Deviation – José Ramón Larraz, 1971

https://i2.wp.com/i.imgur.com/gySp2.jpg

Deviation

España/Reino Unido, 1971

Director: José Ramón Larraz

Género: Terror

Guión: José Ramón Larraz

Intérpretes: Karl Lanchbury (Julian), Lisbet Lundquist (Olivia), Sibyla Grey (Rebecca)

Música: Stelvio Cipriani

Argumento

En un pueblecito inglés, una enigmática pareja formada por los jóvenes Julian y Rebecca lleva a uno de sus clientes un pavo real momificado. Julian es embalsamador, y se dedica a preparar cadáveres de animales para que perduren en el tiempo. El señor que compra el disecado pavo real le hace un nuevo encargo: Embalsamar a un perro, cuya dueña desea conservarlo más allá de la muerte. Julian acepta, y comenta que lo que en realidad más le gustaría sería poder momificar algún día un cuerpo humano… “Para ello hace falta otra técnica…” repone misteriosamente su interlocutor.

Por la noche, otra pareja viaja en automóvil a través de la carretera. Paul conduce, y Olivia duerme apoyando la cabeza en el hombro de él. De repente, el coche impacta contra algo, el conductor pierde el control y el vehículo se sale de la carretera. Olivia despierta abruptamente y Paul se queda sin sentido por unos breves minutos. Cuando vuelve en sí, y Olivia preocupada se pregunta qué ha sucedido, dos personas llegan en su auxilio: El embalsamador Julian y su hermana Rebecca. Éstos viven cerca, y ofrecen a Paul y Olivia pasar la noche en su casa, pues a consecuencia del accidente el motor del coche está averiado, y no podrán continuar hasta que un mecánico lo repare.

Una vez recobrado del golpe, los recuerdos vuelven a su mente y Paul afirma que el choque se produjo al atropellar a “alguien” que intentó atravesar corriendo la carretera. “Sí, alguien se nos echó encima… y llevaba un poncho blanco… al intentar esquivarlo, el coche se salió de la carretera”. Julian repone secamente que eso es imposible, que debe tratarse de una alucinación; como tratando de ocultar algo.

Paul y Olivia, que se presentan como marido y mujer, aceptan la invitación de pernoctar en casa de Julian y Rebecca. Pero hay algo en la pareja de anfitriones que inquieta a Paul… Sobre todo esa actitud respecto al accidente. ¿Por qué Julian se empeña en negar lo que él recuerda vívidamente? Olivia se queda pronto profundamente dormida, y Paul sospecha que había un somnífero en la leche que los hermanos les acaban de dar; por lo que se traga unas pastillas que habrán de mantenerlo despierto y en estado de alerta.

Efectivamente, algo turbador y siniestro puede mascarse en el ambiente… Paul no es capaz de seguir en la cama y se levanta a investigar. Escucha los lamentos de una anciana, voces extrañas, observa a través de la puerta siluetas de varios individuos que parecen estar enterrando algo en el jardín de la casa…

Comentario

Julian y Rebecca tienen mucho que ocultar. No viven solos en la mansión. Allí también reside su vieja tía minusválida y amante de los gatos, la anciana cuya voz escuchara Paul desde el cuarto de invitados. Esa señora tiene facultades mediúmnicas, y como más adelante revelará Rebecca a Olivia, a través de su tía ella y su hermano pueden comunicarse con sus padres muertos.

El suspicaz Paul trata de averiguar qué están enterrando en el jardín, y al descubrirlo intenta huir despavorido del lugar… pero es descubierto por sus anfitriones, que no están dispuestos a permitir que Paul renuncie tan rápidamente a su “hospitalidad”…

La siniestra pero muy atractiva Rebecca, comienza a “encariñarse” con la ingenua y frágil Olivia; y la lleva a los sótanos de la casa para que participe en una fiesta donde la corromperá con vicios diversos iniciándola en el consumo de drogas. Cuando Olivia pregunta por Paul (que en realidad no es su esposo, sino su amante; pues él está casado con otra mujer a la que engaña con ella), Rebecca y Julian responden que ya tuvo que partir de vuelta a Londres por motivos de trabajo.

La anciana tía con poderes sobrenaturales que es capaz de comunicarse con el más allá, le dice a Olivia que se marche de allí antes de que sea demasiado tarde, y le advierte seriamente de que su vida corre peligro… La chica piensa que la vieja bruja está loca, pero empieza a asustarse y desea también regresar a la ciudad. Sin embargo, Julien y Rebecca la retendrán, drogándola incluso con heroína…

https://i1.wp.com/cdn3.bigcommerce.com/s-a8lg2/images/stencil/600x600/products/19941/24954/RED226CLP_CU__37351.1455698693.jpg

“Deviation” es una película de terror atmosférico y psicológico llena de tensión y misterio, muy en la línea de su realizador José Ramón Larraz. Al igual que sus obras más importantes, (“Vampyres” y “Symptoms”, ambas de 1974), éste film fue rodado en Inglaterra y tiene como principal escenario una mansión campestre en medio del bosque.

