Oedipus Orca – Eriprando Visconti, 1977

Oedipus Orca

Italia, 1977

Director: Eriprando Visconti

Guión: Roberto Gandus, Eriprando Visconti

Intérpretes: Michele Placido (Michele Turrisi), Rena Niehaus (Alice), Miguel Bosé (Humberto)

Música: James Dashow

Género: Drama

Argumento

Tras una intervención policial, la colegiala Alice ha sido liberada de su secuestro y regresa a casa junto a su familia. Sus padres la reciben muy emocionados. La chica está todavía traumatizada por los acontecimientos vividos, y con frecuencia los recuerdos retornan a su mente, dejándola en un estado próximo a la catatonia. Alice está indignada con su padre, un rico industrial, porque al no pagar el rescate que pedían por ella la dejó en poder de los secuestradores durante más de un mes. Como el millonario no parecía demasiado interesado en recuperarla, la chica intuye que él no es su verdadero padre; que ella es fruto de un affaire de su madre con otro hombre.

Alice tiene un novio llamado Humberto. Durante los momentos íntimos de la pareja, la joven recuerda la relación que mantuvo con Michele, uno de sus secuestradores. Para confrontar sus miedos, ella le propone a Humberto ir juntos a la casa de campo abandonada donde la mantenían retenida.

Sigue leyendo

Anuncios

El plenilunio de las vírgenes – Luigi Batzella, 1973

El plenilunio de las vírgenes (V.O. Il plenilunio delle vergini)

Italia, 1973

Director: Luigi Batzella (como “Paul Solvay”)

Guión: Ian Danby, Alan M. Harris, Ralph Zucker

Intérpretes: Mark Damon (Franz Schiller/Karl Schiller), Rosalba Neri (Condesa)

Música: Vasili Kojucharov

Género: Terror

Argumento

La historia está ambientada en el siglo XIX. Franz Schiller es un investigador de lo oculto que descubre la existencia de un anillo con poderes sobrenaturales, capaz de dominar voluntades. Se trata, nada menos, que del anillo de los Nibelungos. Franz se dispone a ir a en busca de la preciada joya al lugar en el que, según sus pesquisas, se encuentra: En el castillo de Drácula, en Transilvania. Karl, su hermano gemelo, trata de disuadirle de esa empresa diciéndole que seguramente esa historia de los Nibelungos no es más que una vieja y absurda leyenda. Sin embargo, Frank se pone en camino de inmediato. El anillo, en el que se encuentra engarzada una piedra similar al rubí pero de origen extraterrestre, quiere encontrarlo para impedir que caiga en manos de algún megalómano que haga mal uso de sus poderes. Frank, que para su protección lleva colgado al cuello un talismán que le protegerá de posibles ataques vampíricos, piensa entregar la sortija al museo de arqueología.

Una vez en tierras transilvanas, Franz se hospeda en una posada. Los huraños lugareños lo observan con suspicacia. Una mueca de espanto se dibuja en sus rostros cuando se enteran de que el forastero tiene la intención de ir al castillo de Drácula. A través de la hija del posadero, Franz se entera de que esa es una época particularmente funesta y sombría para visitar la zona, pues pronto llegará “la noche de la Luna virgen”… Desde hace muchos años pesa en la comarca una maldición por la cual cada cierto tiempo, al llegar dicha noche, cinco vírgenes del pueblo son “elegidas” y deben ir al tétrico castillo en medio de la penumbra para no regresar jamás… Franz no parece preocuparse, pues al no ser una virgen y al tener su amuleto a modo de colgante se siente “doblemente protegido”.

Sigue leyendo

Ha fallecido Chicho Ibáñez Serrador / “El guión”

Ha fallecido Chicho Ibáñez Serrador / “El guión”

Hace unas horas me golpeaba la triste noticia de la muerte de Narciso Ibáñez Serrador, uno de mis cineastas más queridos. A los 83 años nos ha dejado el mítico y entrañable Chicho, artífice las “Historias para no dormir” y director de dos auténticas obras maestras del género fantaterrorífico: “La residencia” (1970) y “Quién puede matar a un niño” (1976).

Chicho padecía desde hace años una enfermedad neurodegenerativa que lo tenía postrado en una silla de ruedas.

