenitor comprobó que los cromos realmente se encontraban allí… Hablando de nuevo con el médico del pueblo, éste sugirió que sometiesen al niño a una regresión hipnótica. El tal Tomás hijo del herrero existía, pero tenía ahora ya unos 20 años. Y los cromos hallados ya llevaban mucho tiempo bajo tierra. Mediante la hipnosis pudo comprobarse que cuando Dani tuvo esos trances, hablaba a través de él otro niño que había muerto ahogado hacía 8 años en la misma playa donde él se golpeó la cabeza…

También un relato de tipo “poltergeist” es narrado por otro de los participantes: Una mujer, encontrándose sóla en su casa mientras su esposo estaba trabajando, fue testigo a las seis de la tarde de cómo varios objetos se movían solos o caían al suelo rompiéndose… Esos fenómenos se repetirían cada día, siempre a las seis de la tarde… A la casa donde tenían lugar tales sucesos, el matrimonio se había mudado recientemente. Después descubrirían que allí había tenido lugar un asesinato poco antes de que ellos llegaran… el crimen se había producido una tarde a las seis.

Una noche, en la casa donde se hospedan los asistentes a la reunión, unos murciélagos espantan a Ángela, entrando en su cuarto. Son vampiros, afirma el doctor Mainen. Éste, por cierto, también se ha dedicado a estudiar exhaustivamente los temas ocultistas relativos al vampirismo…

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/06/000ca-menta1.jpg?w=452&h=603

Narciso Ibáñez Menta

Comentario

El director de ésta producción es un investigador en el ámbito de lo paranormal al estilo del profesor Jiménez del Oso o del más actual Iker Jiménez de Cuarto Milenio. Sebastián D´Arbó se aventuró a realizar una incursión en el cine, inspirándose más que probablemente en las “Historias para no dormir” de Narciso Ibáñez Serrador (tanto en lo que respecta al contenido como en lo que concierne al formato). Igual que Chicho en su celebérrima serie repleta de suspense y terror, D´Arbó realiza una introducción donde aparece él mismo presentando lo que los espectadores vamos a ver a continuación. (Ésto es algo que, a su vez, Chicho tomó prestado de Hitchcock)

D´Arbó afirma, tanto en la mencionada introducción como en entrevistas posteriores, que las historias que componen la película están basadas en casos verídicos. Podría pues considerarse ésta “Viaje al Más Allá” como una especie de fusión entre el concepto de “Historias para no dormir” y programas dedicados al misterio y a la parapsicología como “Cuarto Milenio” o “Mis enigmas favoritos”. Fantasmas, posesiones diabólicas, dislocaciones espacio-temporales, recuerdos de vidas anteriores, psicofonías, espiritismo, ouija… Todos éstos temas son tocados en los segmentos que conforman la película.

El film que nos ocupa fue el primero de una trilogía de largometrajes dedicados a lo oculto que filmaría el investigador catalán. Un par de años después vendrían “El Ser” (1982) y “Más allá de la muerte” (1986).

El doctor Mainen (¿un alter ego de D´Arbó?) está interpretado por Narciso Ibáñez Menta, el Lon Chaney hispano; uno de los grandes del teatro y del cine de terror, y padre del antes mencionado Narciso Ibáñez Serrador.

Hay que admitir que para no ser un cineasta profesional, Sebastián D´Arbó logra una película bastante decente e interesante. Pero lamentablemente la calidad visual del producto es pésima, lo que debe ser atribuído no a negligencias, sino a la falta de recursos técnicos y económicos con la que se emprendió la filmación.

FHP, 2015

La muerte ronda a Mónica – Ramón Fernández, 1976

https://i1.wp.com/pics.filmaffinity.com/La_muerte_ronda_a_M_nica-655421723-large.jpg

La muerte ronda a Mónica

España, 1976

Director: Ramón Fernández

Género: Suspense

Guión: Juan José Alonso

Intérpretes: Nadiuska (Mónica), Arturo Fernández (Arturo)

Música: Adolfo Waitzman

Argumento

Mónica es una mujer de la alta sociedad cuyo marido, Federico, tiene un cargo importante en una empresa de construcción. A través de su amiga Elena, Mónica descubre que Federico le es infiel con una modelo llamada Eva.