Las bellas Olivia y Rebecca están interpretadas respectivamente por la sueca Lisbet Lundquist y la británica Sibyla Grey.

Una de las escenas más memorables de la película es la de la orgía hippy que tiene lugar en los sótanos, al ritmo de la excelente e hipnótica banda sonora de Stelvio Cipriani.

FHP, 2015

Anuncios

El precio de un hombre – Eugenio Martín, 1967

https://i1.wp.com/www.ivid.it/fotogallery/imagesearch/images/bounty_killer_e_poi_lo_chiamarono_provvidenza_tomas_milian_eugenio_martin_002_jpg_fsde.jpg

El precio de un hombre (a.k.a. The Bounty Killer)

España / Italia, 1967

Director: Eugenio Martín

Género: Western

Guión: Eugenio Martín, Don Prindle, José G. Maesso

Intérpretes: Tomás Milian (José Gómez), Richard Wyler (Luke Chilson), Halina Zalewska (Eden)

Música: Stelvio Cipriani

Argumento

El bandido mexicano José Gómez, prófugo de la justicia, llega a un pueblo en medio del desierto cuyos escasos habitantes le ayudan a esconderse. El fugitivo es seguido de cerca por el cazarrecompensas Luke Chilson. José se oculta en una pequeña pensión regentada por su amiga Eden y el tío de ésta. Poco después Chilson llega allí para repostar, ignorando inicialmente que el hombre que persigue también se encuentra allí.

El cazarrecompensas se percata de que el bandido se oculta en el lugar. José trata de escapar, pero tras un breve tiroteo es reducido y arrestado. Las autoridades lo quieren vivo, por ello Chilson lo entrega al sheriff del poblado más cercano y cobra los 3000 dólares que ofrecían por su cabeza.

Más tarde, el esposado José Gómez es trasladado a prisión en coche de caballos, escoltado por un destacamento de guardias. Se trata al parecer de un delincuente peligroso. La comitiva hace una pausa para comer en una fonda donde casualmente se encuentra Eden, la amiga de José. Ambos fingen no conocerse para no levantar las sospechas de los vigilantes, y en momento de descuido, Eden le pasa una pistola al detenido por debajo de la mesa. A continuación la chica se marcha, y poco después aparecen en el horizonte las figuras de un par de jinetes: Son los hombres de José. Comienza un tiroteo entre éstos y los guardias; José aprovecha para hacer uso de la pistola que ha recibido de su amiga matando a los agentes que le llevaban preso. Así, el bandido logra escapar una vez más.

De nuevo Luke Chilson entra en acción, y se dirige al poblado que dió cobijo a José Gómez, imaginando que éste regresará allí. Chilson está seguro de que Eden es la cómplice que en la posada pasó la pistola al detenido para que se fugara.

Eden le dice al cazarrecompensas que José es un buen hombre y que deje de perseguirlo: Se trata de un bandolero que sólo roba a los ricos y que ayuda a su gente. Pero Chilson no está tan seguro de eso; afirma que es un asesino sin escrúpulos.

José efectivamente regresa, y dos de sus hombres son liquidados por el cazarrecompensas. Una vez más consigue Chilson desarmar a José y se dispone a entregarlo nuevamente a las autoridades… pero en el pueblo todos apoyan al fugitivo y están dispuestos a defenderlo a capa y espada: Ahora, los lugareños se enfrentan directamente a Chilson, dejándolo fuera de combate cuando éste había a su vez molido a golpes al bandido.

Una vez se ha recuperado, José está a punto de asesinar a sangre fría a su inconsciente contrincante, rematándolo a golpes en la cabeza con un pesado hierro, pero la intercesión de Eden le impide consumar tal bajeza. El magullado y ensangrentado Luke Chilson es atado a un poste en el pajar; José y sus hombres piensan divertirse torturándolo.

Lo cierto es que algo en José ha cambiado… Eden y los demás habitantes del pueblo empiezan a advertir poco a poco algo extraño en su comportamiento. Ya no es un afable y generoso “robin hood” como cuando los lugareños lo conocieron, ahora se ha vuelto frío y calculador, no es el mismo de antaño; se ha covertido en el desalmado jefe de una banda criminal.

Eden comienza a preguntarse si Luke Chilson no tendría razón, después de todo…

https://i1.wp.com/www.ivid.it/fotogallery/imagesearch/images/bounty_killer_e_poi_lo_chiamarono_provvidenza_tomas_milian_eugenio_martin_005_jpg_dbfr.jpg

Comentario

Interesante el argumento y el planteamiento moral de éste por lo demás corriente ibero-western (corriente salvo por los últimos diez minutos; el desenlace es apoteósico). Ni el frío y duro cazarrecompensas busca capturar prófugos tan sólo por codicia ni el perseguido fugitivo es tan inocente y víctima de la (in)justicia como parecía.

