The Green Hornet – Serie televisiva de los años ´60

https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/originals/85/28/ec/8528ec4e7bd5f7bca86d6d814425c4ec.jpg

The Green Hornet – Serie televisiva de los años ´60

Tras haber reseñado algunas de las más conocidas películas sobre artes marciales procedentes de Hong Kong y protagonizadas por Bruce Lee, dedicaremos la entrada de hoy a comentar la serie de televisión que lanzaría a la fama en occidente al celebérrimo actor y experto en kung fu mencionado: “The Green Hornet” (“El Avispón Verde”) que se emitía hace ahora 50 años (entre septiembre de 1966 y marzo de 1967).

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2017/09/eb017-homepage-image-brucelee.png?w=463&h=492

Bruce Lee no era directamente la figura principal, pero desempeñaba un papel de gran importancia como Kato; el mayordomo, escolta y chófer del protagonista Britt Reid/Green Hornet – interpretado a su vez por el recientemente fallecido Van Williams.

Al igual que Bruce Wayne (Batman de paisano), Britt Reid es un joven millonario. Ha heredado de su padre un imperio mediático y es el editor y propietario del periódico “The Daily Sentinel”, así como de una cadena de televisión. Britt se dedica a combatir el crimen tanto desde las oficinas de su diario como directamente en las calles: Pero para ésto último se transforma en el “Green Hornet”, una especie de superhéroe enmascarado que patrulla la ciudad a bordo de un coche equipado con toda suerte de artilugios (el “Black Beauty”), y acompañado siempre por su fiel ayudante Kato (quien igualmente oculta su rostro bajo un antifaz).

https://i0.wp.com/media.hollywood.com/images/799x1000/7569719.jpg

La particularidad del Green Hornet, respecto a Batman u otros superhéroes, es que éste personaje está considerado como un peligroso criminal por la opinión pública. El propio Green Hornet ha contribuído a labrarse esa nefasta reputación con el fin de infiltrarse en organizaciones delictivas y poder así más fácilmente desbaratarlas. El pragmático Hornet, pese a su influencia mediática a través de su alter ego Britt Reid, sacrifica su “buena prensa” y no le importa que le consideren un criminal con tal de que se haga justicia más eficazmente.

Sigue leyendo

Anuncios

Operación Dragón – Robert Clouse, 1973

https://i2.wp.com/www.cityonfire.com/wp-content/uploads/2011/01/enter_the_dragon_poster_005.jpg

Enter the dragon

Hong Kong/EEUU, 1973

Director: Robert Clouse

Guión: Michael Allin

Intérpretes: Bruce Lee (Lee), John Saxon (Roper), Jim Kelly (Williams), Ahna Capri (Tania), Robert Wall (Oharra), Betty Chung (Mei Ling), Bolo Yeung (Bolo)

Música: Lalo Schifrin

Género: Artes marciales, acción

Argumento

Lee es un joven experto en artes marciales, el más aventajado de los discípulos de un venerable monje shaolin. Éste, que además de kung-fu imparte profundas perlas de sabiduría oriental, le cuenta a Lee que está muy apenado porque uno de sus alumnos abandonó las rectas enseñanzas de la hermandad, traicionando los códigos de benevolencia y compasión para pasar a dedicarse a la búsqueda del lucro personal mediante el crimen. Se trata de un individuo llamado Han, un monje renegado que colgó los hábitos y vive ahora en el pomposo palacio que se ha hecho construir en una isla, acompañado por un séquito de guardaespaldas y concubinas.

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2017/09/9e881-enter2bthe2bdragon2b10.jpg?w=925&h=636

El señor Braithwaite, agente de un servicio secreto, está investigando al tal Han. Hasta el momento no ha tenido éxito en probar ningún delito concreto contra él. Pero es un secreto a voces que Han lidera una organización dedicada al narcotráfico, y muchas atractivas mujeres desaparecen para siempre en las inmediaciones de su isla. Allí, Han ha creado su propia escuela de artes marciales y organiza unos torneos cada cierto tiempo. Aprovechando esa circunstancia, Braithwaite decide reclutar a Lee para que, haciéndose pasar por un luchador más de la competición, logre arrojar algo de luz sobre las siniestras actividades de Han. Braithwaite le explica a Lee que ya habían enviado a una agente a la isla, y le enseña la foto de la chica, llamada Mei Li. Pero hace meses que Braithwaite no ha podido contactar con ella, y se teme lo peor: Cadáveres flotantes aparecen de vez en cuando en las costas, y aunque se sospecha que la red de Han está implicada en esos escabrosos delitos no hay manera de probarlo.