Al mismo tiempo, Federico recibe la visita inesperada de Diego, un viejo conocido… Resulta que en el pasado ambos estuvieron inmersos en negocios ilegales y en asuntos relacionados con el crimen organizado (tráfico de drogas, trata de blancas, etc). Diego fue arrestado por esos actos delictivos y pagó varios años de cárcel, sin implicar ni delatar a su compinche. Éste por su parte, nunca tuvo problemas con la justicia, se casó con la aristocrática Mónica y gracias al dinero de ella pudo invertir en una lucrativa empresa legal, de la cual es máximo accionista. Pero Federico abandonó completamente a su antiguo compañero de fechorías, sin visitarle en prisión, apoyar a su familia o abonarle una compensación por su larga estadía en la cárcel. Ahora que Federico es un exitoso hombre de negocios, Diego espera que su antiguo cómplice le pague a modo de indemnización una suma para comprar su silencio. O lo que es lo mismo: Pretende hacerle chantaje.

Mónica se dirige a ver a la tal Eva, la amante de su marido. Ésta la trata con condescendencia y le dice a la legítima esposa de Federico que hable con su marido, que sea éste quien decida entre las dos (como si estuviera muy segura de que la escogería a ella). Mónica entra en una fase depresiva e incrementa su dosis de pastillas calmantes. También busca el consejo de Arturo, un amigo común de ella y de Federico que trabaja también en la empresa de éste.

https://i0.wp.com/cloud1.todocoleccion.net/cine-fotos-postales/tc/2016/01/13/13/53762358.jpg

Federico depende del dinero de su mujer para continuar al frente de la empresa. A su antiguo socio le extiende un cheque por 600.000 pesetas, diciendo que es todo lo que puede darle. “No está mal… para empezar” responde Diego, añadiendo que pronto volverán a verse, y comentando con tono amenazador que “tienes una mujer muy guapa”, tras ver la foto que luce en el escritorio del empresario.

Mónica había decidido dejar a su marido, tras llegar a la convicción de que éste sólo la quería por su dinero. Pero después de hablar con Arturo decide darle una oportunidad. Entretanto, la pérfida Elena (que se hace pasar por “amiga” de Mónica) y la modelo Eva (la amante de Federico), mantienen una relación lésbica y maquinan la separación de ambos para lograr el control de la empresa. Si Mónica se divorcia de Federico, éste ya no podrá manejar la compañía y se producirá un vacío de poder.

Una noche que Mónica está sola en casa y ya acostada, escucha que alguien llama al timbre. Sobresaltada, se levanta a ver quién anda ahí, y no recibe respuesta alguna. Intenta llamar por teléfono pero han cortado la línea. Mónica entra en pánico cuando además cortan la luz… Una figura enmascarada entra en la casa tras forzar la cerradura, y se dirige empuñando una navaja a la asustada mujer…

Pero Mónica estaba armada con una pistola, y dispara. El individuo cae, alcanzado por las balas, pero de inmediato se levanta y deja inconsciente a la dueña de la casa… Cuando Mónica vuelve en sí, halla junto a ella el cadáver de un hombre con pasamontañas. Pocos instantes después llega Federico. El enmascarado muerto no era otro que Diego, el chantajista (Pero… ¿era realmente él quien entró en la casa? El hombre al que disparó Mónica se levantó rápidamente, como si no le hubieran afectado los disparos por llevar chaleco antibalas…) Federico decide que lo mejor es deshacerse del cadáver sumergiéndolo en un estanque; nada de llamar a la policía. Seguidamente, Federico se marcha rumbo a Barcelona en viaje de negocios, volverá al día siguiente.

Una noche tras ese suceso, Mónica está de nuevo sola en casa. Llaman al teléfono, y una inquietante voz masculina le dice que sabe lo que ocurrió la noche anterior, y que es un amigo de Diego. El misterioso individuo exhorta a Mónica a acudir de inmediato a una cita con él. Ella, aterrorizada, trata de ponerse en contacto con su marido en Barcelona, pero en el hotel le dicen que éste ya no está allí. Tampoco puede localizar a Arturo. Mónica está desesperada…

https://i2.wp.com/e03-elmundo.uecdn.es/assets/multimedia/imagenes/2014/01/15/13897981376146.jpg

