Zombi 2 – Lucio Fulci, 1979

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2017/03/f20ae-iu.png?w=653&h=998

Zombi 2

Italia, 1979

Director: Lucio Fulci

Género: Terror

Guión: Dardano Sacchetti, Elisa Briganti

Intérpretes: Tisa Farrow (Anne), Ian McCulloch (Peter), Al Cliver (Brian), Auretta Gay (Susan)

Música: Fabio Frizzi

Argumento

Al puerto de Nueva York llega un barco a la deriva. Unos policías inspeccionan la embarcación, que se encuentra en pésimas condiciones higiénicas, llena de desperdicios, gusanos y un olor nauseabundo. A bordo se encontraba parapetado un individuo que ataca a uno de los agentes. El otro dispara al agresor, quien se zambulle en las aguas y desaparece.

El periodista Peter West se encarga de cubrir un reportaje sobre el barco misterioso. Peter entra en contacto con Anne Bowles, hija del propietario de la embarcación. Ella ha declarado a la policía no tener noticias de su padre desde hace meses.

Entretanto, en el tanatorio, el forense comprueba que el policía atacado ha muerto desangrado, a causa de un mordisco en la yugular. Sin embargo, a espaldas de los especialistas, el cadáver muestra señales de vida moviendo inquietantemente una de sus manos bajo la sábana que lo recubre.

Anne y Peter acuden a investigar cada uno por su cuenta, coincidiendo una noche a bordo del barco. El reportero encuentra una carta del padre de Anne dirigida a ella. El señor Bowles escribe sobre unos extraños fenómenos que están teniendo lugar en la caribeña isla de Matul y menciona haber descubierto un peligros virus. Peter y Anne estaban a bordo sin permiso de las autoridades, por lo que al ser descubiertos por un guardia se alejan simulando ser una pareja que buscaba allí intimidad.

Al día siguiente parten en un vuelo rumbo a las Antillas. Una vez en el archipiélago buscan una forma de llegar hasta Matul. Así conocen a Susan y Brian, propietarios de una barca, quienes acceden a llevarles allí. Anne qiere encontrar a su padre o saber qué ha sido de él, y Peter desea escribir un reportaje.

Mientras tanto, en Matul, el doctor Menard y su esposa discuten. Ella quiere marcharse de la isla de inmediato, pero él desea continuar allí un poco más, para poder avanzar con su investigación. La mujer, al borde de la histeria, siente pánico a causa de unos ataques que se están produciendo en el otro extremo de la isla por parte de unos seres que los nativos consideran “muertos vivientes”. Menard dirige un hospital donde se ocupa de las agonizantes víctimas de una epidemia y considera que las historias de retornados de la muerte no son más que habladurías. Piensa más bien que esos ataques están relacionados con un virus; el responsable de la plaga de la que están aquejados sus pacientes. El doctor trata a toda costa de hallar una cura.

Cuando Peter y Anne llegan a Matul, se encuentran con el doctor Menard. Éste les explica que se está extendiendo una epidemia que provoca que los muertos emerjan de sus sepulturas para atacar a los vivos (quienes tras un fatal mordisco también se transforman en muertos vivientes). Inicialmente, Peter y Anne se resisten a creer tan sensacional teoría, pero pronto serán testigos de primera mano de los espeluznantes eventos…

https://demonsresume.files.wordpress.com/2011/10/zombi-2.jpg?w=700

Comentario

Tras el éxito internacional de “El Amanecer de los Muertos” (George Romero), gran película de terror independiente rodada con pocos medios pero sumamente efectiva y de claustrofóbica atmósfera, los italianos (maestros de la “exploitation”) tuvieron la idea de aprovechar el éxito comercial del film creando todo un subgénero a base de la temática de cadáveres andantes que resurgen de sus tumbas.

Algo similar harían también unos años después a raíz del estreno de la muy taquillera “Conan el Bárbaro” (John Milius, 1982). Ator, Krotar, Gunan y otros sucedáneos de Conan surgieron en el marco del ochentero boom de la espada y brujería.

Sigue leyendo

Anuncios

White Zombie – Victor Halperin, 1932

https://i1.wp.com/www.kotzendes-einhorn.de/blog/wp-content/uploads/2014/10/White_Zombie.jpg

White Zombie

EEUU, 1932

Director: Victor Halperin

Guión: Garnett Weston (basado en novela de Wlliam B. Seabrook)

Intérpretes: Bela Lugosi (Legendre), Madge Bellamy (Madeleine), John Harron (Neal)

Música: Abe Meyer

Género: Terror

https://i.ytimg.com/vi/eIMyV687uN0/maxresdefault.jpg

Argumento

Neal y Madeleine, estadounidenses de visita en Haití, acuden al castillo del señor Beaumont, a quien conocieron durante el trayecto en barco a la isla. La joven pareja está a punto de casarse, y el rico terrateniente Beaumont le había ofrecido a Neal un trabajo en Nueva York.