Sigue leyendo

Top Model – Joe D´Amato, 1988

https://my-hit.org/storage/1384858_500x800x250.jpg

Top Model (a.k.a. “Eleven days, eleven nights 2”)Italia, 1988

Director: Joe D´Amato

Género: Drama, erótico, softcore

Guión: Rossella Drudi

Intérpretes: Jessica Moore (Sarah Asproon/Gloria), James Sutterfield (Cliff), Ale Dugas (Peter), Laura Gemser (Dorothy/Eve)

Música: Pino Donaggio

Argumento

Gloria trabaja en Nueva Orleans para una agencia como modelo de fotografías eróticas y como prostituta de lujo. La chica lleva una doble vida, pues en realidad es la reportera Sarah Asproon, a la búsqueda de material sobre comportamientos sexuales para su próximo libro.

https://i0.wp.com/s14.postimg.org/4koyt45ap/topmodel.jpg

Peter, uno de sus clientes, descubre el secreto de Sarah/Gloria y amenaza con hacerlo público antes del lanzamiento del libro. En la nave industrial de su propiedad ha colocado cámaras de video que la filman teniendo relaciones y cobrando por ello, para así poder probar que ella se prostituye. Sarah no tendrá más remedio que ceder a su chantaje.

Sigue leyendo

Once días, once noches – Joe D´Amato, 1987

https://sv102.piclect.com/39a0c0674/m/15/01/14/11-gun-11-gece-eleven-days-eleven-nights-1987-dvdrip-turkce-dublaj-bb66-19.jpg

Once días, once noches (V.O. Undici giorni, undici notti a.k.a. “Eleven days, eleven nights”)

Italia, 1987

Director: Joe D´Amato

Género: Drama, erótico, softcore

Guión: Rossella Drudi, Claudio Fragasso

Intérpretes: Jessica Moore (Sarah Asproon), Joshua McDonald (Michael Terenzi), Giovanni Lombardo Radice (Brett)

Música: Piero Montanari

Argumento

Durante un trayecto en barco rumbo a una ciudad de EEUU, el ingeniero Michael se da cuenta de que una bella joven le lanza miradas provocadoras. La chica le invita a seguirla, y una vez están al resguardo del resto de los pasajeros, ella se desnuda (llevaba puesta como única prensa una gabardina). Ambos tienen sexo salvaje sin que medie palabra alguna.

Más adelante, cuando el barco ha llegado a su destino, se presentan. Ella se llama Sarah. Se despiden sin intercambiar teléfonos. Él aún está atónito, sin terminar de creerse lo que le acaba de suceder. Michael se dirige a la obra que supervisa como arquitecto y le cuenta a su amigo el capataz la asombrosa “conquista”. Más tarde, cuando los dos están en un local y Michael se dispone a pagar, se percata de que le falta su cartera. El ingenuo ingeniero supone haberla “perdido” durante el viaje…

Sigue leyendo

Manhattan Baby – Lucio Fulci, 1982

https://images.duckduckgo.com/iu/?u=https%3A%2F%2F101horrormovies.files.wordpress.com%2F2014%2F06%2Fmanhattan-baby-poster.jpg&f=1

Manhattan Baby

Italia, 1982

Director: Lucio Fulci

Género: Terror

Guión: Lucio Fulci

Intérpretes: Christopher Connelly (George), Laura Lenzi (Emily), Cinzia De Ponti (Jamie Lee), Giovanni Frezza (Tommy)

Música: Fabio Frizzi

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2017/05/a0ba5-iu.jpg?w=664&h=1009

Argumento

El arqueólogo norteamericano George Hacker se encuentra en Egipto, inspeccionando tumbas de faraones. Con él han viajado al país de las pirámides su esposa Emily y su hija Suzie, de unos diez años. Mientras George trabaja, la mujer y la niña visitan las antiguas ruinas como turistas.