“El precio de un hombre” es una de las muchas películas del género rodadas en Almería, a modo de co-producción italo-española. El director de la propuesta es el ceutí Eugenio Martín, realizador de una treintena de films entre los que se encuentra “Horror Express” (1972) con Christopher Lee. Eugenio Martín empleaba internacionalmente el pseudónimo anglo de “Gene Martin”.

El bandido mexicano José Gómez está interpretado por Tomas Milian, actor cubano afincado en Italia que participó en numerosos polizzieschi (tanto serios como de carácter humorístico) y que es famoso en Italia sobre todo por saber imitar muy acertadamente las formas de hablar y de desenvolverse usadas en los bajos fondos romanos. Milian también ha trabajado en otros westerns, como “Se sei vivo spara” de Giulio Questi y también de 1967. En “El precio de un hombre” el personaje de Milian, quien al principio puede caer simpático, parece volverse cada vez más enajenado conforme avanza la trama, llegando a adquirir trazos psicopáticos.

En cambio, el taciturno y gélido Luke Chilson (en cuya piel se mete el británico Richard Wyler) no cambia a lo largo de la película; es constantemente el prototípico “tipo duro”. A Eden, por su parte, la interpreta la polaca Halina Zalewska.

La banda sonora (muy buena) corre a cargo de Stelvio Cipriani, quien ha compuesto para Mario Bava, Umberto Lenzi o Joe D´Amato. Lamentablemente la calidad de la imagen y del sonido es pésima en las copias que existen en la actualidad, hasta el punto de que a veces cuesta entender algunos diálogos.

FHP, 2015

Leonor – Juan Luis Buñuel, 1975

https://i0.wp.com/pics.filmaffinity.com/Leonor-524670104-large.jpg

Leonor (a.k.a. Eleonore)

España/Francia, 1975

Director: Juan Luis Buñuel

Género: Drama/Terror

Guión: Juan Luis Buñuel, Roberto Bodegas

Intérpretes: Michel Piccoli (Richard), Liv Ullman (Leonor), Ornella Muti (Catherine)

Música: Ennio Morricone

https://i2.wp.com/ornellamuti.ru/wp-content/uploads/2011/05/ornella-muti-liv-ullman-i-mishelj-pikkoli-v-kinofiljme-leonor.jpg

Argumento

Richard es un ocioso señor feudal en la Edad Media que vive en un castillo. Su joven esposa Leonor se encuentra sumamente grave tras sufrir un accidente cayéndose del caballo. Las atenciones del médico llegan demasiado tarde, y Leonor fallece sin remedio. En represalia, Richard mata con su espada al caballo, considerándolo responsable de la tragedia. Es sepultada en una pétrea cripta en lo alto de una colina. A causa de la muerte de la mujer que amaba, Richard queda devastado, no se resigna a haberla perdido para siempre. Pero trata de ahogar sus penas casándose el mismo día de los funerales con otra mujer, la bellísima Catherine.

Pese a haber contraído matrimonio con una chica mucho más hermosa (y joven) que su difunta primera esposa, el aristócrata sigue acongojado. Richard (que al parecer no tiene asuntos políticos de los que ocuparse) trata infructuosamente de ahogar sus penas dedicándose a la bebida, a realizar piruetas con enormes espadas, o haciendo competiciones de pulsos con sus amigotes de la corte. Los años van pasando y Catherine le da dos hijos al ya maduro noble, cuyas melancolías, lejos de curarse con el tiempo, se van haciendo cada vez más dolorosas.

Paralelamente, la peste negra, que ya se ha cobrado numerosas vidas en otras comarcas, amenaza con extenderse también a los dominios de Richard. Pero ésto es lo que a él menos le preocupa; pues no puede olvidar a Leonor, la única mujer que ha amado. El gran pesar por su ausencia crece sin cesar.

Un día decide de improviso profanar la cripta donde yace su primera esposa, tirando abajo los tabiques, para poder así pasar el tiempo al pie de su tumba. Trata incluso de quitar la pesada losa de piedra bajo la cual se halla el cadáver, pero no lo logra. Mientras tanto Catherine, preocupada por su trastornado marido, llega hasta allí acompañada de una doncella y llama varias veces a Richard, pero éste la ignora.

Más tarde, ya fuera de la tumba, Richard se encuentra con un extraño anacoreta cuando sumido en sus cavilaciones pasea en los alrededores de la cripta. El mefistofélico personaje surgido de la nada sugiere tener la capacidad de hacer que Leonor vuelva a la vida, si bien añade que “a los muertos es mejor dejarlos descansar”. Richard, desesperado por poder volver a tener a su amada junto a sí, ruega al misterioso hombrecillo que le ayude. El noble retorna a la tumba de Leonor, y allí también se encuentra inexplicablemente el enigmático individuo. Éste vuelve a advertir que “a los muertos es mejor dejarlos descansar”, pero ante la insistencia de Richard, le es concedido su deseo: Leonor regresa del más allá y emerge de su tumba. Se siente fría y no recuerda nada, como si hubiera estado en coma todo ese tiempo. Han pasado diez años desde que murió…

Richard vuelve al castillo. Allí le espera la atribulada Catherine, cuyo padre acaba de morir a causa de la peste negra. La mortal epidemia se acerca cada vez más. A Richard eso no le interesa en absoluto, y le dice a su esposa, madre de sus hijos, que se marche de sus dominios. Ante la estupefacción de Catherine, su marido la apuñala asesinándola, y se deshace del cuerpo tirándolo a un pozo.

