La Piovra VII – Capítulo 2

https://media-cache.cinematerial.com/p/500x/cumtjthd/la-piovra-7-indagine-sulla-morte-del-comissario-cattani-australian-dvd-cover.jpg

(Imagen: mediacache.cinematerial.com)

La Piovra VII – Indagine sulla morte del comissario Cattani

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1995

Director: Luigi Perelli

Guión: Umberto Contarello, Pier Giuseppe Murgia, Sandro Petraglia, Andrea Porporati, Alessandro Sermoneta, Sergio Silva, Stefano Rulli, Francesco Marcucci

Intérpretes: Raoul Bova (vice-comisario Gianni Breda), Romina Mondello (Sara Granchio), Remo Girone (Tano Cariddi) Patricia Millardet (Silvia Conti), Florinda Bolkan (Condesa Olga Camastra), Rolf Hoppe (Profesor Ramonte), Paolo Bonacelli (Edoardo Corinto), Anita Zagaria (Giulia Altofonte), Lorenza Indovina (Chiara Bronta), Francesco Benigno (Biagio Granchio), Gedeon Burkhard (Daniele Rannisi)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo que pasó en el capítulo anterior

Capítulo 2

Sara, su hermano y sus amigos han formado una banda de moteros y están dispuestos a enfrentarse directamente a Nuzzo, arrebatándole su hegemonía en la extorsión a los pequeños y medianos empresarios de la ciudad.

En Rusia, Saverio y su amiga contemplan la llegada de los cargamentos procedentes de Italia: Son enormes cajas que llevan el logotipo de la compañía Camastra. En su interior, Saverio está seguro que se encuentran ingentes cantidades de dinero negro.

Giulia, la esposa del joyero Altofonte, es la maestra de la escuela a la que acudía Nino. Silvia se dirige al colegio para hablar con ella y con los niños. Giulia le dice a la juez que a veces a la salida de las clases a Nino le esperaba otro hombre que no era el padre.

Sigue leyendo

Anuncios

La Piovra VI – Capítulo 6

https://media-cache.cinematerial.com/p/500x/qkiwwp2q/la-piovra-6-l-ultimo-segreto-dvd-cover.jpg

La Piovra VI – L´ultimo segreto

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1992

 Director: Luigi Perelli

Guión: Sandro Petraglia, Stefano Rulli, Francesco Marcucci

Intérpretes: Vittorio Mezzogiorno (Davide Licata), Patricia Millardet (Silvia Conti), Remo Girone (Tano Cariddi), Ferruccio De Ceresa (General Alessio Amedei), Xavier Deluc (Lorenzo Ribeira), Pierre Mondy (Amilcare Brenno), Ana Torrent (Maria Cariddi), Luigi Diberti (Ettore Salimbeni), Béatrice Macola (Fede), Tony Sperandeo (Santino Rocchi),  Orso Maria Guerrini (Giuseppe Carta), Bruno Cremer (Antonio Espinosa)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo que sucedió en el capítulo anterior

Capítulo 6

Tano, el checo Kertesh y Lorenzo Ribeira han viajado a la Anatolia para encontrarse con el narcotraficante turco Parvo. Éste considera que en las relaciones comerciales entre ellos reina la confusión. Tano interviene para asegurar que él tiene capacidad financiera y logística suficiente para sostener la operación de envío de drogas a Praga a cambio de lingotes de oro. La motivación de Ribeira para participar en ese negocio no es el dinero, sino la destrucción de Brenno, a quien considera autor de la masacre que acabó con su familia.

Parvo se despide de ellos, no sin antes regalarles unas telas turcas de simbólicos colores: a Ribeira “rojo como la venganza”, a Kertesh “negro como la conspiración” y a Tano “azul como el valor”.

Nina se encuentra en el hospital en estado grave. Silvia está por regresar a Praga, mientras que Davide prefiere quedarse en Italia para dar caza a Santino.

Tano vuelve a Milán con Ribeira. Juntos controlarán los asuntos bancarios, la transacción del oro a través de las sociedades financieras en Austria.

