Coto de caza – Jorge Grau, 1983

Ayer, 26 de diciembre, fallecía Jorge Grau, director conocido sobre todo por haber realizado “No profanar el sueño de los muertos”, obra cumbre del fantaterror hispánico.

Para honrar su memoria publicamos hoy la crítica de “Coto de caza” (1983), su excelente aportación al género quinqui, que además está ambientada en época navideña.

https://image.tmdb.org/t/p/w500/j1dyZdVx1Ybxy8uhynrNVc54t4Q.jpg

(Imagen: The Movie Database)

Coto de caza

España, 1983

Director: Jorge Grau

Género: Thriller, drama

Guión: Jorge Grau, Antonio de Jaén, Manuel Summers

Intérpretes: Assumpta Serna (Adela), Víctor Valverde (Jorge), Luis Hostalot (Mauri), Sabrina Siani (Lenni)

Música: Carlos Viziello

Argumento

Adela es una abogada que defiende a delincuentes barriobajeros, como carteristas y atracadores. De claras convicciones progres, la joven letrada considera que los maleantes son “personas que han crecido en un ambiente equivocado, que no han tenido una oportunidad en la vida”, y que debe tenerse compasión de ellos. Inmediatamente después de una de sus peroratas en las que, durante un juicio, calificaba a sus defendidos como “víctimas de la sociedad”, éstos le roban el coche a modo de “agradecimiento”. Los delincuentes son el Mauri y sus compinches el Chato y el Travolta, que habían seguido a la abogada con sus motos desde los tribunales hasta el centro comercial donde ella iba a realizar sus compras navideñas.

Sigue leyendo

Anuncios

Freddy – Narciso Ibáñez Serrador, 1982

https://i0.wp.com/blogs.lainformacion.com/telediaria/files/2016/02/historias-para-no-dormir-chicho.jpg

(Imagen: blogs.lainformacion)

Recientemente, Chicho Ibáñez Serrador recibió un merecido reconocimiento a su trayectoria: Nada menos que el Goya de Honor. Por ello, dedicamos la entrada de hoy a “Freddy”, uno de los episodios de sus “Historias para no dormir”. En el libro que escribí el año pasado sobre esa mítica serie de televisión, pionera en España del terror, el suspense y la ciencia ficción, pueden encontrarse comentados todos y cada uno de los episodios (de las temporadas: 1966, 1968 y 1982), así como de otras contribuciones de Chicho a la pequeña pantalla y sus dos largometrajes.

Nuestro compañero cinéfilo Domingo Ortega, autor del blog Fantástico Español (interesantísima bitácora que recomendamos encarecidamente seguir), ha escrito una excelente reseña en su espacio web tras leer el libro. ¡Muchas gracias por los elogios y por darle difusión!

Domingo, crítico de cine y cortometrajista, es un gran admirador de Chicho, de cuya obra se ha empapado desde la niñez. No se pierdan su video dedicado a la figura del maestro, en el que repasa concisamente la trayectoria cinematográfica de Ibáñez Serrador demostrando un gran conocimiento y un enorme cariño hacia nuestro “Hitchcock” hispano.

Sigue leyendo

El E.T.E. y el Oto – Manuel Esteba, 1983

https://cloud10.todocoleccion.online/cine-peliculas-beta/tc/2010/05/23/19506064.jpg

(Imagen: todocoleccion)

El E.T.E. y el Oto

España, 1983

Director: Manuel Esteba

Género: comedia, ciencia ficción

Guión: Manuel Esteba, Francisco Calatrava, Manuel Calatrava

Intérpretes: Francisco Calatrava, Manuel Calatrava, Diana Conca, Curro García, Manolo Royo

Música: Josep Maria Bardagí

Argumento

Una nave espacial aterriza una noche en unos parajes boscosos. Del interior del platillo emerge la silueta de una criatura, que parece estar siendo expulsada a nuestro planeta como castigo.

Cerca de allí vive en una villa un hombre divorciado, con sus hijos: La mayor una adolescente, los otros dos de unos 10-12 años. Uno de los chicos, llamado Curro, es un auténtico gamberro que siempre está martirizando a su sufrido padre con toda clase de bromas pesadas. Una noche, cuando Curro sale al jardín, ve una extraña figura que se aproxima y le lanza una pedrada: “Me he cargado a un espía, seguro que era de la CIA” le dice triunfalmente a su familia. Pero el agredido resulta ser el E.T., el extraterrestre “desterrado” de su planeta.

Curro y el bicho de las galaxias comienzan a hacerse amigos. Una de las primeras cosas que le enseña al alienígena es a decir palabrotas. Pronto el niño le presenta el ser a sus hermanos, que también van tomándole cariño – especialmente la hermana mayor. Del padre, el extraterrestre se esconde camuflándose entre los juguetes (¡Qué muñeco más feo! – exclama el padre al verlo, mientras el susodicho hace un gran esfuerzo por mantenerse inmóvil con una mosca posada en su repelente rostro).

