El Decamerón – Pier Paolo Pasolini, 1971

https://m.media-amazon.com/images/M/MV5BNDgzZDE3YzAtZmU1MC00YjJiLTk4YmYtNjg5MDlmOGY2MTE3XkEyXkFqcGdeQXVyMjUyNDk2ODc@._V1_SY1000_CR0,0,800,1000_AL_.jpg

(Imagen: m.media-amazon)

El Decamerón (V.O. Il Decameron)

Italia, 1971

Director: Pier Paolo Pasolini

Género: Histórica, comedia

Guión: Pier Paolo Pasolini (basado en la obra de Giovanni Boccaccio)

Intérpretes: Ninetto Davoli (Andreuccio), Franco Citti (Ciappelletto)

Música: Ennio Morricone

Argumento

La película está estructurada a base de varios segmentos inconexos entre sí, ambientados en la Nápoles medieval.

El joven Andreuccio, hijo de una importante familia de comerciantes, llega a Nápoles procedente de Perugia con la intención de comprar un caballo. Lleva por lo tanto bastante dinero encima. Una vez en el mercado de la ciudad, una niña le hace saber que hay una chica que quiere verlo. Animado al pensar que además de una compra podrá realizar una conquista, Andreuccio corre hacia la mansión a la que le conduce la niña. Allí al forastero le espera una bella joven. Él está muy ilusionado, pero se lleva un chasco cuando la chica le revela que es su hermana; hija de su padre cuando vivió en Sicilia. La joven explica que ahora está casada con un importante noble allí en Nápoles e invita a Andreuccio a hospedarse en su domicilio mientras permanezca en la ciudad.

Andreuccio se instala allí, sin darse cuenta de que ha caído en una trampa… Pues en realidad la chica no es su “hermana”; la bella siciliana y sus “criados” sólo le han atraído hasta allí para desvalijarlo…

Cuando una vez en sus aposentos pretende ir al baño, Andreuccio cae en un pozo de cloacas (trampa escatológica), y no tiene más remedio que salir de la fortaleza semidesnudo, cubierto de excrementos… y sin su dinero.

Vagando por el monte en ese estado se encuentra con dos bandidos, quienes inicialmente se burlan de él. Cuando Andreuccio les cuenta su historia, ellos comentan: “Da las gracias de no tener ya nada, pues si no te habríamos robado nosotros”. Los bandidos le proponen que les ayude en el próximo golpe; de ese modo al cobrar su parte podrá recuperar el dinero que le robó su “hermana”.

Sigue leyendo

Anuncios

El Diablo y yo – Archie Mayo, 1946

https://cdn.shopify.com/s/files/1/1104/4308/products/angel-on-my-shoulder-movie-poster-1946-1020491619_1024x1024.jpg?v=1495721599

(Imagen: cdn.shopify.com)

El Diablo y yo (V.O. Angel on my shoulder)

EEUU, 1946

Director: Archie Mayo

Género: Comedia, drama, cine negro

Guión: Harry Segall, Roland Kibbee

Intérpretes: Paul Muni (Eddie Kagle/juez Frederik Parker), Anne Baxter (Barbara Foster), Claude Rains (Nick)

Música: Dimitri Tiomkin

Argumento

Eddie Kagle, jefe de una banda de gangsters, sale de la cárcel tras cumplir una larga condena. Su amigo y lugarteniente Smiley le espera a las puertas del presidio. Juntos se alejan de allí en coche. La organización ha crecido y es más poderosa. De improviso, Smiley saca su pistola y descerraja varios tiros a su jefe.

Cuando Eddie despierta, está en el infierno. Tarda en comprender que está muerto, y que ha sido asesinado a traición por su “amigo” Smiley, alguien en quien había depositado toda su confianza. Eddie, hecho una furia, desea vengarse a toda costa. El mismísimo Diablo tiene noticia de su llegada, y decide proponerle un trato. Aprovechando el enorme parecido físico entre Eddie y el juez Frederick Parker, Satán quiere que el alma de Eddie regrese al mundo físico para entrar en el cuerpo del juez y provocar su perdición. A cambio le concederá la oportunidad de vengarse de Smiley.

El fantasma de Eddie, acompañado del Diablo, retorna a la Tierra. Ambos, invisibles para el ojo humano, entran en una sala donde el juez Parker encabeza un proceso. Sin causa aparente, el magistrado se desvanece; y entonces el Diablo hace que el alma de Eddie tome posesión de su cuerpo. Cuando Parker despierte, será Eddie quien viva en su interior – lo que, como cabe esperar, provocará innumerables equívocos.