Los  hombres de Brenno están registrando la casa de Lorenzo cuando aparece Martina, que toca a la puerta. Dos de los esbirros siguen a la joven discretamente. A partir de ahora la mantienen bajo vigilancia con el convencimiento de que tarde o temprano les llevará hasta Ribeira.

Davide registra la caravana de Santino cuando vuelve a sentirse mal. De nuevo esos pinchazos en la cabeza, provocados por la presencia de la bala que le dispararon el año anterior y que no le pudieron sacar. Davide se desvanece.

Mientras tanto, en el viejo campo de concentración en los alrededores de Praga, la juez Silvia y su homólogo checo vigilan por si aparecen Kertesh y sus hombres. Éstos no tardan en llegar, como también un vagón cargado de heroína. En ese momento interviene la policía checa realizando una gran redada y todos los implicados son detenidos. Una vez bajo arresto, Kertesh es interrogado. Finalmente revela la identidad del individuo cuyo nombre en clave era Jacek: Lorenzo Ribeira.

Sigue leyendo

La Piovra VI – Capítulo 5

https://i2.wp.com/i61.tinypic.com/akg0te.jpg

La Piovra VI – L´ultimo segreto

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1992

 Director: Luigi Perelli

Guión: Sandro Petraglia, Stefano Rulli, Francesco Marcucci

Intérpretes: Vittorio Mezzogiorno (Davide Licata), Patricia Millardet (Silvia Conti), Remo Girone (Tano Cariddi), Ferruccio De Ceresa (General Alessio Amedei), Xavier Deluc (Lorenzo Ribeira), Pierre Mondy (Amilcare Brenno), Ana Torrent (Maria Cariddi), Luigi Diberti (Ettore Salimbeni), Béatrice Macola (Fede), Tony Sperandeo (Santino Rocchi),  Orso Maria Guerrini (Giuseppe Carta), Bruno Cremer (Antonio Espinosa)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo que sucedió en el capítulo anterior

Capítulo 5

Silvia continúa investigando la pista de Praga, y el vínculo de Bellini con el tal Jacek. Unos meses antes, el fotógrafo Bellini había matado a un joven profesor universitario llamado Cannevari, poco después de que éste regresara de una de sus investigaciones en la República Checa. Cerca de Praga se estaba ocupando de una vieja fábrica que anteriormente había servido como campo de trabajos forzados. El motivo de su asesinato es un misterio. Davide supone que las fotos que todos buscan las había traído de Praga el profesor. Cuando Davide y Silvia visitan a la madre de Cannevari, ésta les confirma que su hijo y Bellini se conocían, y que de hecho trabajaban juntos. Bellini revelaba sus fotografías. La juez y el agente escuchan un cassette donde puede escucharse la voz de Cannevari hablando con su madre “Si te segues ocupando siempre de esos muertos tú también te convertirás en un fantasma” “No son esos muertos los que me dan miedo, sino los muertos vivos, los que están entre nosotros…” Davide se queda pensativo tras esa enigmática frase. No cabe duda de que Cannevari había descubierto “algo”.

Lorenzo Ribeira viaja de nuevo a Praga y confirma con los checos que el cargamento de oro llegará pronto.

En un aeropuerto, Salimbeni es abordado por los hombres de Brenno cuando acaba de intercambiar en los baños un maletín con dinero y documentos. Una vez ante Brenno, Salimbeni confiesa todo: El negocio con África se ha cancelado y ahora están tratando de emprender lazos comerciales con el gran traficante de heroína turco (que hasta el momento surtía a Brenno). De ahora en adelante su enemigo Ribeira comprará la heroína turca que antes adquiría él. Además Tano y Ribeira manejan el traslado del oro que debe pagar la cantidad de droga. El oro partirá rumbo a Praga desde el banco de Litvag (a quien Salimbeni convenció para la operación) pasando por el banco de Tano en Austria.

Brenno decide que se debe interceptar el oro para que sea abortada la operación del enemigo.

