Tunka el Guerrero – Joaquín Gómez, 1983

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2017/07/dbb94-tunkaelguerrero.jpg?w=761&h=1087

Tunka el Guerrero

España, 1983

Director: Joaquín Gómez

Género: Espada y brujería

Guión: Joaquín Gómez

Intérpretes: Joaquín Gómez (Tunka), Remedios Hernández a.k.a. Paula Farrell (Malenka), Tom Hernández (El Gran Sabio)

Argumento

En una era post-apocalíptica, donde el pasado y el presente se confunden, la humanidad está dividida en múltiples clanes en los que impera una estricta separación de sexos. La tribu exclusivamente femenina de las “Selenas” ha establecido su hegemonía en un vasto territorio. Esas temibles amazonas han logrado subyugar a la pacífica tribu de los “Senkas”, integrada sólo por hombres. Éstos se ven obligados a residir en el valle de Syx. Los “Tesalis”, otro pueblo compuesto por varones, forman parte una etnia maligna que busca esclavizar a todo el orbe.

Un destacamento de selenas es atacado por los tesalis. Las chicas son llevadas como prisioneras a una gruta. Sin embargo una de ellas ha logrado escapar a la emboscada, y se presenta ante la reina Tanit y su consejera Malenka para informarlas de lo acontecido. Tanit ordena que se envíe a Trila, el “elegido” de los senkas, para que rescate a las mujeres y se enfrente al malvado Gorgo, líder de los tesalis.

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2017/07/9b42e-vlcsnap-00080.jpg?w=642&h=453

Trila cabalga rumbo a los dominios de los tesalis, pero éstos le vencen sin ninguna dificultad. Pocos días después, las selenas encuentran su cadáver y le hacen un funeral con todos los honores, para finalmente lanzar el cuerpo desde un acantilado al mar, para que su espíritu se reúna con “la Gran Madre Ika” (la diosa de esas amazonas).

Sigue leyendo

Kárate contra Mafia – Ramón Saldías, 1981

https://i1.wp.com/cutrecon.com/wp-content/uploads/2014/11/karatemafia.jpg

Kárate contra Mafia

España, 1981

 Director: Ramón Saldías

Guión: Ramón Saldías

Género: Acción

Argumento

El marinero Lai Chao llega al puerto de Hong Kong después de una larga travesía. Nada más descender del barco es asaltado en el muelle por varios individuos con los rostros ocultos por pasamontañas. Pero como es un experto en artes marciales los deja fácilmente fuera de combate. La policía llega atraída por el alboroto, y los atacantes huyen. Los agentes se disponen a interrogar a Lai Chao, y al registrar su equipaje encuentran una bolsita repleta de diamantes. Son piedras de contrabando.

Los policías intentan arrestar al marino como sospechoso, pero éste se les escapa. Lai Chao se dirige a la tienda del viejo sabio Kao-Ki, de cuya nieta Tiu está enamorado. El anciano ciego Kao-Ki fue el gran maestro de Lai Chao; él le enseñó todo lo que sabe de artes marciales… y sobre la vida. Por ello, el fugitivo marinero, injustamente acusado de contrabando, busca ahora su consejo.

Sigue leyendo

Historias para no dormir: Libro sobre la serie de Narciso Ibáñez Serrador

https://imgeuropapress.akamaized.net/fotoweb/fotonoticia_20160204182611_1920.jpg

(Foto: europapress)

A la escasa literatura disponible sobre la obra fantaterrorífica de Chicho Ibáñez Serrador se suma ahora ésta modesta contribución del autor de Alucine Cinéfago.

Gracias a la editorial Bubok he publicado un libro donde se analizan todos los episodios de las “Historias para no dormir”.

Se trata en su casi totalidad de material inédito, no posteado en el blog.