Roswicha Bertasha Smid Honczar, más conocida como Nadiuska

Comentario

Éste “giallo a la española” es una modesta pero decente contribución al cine de suspense. Uno de sus principales alicientes es la presencia protagonística de la bella Nadiuska, mito erótico de la España postfranquista. De origen polaco y ruso, apellido húngaro y nacida en Alemania, Nadiuska llegó a Barcelona en 1971 (cuando tenía 19 años). Allí inició su carrera como modelo, y participaría en numerosas películas de la época del “destape” durante la “Transición”. Para conseguir la nacionalidad española se casó con un chatarrero; el matrimonio sería anulado unos años después. Tuvo un breve papel en “Conan el Bárbaro” (John Milius, 1981), como madre del pequeño Conan (Jorge Sanz) a la que cortan la cabeza en las escenas iniciales.

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/06/47667-nadiuska02.jpg?w=700

Nadiuska en “Conan el Bárbaro” (John Milius, 1981)

También es de agradecer la presencia en el film del empedernido galán ibérico Arturo Fernández, quien al parecer siempre se interpreta a sí mismo. El veterano playboy pone una cierta nota cómica en la película. La vedette Barbara Rey encarna a la retorcida Eva, amante de Federico (Jean Sorel) y conspiradora contra él y Mónica (Nadiuska) junto a la aún más viperina Elena (Karin Schubert).

“La muerte ronda a Mónica” se trata al parecer de la única película del género realizada por el ignoto Ramón Fernández. Éste dirigió varias comedias del estilo “cine de barrio” como “Cateto a babor” (1970) con Alfredo Landa, y más adelante, en los noventa, rodaría capítulos de la serie “Farmacia de Guardia”. Su último trabajo consistió en la filmación de episodios de “Cuéntame” (2006).

En general, ésta película de intriga no aporta nada nuevo pero resulta entretenida. Para pasar el rato.

FHP, 2015

La Residencia – Narciso Ibáñez Serrador, 1970

https://i2.wp.com/www.cubecinema.com/media/diary/7673.jpg

La Residencia

España, 1970

Director: Narciso Ibáñez Serrador

Género: Suspense, terror

Guión: Narciso Ibáñez Serrador (como “Luis Peñafiel”), basado en una historia de Juan Tébar

Intérpretes: Lilli Palmer (Sra. Forneau), Cristina Galbó (Teresa), Mary Maude (Irene), John Moulder-Brown (Luis), Maribel Martín (Isabel), Pauline Challoner (Catherine)

Música: Waldo de los Ríos

Argumento

Finales del siglo XIX en la Provenza francesa. Un coche de caballos se aproxima a través de un bucólico bosque a un internado para señoritas. En el interior de la residencia, la directora Madame Forneau dicta un texto sobre Molière. Una de las chicas se niega a escribir y responde con insolencia cuando es interpelada por la directora. La Forneau ordena que la muchacha, llamada Catherine, sea conducida a la habitación de castigo, donde estará aislada y en completa reclusión.

Del coche de caballos recién llegado se apean un hombre maduro y una jovencita. El caballero solicita encontrarse con la señora Forneau, y le encomienda a su protegida Thérese, hija de una amiga suya que por el momento no puede ocuparse de ella. Tras pagar las cuotas escolares, el hombre se marcha. Thérese, procedente de Avignon, ingresa así en el centro. El primer día ya empieza a observar algunos fenómenos extraños: Puertas que se abren sin aparente motivo, la silueta de alguien que parece estar espiando… Una sensación de inquietud invade a la chica.

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/05/59ee9-22.png?w=700

Thérese (Cristina Galbó)

Madame Forneau ha explicado al hombre que la trajo que el internado está especializado en “chicas difíciles”, y que por ese motivo ella se ve obligada en muchas ocasiones a actuar con la mayor severidad. Las chicas han llegado allí o bien por delinquir o bien por proceder de familias desestructuradas. Se trata de un reformatorio femenino para adolescentes conflictivas de entre 15 y 21 años.

Por la noche, todas duermen en la misma gran habitación. Las internas acogen amigablemente a su nueva compañera Thérese. La mayoría de las chicas están allí a disgusto, y le cuentan a la recién llegada que últimamente algunas alumnas del centro “han logrado escaparse”… Tres chicas desaparecieron recientemente y nunca se volvió a saber de ellas.