El furgón con el oro parte, escoltado por varios coches de la policía. También Davide y Braccio siguen al convoy a cierta distancia. Mientras el convoy atraviesa un tunnel, aparecen los hombres de Brenno (entre ellos Santino) que atacan y liquidan a los escoltas y roban el furgón del oro. Davide se da cuenta de lo que ha sucedido cuando el furgón sale del túnel sin los coches de escolta. Se produce un tiroteo entre los agentes y los asaltantes. Éstos últimos terminan huyendo, menos uno de ellos, que es arrestado herido. El oro continúa su trayecto, sin que los medios sean alertados al respecto.

Pero Brenno se entera pronto de lo sucedido y monta en cólera. Obliga a Salimbeni a concederle a su hijo el título de vicepresidente de su sociedad.

Entretanto, Lorenzo va a casa de Martina. Ambos terminan acostándose juntos. Por la noche, él tiene una tremenda pesadilla, rememorando la masacre sufrida por su familia. Martina observa compungida al alterado (y aterrado) durmiente Lorenzo.

Sigue leyendo

La Piovra VI – Capítulo 4

https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/M/MV5BNzBlNzhlOTAtMDM4My00NmNhLTkxMjQtZGZjOTBiNTdjMzZlXkEyXkFqcGdeQXVyNjExODE1MDc@._V1_.jpg

La Piovra VI – L´ultimo segreto

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1992

 Director: Luigi Perelli

Guión: Sandro Petraglia, Stefano Rulli, Francesco Marcucci

Intérpretes: Vittorio Mezzogiorno (Davide Licata), Patricia Millardet (Silvia Conti), Remo Girone (Tano Cariddi), Ferruccio De Ceresa (General Alessio Amedei), Xavier Deluc (Lorenzo Ribeira), Pierre Mondy (Amilcare Brenno), Ana Torrent (Maria Cariddi), Luigi Diberti (Ettore Salimbeni), Béatrice Macola (Fede), Tony Sperandeo (Santino Rocchi),  Orso Maria Guerrini (Giuseppe Carta), Bruno Cremer (Antonio Espinosa)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo que sucedió en el capítulo anterior

Capítulo 4

Nina sale de prisión y va al estudio de Bellini acompañada por Davide. Éste busca allí los microfilms, que sus enemigos tratan de encontrar. Nina se percata de que la pequeña bola de cristal con nieve ya no está, y se acuerda de que Santino se la llevó consigo al abducir a Francesca. La base de esa bola podía desenroscarse, y allí era posible esconder dinero, y otros pequeños objetos… Davide llega así a la conclusión de que lo que los criminales buscan está ya en su poder. Poco después, Silvia trae a los niños junto a su madre.

Mientras tanto, Brenno piensa que es Ribeira quien ha matado a Espinosa y su hija. Se desvela que fue Brenno quien ordenó el atentado contra Davide. Cuando el jefe criminal se entera de que Davide está buscando a la niña que tiene Santino en su poder, propone que le dejen encontrarla… pero muerta.

Por su parte, Silvia se ha enterado de que Carta ha entrado de nuevo en escena, y ordena vigilarlo. Ante ella comparece Ribeira, quien es visto como potencial sospechoso de la muerte de Espinosa.

Poco después, cerca de unas cascadas, son encontradas unas ropitas de niña pequeña tras una llamada anónima. La policía llega al lugar tras una llamada anónima. Todo indica que Francesca ha perecido ahogada (aunque ningún cadáver es hallado “debe habérselo llevado la corriente”) Nina es informada de lo sucedido y se resigna a pensar que su hija ha muerto.

Entretanto, Davide sufre unas brutales punzadas en la cabeza que le dejan inconsciente. Se trata de secuelas del tiro que le pegaron, y de la operación a la que se sometió a continuación.

Salimbeni propone a un banquero congelar por el momento los negocios con África y concentrarse en Europa del este, a través de “un pequeño banco en Austria”. Lo que no sabe es que se trata de ese “banco-cebo” que Tano y los agentes del coronel Amadei han preparado para tenderles una trampa a Salimbeni y sus socios.