A todos llama la atención el súbito cambio en la personalidad y el comportamiento del modélico juez. Parker se conduce ahora como un hampón, con vocabulario y modales barriobajeros. Eso preocupa enormemente a su criado Albert, y más todavía a su secretaria y prometida Barbara. De repente, después de volver en sí, Parker habla de ajustarle las cuentas a un tal Smiley, alguien que nadie sabe quién es; y constantemente se comunica con “Nick”, un “amigo imaginario” al que sólo él es capaz de ver (y quien no es otro que el Diablo). El doctor Matt Higgins, amigo de Fred Parker y de Barbara, está especializado en psiquiatría y sugiere que el magistrado padece un trastorno de personalidad. Sin embargo no cree que haya motivo para alarmarse y está convencido de que las aguas volverán a su cauce por sí mismas.

Sigue leyendo

Eyecatch Junction – Takashi Miike, 1991

https://image.tmdb.org/t/p/w600_and_h900_bestv2/irSfMH7d3qV8URareRQoFu7wC70.jpg

Eyecatch Junction (V.O. Toppuu! Minipato tai – Aikyacchi Jankushon)

Japón, 1991

Director: Takashi Miike

Género: Comedia, thriller

Guión: Hiro Masaki, Akio Takemoto

Intérpretes: Aiko Asano, Minako Fujimoto

Argumento

Un hombre es perseguido por las calles de una ciudad japonesa. Es alcanzado y el que corría tras él comienza a golpearlo. De repente aparecen unas jóvenes policías, que se disponen a defenderlo. Las uniformadas, expertas en artes marciales, reducen al perseguidor. El individuo al que han salvado les hace una cordial reverencia de agradecimiento y se aleja velozmente del lugar. Poco después, las chicas policías comprueban con estupor que el hombre al que han dejado inconsciente es un agente de paisano – Han facilitado así la huída de un delincuente…

Las chicas, Makoto y Atsuko, acuden a una academia de policía. Miyuki, una de las instructoras que adiestran a las jóvenes aspirantes, propone organizar para las muchachas de la academia un curso llamado “Shintai Sobu”, que combine gimnasia rítmica con técnicas de combate. Makoto se siente entusiasmada ante la novedosa idea – y también los policías varones, que desde la ventana observan embelesados los entrenamientos de sus atractivas compañeras. Entre ellos se encuentra el agente Kenji Kawamura, quien reconoce a las policías que le impidieron arrestar al delincuente que perseguía…

Sin embargo, Atsuko no está interesada en el curso de “Shintai Sobu”, y prefiere entrenar artes marciales (y pesas) al estilo tradicional. Su amiga Makoto trata de convencerla, y las chicas acuerdan realizar una especie de apuesta: Pelearán bajo la vigilancia de un árbitro, cada una con su estilo. Si vence Makoto, Atsuko entrará a formar parte del curso, pero si es Atsuko la que gana, Makoto deberá raparse la cabeza.

Llega el día del reto, y en los primeros minutos todo indica que Atsuko vencerá. Pero su oponente logra inmovilizarla y a base de cosquillas se hace con la victoria.

Para celebrar la fundación oficial del grupo de Shintai Sobu, las chicas van a beber a un local. Les acompaña Kenji, ante quien se disculpan por la paliza que le propinaron. Más tarde, cuando Kenji se ha retirado, la jefa Miyuki propone a Makoto y Atsuko (bajo los efectos del sake y la cerveza ) la creación de un escuadrón secreto femenino de lucha contra el crimen, que aplique las técnicas aprendidas en los entrenamientos. Ellas aceptan enardecidas, pues quieren demostrar que pueden ser tan buenas policías como los hombres.

Al día siguiente, Atsuko bautiza a la nueva organización (que de momento sólo se compone de ellas tres) con el nombre de “Eyecatch Junction” (“Aikyacchi Jankushon”), porque su unidad atraerá todas las miradas.

La especialidad de Megumi, otra alumna de la academia, son las ciencias. Ella trabaja en un laboratorio inventando objetos que puedan ser empleados por los policías para someter a los delincuentes. Así, ha creado un bolígrafo que es capaz de lanzar dardos. Megumi ha sabido de la existencia del escuadrón secreto femenino y le regala a sus compañeras ejemplares de su arma con forma de bolígrafo. Atsuko y Makoto toman agradecidas el obsequio, pero ignoran que el boli-lanzadardos lleva además un micrófono incorporado que le permite a Megumi escuchar todas sus conversaciones. La científica quiere ser también una espía, el “servicio secreto” del Eyecatch Junction.