Mientras tanto, la rebelde Catherine languidece en la habitación de castigo. La directora llega hasta allí con Irene, una joven que actúa como su mano derecha y mantiene a las chicas bajo el más estricto control. Cuando Catherine continúa sin querer adaptarse a las normas, la desnudan y la tumban boca abajo en el camastro. Irene comienza a azotarla con un látigo, algo que visiblemente realiza con deleite y con fruición – la directora tiene que decirle dos veces que pare.

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/05/2e921-moulder.jpg?w=700

Madame Forneau (Lilli Palmer) y su hijo Louis (John Moulder Brown)

La Forneau tiene un hijo en plena pubertad, Louis, que también vive en el internado y cuya mayor afición consiste en espiar a las chicas mientras se duchan; en seguirlas por el centro e intentar acercamientos. Su sobreprotectora madre le regaña por ello, le dice que todavía es “demasiado joven” para pensar en chicas, que “ya llegará el momento”, que las muchachas del internado “son veneno” y que para el futuro deberá encontrar “una mujer que sea como yo” (es decir, como ella, su madre).

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/05/43696-la-residencia-1969-08.jpg?w=700

Irene (Mary Maude)

Irene desarrolla una fijación para con la nueva estudiante Thérese. Le ordena, ya a la mañana siguiente de haber llegado, que haga todas las camas; junto con otra chica llamada Susanne. Ésta le cuenta cómo “funciona todo” en la residencia: Normalmente nunca hay hombres, pero una vez cada tres semanas viene a los alrededores un leñador llamado Henry. Las chicas se lo echan a suertes, y cada vez le toca a una irse por unas horas con él (sin que se entere la directora, por supuesto). También está el hijo de la Forneau, cuenta Susanne, pero ese es todavía prácticamente un niño, y además tiene una relación con Isabelle, otra de las compañeras. Isabelle, de 15 años, es la única a la que el hijo de la directora le parece interesante.

Louis se encuentra con Isabelle a escondidas de su castrante madre siempre que tiene la oportunidad. Una tarde se refugian en una habitación, pero escuchan pasos que se aproximan amenazadoramente… Poco después la misteriosa persona se retira. Los adolescentes no saben quién ha podido estar vigilándoles…

Thérese es llamada a la presencia de Irene. Ésta le pregunta si ya está al corriente de cómo “funciona todo” en la escuela… pues le había dejado con Susanne a propósito, porque a esa chica le gusta mucho hablar y estaba segura de que le contaría los “secretos” del internado. Irene le realiza una demostración de su poder a Thérese: Afirma que ella es la que más manda después de la directora, que depende de ella que las chicas se encuentren o no con Henry sin que la Forneau se entere, y que las chicas coman bien o no, de que vivan tranquilamente o sean represaliadas… Irene, cuyas inclinaciones sáficas se van haciendo más que evidentes, le dice a Thérese que si quiere evitar problemas, tendrá que obedecerla “en todo”…

Esa noche, cuando las chicas se disponen a acostarse, Isabelle encuentra bajo su almohada una llave y una nota. En el baño lee el papel: Louis le escribe que la estará esperando en el invernadero y que ella podrá entrar con esa llave. Cuando todas duermen, Isabelle se escabulle sigilosamente de la gran habitación, sale de la residencia y entra en el invernadero… Una vez allí un brazo aparece desde detrás, y una figura sombría apuñala a la quinceañera hasta la muerte…

A la mañana siguiente, la directora interroga a las muchachas por la desaparición de Isabelle. Ya es la cuarta que ha “escapado” en los últimos meses, y Madame Forneau quiere saber si tuvo cómplices que la ayudaran a evadirse…

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/05/413de-laresidencia6.jpg?w=700

Catherine (Pauline Challoner)

Ese mismo día, las chicas van a ducharse – siempre bajo la atenta mirada de la Forneau. Entre las jóvenes se encuentra de nuevo Catherine, a quien le ha sido conmutada la pena de aislamiento. El hijo de la directora, por su parte, se introduce en una especie de tubo que comunica la sala de las calderas con las duchas. Desde el otro extremo del tubo, a través de unas rendijas, el mozo acostumbra a espiar a las muchachas mientras se duchan. Pero ésta vez, cuando quiere salir de allí, se da cuenta con horror que alguien ha cerrado la portezuela de metal de la sala de calderas. El joven se ha quedado atrapado en el interior del tubo…