Nació en Uruguay en 1935, de padres españoles dedicados al teatro y al cine. Fue un niño enfermizo que al no poder practicar deportes como sus coetáneos se refugiaba en la lectura. Edgar Allan Poe estaba entre sus autores predilectos. Más adelante, tras viajar por gran parte del mundo (Egipto, Camboya, China…) se estableció en la Madre Patria; para desarrollar, a partir de los años ´60, una prolífica carrera como guionista (usando el pseudónimo de Luis Peñafiel) y como director de televisión, incursionando también en la gran pantalla. Gran admirador de Hitchcock, fue pionero en España del suspense, un género que nadie ha sabido manejar en nuestro país con tanto acierto como él. En cuanto a largometrajes, lamentablemente sólo realizó los dos antes mencionados. Después se consagraría exclusivamente a la realización de varios formatos televisivos (Entre ellos el concurso “Un, dos, tres”).

El pasado diciembre, Chicho recibió un premio honorífico a su trayectoria, el Goya de Honor, motivo por el cual publicamos la reseña de su “Freddy” (que nada tiene que ver con el de “Pesadilla en Elm Street”).

Sus “Historias para no dormir” son para mí bastante más que una serie de suspense, terror y ciencia ficción. Además de adaptar de forma genial a literatos como Poe o Bradbury, Chicho nos demostró que era un auténtico visionario. Uno de los episodios que más me impactó fue “El televisor”, protagonizado por su padre Narciso Ibáñez Menta, colaborador habitual suyo (y muy célebre en Argentina, país donde trabajó muchos años). Y ese episodio me impactó no tanto por el miedo (que siempre era un terror psicológico), sino por su transfondo, por su mensaje. Pues muchos de los episodios pueden en realidad considerarse “Historias para pensar”.

Tal es el caso del telefilm “El guión”, cuya reseña publicamos hoy. Se trata, probablemente, de uno de sus trabajos menos conocidos. Ibañez Menta, el padre, encarna al protagonista; mientras que Chicho, el hijo, se interpreta prácticamente a sí mismo: A un director televisivo.

Desde Alucine Cinéfago queremos expresar nuestras condolencias a la familia y a los allegados. Hasta siempre, Chicho. Descansa en paz.

Felix H. Ponce (Alucine Cinéfago)

Sigue leyendo

La orca – Eriprando Visconti, 1976

La orca

Italia, 1976

Director: Eriprando Visconti

Guión: Roberto Gandus, Lisa Morpurgo, Eriprando Visconti

Intérpretes: Michele Placido (Michele Turrisi), Rena Niehaus (Alice), Flavio Bucci (Gino), Bruno Corazzari (Paolo)

Música: Federico Monti Arduini

Género: Thriller, drama, polizziesco

Argumento

Alice, una jovencita de familia pudiente, es secuestrada por tres individuos a las puertas de su instituto. Los raptores cambian de vehículo por el camino para evitar ser seguidos. Continúan en una furgoneta dirigiéndose a las afueras de la ciudad. Un control policial en la carretera les obliga a frenar. Los delincuentes temen que van a ser descubiertos, y los que se encuentran en la parte trasera con la chica ya preparan sus armas… Pero los agentes les dejan seguir tras ponerle una multa al conductor por exceso de velocidad.

Llegan a una vieja casa de campo abandonada, donde piensan retener a la muchacha hasta que sus padres paguen el rescate. El trío de secuestradores (que actúa por encargo) está compuesto por Gino, Paolo y Michele. El primero es el líder y el más mayor. Él está en contacto con los que han ordenado el secuestro. Por encima de Gino está un misterioso pianista ciego con el que se cita en un local para recibir instrucciones.

Sigue leyendo

Oleada de placer – Ruggero Deodato, 1975

Una ondata di piacere

Italia, 1975

Director: Ruggero Deodato

Guión: Gianlorenzo Battaglia, Lamberto Bava, Franco Bottari, Fabio Pittorru

Intérpretes: Al Cliver (Irem), Silvia Dionisio (Barbara), John Steiner (Giorgio), Elizabeth Turner (Silvia)

Música: Marcello Giombini

Género: Thriller, softcore

Argumento

Giorgio es un empresario sin escrúpulos que se encuentra disfrutando de unas vacaciones en un costero hotel junto a su sumisa novia Silvia. Como el acaudalado hombre de negocios es un playboy incorregible, la presencia de su compañera no le impide intentar nuevas conquistas en la playa. Tampoco cuando, como es el caso, la mujer que se convierte en su nuevo objeto de deseo también ha venido acompañada. Giorgio se fija en la voluptuosa Barbara, quien también pasa allí sus vacaciones junto a su novio Irem.