Cuando Suzie se queda a solas un momento, se le acerca una extraña anciana ciega. La pequeña cree que se trata de una mendiga, pero la vieja la agarra de la mano diciéndole una enigmática frase: “Las tumbas son para los muertos…” A continuación la anciana egipcia le entrega a Suzie un amuleto con el ojo de Horus, y se esfuma como un fantasma.

Mientras tanto, George se ha introducido en una de las pirámides con un guía local. Tras presionar un mecanismo con forma de serpiente enroscada, ambos acceden a los pasadizos de una arcana tumba. Allí, caen en una trampa subterránea precipitándose al vacío. El egipcio muere al caer sobre unos pinchos metálicos, George consigue sobrevivir. En la pared, el arqueólogo ve incrustada una refulgente piedra azul. Al mirarla fijamente queda cegado. Logra salir de la pirámide y se arrastra por las arenas del desierto, habiendo perdido la visión. Suzie, por su parte, lleva al cuello el amuleto del ojo de Horus que le diera la espectral anciana – Y desde ese momento un notable cambio comienza a percibirse en ella…

Sigue leyendo

La montaña sagrada – Alejandro Jodorowsky, 1973

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2017/02/00fad-carc3a1tula.png?w=678&h=678

La Montaña Sagrada (a.k.a. “The Holy Mountain”)

México/EEUU, 1973

Director: Alejandro Jodorowsky

Guión: Alejandro Jodorowsky

Intérpretes: Alejandro Jodorowsky (Alquimista), Horacio Salinas (Ladrón), Valerie Jodorowsky (Sel), Ana De Sade (Prostituta)

Música: Alejandro Jodorowsky, Ronald Frangipane, Don Cherry

Género: Fantástico/Surrealista

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2017/02/2076c-la-montana-sagrada_caratula.jpg?w=679&h=455

Argumento

Un hombre con barba y melena despierta con el rostro cubierto de moscas. Aparece un enano sin manos ni pies y a continuación el hombre se encuentra clavado a una cruz en forma de T, mientras una multitud de niños se burla de él. Pero logra bajarse y ahuyentarlos. El enano le implora clemencia y ambos se hacen amigos tras fumar lo que parece ser hachís o marihuana. Caminan a través de una ciudad mexicana, donde hay un desfile militar/procesión de despellajados carneros crucificados y donde un ejército represivo ejecuta ciudadanos desarmados ante el deleite de los turistas. De las heridas de los muertos salen volando pequeños pájaros.

Los dos llegan hasta un “circo de sapos y camaleones” que escenifica la conquista de América. Los camaleones se mueven ataviados con plumas y adornos indígenas en una plataforma llena de blancas pirámides aztecas. Se aproximan tres carabelas de las que descienden varios sapos vestidos de misioneros y guerreros españoles a la usanza del siglo XV. A continuación todo el escenario va tiñéndose de sangre y se producen explosiones que lo destruyen todo, sapos y camaleones incluídos.

El hombre (similar a Jesucristo) y su amigo el enano tullido llegan a una tienda que vende cruces y figuras religiosas. A cargo de ese negocio están unos obesos legionarios romanos, que incitan al “Cristo” a beber una botella entera de tequila para provocar que caiga sin sentido. Una vez está inconsciente, lo desnudan y usan su cuerpo para fabricar un molde – que utilizan a su vez para producir centenares de figuras de Jesucristo a tamaño natural.

https://alucinecinefago.files.wordpress.com/2017/02/a6f0b-holly_montain_03.png?w=700

Cuando el hombre despierta, tumbado entre montañas de patatas, grita desesperado al comprobar lo que han hecho con él; y a latigazos expulsa virulentamente a los “romanos” igual que Cristo a los mercaderes del templo. Después, presa de una gran furia, destruye todas las figuras que puede. Pero toma una y se la lleva, caminando con ella a través de las calles hasta llegar a una iglesia abandonada que sirve ahora como salón de baile: Sólo parejas de hombres están bailando, y uno de los dos porta siempre una máscara de gas. El principal músico de la orquesta lleva un sombrero con el símbolo del “ojo que todo lo ve” y una mujer sobre el tablado está caracterizada como diablesa.