https://i2.wp.com/www.rafaelcastillejo.com/artistas/galeria002/038.jpg

Chicho dando indicaciones durante el rodaje

Comentario

Ésta excelente película de suspense y misterio con atmósfera gótica constituye la primera contribución a la gran pantalla del maestro Narciso “Chicho” Ibáñez Serrador, a quien no pocos aclaman como el Hitchcock hispano. Nacido en Uruguay en 1935, como hijo del actor asturiano Narciso Ibáñez Menta y de la actriz argentina (de origen valenciano) Pepita Serrador, Chicho alcanzaría la celebridad en España durante los años ´60 gracias a la emisión de sus “Historias para no dormir”, inquietantes mediometrajes televisivos basados mayormente en relatos de autores como Edgar Allan Poe o Ray Bradbury, e incluyendo también otros de cosecha propia, que acostumbraba a firmar con el pseudónimo de Luis Peñafiel.

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/05/2b217-laresidencianarcisoib25c325a125c325b1ezserrador252812529.png?w=651&h=488

“La Residencia” (que en España fue todo un éxito de taquilla en su momento) es muy reminiscente en su estilo visual y temático del giallo italiano en general y del cine de Dario Argento en particular – que por cierto es posterior a ésta obra maestra de Ibáñez Serrador. El visionado de “La Residencia” podría haber inspirado a Argento para su “Phenomena” (1985) también ambientada en un estereotípico internado femenino.

Cuando en el internado se producen desapariciones, la “versión oficial” es que las chicas han escapado… Pero pronto comienza a extenderse el rumor de que un asesino en serie anda suelto. El miedo y la incertidumbre se apodera de Thérese (quien había ya notado algo extraño nada más llegar), así como de sus compañeras.

La veterana Lilli Palmer, de origen alemán, interpreta a la severa Madame Forneau. El resto del reparto está compuesto por bellas y desconocidas jovencitas, la mayor parte españolas (o inglesas,como Mary Maude y Pauline Challoner).

Chicho Ibáñez Serrador realizó auténticos malabares para esquivar a la censura (pues la película fue filmada y estrenada en la España franquista). Sobre todo teniendo en cuenta lo escabroso del tema y el picante tono de erotismo – que aunque sutil es omnipresente, y que en algunos casos contiene incluso toques lésbicos y sadomasoquistas.

El lento pero siempre intenso e intrigante desarrollo de la trama está realizado de forma magistral. La melancólica banda sonora corre a cargo del argentino Waldo de los Ríos – compositor también de la música de la segunda película de Chicho, la igualmente maravillosa “Quién puede matar a un niño” (1977), así como de la banda sonora de la popular serie televisiva “Curro Jiménez” (1976).

FHP, febrero de 2016

Luto Riguroso – José Ramón Larraz, 1977

https://i1.wp.com/pics.filmaffinity.com/Luto_riguroso-998642814-large.jpg

Luto Riguroso

España, 1977

Director: José Ramón Larraz

Género: Drama

Guión: José Ramón Larraz

Intérpretes: Rafael Arcos, Carlos Ballesteros, Mercedes Borqué

Música:

Argumento

En un pueblo de la España profunda ha fallecido el patriarca de una tradicional familia. El difunto deja viuda y tres hijas. Durante el entierro, doña Asunción sufre una crisis de nervios, y ante todos los presentes le recrimina a su esposo muerto haberle hecho la vida imposible, haberla siempre tratado como a una loca (cosa que a juzgar por su actitud, efectivamente parece). Piedad está sumamente afectada por la muerte de su progenitor, al que se encontraba muy unida; pero se lleva muy mal con su madre. El médico del pueblo opina que ambas se parecen demasiado, y que precisamente por eso sus carácteres “chocan”. La adolescente Loli es la hija pequeña.

Asunción comienza a propasarse con la bebida, ingiriendo importantes cantidades de anís para calmar sus nervios. Piedad, que ronda la treintena, siempre se ocupó de su padre, nunca salía de casa, carece de amistades y piensa que no tiene sentido seguir viviendo. Amargada y huraña, ella es quien mejor sabe aplicar el “luto riguroso”. Piedad acude todos los días al cementerio, donde pasa la mayor parte de su tiempo. La dulce e inocente Loli visita con frecuencia a un barbudo ermitaño que vive en una choza a las afueras del pueblo, llevándole comida y bebida. El vagabundo se siente atraído por la ingenua joven, y ésta no se resiste a sus avances.