Un tal Nicolai llega al hotel para tratar con Giorgio ciertos asuntos de dinero. Pero no logran ponerse de acuerdo, discutiendo a la vista de los demás clientes. Todo indica que el tal Nicolai debe una gran suma al millonario, y éste insiste amenazadoramente en que se la pague cuanto antes.

El empresario coincide con Barbara en una galería de arte del pueblo en el que se encuentra el común hotel. Ella le sugiere que se compre uno de los cuadros expuestos, una acuarela que representa a un trabajador. Giorgio inicialmente se opone, pues como oligarca explotador que es desprecia a los humildes trabajadores. Propone a Barbara una cita para cenar juntos, y ella acepta. Pero en su lugar acude Irem, y sólo poco más tarde llega Barbara; acompañada por Silvia, de quien se ha hecho amiga. Cuando ambas parejas están juntas, surge la idea de que los cuatro pasen un fin de semana navegando en el yate de Giorgio. Éste hubiera preferido estar a solas con Barbara, pero vistas las circunstancias no encuentra la forma de negarse.

Sigue leyendo

El escapulario – Servando González, 1968

El escapulario

México, 1968

Director: Servando González

Guión: Jorge Durán Chavez, Rafael García Travesi, Servando González

Intérpretes: Enrique Lizalde (Pedro), Enrique Aguilar (Padre Andrés), Ofelia Guilmáin (María), Eleazar García (Tío Juan)

Música: Gustavo César Carrión

Género: Drama, terror

Argumento

El padre Andrés, que acaba de llegar como nuevo cura a un pueblo, es llamado una noche a la casa de una moribunda para darle la extrema unción. Dos bandidos acechan entretanto al sacerdote, con la intención de robarle. Pero para ello deciden esperar a que le dé la absolución a la anciana.

Doña María, postrada en la cama, le entrega al padre Andrés una reliquia que considera milagrosa: Un escapulario capaz de salvar vidas, y que según ella protegió en el pasado a sus hijos. La mujer nota el escepticismo del cura, y para tratar de convencerle comienza a contarle la historia de sus hijos…

Sigue leyendo

Milán: el clan de los calabreses – Giorgio Stegani, 1974

Milano: il clan dei calabresi (a.k.a. The last desperate hours)

Italia, 1974

Director: Giorgio Stegani

Género: Polizziesco

Guión: Giovanni Addessi, Franco Barbaresi, Camillo Bazzoni

Intérpretes: Antonio Sabato (Paolo Mancuso), Silvia Monti (Laura), Pier Paolo Capponi (Inspector), Peter Carsten (Maraschi)

Música: Gianni Marchetti

Argumento

Paolo Mancuso controla los bajos fondos de Milán junto a sus socios Dario Lippi y Maraschi. Los tres se reparten el lucrativo negocio de la prostitución. Pero la llegada a la ciudad de una nueva banda compuesta por calabreses amenaza la hegemonía del delictivo triunvirato. Los calabreses, más jóvenes y violentos, coaccionan a las prostitutas para que pasen a trabajar para ellos.

Mancuso es un hombre poderoso, sin antecedentes penales, que maneja el crimen organizado con una máscara de respetabilidad. Nunca ha tenido problemas con la justicia y oficialmente consta como un íntegro empresario. Un gran séquito de esbirros trabaja devotamente para él. Se cree intocable, fuera de toda sospecha, en la cúspide, blindado ante todo tipo de contratiempos.

Una noche, tras despedirse de su amante Laura (que regenta un prostíbulo para él), Paolo se dispone a retornar a casa. Toma su lujoso automóvil deportivo y conduce a través de la carretera, cuando se percata de que una decena de motoristas le está siguiendo. Se inicia una persecución, produciéndose un accidente. El vehículo explota, pero Paolo logra salir a tiempo y se refugia en un edificio que parece ser una fábrica, cerca de la autopista.

Sigue leyendo