Además de las reseñas de cada uno de los 27 capítulos de las tres temporadas de la serie (1966, 1967 y 1982) en el libro se comentan:

Sigue leyendo

Las aventuras de Zipi y Zape – Enrique Guevara, 1982

https://i1.wp.com/retromemories.net/wp-content/uploads/2012/05/las-aveunturas-de-zipi-y-zape.jpg

Las aventuras de Zipi y Zape

España, 1982

Director: Enrique Guevara

Guión: Enrique Guevara, Ricard Reguant (basados en los cómics de José Escobar)

Intérpretes: Francisco Javier Valtuille (Zipi), Luis María Valtuille (Zape), Marta Angelat (doña Jaimita), Joan Monleón (don Pantuflo)

Música: Juan G. Poveda

Género: Comedia, infantil

https://i2.wp.com/s3-eu-west-1.amazonaws.com/cinemania-cdn/wp-content/uploads/2011/08/01182326/donminervo.jpg

Argumento

Al colegio de los traviesos hermanos Zipi y Zape llega un niño nuevo. El retraído Oliverio se convierte pronto en el blanco de bromas y novatadas por parte de sus compañeros – quienes entre otras chanzas le hacen chutar un balón atiborrado de explosivos. Pero Zipi y Zape, que en el fondo no son tan gamberros como las malas lenguas afirman, deciden tomarlo bajo su protección. Agradecido, Oliverio les brinda su amistad. A la salida de la escuela les ofrece acompañarlos a casa a bordo de su lujoso Rolls Royce conducido por el chófer y mayordomo Bautista. Pues Oliverio es un niño de familia rica, que acaba de llegar a la ciudad procedente de un internado suizo. Es huérfano y vive con su atolondrada tía Aniceta.

https://i2.wp.com/www.filmotech.com/v2/images/FX_OBRAS/4/4_05.jpg

Unos gangsters italianos, entre ellos una chica, pretenden secuestrar a Oliverio y cobrar un jugoso rescate. Llegan procedentes de México y una vez en Barcelona cuentan con la complicidad de Bautista, quien debe facilitarles el rapto. Acosado por sus deudas en el juego, el chófer y mayordomo no tiene más remedio que participar en el delito. Entretanto, ajeno a que la banda le pisa los talones, Oliverio va con Zipi y Zape a una bolera. Allí conocen a unas niñas, de las que se hacen amigos. Petunia, una de ellas, tiene un programa de radio e invita a los chicos a un festival de rock que tendrá lugar por la noche.

Sigue leyendo

Empusa – Paul Naschy y Carlos Aured, 2010

https://cinemania-cdn.s3.amazonaws.com/wp-content/uploads/2014/10/CARTEL-EMPUSA.jpg

Empusa

España, 2010

Director: Paul Naschy (Jacinto Molina) & Carlos Aured

Guión: Paul Naschy (Jacinto Molina) & Carlos Aured

Intérpretes: Paul Naschy (Abel), Antonio Mayans (Víctor), María Jesús Solina (Natalia)

Música: Enrik García

Género: Fantaterror/Comedia

Argumento

El actor jubilado Abel Olaya, que ahora se dedica al estudio de temas parapsicológicos en una localidad de la costa, pasea por la playa con su amigo Víctor, un viejo lobo de mar. En la orilla encuentran la mano cercenada de una joven mujer. Abel decide llevarse el cadavérico trofeo a su casa, para “investigarlo”, mientras que Víctor está convencido de que lo más prudente es llamar a la policía.

Abel es un “viejo verde” que mantiene un inestable noviazgo con Natalia, camarera de un antro en la localidad. La chica está preocupada por la salud del maduro investigador esotérico, quien abusa de la absenta, los barbitúricos y el café.

A raíz del macabro hallazgo en la playa, Abel intensifica sus lecturas sobre temas ocultistas. Sospecha que pueda existir una relación con unas siniestras criaturas mitológicas de carácter vampírico conocidas como empusas.

La mano que Abel y Víctor encontraron sólo es el primero de una serie de restos mortales que comienzan a proliferar en aquellas costas: Pronto aparecen en la playa cuerpos de jóvenes, hombres y mujeres, con miembros amputados y con las cuencas de los ojos vacías. Además, un grupo de turistas es atacado por una enfurecida bandada de gaviotas.

Por si ello fuera poco, el baron Ulrich, adinerado personaje que de vez en cuando invita a Abel a fastuosos banquetes y orgías a cambio de que le eche las cartas del tarot, es asesinado a puñaladas; instantes después de que Abel le revelara (leyéndole las líneas de la mano) que “ve un funeral próximo… el suyo”.