Sigue leyendo

La Piovra VI – Capítulo 3

https://i.ytimg.com/vi/rC--gg9ZGLo/hqdefault.jpg

Tano Cariddi (Remo Girone) y su hermana Maria (Ana Torrent)

La Piovra VI – L´ultimo segreto

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1992

 Director: Luigi Perelli

Guión: Sandro Petraglia, Stefano Rulli, Francesco Marcucci

Intérpretes: Vittorio Mezzogiorno (Davide Licata), Patricia Millardet (Silvia Conti), Remo Girone (Tano Cariddi), Ferruccio De Ceresa (General Alessio Amedei), Xavier Deluc (Lorenzo Ribeira), Pierre Mondy (Amilcare Brenno), Ana Torrent (Maria Cariddi), Luigi Diberti (Ettore Salimbeni), Béatrice Macola (Fede), Tony Sperandeo (Santino Rocchi),  Orso Maria Guerrini (Giuseppe Carta), Bruno Cremer (Antonio Espinosa)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo que sucedió en el capítulo anterior

Capítulo 3

El general explica a Davide que él es el único capaz de hacer hablar a Tano, pues ambos, en el fondo, se parecen mucho el uno al otro. Los dos huyen de un terrible pasado hacia un incierto futuro.

Mientras tanto, Silvia trata de confortar a Maria, que continúa en el hospital en estado de shock. Silvia conoce por propia experiencia cómo debe sentirse Maria, pues también ella fue violada (La Piovra 4).

La agente Fede arregla un nuevo encuentro entre Tano y Salimbeni. Tano se vuelve cada vez más confuso, desesperado e inestable. Davide escribe un diario sobre su evolución. Una noche, tano comienza a destrozar todo lo que hay en su habitación, presa de un ataque de enajenamiento. Davide logra reducirlo, pero al mismo tiempo le anima a que se desahogue (pero que lo intente con él, no con las cosas).

Carta le dice a Lorenzo Ribeira que Tano está de vuelta en Italia y que Brenno piensa que trabaja para él. Ribeira repone que no sería mala idea contratar a un genio de las finanzas como Tano, pero Carta le desaconseja hacerlo, pues todos los quue se aliaron con él han terminado mal. Sobre los documentos comprometidos sobre Ribeira que “alguien” envió a la procuradoría Carta sospecha la mano de Espinosa. Éste está en posesión de todos los secretos del país.

También Silvia sospecha de Espinosa, especialmente tras comprobar que la carta fue enviada desde Bérgamo, donde reside su hija Irene. El infiltrado que en la oficina de la jueza espía para la Mafia informa a sus superiores sobre los nuevos desarrollos. Más tarde también Carta se encuentra con ese infiltrado, Angelo, y también él se entera de todo.

Carta por un lado y Silvia por otro van a Bérgamo en busca de Irene Espinosa. Ésta trabaja en una biblioteca. Tras una inspección en su oficina Silvia descubre que su máquina de escribir tiene el mismo defecto que tenía la que escribió la dirección en el sobre de la carta con los documentos sobre Ribeira. Más tarde Irene telefonea a su padre, y éste le dice que se haga con los “archivos de Favali”, ponga en seguridad esos expedientes y se marche de allí cuanto antes “Allí está la historia verdadera, no la oficial…”

Sigue leyendo

La Piovra VI – Capítulo 2

https://i1.wp.com/www.dvdlog.it/remote_img/cover_450/MDS000435.jpg

 

La Piovra VI – L´ultimo segreto

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1992

 Director: Luigi Perelli

Guión: Sandro Petraglia, Stefano Rulli, Francesco Marcucci

Intérpretes: Vittorio Mezzogiorno (Davide Licata), Patricia Millardet (Silvia Conti), Remo Girone (Tano Cariddi), Ferruccio De Ceresa (General Alessio Amedei), Xavier Deluc (Lorenzo Ribeira), Pierre Mondy (Amilcare Brenno), Ana Torrent (Maria Cariddi), Luigi Diberti (Ettore Salimbeni), Béatrice Macola (Fede), Tony Sperandeo (Santino Rocchi),  Orso Maria Guerrini (Giuseppe Carta), Bruno Cremer (Antonio Espinosa)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo que sucedió en el último capítulo

Capítulo 2

Una vez en Italia, Tano es llevado al cuartel general de la agencia de seguridad. Allí trata de envenenarse ingiriendo grandes sorbos de cierto medicamento, pero es salvado por Davide, que interviene rápidamente y le hace vomitar.