Por el camino, desde el coche de caballos, Neal y Madeleine presencian unos ritos funerarios de los autóctonos. Un poco más adelante, el sobrecogido cochero negro les advierte de la presencia de “zombis” por esos lares; al ver cómo unos extraños individuos caminan hacia ellos. A la cabeza de los muertos vivientes se encuentra un sinistro personaje que se apodera de la bufanda de Madeleine. Tras ese pequeño contratiempo, el coche de caballos continúa su trayecto hasta llegar a la mansión de Beaumont.

Una vez allí, Neal y Madeleine conocen al Dr. Bruner, el misionero que en breve habrá de desposarlos. Ellos están convencidos de que las historias de muertos vivientes de las que hablara el cochero no son más que absurdas supersticiones de los lugareños. Pero Bruner, que ya lleva muchos años vivendo en Haití, cree que una verdad tenebrosa se oculta tras esas leyendas…

Beaumont es notificado por su mayordomo de la llegada de los huéspedes. En realidad, el acaudalado caballero sólo está interesado en Madeleine; ella es el único motivo por el que ha invitado a la pareja. Desde que la vió en el barco se enamoró perdidamente de ella. La oferta de trabajo a Neal era tan solo una excusa para atraer a la pareja a su casa. Beaumont pretende ganarse los favores de la joven y conseguir que se olvide de su prometido.

Para lograrlo, está incluso dispuesto a recurrir a la magia negra: Acude a Murder Legendre, una especie de brujo dueño de un molino. Se trata del mismo personaje que lideraba a los zombis que Neal y Madeleine vieron desde el coche. Legendre era el misterioso individuo que le quitó a la chica su bufanda (sin duda para usar esa prenda en alguna de sus oscuras nigromancias). El brujo le dice a Beaumont que hay una forma de conseguir lo que desea, pero que para ello “hay un alto precio que pagar”…

Ese mismo día ha tenido lugar el enlace matrimonial entre Neal y Madeleine, oficiado por el misionero Dr. Bruner. Por la noche, mientras se celebra la boda en el castillo de Beaumont, Legendre practica un funesto ritual vudú: Ha tomado un grueso cirio, lo raspa hasta darle la forma de una mujer, le envuelve la bufanda de Madeleine a la figura y comienza a quemarla…

https://i2.wp.com/horror.wpengine.netdna-cdn.com/wp-content/uploads/2016/05/Poster-White-Zombie_03-1024x804.jpg

Mientras tanto, Madeleine se desvanece en la sala de banquetes del castillo, ante su estupefacto marido y el no menos asombrado Beaumont. Aparententemente está muerta, y en un ataúd es llevada a una cripta al día siguiente.

Pero Legendre, que no olvida lo que le prometió a Beaumont, tiene facultades para “resucitarla” – Aunque sea en forma de zombi…

Sigue leyendo

Witchdoctor of the living dead – Charles Abi Enonchong, 1985

https://i.ytimg.com/vi/Z38hU-FR_t0/maxresdefault.jpg

Witchdoctor of the living dead

Nigeria, 1985

Director: Charles Abi Enonchong

Género: Terror

Guión: Charles Abi Enonchong

Intérpretes: Joe Layode, St. Mary Enonchong

Argumento

En un poblado africano, escalofriantes sucesos aterrorizan a campesinos y granjeros. Muertos vivientes siembran el pánico a plena luz del día, y serpientes (de goma) atacan a las gentes en sus chozas. El brujo de la aldea afirma ante los ancianos de la tribu que los espíritus de los difuntos están disgustados porque sus descendientes ya no siguen las viejas tradiciones. La plaga que se ceba con los moradores de esa zona es por tanto un castigo del Más Allá. El brujo es capaz de comunicarse con los muertos y de transformarse en una cabra.

Por su parte, como antagonista del hechicero local aparece un sacerdote cristiano, pastor evangélico; que sostiene que el brujo con su magia negra está detrás de los infortunios que azotan al lugar, y que acusa al avieso adivino de manipular a los aldeanos supersticiosos e ignorantes. El cura busca ayuda trayendo al remoto poblado selvático un inspector de la policía procedente de la ciudad.

De ese modo, existe un problema de ultratumba que afecta a todos los moradores del pueblo (el asedio de los zombis y las serpientes) y dos metafísicas maneras de afrontarlo que pugnan entre sí: la del chamán y la del sacerdote cristiano, que acusa al primero de instigar la sobrenatural catástrofe.