Tras ello trae a Leonor y comunica a sus súbditos que a partir de ahora ella será su señora. Los que conocían a Leonor de antes, como el fraile Thomas, se quedan atónitos. Richard descuida la educación de sus hijos, y la delega en sus subordinados. Parece no querer ya trato alguno con ellos, pues todo lo que desea es estar junto a la resurrecta Leonor. Pero ésta ha cambiado…

No sólo la peste amenaza a la comarca. También comienzan a desaparecer niños de los pueblos aledaños. Los cadáveres de los pequeños son después hallados desangrados, y pronto se extiende como la pólvora el rumor de que una criatura vampírica merodea por las noches en ese territorio…

https://i0.wp.com/40.media.tumblr.com/5f5a5405d66a40e0547e5961f57038a5/tumblr_ncttmcuXMo1ro2c2ro1_r1_500.jpg

Ornella Muti

Comentario

Leonor ha regresado junto a Richard, tal y como deseaba éste, pero ya no es como era antes… Ha vuelto como muerta viviente, como vampiresa que necesita sangre humana para poder subsistir, llevando una existencia de cadáver andante.

Ésta gótica historia ambientada en el Medioevo retrata el muy romántico „amor más allá de la muerte”, y conjuga el drama personal del protagonista Richard (quien ha descendido a un abismo de enajenación) con las leyendas populares de vampiros.

El largometraje fue rodado en España y cuenta con un reparto internacional: el veterano actor francés Michel Piccoli (“La grande bouffe” – Marco Ferreri, 1973) en el papel del atormentado aristócrata, la noruega Liv Ullman como Leonor, nuestro Antonio Ferrandis (el entrañable Chanquete de “Verano Azul”) dando vida al fraile Thomas, y la hermosísima italiana Ornella Muti como Catherine.

El director Juan Luis Buñuel (nacido en 1934 en Francia, donde realizó toda su carrera cinematográfica) es el hijo del máximo exponente en la gran pantalla del movimiento surrealista, y casi tocayo suyo.

FHP, 2015

La Piovra II – Capítulo 2

https://i2.wp.com/www.vicolostretto.net/immagini/Piovra3.jpg

Else y Paola Cattani, respectivamente mujer e hija del comisario

La Piovra II 

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1985

Director: Florestano Vancini

Guión: Ennio De Concini, Odile Barski

Intérpretes: Michele Placido (Comisario Corrado Cattani), Nicole Janet (Else Cattani), Cariddi Nardulli (Paola Cattani), Jacques Dacqmine (Sebastano Cannito), Francois Périer (Abogado Terrasini), Florinda Bolkan (Condesa Olga Camastra), Paul Guers (Prof. Gianfranco Laudeo), Martin Balsam (Frank Carrisi), Daniel Ceccaldi (Nicola Sorbi), Sergio Fantoni (Coronel Ferretti), Geoffrey Copleston (Ravanusa)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo sucdedido en el capítulo anterior

Capítulo 2

Tras la muerte de su hija, Cattani regresa a Sicilia para cerrar la casa que allí tenían y llevarse las cosas. La tristeza y la congoja le embargan cuando entra en la habitación de Paola. Estando allí llama por teléfono Olga Camastra, que quiere encontrarse con él. Pero Cattani la rechaza. Aún así, la condesa se presenta en su casa. Se supone que tenía algo importante que decirle, pero se marcha abruptamente.

El abogado Terrasini se ha enterado de que Ravanusa habló con el juez Bordonaro, sobre la implicación de Cannito en la trama. Terrasini obliga a su socio a firmar la cesión de sus participaciones en los negocios comunes, a cambio del simbólico precio de una lira. Ahora Ravanusa está fuera del negocio, y planea huir al Brasil. Mientras tanto, Terrasini sigue organizando la importante transacción con EEUU que debe reportar inmensos beneficios a su grupo.

Cattani recibe una llamada del mayordomo de Ravanusa: Supuestamente, éste desea hablar con urgencia con él. Cattani cae en la trampa: Cuando llega a la villa de Ravanusa éste está muerto, ha sido asesinado. Y de inmediato llega la policía que encuentra a Cattani junto al cadáver. El antiguo comisario es arrestado como sospechoso del crimen. Todos los indicios apuntan contra él: Se hallaba en el lugar de los hechos y tenía un plausible móvil de venganza contra la víctima.