Días después del entierro llega al municipio Tina, la otra hija, acompañada de su novio Mario, un maduro galán que se gana pronto las simpatías de Asunción. Tina (probablemente la mayor de las tres hermanas) es una mujer de ciudad. Las relaciones entre ella y Piedad son pésimas. A Tina le gustaría llevarse a la pequeña Loli a vivir a Madrid, para que viera cosas nuevas; pero Piedad se opone.

Pronto Mario comenza a sentirse “intrigado” por la misteriosa Piedad. Ésta, por su parte, evita los contactos con sus parientes (con excepción de Loli); y los rehuye recluyéndose en su cuarto… Allí, sola, desnuda entre las sábanas, da rienda suelta a su constantemente reprimida fogosidad…

El notario reúne a la viuda y las hermanas para comunicarles las últimas voluntades del difunto. Éste había dispuesto en su testamento que las tierras fueran para Piedad y la casa repartida entre las cuatro. Tina propone vender la casa, y Asunción concuerda (pues “hay que pagar las deudas”); pero Piedad se niega tajantemente. No consentirá que vendan la casa familiar.

Loli visita con regularidad a su amigo el ermitaño. Mientras todos los demás la tratan como a una niña, él la hace sentir como mujer. Pero unos pastores, que cuidan las ovejas en los alrededores del poblado, acechan a la jovencita cada vez que va a la choza del anacoreta. Loli sospecha que los inquietantes individuos no tienen buenas intenciones…

Comentario

Éste drama rural no es precisamente lo que uno esperaría de José Ramón Larraz, cineasta cuyo género predilecto era el terror. Sin embargo, aunque aquí no aparezcan fantasmas ni vampiros, la temática del film también gira en torno a la muerte (y no faltan escenas en cementerios). La película refleja las consecuencias de una muerte, y los conflictos familiares que ésta desencadena en una remota aldea de la España post-franquista.

Todo indica que el difunto (que nunca aparece) siempre fue muy celoso de su hija Piedad, la favorita. Nunca permitió que un hombre se le acercase. Por ese motivo ella desarrolló una personalidad amargada y reprimida, y sólo es capaz de vivir su sexualidad en la más estricta soledad. Resulta llamativa la expectante insistencia con la que pregunta a Loli “cómo fue” o “qué sentiste” después de que ésta fuera violada por los pastores; como si ella (que es mucho mayor) nunca hubiera sido penetrada. Un sutil halo de sensualidad envuelve a una película cuyo tema central es la muerte y el “luto riguroso”. Loli y Piedad irradian dos tipos de erotismo muy diferentes. Una vez más (aunque de modo muy tenue, en un film que es primordialmente un drama familiar) tenemos al Eros y el Thanatos, siempre presentes en las propuestas de Larraz (y otros directores como Rollin).

Varias de las películas de José Ramón Larraz fueron realizadas en Inglaterra (entre ellas “Vampyres” y “Symptoms”, ambas de 1974, dos grandes muestras de terror atmosférico y del buen hacer de éste director). No así ésta “Luto Riguroso”, rodada y ambientada en la España profunda.

FHP, 2015

Deviation – José Ramón Larraz, 1971

https://i2.wp.com/i.imgur.com/gySp2.jpg

Deviation

España/Reino Unido, 1971

Director: José Ramón Larraz

Género: Terror

Guión: José Ramón Larraz

Intérpretes: Karl Lanchbury (Julian), Lisbet Lundquist (Olivia), Sibyla Grey (Rebecca)

Música: Stelvio Cipriani

Argumento

En un pueblecito inglés, una enigmática pareja formada por los jóvenes Julian y Rebecca lleva a uno de sus clientes un pavo real momificado. Julian es embalsamador, y se dedica a preparar cadáveres de animales para que perduren en el tiempo. El señor que compra el disecado pavo real le hace un nuevo encargo: Embalsamar a un perro, cuya dueña desea conservarlo más allá de la muerte. Julian acepta, y comenta que lo que en realidad más le gustaría sería poder momificar algún día un cuerpo humano… “Para ello hace falta otra técnica…” repone misteriosamente su interlocutor.