Sigue leyendo

El cuerpo más bello del mundo – Pasquale Festa Campanile, 1979

https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/M/MV5BNDc5ZjU3ODItYmNhYy00YjY0LThjOGItZjIwNTI2N2M5ZTc3XkEyXkFqcGdeQXVyNzAwNjM1MA@@._V1_UY1200_CR73,0,630,1200_AL_.jpg

El cuerpo más bello del mundo (V.O. Il corpo della ragassa)

Italia, 1979

Director: Pasquale Festa Campanile

Género: Comedia

Guión: Enrico Oldoini, Alberto Lattuada, Ottavio Jemma (basándose en novela de Gianni Brera)

Intérpretes: Enrico Maria Salerno (Ulderico), Lilli Carati (Teresina)

Música: Riz Ortolani

Argumento

Pasquale es un campesino viudo que vive en una humilde casa rural con su hija adolescente Teresina. Para calmar sus necesidades sexuales y afectivas, que no han hecho más que crecer tras la muerte de su esposa, el humilde labrador decide contratar a una prostituta y llevarla a su casa durante unas semanas. En el burdel del pueblo elige a una madurita llamada Cecchina, y se la lleva a casa a bordo de una camioneta, a bordo de la cual también se encuentra su bella hija Teresina.

El profesor Ulderico Quario, acaudalado médico de la ciudad próxima, ve a la hermosa joven en la camioneta mientras su padre entra en el prostíbulo, y decide indagar sobre la identidad de la muchacha. Así, cuando Pasquale y su hija se han ido con Cecchina, el profesor entra en el burdel para informarse. La madame ya le conoce, pues es un cliente habitual, y le proporciona los datos que solicita.

Días después, Teresina conoce a un camionero, que se enamora de ella. Ambos inician una relación, si bien él debe estar ausente con frecuencia por motivos de trabajo. Mantienen el contacto a través de cartas.

El profesor Quario, por su parte, no puede olvidar a la bella Teresina; y busca conseguir un acercamiento. La excusa ideal sería que la chica entrara a trabajar en su casa. Para ello cuenta con las artes persuasivas de la madame del prostíbulo y la influencia que ésta ejerce sobre el padre de la joven.

Así, Teresina es contratada por Quario como criada. Éste dice que antes la muchacha debe pasar por “un exámen médico” (para así poder verla desnuda y tocarla). Las intenciones del maduro caballero para con la ingenua jovencita son más que obvias, pero en lugar de ir “directo al grano”, el profesor opina que “el verdadero placer consiste en prolongar el deseo”. De ese modo, el acercamiento a la chica es muy lento y progresivo, lleno de picantes juegos y preámbulos.

Sigue leyendo

Paolo el caliente – Marco Vicario, 1973

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2018/01/b0f16-444788601_67ac71922c_o.jpg?w=405&h=636

Paolo il Caldo

Italia, 1973 

Director: Marco Vicario

Género: Drama, comedia-sexy

Guión: Marco Vicario, basado en libro de Vitaliano Brancati

Intérpretes: Giancarlo Giannini (Paolo), Rosanna Podestà (Lilia), Gastone Moschin (Tío Edmondo), Ornella Muti  (Giovanna)

Música: Armando Trovajoli

Argumento

Italia meriodinal, principios del siglo XX. Paolo es un preadolescente de unos doce años que vive con su aristocrática gran familia en una villa de la provincia de Catania, en Sicilia. Su abuelo es el barón Castorini, un maduro libertino viudo que no pierde la oportunidad de engatusar a incautas jovencitas… y también a mujeres casadas, lo que no deja de acarrear potenciales peligros. Entre las amantes del barón se encuentra la criada Giovanna, una atractiva joven a la que también el avispado nieto ha echado un ojo. Paolo comienza así un idilio con la muchacha, que tiene unos cinco o seis años más que él. Cuando el crápula de su abuelo se entera, monta en cólera y expulsa a la chica de la mansión. Dice que no quiere su nieto, aún un niño, empiece tan temprano… Pero la realidad es que está celoso.

Paolo empieza con la lujuriosa criada su larga carrera de donjuán, y a los 25 años ya ha consolidado su reputación como mujeriego empedernido. Ello le viene de familia, pues no sólo su abuelo es así; también su tío Edmondo, su hermano, sus primos… Casi todos los varones del clan Castorini (que de “castos” no tienen nada). El único que se sale de la norma es su padre, Michele, hombre comedido, intelectual y entregado a una única mujer; su esposa.