Cattani es llevado a la cárcel, donde los presos le reconocen y le preparan una “calurosa bienvenida”. Uno de los internos aprovecha para golpearle siempre que tiene oportunidad. Cattani manda un mensaje a la condesa; ésta debe hacerle un favor: Llamar a Cannito para que éste le saque de allí. La condesa le dice al jefe de los servicios secretos que si no le ayudan, Cattani podría revelar detalles sobre su implicación en la trama (detalles que Ravanusa relató a Bordonaro). Y asesinarle no serviría de nada, pues ha depositado un testimonio por escrito ante un notario.

De ese modo Cannito se ve obligado a intervenir y viaja de inmediato a Sicilia. Cannito visita a Cattani en la cárcel, y le propone que Terrasini sea su abogado (precisamente el hombre al que el ex-comisario considera responsable de la muerte de su hija). Ambos, Terrasini y Cattani, aceptan el plan de Cannito.

El mayordomo es llamado como testigo ante el juez (sucesor de Bordonaro) y declara que vió a su jefe ya muerto antes de que llegara Cattani, y que además al salir de la villa vió como éste se acercaba. De ese modo Cattani es absuelto y deja la prisión.

Cattani regresa a Suiza y se encuentra con Else. “A veces me siento como si todos me quisieran estrangular” le dice a su mujer. Poco después va al cementerio para visitar la tumba de Paola: “Cuántas veces me esperabas por las noches y yo no venía… Entonces tenías tanta necesidad de mí… y ahora soy yo el que te necesita a tí…” le dice el atormentado padre.

(Continuará)

FHP, 2015

La papesse (a.k.a. A woman possessed)- Mario Mercier, 1975

https://i2.wp.com/www.giallogoblin.com/blog/wp-content/uploads/2013/11/la-papesse-1975.jpg

La papesse (a.k.a. A woman possessed)

Francia, 1975

Director: Mario Mercier

Género: Terror

Guión: Mario Mercier

Intérpretes: Lisa Livane, Erika Maaz, Jean François Delacour

Música: Éric Demarsan

Argumento

Laurent es un aspirante a artista que buscando “la libertad absoluta” es captado por una bizarra secta. Su mujer Aline le reprocha que no tenga un trabajo bien remunerado, y que al no ganar dinero se vean reducidos a vivir en una pequeña y destartalada casa sin luz eléctrica en medio del bosque. Aline tampoco aprueba que su esposo se ausente durante muchas horas por las noches sin dar explicaciones. Laurent, que hace caso omiso de su pesada mujer, se reúne durante esas escapadas con los integrantes de la siniestra hermandad, y es sometido a arduas pruebas físicas y mentales para poder ingresar en ella.

La orden es de carácter ginecocrático o matriarcal, y aunque incluye hombres entre sus miembros, los puestos de alto rango están copados por mujeres. Hembras éstas con poderes brujeriles, expertas en magia negra. La secta está dirigida por una enigmática hechicera llamada Géziale, y conocida como la Papisa. Al principio ésta permanece oculta para Laurent, pues sólo los que han superado las pruebas y tomado parte en ciertos rituales tienen el “privilegio” de verla.

La maga Iltra supervisa las pruebas iniciáticas a las que Laurent es sometido. Una de ellas consiste en ser enterrado dejando fuera solamente la cabeza, y liberar a varias serpientes (una de ellas venenosa) junto a la atrapada testa. Laurent también es atado a una cruz y azotado con un látigo por uno de los esbirros de la Papisa. Al mismo tiempo, Iltra consigue canalizar telepáticamente el dolor y el sufrimiento del candidato a su esposa Aline. Ésta, que dormía mientras su esposo aguantaba los latigazos, sueña que es ella la que está siendo azotada, despertando con pánico y angustia, y sintiéndose la carne hecha jirones. La aterrada Aline sale de casa y busca a su esposo a través del bosque, encontrándose con dos ladrones que discuten el reparto del botín de su último pillaje. Los delincuentes se percatan de su presencia y la siguen hasta la casa, tratando de entrar. Aline se dispone a suicidarse tragándose varias pastillas.

A la mañana siguiente, Laurent encuentra a su mujer incosciente. Pero ha sobrevivido y no tarda en recuperarse. Iltra está interesada en captar también a Aline para la secreta orden, y Laurent convence a su esposa para que se venga con ellos.

Ahora Laurent ya es aceptado como un miembro más de la secta. Pero Aline deberá padecer todo tipo de vejaciones para entrar a formar parte de la hermandad oscura. Aline será violada por hoscos individuos ante los ojos de su impasible marido, humillada en una porqueriza, o marcada a fuego como si fuera una bestia de carga. Una noche llega el momento de la prueba última y definitiva, y la maltratada Aline es colocada en una fosa, donde la Papisa vierte la sangre de un gallo recién degollado y donde una vez más es abusada sexualmente por los lacayos de la suma sacerdotisa del culto.