Mientras Víctor busca sonsacarle información a su amigo comisario de policía, Abel conoce a una atractiva joven que se presenta como Cristabel. Ésta muchacha de estética gótica, “estudiante de arqueología y fascinada por la egiptología”, seduce lascivamente al viejo esoterista… para intentar vampirizarlo.

El comisario sospecha de la existencia de una secta satanista que realiza sanguinarios crímenes rituales. Pero Abel está convencido de que la realidad es aún más tenebrosa…

Víctor es atacado por las empusas, llevado a una gruta y sacrificado brutalmente. Pero retorna de entre los muertos en forma de “zombie” para asesorar a su amigo Abel con informaciones procedentes “del más allá”.

El cura del pueblo revela al investigador de lo oculto el paradero de “los siete puñales de Sión”, legendarios instrumentos fabricados por los Templarios en Jerusalén, que sirven para neutralizar a las vampiresas.

Pero poco después, también el cura va cayendo en las redes de las empusas, así como el comisario…

https://i1.wp.com/www.skip.at/media/_versions/filme/15043/pger/4_span-12.jpg

Comentario

Se trata ésta de la última película (obra póstuma) de Jacinto Molina alias Paul Naschy, el entrañable licántropo ibérico, célebre por sus interpretaciones de hombre-lobo en films de serie B setenteros del fantaterror español.

“Empusa” busca conjugar el cine de terror vampírico de toques eróticos con el humor desenfadado y casposo propio de Jess Franco o Torrente, logrando un híbrido grotesco que no hay por donde cogerlo, sobre todo debido a lo catastrófico del guión. Estamos ante un despropósito de colosales dimensiones.

Con la notable excepción de Paul Naschy, las interpretaciones son penosas; y la mayoría de los diálogos, cargados de postiza e innecesaria chabacanería, dan vergüenza ajena.

El rodaje de éste bodrio fue bastante atribulado, pues el que iba a ser originalmente su director, Carlos Aured, renunció en plena filmación y Paul Naschy tuvo que ocupar apresuradamente su lugar – trabajando así tanto detrás de las cámaras como delante de ellas.

Salta a la vista la falta de un presupuesto digno y el carácter no profesional de la inmensa mayoría de los “actores y actrices” que se prestaron a colaborar en éste engendro.

Sólo Paul Naschy merece ser recordado con respeto y cariño por haberse entregado en cuerpo y alma y con gran fuerza de voluntad a éste último proyecto suyo; pues ya durante el rodaje estaba gravemente enfermo. Pese a ello, no claudicó ante los problemas técnicos, económicos y personales para que su proyecto viera la luz. Sin embargo, falleció antes de que la película estuviera completamente concluída.

Mucho mejor que ésta infumable atrocidad es el peplum hispano “Los Cántabros”, que Naschy dirigió en 1980. Allí se recrea la invasión romana de la península ibérica y la resistencia de las tribus cántabras, lideradas por el invicto caudillo Corocotta (Joaquín Gómez alias Dan Barry). En aquella ocasión, además de dirigir, Naschy interpretó también al general romano Marco Vespasiano Agripa.

FHP, noviembre de 2015

El Televisor – Narciso Ibáñez Serrador, 1974

https://i1.wp.com/pics.filmaffinity.com/el_televisor_tv-810817072-large.jpg

El Televisor

España, 1974

Director: Narciso Ibáñez Serrador

Género: Suspense, tragicomedia

Argumento

Enrique es un hombre sencillo de mediana edad que trabaja de empleado en un banco en el Madrid de comienzos de los años setenta. El abnegado padre de familia se ha sacrificado siempre para que a los suyos no les faltara de nada. Su empleo como oficinista consume la mayor parte de su tiempo. Diligente y muy ahorrador, ha procurado que su mujer y sus hijos tengan a su alcance todas las comodidades que su sueldo permite: Un buen piso, una lavadora, electrodomésticos… “En realidad todo es mediocre. Pero como Enrique también lo es, no se da cuenta” nos explica el narrador.