Lorenzo Ribeira va a ver a Carta, el antiguo hombre de confianza del barón Linori. Carta está en libertad condicional y se ha retirado, ahora se ha dejado crecer la barba y sólo se dedica a contruir jaulas para palomas en una casa de campo. Ribeira quiere que trabaje para él, en la guerra que está preparando contra Brenno. Carta no tiene ningún interés en ello, por muchos millones que Lorenzo le ofrezca. Sin embargo, cuando el joven le dice que Brenno estuvo implicado en el exterminio de los Linori cambia súbitamente de opinión. Carta acepta, y además le pide cazar también a “los otros”, Tano y Espinosa.

El general Amadei quiere que Tano colabore con ellos. Para motivarle, le trae de visita a su hermana Maria. Ahora Tano parece un hombre acabado, siempre despeinado y sin afeitar, con las manos temblorosas, adicto al opio y al alcohol. Amadei piensa que no será difícil hacerle hablar. Davide le dice a Tano “Sólo te salvé la vida porque te necesitamos para la investigación. Y por tu hermana Maria. Si fuera sólo por tí, por lo que representas, yo mismo te habría disparado a la cabeza cuando te encontré en Senegal” “Y me habrías hecho un favor” responde Tano.

Carta va a ver a Santino, quien sigue con la niña en su escondite, y le dice que arregle para él un encuentro con Brenno – dando a entender que está dispuesto a trabajar para él (Carta pretende infiltrarse en su familia del mismo modo que en la temporada anterior Davide se infiltró en los Linori).

Los policías, la abogada Martina Ferrari, la juez Silvia y Davide continúan tratando de esclarecer el asesinato de Bellini. No creen en la versión oficial pese a las autoinculpaciones de Nina. Bellini tiene antecedentes penales por haber matado a un profesor Cannevari. En su agenda encuentran un número de teléfono de Praga. Los hijos de Nina no estaban registrados.

Entre los agentes presentes hay un infiltrado, que llama a Brenno para informarle de cómo avanza el caso. El jefe mafioso reacciona interesado cuando le hablan del contacto en Praga. Silvia y Davide se reencuentran; él no le dice a qué fue a Senegal, ni tampoco que Tano está ahora en Italia.

Sigue leyendo

Labios lúbricos – Giulio Petroni, 1975

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2018/01/86e31-labbra2bdi2blurido2bblu.jpg?w=733&h=977

Labios lúbricos (V.O. Labbra di lurido blu)

Italia, 1975

Director: Giulio Petroni

Género: Drama, suspense

Guión: Franco Bottari, Giulio Petroni

Intérpretes: Lisa Gastoni (Elli), Corrado Pani (Marco), Jeremy Kemp (George), Andrés Soler (Andrés)

Música: Ennio Morricone

Argumento

La cuarentona Elli es abordada en la carretera por un motorista de aspecto inquietante, que la exhorta a acompañarla para ver a un tal “señor Stevens”. Ambos llegan a una iglesia abandonada en cuyo interior aguardan unos grotescos psicópatas de estética sadomasoquista, que se dedican a intimidarla. Hacen amago de torturarla, pero son frenados a tiempo por el misterioso Stevens. Éste, un anticuario inglés, parece ser un viejo amante homosexual de Marco, el marido de Elli.

Marco, profesor universitario, ha encontrado en su esposa la estabilidad emocional que nunca tuvo, pero la relación entre ambos comienza a ser saboteada por el celoso Stevens. Éste acosa a los dos con cartas amenazantes, e intenta sembrar cizaña en el matrimonio, haciéndole entender a Elli que su marido en realidad sigue enamorado de él, mientras trata de persuadir a Marco de que ella le es infiel.

Marco quiere romper definitivamente con Stevens, y para ello se cita con el inglés en un hotel precisamente el día de su aniversario de bodas con Elli. Para terminar con su pasado, Marco está dispuesto a vender un terreno que había comprado junto a Stevens. Marco y Elli viajan para ello a unos parajes rurales donde él se reencuentra con la joven Laura, hija de unos amigos suyos a la que él no veía desde que era pequeña.

Sigue leyendo