Pero para sorpresa de todos, cuando está a punto de ser admitida en la orden, escapa despavorida del lugar. Los hombres de la Papisa la siguen con perros y antorchas a través del bosque, localizándola en el interior de una gruta. El secuaz de Géziale la encierra dentro de la cueva, tapándola a base de piedras, y deja al perro salvaje allí para que Aline no se atreva a salir.

Entretanto tiene lugar un sabbath orgiástico y demencial, donde los desnudos participantes danzan sincopadamente al ritmo de tambores. La Papisa contempla satisfecha el extático delirio de sus súbditos. Cuando Laurent le pregunta qué va a ser de su esposa, Géziale responde que en la cueva donde está presa será “visitada” por unas entidades, por criaturas desencarnadas que son depredadores sexuales. “Pero, y a tí que te importa? Acaso aún la amas?” añade inquisitive la suspicaz bruja.

Laurent recibe un mensaje telepático de Aline pidiéndole ayuda, y se dispone a ir en su rescate cuando por la mañana los demás duermen. Pero la papisa y sus vasallos lo descubren y adivinan sus intenciones. Laurent deberá elegir entre su esposa y su fidelidad a la secta; y enfrentarse nuevamente una prueba: Si quiere sacar a Aline de la gruta, deberá antes beber un cáliz con vino que probablemente está envenenado…

Comentario

Sexo, brujería y psicodelia setentera. Ésta rareza de película, de bajo presupuesto y temática satánico-ocultista, recuerda en algunos aspectos a los igualmente franceses films de vampiresas de Jean Rollin, el máximo exponente del cine gótico-surrealista galo. A La papesse le falta sin embargo el encanto del potente estilo visual rolliniano, si bien está plagada de imaginería tenebrosa y poderoso simbolismo nigromántico.

La “papisa” Géziale, Reina de las Tinieblas, dice representar al “culto de Isis“, y su objetivo es anular la voluntad y la personalidad de los adeptos a su secta. Paradójicamente, Laurent había contactado a la siniestra hermandad en “busca de la libertad suprema” (lo que recuerda en cierto modo al lema thelemita del “Libro de la Ley” de Crowley, que reza “Haz lo que quieras será el todo de la ley”)

El director Marcel Mercier sólo dirigió tres películas incluyendo ésta. Los actores del reparto son todos grandes desconocidos, y sin duda amateurs. Pero ello carece de importancia en un film de serie B como éste, a medio camino entre el terror gótico de Rollin y el desparpajo de Jesús Franco. La banda sonora electrónica a base de sintetizadores compuesta por Eric Demarsan es sumamente efectiva.

FHP, 2015

Le regine (a.k.a. Queens of evil) – Tonino Crevi, 1970

https://i2.wp.com/fs140.www.ex.ua/show/107950684/107950684.jpg

Le regine (a.k.a. Queens of evil)

Italia, 1970

Director: Tonino Cervi

Género: Misterio

Guión: Benedetto Benedetti, Tonino Cervi

Intérpretes: Ray Lovelock (David), Haydée Politoff (Liv), Silvia Monti (Samantha), Ida Galli (Bibiana)

Música: Angelo Francesco Lavagnino

Argumento

David es un joven hippy e idealista que viaja a la aventura sin destino concreto a bordo de su moto. Una noche, se encuentra en la carretera por el monte a un señor cuyo coche está averiado, y se dispone a reparar el motor del desconocido. Éste, un caballero burgués de mediana edad, trajeado y que fuma un puro, le reprende paternalmente por su estilo de vida irresponsable (sus ideas hippys) y tiene lugar una breve conversación al respecto.

El motor del automóvil funciona de nuevo, y el hombre prosigue su marcha. Pero cuando David vuelve a su moto, se percata de que han perforado la rueda delantera. Sólo ha podido ser el individuo al que ayudó. El indignado hippy arregla ahora su vehículo y tras unos minutos alcanza el coche del señor de antes, a quien recrimina su proceder. David intenta que el hombre frene para hablar con él, pero éste pierde el control del volante y se sale de la carretera, estampándose contra alguna pared en medio de la oscuridad. Cuando el joven llega al lugar del accidente, el conductor del coche siniestrado está muerto. David intenta que algunos vehículos paren, pero nadie frena, creyendo que se trata de un molesto autoestopista. Así el hippy continúa su camino, no sin antes dejar una flor amarilla sobre el cuerpo.

David llega a una casa de campo que juzga deshabitada, y decide pasar allí la noche. A la mañana siguiente es despertado por una bella jovencita, que un tanto asustada le ruega que se vaya antes de que vengan “ellas” (they es neutro en inglés, por lo que el protagonista y el espectador pueden entender “ellos”, y suponer que se trata de los padres de la chica). David está por marcharse, cuando ve junto a su moto a otras dos atractivas muchachas, al parecer las hermanas de la que lo descubrió; algo mayores que ésta. Las chicas se llaman Liv (la más joven), Bibiana y Samantha; e invitan a David a desayunar con ellas.