El joven Paolo no estudia ni trabaja, se dedica a vivir del cuento gracias al dinero de su acaudalada familia. Cada noche se revuelca con una diferente, y no tiene intención de sentar la cabeza… hasta que conoce a la sobrina del farmacéutico del pueblo. Cuando Paolo contempla la posibilidad de casarse con ella, su tío Edmondo le da un consejo de avezado libertino: Que mejor espere unos veinte años y se case entonces con la hija de la chica que le gusta. Se parecerá a la madre y será mucho más joven que él.

Sigue leyendo

8 mujeres – François Ozon, 2002

https://cdn.kurier.at/img/100/096/406/img.jpg

8 mujeres

Francia, 2002

Director: François Ozon

Género: Intriga, comedia, musical

Guión: François Ozon

Intérpretes: Virginie Ledoyen (Suzon), Catherine Deneuve (Gaby), Danielle Darrieux (Mamy), Firmine Richard (Chanel), Emmanuelle Béart (Louise), Isabelle Huppert (Augustine), Ludovine Saigner (Catherine), Fanny Ardant (Pierrette)

Música: Krishna Levy

Argumento

Francia, años ´50. Suzon, una joven estudiante, regresa a casa por Navidad para pasar las fiestas en familia. Sus padres Marcel y Gaby residen en una opulenta mansión campestre. Con ellos también vive la abuela, conocida como Mamy; así como la tía Augustine, hermana solterona, histriónica y amargada de Gaby, la adolescente Catherine, hermana pequeña de Suzon; y dos empleadas domésticas: la oronda y negra Chanel, y la rubia Louise, ésta última contratada recientemente.

Marcel, el señor de la casa, es un importante hombre de negocios. Es casi mediodía y aún no ha salido de su habitación. Al principio nadie se preocupa, porque él acostumbra a levantarse tarde. Marcel y su esposa duermen en cuartos separados. De improviso se escucha un alarido desgarrador: Es Louise, que había ido a llamar a Monsieur para que baje. Marcel está muerto en la cama, boca abajo, con un puñal clavado en la espalda. Ha sido asesinado.

Tras reponerse del impacto inicial, sus hijas se disponen a llamar a la policía: Pero alguien ha cortado el cable del teléfono (Y todavía no se han inventado los móviles…). Fuera nieva copiosamente, el pueblo más cercano se encuentra a bastante distancia, y es preferible esperar a que el temporal amaine. Por el momento las mujeres se encuentran ante un cadáver y ante un dilema. El asesino (¡o asesina!) aún podría estar cerca. Les llama la atención que los perros no ladraron, así pues es improbable que el crimen fuera cometido por extraños. Las siete comienzan a sospechar mutuamente…

Sigue leyendo

Shirly-Mirly – Vladimir Menshov, 1995

https://i2.wp.com/kinosok.org/uploads/posts/2016-01/1453814149_shirli-myrli-2354993.jpg

Shirly-Myrli (Ширли-мырли) a.k.a. “What a Mess!

Rusia, 1995

Director: Vladimir Menshov

Guión: Vladimir Menshov, Vitaliy Moskalenko, Andrei Samsonov

Intérpretes: Valeriy Garkalin (Vasiliy Krolikov / Innokentiy Shniperson / Roman Almazov / Patrick Crolikow ), Vera Alentova (Carol Abzats / Zemfira Almazova / Lusiena Krolikova / Whitney Crolikow )

Música: Timur Kogan

Género: Comedia

Argumento

Rusia post-soviética, años noventa. En las minas de la remota región de Yakutia encuentran un gigantesco diamante, descubrimiento insólito. La enorme piedra preciosa es escoltada por militares fuertemente armados hasta Moscú. „Si la vendemos al extranjero, podremos pagar toda nuestra deuda externa… y además cada ruso podrá pasar tres años de vacaciones en las islas Canarias” dice el presidente en una alocución televisiva.

Un representante del gobierno es enviado a Nueva York para vender el diamante. Se ha acordado que recibirá a cambio miles de millones de dólares… Pero quienes están por adquirir la piedra descubren que se trata de una falsificación: El supuesto diamante cae de la mesa y se quiebra en miles de pedazos; no era más que un vulgar cristal.

Los rusos llegan así a una conclusión: Alguien les ha tenido que pegar “el cambiazo”. Se sospecha de un hábil ladrón profesional llamado Vassili Krolikov, experto además en el arte del disfraz. El tal Krolikov se encontraba en los alrededores del aeropuerto cuando el diamante llegó procedente de Yakutia.

Sigue leyendo