El padre ha construído durante ocho años, con mucho esfuerzo, la maqueta de una ciudad. También ha pintado un gran mural del que está muy orgulloso. Desde la escuela, mediante un fenómeno telepático de simbiosis mental, Curro transfiere su afición a las barrabasadas al extraterrestre, quien se convierte en vehículo de sus afanes destructivos incendiando la maqueta paterna y pintando naves encima del mural.

Sigue leyendo

La noche de las gaviotas – Amando de Ossorio, 1975

https://i0.wp.com/wrongsideoftheart.com/wp-content/gallery/posters-n/night_of_seagulls_poster_01.jpg

(Imagen: wrongsideoftheart)

La noche de las gaviotas

España, 1975

Director: Amando de Ossorio

Género: Terror

Guión: Amando de Ossorio

Intérpretes: Víctor Petit (Henry Stein), María Kosty (Joan Stein), Sandra Mozarowsky (Lucy)

Música: Antón García Abril

Argumento

En la escena inicial, ambientada en la Edad Media, vemos a una pareja de viajeros en un coche de caballos. Es de noche y parecen haberse perdido en unos lóbregos parajes. Mientras él se dirige a una casa cercana para preguntar dónde se encuentran, llegan unos jinetes de aspecto amenazador: Son los templarios. Éstos matan al viajero a golpes de espada y se llevan a su mujer, portándola a un altar de sacrificios en su castillo. Uno de los proscritos monjes-guerreros hunde un puñal entre los turgentes senos de la joven. Y a continuación extrae su corazón aún palpitante, para ofrendarlo a un monstruoso ídolo reminiscente de un sapo….

https://lasoga.org/wp-content/uploads/2015/10/La-noche-de-las-gaviotas-Idolo-marino.png

(Imagen: lasoga)

Tras éste preámbulo fílmico, la acción se traslada a la época contemporánea. El doctor Henry y su esposa Joan llegan a un destartalado pueblecito costero. Él ha recibido el encargo de ser el nuevo médico del pueblo. A un lado de la localidad se encuentra una playa, al fondo de la cual se divisa una colina en la que se erige un viejo castillo en ruinas. Al otro lado se ve un paisaje árido y desolado, muy poco acogedor. Nada más llegar, Joan ya quiere regresar a la ciudad. Los hoscos y taciturnos aldeanos reciben hostilmente a los forasteros, tratándolos como intrusos e intentando ignorarlos.

Sigue leyendo

El ataque de los muertos sin ojos – Amando de Ossorio, 1973

https://m.media-amazon.com/images/M/MV5BYzdiNGJlODgtZGEyNy00MTE4LWE2OGEtNTc2MzFkZjk2ZTIxXkEyXkFqcGdeQXVyNzc5MjA3OA@@._V1_.jpg

(Imagen: m.media-amazon)

El ataque de los muertos sin ojos

España, 1973

Director: Amando de Ossorio

Género: Terror

Guión: Amando de Ossorio

Intérpretes: Tony Kendall (Jack Marlowe), Fernando Sancho (Mayor Duncan), Esperanza Roy (Vivian), Juan Cazalilla (Gobernador), Betsabé Ruiz (Amante del gobernador), Lone Fleming (Amalia)

Música: Antón García Abril

Argumento

En la localidad portuguesa de Bouzano están a punto de comenzar las fiestas del pueblo. Se conmemora la victoria contra los “Caballeros Orientales”, quienes aterrorizaron a la comarca en el siglo XIV. Éstos templarios, que además de tiranizar a los habitantes del poblado realizaban sacrificios humanos y bebían sangre en busca del secreto de la vida eterna, fueron liquidados en un alzamiento popular hace unos 600 años. Como habían prometido regresar de sus tumbas para vengarse, el líder de la revuelta contra ellos ordenó que les chamuscaran los ojos con una antorcha ardiendo. Así, en caso de volver, no serían capaces de ver a sus potenciales víctimas y cumplir sus siniestras amenazas.

Un extraño personaje, que parece el clásico “tonto del pueblo”, es atacado por una turba de niños gamberros. Una chica llamada Moncha interviene en su ayuda, y más tarde llega un joven que está interesado en la muchacha. Éste anuncia que la visitará por la noche en su casa, cercana a las ruinas de la abadía – Ella estará sola, pues todos los demás se encontrarán en la fiesta local, en la plaza del pueblo.