David les explica que está constantemente de viaje, en busca un “mundo nuevo”, donde “no haya violencia”, “donde reine la paz”, etc. Las chicas le escuchan con atención, comiéndoselo con los ojos, pues parece que hace mucho tiempo que no han visto un hombre. La conversación termina desembocando en el tema del “amor libre”… Finalmente, David dice que debe continuar y se despide, para decepción de las hermanas, pero cuando está a punto de arrancar su moto se lo piensa y regresa con ellas; ha decidido quedarse algo más.

David se convierte durante días en huésped de las chicas, y como no podía ser de otra manera, comienzan los acercamientos íntimos hacia ellas… Pero las tres jóvenes que lejos de la civilización habitan la casa campestre están envueltas en un halo de misterio: Inexplicablemente aparecen y desaparecen, realizan extrañas ceremonias en el bosque por las noches… El idealista y soñador David, que al principio encontraba idílico todo aquello, empezará poco a poco a inquietarse…

Una noche, el joven despierta y descubre que las chicas están hablando en la puerta de la casa con un no identificable individuo. Parece que están acordando algo para “el próximo sábado”. David se descuelga por la ventana y trata de seguir al misterioso extraño a través del bosque, pero se produce una virulenta tormenta y cuando un rayo cae cerca de él, el hippy se desvanece inconsciente.

Cuando a la mañana siguiente recobra los sentidos e inquiere a sus anfitrionas acerca del enigmático visitante, éstas le comentan que se trataba del dueño del vecino castillo, y que las estaba invitando a una fiesta que tendría lugar allí el siguiente sábado. David se siente cada vez más incómodo, pero accede a quedarse hasta ese día, tras el reiterado insistir de las chicas.

Las hermanas llevan al ingenuo David al evento social programado para el sábado en el castillo. Allí se encuentran numerosos personajes de altísima alcurnia y gran poder (“nuestros amigos”), todos ellos con un aura maligna y turbadora…

https://horrorpediadotcom.files.wordpress.com/2013/11/queens-51.jpg?w=700

Comentario

Ésta interesante propuesta de Tonino Cervi pone de manifiesto, casi 30 años antes que Kubrick con su “Eyes wide shut” (1999), la élite satánica y conspirativa que maneja los hilos a nivel político y social. No es en absoluto una película convencional de terror, y se hace empleo de metáforas para realizar una sutil crítica al poder establecido. Hoy sabemos que el movimiento hippy fue promovido directamente por los servicios secretos y las altas esferas de poder para aletargar a la juventud (así como el consumo de drogas y cierto tipo de música); pero en el contexto de éste film, el personaje de David debe ser entendido como el prototípico rebelde romántico (tal vez parangonable al “Anarca” de Jünger), a aquel que harto de hipocresías está dispuesto a “cambiar el mundo”. Éstos idealistas tienden a ser aniquilados, de una manera u otra (ya sea absorbidos o aplastados) por el poder establecido; y así también le sucederá a nuestro inocente protagonista…

Cervi usa un ritmo narrativo muy parsimonioso, y la película no “arranca” hasta bien entrada su segunda mitad. Hasta ahí se nos muestra a David en un entorno paradisíaco, en medio de la naturaleza, haciendo realidad sus sueños hippys de “amor libre” y retozando con las atractivas hermanas. Pero el misterio se masca en el ambiente, y el espectador intuye que en cualquier momento “algo” va a suceder (¿Serán las chicas tres vampiresas? ¿O un trío de brujas?). Cuando el film finalmente “despega”, lo hace a lo grande.

David está interpretado por el actor anglo-italiano Ray Lovelock, a quien vimos en “No  profanar el sueño de los muertos” (Jorge Grau, 1974) o “Avere vent´anni” (Fernando Di Leo, 1978).

Tonino Cervi ha dirigido una decena de películas, incluyendo un western cómico y una nunsploitation.

FHP, 2015

Emma, puertas oscuras – José Ramón Larraz, 1974

https://i2.wp.com/pics.filmaffinity.com/Emma_puertas_oscuras-392479262-large.jpg

Emma, puertas oscuras

España/UK, 1974

Director: José Ramón Larraz

Género: Terror

Guión: José Ramón Larraz

Intérpretes: Susanna East (Emma), Perla Cristal (Silvia)

Música: Casto Darío

Argumento

La adolescente Emma, residente en Londres, sufre un grave accidente al ser atropellada por un coche en plena calle. A consecuencia del impacto, padece lesiones cerebrales que amenazan con dejarla ciega. Logra recuperar la visión, pero debe permanecer en una clínica psiquiátrica, pues los daños que han afectado su cerebro le han ocasionado disturbios mentales.