Por la noche, otra pareja viaja en automóvil a través de la carretera. Paul conduce, y Olivia duerme apoyando la cabeza en el hombro de él. De repente, el coche impacta contra algo, el conductor pierde el control y el vehículo se sale de la carretera. Olivia despierta abruptamente y Paul se queda sin sentido por unos breves minutos. Cuando vuelve en sí, y Olivia preocupada se pregunta qué ha sucedido, dos personas llegan en su auxilio: El embalsamador Julian y su hermana Rebecca. Éstos viven cerca, y ofrecen a Paul y Olivia pasar la noche en su casa, pues a consecuencia del accidente el motor del coche está averiado, y no podrán continuar hasta que un mecánico lo repare.

Una vez recobrado del golpe, los recuerdos vuelven a su mente y Paul afirma que el choque se produjo al atropellar a “alguien” que intentó atravesar corriendo la carretera. “Sí, alguien se nos echó encima… y llevaba un poncho blanco… al intentar esquivarlo, el coche se salió de la carretera”. Julian repone secamente que eso es imposible, que debe tratarse de una alucinación; como tratando de ocultar algo.

Paul y Olivia, que se presentan como marido y mujer, aceptan la invitación de pernoctar en casa de Julian y Rebecca. Pero hay algo en la pareja de anfitriones que inquieta a Paul… Sobre todo esa actitud respecto al accidente. ¿Por qué Julian se empeña en negar lo que él recuerda vívidamente? Olivia se queda pronto profundamente dormida, y Paul sospecha que había un somnífero en la leche que los hermanos les acaban de dar; por lo que se traga unas pastillas que habrán de mantenerlo despierto y en estado de alerta.

Efectivamente, algo turbador y siniestro puede mascarse en el ambiente… Paul no es capaz de seguir en la cama y se levanta a investigar. Escucha los lamentos de una anciana, voces extrañas, observa a través de la puerta siluetas de varios individuos que parecen estar enterrando algo en el jardín de la casa…

Comentario

Julian y Rebecca tienen mucho que ocultar. No viven solos en la mansión. Allí también reside su vieja tía minusválida y amante de los gatos, la anciana cuya voz escuchara Paul desde el cuarto de invitados. Esa señora tiene facultades mediúmnicas, y como más adelante revelará Rebecca a Olivia, a través de su tía ella y su hermano pueden comunicarse con sus padres muertos.

El suspicaz Paul trata de averiguar qué están enterrando en el jardín, y al descubrirlo intenta huir despavorido del lugar… pero es descubierto por sus anfitriones, que no están dispuestos a permitir que Paul renuncie tan rápidamente a su “hospitalidad”…

La siniestra pero muy atractiva Rebecca, comienza a “encariñarse” con la ingenua y frágil Olivia; y la lleva a los sótanos de la casa para que participe en una fiesta donde la corromperá con vicios diversos iniciándola en el consumo de drogas. Cuando Olivia pregunta por Paul (que en realidad no es su esposo, sino su amante; pues él está casado con otra mujer a la que engaña con ella), Rebecca y Julian responden que ya tuvo que partir de vuelta a Londres por motivos de trabajo.

La anciana tía con poderes sobrenaturales que es capaz de comunicarse con el más allá, le dice a Olivia que se marche de allí antes de que sea demasiado tarde, y le advierte seriamente de que su vida corre peligro… La chica piensa que la vieja bruja está loca, pero empieza a asustarse y desea también regresar a la ciudad. Sin embargo, Julien y Rebecca la retendrán, drogándola incluso con heroína…

https://i1.wp.com/cdn3.bigcommerce.com/s-a8lg2/images/stencil/600x600/products/19941/24954/RED226CLP_CU__37351.1455698693.jpg

“Deviation” es una película de terror atmosférico y psicológico llena de tensión y misterio, muy en la línea de su realizador José Ramón Larraz. Al igual que sus obras más importantes, (“Vampyres” y “Symptoms”, ambas de 1974), éste film fue rodado en Inglaterra y tiene como principal escenario una mansión campestre en medio del bosque.

Las bellas Olivia y Rebecca están interpretadas respectivamente por la sueca Lisbet Lundquist y la británica Sibyla Grey.

Una de las escenas más memorables de la película es la de la orgía hippy que tiene lugar en los sótanos, al ritmo de la excelente e hipnótica banda sonora de Stelvio Cipriani.

FHP, 2015