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/07/779cd-bscap0062.jpg?w=529&h=404

Enrique (Narciso Ibáñez Menta)

Pues el buen Enrique es un hombre simple y gris, consumido por una vida rutinaria y monótona. Tiene, sin embargo, una gran aspiración en la vida; un gran sueño que ansía cumplir algún día: Comprarse un televisor a color, un televisor que no sea “uno cualquiera”, sino el último modelo; el más moderno y el de mejor calidad. Nunca ha querido ir a ver la televisión a casa de los vecinos, como hacían su mujer y sus hijos, porque prefiere pacientemente esperar a poder comprarse su propio aparato…

Tras varios años ahorrando, finalmente llega el gran día. Enrique puede comprarse el televisor que tanto ha anhelado. Su esposa Susana se alegra de verlo tan contento. A la mañana siguiente, que es domingo, Enrique ha puesto el despertador para levantarse temprano; pues no quiere perderse la carta de ajuste. Incluso se viste elegantemente de traje y corbata, sentándose con sacramental solemnidad en el sofá dispuesto a no perderse un segundo de emisión.

Susana y los hijos, Quique y Julita, van a salir a misa; pero en lugar de acompañarles como cada domingo Enrique prefiere seguir la retransmisión de la misa desde casa. A Enrique le gustaría que su familia se quedara todo el día con él ante el televisor, pero su esposa e hijos tienen otros planes.

Cuando Susana regresa por la noche, Enrique sigue mirando la televisión, casi hipnotizado; no ha comido en todo el día. Susana cree que esa fascinación entre infantil y enfermiza que siente su marido ante la novedad de poseer un televisor irá decreciendo próximamente… Pero se equivoca.

Al día siguiente, lunes, Enrique pide permiso a su jefe en la oficina para salir unas horas antes del trabajo: “Es que mi mujer no se encuentra bien, va a venir el médico y quiero estar con ella…” El director del banco le concede incluso dos días libres, pues es su mejor empleado y nunca antes había pedido un favor. En realidad, Enrique lo que quiere es seguir viendo la televisión: Un hábito que poco a poco se va convirtiendo en algo tan vital para él, en algo tan imprescindible, como el oxígeno que respira…

https://i1.wp.com/www.panoramaaudiovisual.com/wp-content/uploads/2010/11/foto_chicho.jpg

Hoy, 4 de julio, Ibáñez Serrador cumple 81 años – ¡Felicidades, Chicho!

Comentario

Éste sublime mediometraje de algo más de una hora de duración no es, como podría pensarse,  un episodio tardío de las sesenteras „Historias para no dormir“ sino una producción independiente de la famosa serie dedicada al terror y el suspense.

Chicho Ibáñez Serrador retrata  magistralmente cómo se va transformando la vida de un hombrecillo que se convierte en adicto a la televisión: Ya no escucha a su familia, ya no le interesa salir de casa (ni siquiera para ir a trabajar)… No se despega de la pantalla en todo el día y todo lo demás le es indiferente.

“El Televisor” es una tragicomedia de suspense que comienza con bastante humor negro, sarcástico y paródico; y que va adquiriendo, conforme avanza la historia, tintes cada vez más agobiantes de pesadilla kafkiana. Enrique se sumerge en una espiral de locura, ya no es capaz de diferenciar la realidad de la ficción. El paulatino e hiperbólico delirio del teleadicto amenaza con destruir su vida y las de sus seres queridos…

La película, que realiza una sutil crítica social, no está ni mucho menos desfasada: Hoy podría rodarse perfectamente un film análogo a modo de “remake” – Mostrando las consecuencias del abuso de teléfonos móviles “smartphone”, por ejemplo.

No cabe duda de que la televisión, consumida de forma excesiva, mucho más que “informar” o “entretener” contribuye a incrementar los niveles de aborregamiento y estupidización de las masas. Hoy mucho más que en 1974. Y la visionaria propuesta de Chicho adquiere un carácter casi profético, si tenemos en cuenta los niveles de bajeza, inmundicia y adoctrinamiento presentes en la televisión actual.

Enrique al psiquiatra: “Hace ya unos días que me dí cuenta, pero ya era demasiado tarde… Todo lo que sale por aquí (el televisor) es mentira o es maldad”

Psiquiatra: “Durante algún tiempo tiene usted que dejar de ver televisión“

Enrique: „No puedo…“

Psiquiatra: „¿Por qué?”