Pero ya desde antes del accidente Emma era una chica problemática. Sin familia propia, fue adoptada por Silvia, una ex-psiquiatra, hacia la que siente profundos lazos afectivos. Silvia recoge a la joven en el hospital para llevársela a su casa, aunque el médico que la atiende es de la opinión de que Emma debería quedarse en la clínica. La muchacha está traumatizada a causa de su paso por el manicomio, y no quiere volver allí nunca más. Sin embargo, el marido de Silvia no tiene intención de hacerse cargo de la difícil adolescente. Steve trata de convencer a su mujer de que “lo mejor para todos” es devolver a Emma al centro, “no complicarse innecesariamente la vida” y librarse de ella.

Cuando Silvia y Steve visitan a sus amigos, no pueden dejar sola a Emma y contratan a una “niñera” para que la vigile. Pero ésta pronto renuncia al trabajo, pues la chica es inaguantable. Emma termina escapándose de casa, pero Silvia sabe enseguida a donde ha ido: Con la mulata Lupe, quien al parecer es su única amiga. La madre adoptiva va a casa de Lupe y Emma efectivamente estaba allí. Silvia le prohibe a la conflictiva joven que vuelva a ver a “esa cualquiera”.

Para solazarse unas semanas, Silvia y Steve proyectan irse de vacaciones, dejando a Emma al cuidado de unos amigos. Pero la noche antes de emprender el viaje, los billetes de avión desaparecen. Silvia comprueba que Emma ha regresado, y cuando Steve entra en la habitación de la chica, es atacado por ésta, quien se ensaña contra su odiado padrastro apuñalándolo hasta la muerte. Silvia es testigo del asesinato. Atónita al inicio, prefiere no denunciar a su hijastra. Ambas se dirigen a una casa campestre con el cadáver de Steve en un baúl. “Tú lo odiabas tanto como yo” sentencia Emma divertida. Una vez allí, se disponen a hacer desaparecer el cuerpo, troceándolo y echando los pedazos al horno. Silvia es incapaz, pero Emma realiza friamente la tarea.

Las dos mujeres, cómplices ahora de un asesinato, deberán borrar todas las pistas para evitar que el crimen salga a la luz; haciendo que la ausencia de Steve conste simplemente como una desaparición… Pero cuando Silvia decide que lo mejor será irse del país, Emma dice que debe informar a su amiga Lupe. La madre adoptiva se opone terminantemente: “Te prohibí que volvieras a ver a esa cualquiera”, añadiendo que Emma debe obedecerla en todo, y que la devolverá a la clínica “si no se porta bien”. Ante esa amenaza, ante la perspectiva de retornar al horrendo centro psiquiátrico, a Emma se le cruzan los cables y degüella a Silvia con una navaja de afeitar mientras se estaba lavando los dientes…

Ahora, Emma queda sola y desamparada. Arrepentida de haber asesinado a su protectora, emprende una huída hacia ninguna parte. Conduce el coche de sus padres adoptivos a través de la campiña inglesa y es seguida de cerca por una pareja de gamberros, un chico y una chica, que se han fijado en ella por su aspecto frágil e inocente. En una gasolinera, los pandilleros abordan a Emma (con la intención de aprovecharse de ella y divertirse a su costa) pidiendo que les lleve en coche hasta el próximo hotel. La joven accede, y los recién llegados se presentan como Woody y Cleo.

Por la noche, llegan hasta un hotel en pleno bosque… Pero el lugar se encuentra abandonado desde hace años. Los tres entran; Emma seria y silenciosa como todo el tiempo, Woody y Cleo haciendo (aún) jocosos comentarios (“hay goteras, me quejaré a la dirección”…) Pero pronto, la atmósfera tétrica del lugar se hará cada vez más opresiva…

Comentario

Ésta película es una de las menos conocidas del director José Ramón Larraz. Tiene grandes paralelismos con “Symptoms” (1974) y fue rodada en Londres y en los alrededores de Barcelona. Igual que en “Symptoms”, el terror psicológico es el contenido dominante, y la protagonista es una joven trastornada, una chica de aspecto cándido y delicado convertida en psicópata.

Por lo general, en las películas de Larraz no veremos demasiados elementos sobrenaturales, pues su terror (si bien sumamente envolvente y atmosférico) es siempre de carácter plausible y realista. Aquí también juegan un importante papel (tras la llegada de los personajes al hotel abandonado) elementos como los crujidos de las maderas, la oscuridad lúgubre, la tensión angustiosa, los chirridos de las puertas que se abren, el monótono tap-tap de las goteras…

“Emma, puertas oscuras” es un film no muy largo (poco más de 70 minutos de duración) pero bastante efectivo. La joven protagonista, la inglesa Susanna East, es una gran desconocida, más allá de algunos papeles secundarios en una decena de producciones británicas sin relevancia.

Silvia está encarnada por la actriz argentina Perla Cristal, que ha trabajado en numerosas películas europeas de serie B, a las órdenes de Jesús Franco o José María Zabalza, entre otros.

FHP, 2015