Comentario

Ésta zombie-exploitation directamente procedente de las selvas del África negra es una experiencia cinéfaga que difícilmente los consumidores compulsivos de películas raras podrán olvidar. Estamos ante un despropósito de proporciones inenarrables, ante un film “de terror” tan calamitoso que es capaz de arrancar las carcajadas de los espectadores más hieráticos e impasibles (lo cual sinceramente es preferible a provocar bostezos).

Ésta “joya” filmada en las junglas de Nigeria en 1985 ha sido descubierta recientemente gracias a internet. Algunos “fans” se han llegado a tomar la molestia de subtitularla, incluso en ruso. La versión original es en un inglés a veces bastante difícil de comprender, por tratarse de una variedad dialectal africana, con un acento muy marcado e incluyendo vocablos de lenguas tribales. Pero que los diálogos se entiendan bien o no, francamente, es lo de menos.

Tras ver algunas anonadantes escenas sueltas del producto en cuestión, algunos se resistieron a creer que ésta atrocidad fuera realmente una película, imaginando que se trataba de una parodia, o al menos de una especie de video amateur que nunca se proyectó en salas comerciales. Pero lo cierto es que éste “Witchdoctor of the living dead” tan desenfadado, hecho con muy poco dinero y con aún menos vergüenza, es un film pionero de la hoy masiva industria cinematográfica nigeriana conocida como “Nollywood”.

Algunas escenas son tan delirantes y bizarras que superan con creces a las emblemáticas (y entre los cinéfagos, ya clásicas) “obras maestras” del cine turco de serie Z como “Dünyayi Kurtaran Adam” (Cetin Inanc, 1982), el rip-off turco de “Star Wars”.

Éste engendro fílmico nigeriano sólo es comparable a la demencial película boliviana “La cholita condenada por su manta de vicuña” (Hermanos Machaca, 2012). Se trata ésta otra de una alucinante producción perpetrada en el altiplano andino, también supuestamente de “terror”, y que intenta narrar la leyenda local de una chica indígena que retorna de entre los muertos para vengarse de sus asesinos… Está grabada en video de manera casera y parece improvisada sobre la marcha. Ambas “películas” son sumamente hilarantes, y provocarán enorme estupefacción al espectador inadvertido.

FHP, 2015

Zombies Lake („Le lac des morts vivants“) – Jean Rollin, 1981

https://planetdystopia.files.wordpress.com/2013/12/zombie-lake-1981-cover.jpg?w=507&h=719

Zombies Lake (V.O. „Le lac des morts vivants“)

Francia, 1981

Director: Jean Rollin (bajo el pseudónimo de J.A. Laser)

Género: Terror (Zombiexploitation/Trash)

Guión: Julián Esteban, Jesús Franco

Intérpretes: Howard Vernon (coronel), Antonio Mayans (Morane)

Música: Daniel White

Argumento

En una localidad francesa, la gente comienza a desaparecer y a ser asesinada salvajemente; los lugareños consideran que los escabrosos sucesos están relacionados con el “Lago de los Muertos”.

Allí fueron hechos desaparecer durante la II Guerra Mundial los cadáveres de soldados alemanes que habían sido tiroteados en una emboscada por los integrantes de la resistance… Ahora años después, los soldados emergen de las aguas como zombis y atacan a quienes encuentran a su paso; entre las desafortunadas víctimas se encuentra un equipo completo de baloncesto femenino.

Una periodista llega al pueblo para investigar los macabros acontecimientos. Uno de los zombies visita a una niña de la localidad que es su hija (de soldado alemán y francesa) y le regala un colgante.

Finalmente, haciendo uso de lo que parece ser un lanzallamas y de napalm, los habitantes de l pueblo acaban con los muertos vivientes y ponen fin a la pesadilla.

Comentario

Auténtico despropósito con momentos delirantes; el maquillaje de los zombies (con la cara pintada de verde) resulta ridículo. Al parecer el presupuesto no daba para más. No hay que confundir ésta película con “Oasis de los Zombis” de Jesús Franco, que tiene un argumento similar (“zombies nazis que emergen de un lago”), y es un bodrio incluso mayor (pues ésta, al menos resulta entretenida).

Jean Rollin utilizó un pseudónimo para firmar el film, lo cual no es de extrañar. La película puede clasificarse sin rodeos como de serie Z, siendo una de las exploitation características de aquellos años, que rodarían sin descanso directores como Jesús Franco, Joe D´Amato o Bruno Mattei.

FHP, 2014