Enrique: “Porque ya no sé pensar (…) El televisor piensa por mí.”

El gran Chicho Ibáñez Serrador, con sus inolvidables “Historias para no dormir”, es uno de los pocos que ha dedicado su vida a hacer televisión de calidad en España.

Su padre Narciso Ibáñez Menta interpreta una vez más al protagonista de éste episodio.

FHP, marzo de 2016

Viaje al Más Allá – Sebastián D´Arbó, 1980

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/06/54932-darbo.jpg?w=700

Viaje al Más Allá

España, 1980

Director: Sebastián D´Arbó

Género: Terror

Guión: Sebastián D´Arbó

Intérpretes: Narciso Ibáñez Menta (Dr. Mainen), Ventura Oller (Mayordomo)

Música: José Espeita

Argumento

Varias personas que han tenido experiencias en el mundo de lo oculto y lo sobrenatural se reúnen con el afamado parapsicólogo Dr. Mainen en una apartada mansión situada en la cordillera de los Pirineos. Cada uno de los asistentes explicará su caso detalladamente al experto, para que éste de su opinión. El Dr. Mainen escribirá además un libro compilando las vivencias que en el campo de lo paranormal han tenido sus visitantes. Éstos se quedarán en la enorme y un tanto tétrica casa del parapsicólogo durante unos días.

Los huéspedes de Mainen comienzan a relatar sus historias: Uno de ellos recuerda cómo en una noche tormentosa recogió en la carretera a un enigmático autoestopista. El taciturno individuo se dirigía al pueblo vecino, y tenía intención de alojarse en el hotel. Una vez llegado a su destino y tras bajarse del coche, el conductor que lo recogió se dió cuenta de que había olvidado un mechero en el asiento de copiloto, y se encaminó al hotel para devolvérselo. Pero el recepcionista le aseguró que nadie había entrado allí, aunque él lo había visto con sus propios ojos… Poco después se escuchan las sirenas de una ambulancia que se aproxima al lugar. El narrador del relato regresa a su automóvil y se fija en el cadáver que se transporta en el interior de la ambulancia aparcada junto a su coche: Es el autoestopista que había recogido poco antes y que había visto entrar en el hotel. Lo encontraron hace ya un buen rato, tirado en una cuneta con una herida de arma blanca en la espalda… Tras escuchar con atención ésta anécdota, el doctor Mainen afirma que se trata de un caso de fantasmogénesis: El conductor materializó el espectro de un desconocido que acababa de fallecer en las inmediaciones del lugar donde se encontraba.

El próximo en explicar su caso es un sacerdote que dirigía un internado de monjas. Teresa, una de las alumnas, era víctima de una posesión diabólica. Realizaba actos aberrantes y blasfemos, y su cuerpo estaba parasitado por una entidad maligna. El cura logró practicarle con éxito un exorcismo. A día de hoy, afirma el religioso, “Teresa se ha casado y tiene hijos y no recuerda nada de todo aquello”.

Al día siguiente, paseando en las montañas por los alrededores de la mansión, una de las asistentes al congreso le comenta a otro participante que hay algo en ese lugar que le parece inquietante… Seguidamente Ángela le cuenta a su nuevo conocido la dura experiencia que la ha llevado a ella a acudir al doctor Mainen: Hace unos años su marido tenía repetidas veces la misma pesadilla, donde se veía sufriendo un aparatoso accidente de coche en un tramo de la autopista por el que por motivos de trabajo debía pasar a menudo… El esposo de Ángela se sentía aterrorizado por esas funestas visiones de su futuro, y cada vez estaba más convencido de que acabaría muriendo así. Ángela trataba de calmarle, le decía que sólo eran sueños, pero su marido se obstinaba en que ése era destino. Hasta que efectivamente lo que siempre temía acabó sucediendo.