Los habitantes de Bouzano han preparado unos monigotes vestidos de templarios destinados a ser quemados por la noche (al estilo de las Fallas valencianas). El alcalde Duncan ha contratado a un experto en pirotecnia, Jack Marlow. Pronto Duncan se da cuenta de que su prometida Vivian y el recién llegado ya se conocen…

En efecto, Jack y Vivian tuvieron una relación en el pasado. Y ella no ha podido olvidarle desde entonces. Ambos van a pasear por las ruinas de la abadía. Cuando empiezan a besarse se percatan de que alguien les está vigilando: Es el que parecía el “tonto del pueblo”, quien en realidad es el guardián de las ruinas, el torvo y deforme Murdo. “Ésto no sólo son unas ruinas, ustedes sólo ven lo superficial de las cosas (…) Aquí hay algo más: Los muertos volverán, lo han prometido” Jack y Vivian piensan que se trata de un pobre loco y se retiran. Entonces, Murdo se dirige hacia el interior de la abadía, donde mantiene retenida a una joven. Pretendiendo emular a aquellos caballeros medievales que sacrificaban doncellas, el desequilibrado le hunde a la chica una daga en el corazón. Así mana la sangre que deberá despertar a los malditos esa noche…

Sigue leyendo

La noche del terror ciego – Amando de Ossorio, 1972

https://i1.wp.com/teenagethunder.com/wp-content/uploads/2015/11/la-noche-del-terror-ciego-OK.jpg

(imagen: teenagethunder.com)

La noche del terror ciego

España, 1972

Director: Amando de Ossorio

Género: Terror

Guión: Amando de Ossorio, Jesús Navarro Carrión

Intérpretes: Lone Fleming (Betty), César Burner (Roger), María Elena Arpón (Virginia)

Música: Antón García Abril

Argumento

Beth llega a una turística playa en Lisboa, donde se reencuentra con su amiga Virginia. Ambas fueron juntas al internado. Beth tiene ahora un negocio de maniquíes y Virginia está allí disfrutando de unas vacaciones junto a su amigo Roger. Ambos tienen previsto realizar una excursión en tren rumbo al interior, acercándose a la frontera con España. Roger simpatiza rápidamente con la vieja amiga de su acompañante, y la invita a venirse con ellos. Eso despierta los celos de Virginia, quien esperaba pasar las vacaciones con Roger a solas.

A la mañana siguiente los tres se encuentran en la estación ferroviaria y el tren parte en dirección al interior. El exceso de familiaridad y buena química entre Beth y Roger irrita a Virginia, quien sale del compartimento. Beth, antaño tan buena amiga suya, la sigue para tratar de congraciarse con ella. Le recuerda lo “íntimas” que eran en el internado, todo lo que ella le “enseñó”… Mediante un flashback vemos que entre ambas hubo un episodio lésbico en su época de colegialas.

Pero ante la situación de un potencialmente explosivo triángulo amoroso, Virginia se siente incómoda. Está convencida de que sobra, y decide marcharse. Cuando sus amigos no están presentes, pregunta al revisor cuál es pueblo más cercano para bajarse. Hasta el destino final ya no hay ninguna parada más, es la respuesta que recibe. Sin embargo, aprovechando un tramo en el que el tren avanza muy lentamente, Virginia se baja del vagón en marcha. Sus amigos la ven, pero ya es demasiado tarde para que reaccionen. La joven avanza a través del campo, en busca de una localidad cercana para pasar la noche. También el maquinista y su hijo han visto que la pasajera se ha bajado “No pares por nada del mundo” dice el padre, “Esa chica no sabe dónde se está metiendo…”

Sigue leyendo

La cabina – Antonio Mercero, 1972

https://ia.media-imdb.com/images/M/MV5BMDI0OTVjNzMtZDM1Mi00ZmFjLWI0NGUtZGVhZGIxMTdhMWIyXkEyXkFqcGdeQXVyMTU3NjIzODY@._V1_.jpg

La cabina

España, 1972

Director: Antonio Mercero

Guión: Antonio Mercero, José Luis Garci

Intérpretes: José Luis López Vázquez (Hombre de la cabina), Agustín González (Hombre de la segunda cabina), Goyo Lebrero (Jefe de bomberos)

Género: Comedia negra, intriga, terror

Argumento

Una cabina telefónica es instalada en una plaza pública. Esa misma mañana, un señor pasa por allí acompañando a su hijo al autobús escolar y tras despedirse del niño decide hacer una llamada, estrenando así la nueva cabina. Sin embargo, el teléfono no funciona. Y eso no es lo peor: Cuando el hombre intenta salir le es imposible. Se ha quedado encerrado.

Algunos pasantes intentan ayudarlo, pero sin éxito. Poco a poco se va agolpando alrededor de la cabina una multitud de ociosos y de curiosos que observan su encierro entretenidos, como si fuera un espectáculo. Mientras esporádicamente algunos tratan de abrir la puerta atrancada (como primero un forzudo y después un técnico) la mayoría se divierte como si estuviera presenciando una obra de teatro. Los niños juegan y se burlan, las señoras no pierden de vista la escena mientras hacen calceta sentadas en un banco del parque. Ya incluso hay gente asomada a los balcones. Todos cuchichean y murmuran, tomando a cachondeo el extraño encierro.

Llegan dos policías, pero tampoco ellos son capaces de abrir la puerta de la cabina. Más tarde los bomberos, y ni así hay manera.

Sigue leyendo