Un extraño caso de reencarnación fue narrado por un padre, cuyo hijo Dani, de ocho años, cayó el último verano a unas rocas en la playa golpeándose la cabeza. La familia se encontraba de vacaciones en esa localidad costera, donde nunca habían estado antes. Inmediatamente llevaron al niño al médico, y éste comprobó que no se trataba de nada grave. Pero por la noche, Dani comenzó agitadamente a hablar y llorar en sueños, mencionando a un tal Tomás, y diciendo que le devolviera sus cromos. Hablando con el pequeño a la mañana siguiente, el preocupado padre escuchó que el tal Tomás “hijo del herrero” era un amigo suyo del colegio de ese pueblo donde ahora se encontraban, y que él, Dani, había escondido los cromos enterrándolos cerca de la escuela para que Tomás no se los quitara… Yendo al lugar indicado por Dani (donde éste nunca había estado antes), el asombrado progenitor comprobó que los cromos realmente se encontraban allí… Hablando de nuevo con el médico del pueblo, éste sugirió que sometiesen al niño a una regresión hipnótica. El tal Tomás hijo del herrero existía, pero tenía ahora ya unos 20 años. Y los cromos hallados ya llevaban mucho tiempo bajo tierra. Mediante la hipnosis pudo comprobarse que cuando Dani tuvo esos trances, hablaba a través de él otro niño que había muerto ahogado hacía 8 años en la misma playa donde él se golpeó la cabeza…

También un relato de tipo “poltergeist” es narrado por otro de los participantes: Una mujer, encontrándose sóla en su casa mientras su esposo estaba trabajando, fue testigo a las seis de la tarde de cómo varios objetos se movían solos o caían al suelo rompiéndose… Esos fenómenos se repetirían cada día, siempre a las seis de la tarde… A la casa donde tenían lugar tales sucesos, el matrimonio se había mudado recientemente. Después descubrirían que allí había tenido lugar un asesinato poco antes de que ellos llegaran… el crimen se había producido una tarde a las seis.

Una noche, en la casa donde se hospedan los asistentes a la reunión, unos murciélagos espantan a Ángela, entrando en su cuarto. Son vampiros, afirma el doctor Mainen. Éste, por cierto, también se ha dedicado a estudiar exhaustivamente los temas ocultistas relativos al vampirismo…

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2016/06/000ca-menta1.jpg?w=452&h=603

Narciso Ibáñez Menta

Comentario

El director de ésta producción es un investigador en el ámbito de lo paranormal al estilo del profesor Jiménez del Oso o del más actual Iker Jiménez de Cuarto Milenio. Sebastián D´Arbó se aventuró a realizar una incursión en el cine, inspirándose más que probablemente en las “Historias para no dormir” de Narciso Ibáñez Serrador (tanto en lo que respecta al contenido como en lo que concierne al formato). Igual que Chicho en su celebérrima serie repleta de suspense y terror, D´Arbó realiza una introducción donde aparece él mismo presentando lo que los espectadores vamos a ver a continuación. (Ésto es algo que, a su vez, Chicho tomó prestado de Hitchcock)

D´Arbó afirma, tanto en la mencionada introducción como en entrevistas posteriores, que las historias que componen la película están basadas en casos verídicos. Podría pues considerarse ésta “Viaje al Más Allá” como una especie de fusión entre el concepto de “Historias para no dormir” y programas dedicados al misterio y a la parapsicología como “Cuarto Milenio” o “Mis enigmas favoritos”. Fantasmas, posesiones diabólicas, dislocaciones espacio-temporales, recuerdos de vidas anteriores, psicofonías, espiritismo, ouija… Todos éstos temas son tocados en los segmentos que conforman la película.

El film que nos ocupa fue el primero de una trilogía de largometrajes dedicados a lo oculto que filmaría el investigador catalán. Un par de años después vendrían “El Ser” (1982) y “Más allá de la muerte” (1986).

El doctor Mainen (¿un alter ego de D´Arbó?) está interpretado por Narciso Ibáñez Menta, el Lon Chaney hispano; uno de los grandes del teatro y del cine de terror, y padre del antes mencionado Narciso Ibáñez Serrador.

Hay que admitir que para no ser un cineasta profesional, Sebastián D´Arbó logra una película bastante decente e interesante. Pero lamentablemente la calidad visual del producto es pésima, lo que debe ser atribuído no a negligencias, sino a la falta de recursos técnicos y económicos con la que se emprendió la filmación.

FHP, 2015