El hombre coloca a la figura de Cristo sobre el polvoriento altar. De una Biblia salen gusanos como si se tratara de un cadáver en descomposición. Despierta a un individuo vestido de obispo, quien airado le expulsa del lugar.

https://40.media.tumblr.com/68e483c46c871b70027fed801647a2f6/tumblr_mg4zksLAW71r37tnpo1_r4_1280.png

De camino se ha encontrado con un grupo de prostitutas que salían de otra iglesia. Entre ellas, una niña pequeña, a la que un viejo entrega su ojo de cristal. Una de las prostitutas, acompañada de un chimpancé, se enamora del hombre similar a Jesucristo y comienza a seguirlo. Éste, al haber sido expulsado de la iglesia por el “obispo”, procede a comerse el rostro de la figura del Cristo (moldeada a partir de su propio cuerpo) que hasta el momento llevaba con él. Lo que queda del muñeco lo ata a unos globos y el maniquí se eleva así a los cielos.

Sigue leyendo

Mishima: Una vida en cuatro capítulos – Paul Schrader, 1985

https://i0.wp.com/media.hollywood.com/images/707x1000/6694431.jpg

Mishima: Una vida en cuatro capítulos (V.O. “Mishima: A life in four chapters”)

EEUU/Japón, 1985

Director: Paul Schrader

Guión: Paul y Leonard Schrader

Intérpretes: Ken Ogata (Yukio Mishima), Masayuki Shionoya (Morita)

Música: Philip Glass

Género: Biográfica

Argumento

Yukio Mishima, conocido escritor japonés, se levanta de la cama la mañana del 25 de noviembre de 1970 en su villa de Tokio. Por un teléfono interno pregunta a la criada si los niños ya están camino del colegio. Toma tranquilamente su té mientras lee el periódico. Todo induce a pensar que se trata de una jornada rutinaria, de un día corriente como otro cualquiera. Pero nada más alejado de la realidad, pues para ese 25 de noviembre Mishima tiene preparado algo grande…

Además de ser un novelista de renombre lidera también un grupúsculo paramilitar de una decena de miembros. Mishima se viste con el uniforme de su organización y mientras espera a que tres de sus acólitos pasen a recogerle en coche, deja sobre la mesa de su despacho un paquete para la editorial. En su interior, los folios mecanografiados de su última novela (“La corrupción de un ángel”), la que cierra la Tetralogía del Mar de la Fertilidad.

Durante la mañana pasan a recogerle los más fieles de sus seguidores, tal y como estaba previsto. Los cuatro jóvenes también van uniformados. Así, el grupo se dirige al cuartel militar de Ichigaya.

Durante el trayecto en coche, Mishima va rememorando su vida desde su infancia…

https://i0.wp.com/www.japantimes.co.jp/wp-content/uploads/2015/08/p22-flanagan-mishima-a-20150823.jpg

Yukio Mishima (1925-1970)

Comentario

El 25 de noviembre de 1970, el prestigioso escritor y nacionalista japonés Yukio Mishima se atrincheró con varios de sus seguidores en un cuartel militar tomando a un general y a varios oficiales como rehenes para a continuación llevar a cabo un espectacular suicidio por el procedimiento tradicional samurai del seppuku (más conocido en occidente como hara-kiri). Antes, asomado al balcón, trató infructuosamente de convencer a los soldados (pronunciando una encendida arenga) de que se rebelasen contra el régimen demo-liberal y plutocrático imperante; contra ese Japón occidentalizado, burgués, economicista y decadente; enemigo y antítesis del ancestral espíritu caballeresco samurai.

Mishima cumplió así finalmente algo con lo que había fantaseado desde su más tierna juventud: Morir por su patria, emulando a los bushi (guerreros) de la época de gloria de Dai Nippon que se sacrificaban por el Emperador; o también a los más recientes kamikaze, que se inmolaban cuando él era un adolescente. Mishima, en la plenitud de su vida, hundió aquel día en sus entrañas un puñal wakizashi, rajándose con él el vientre de lado a lado, tras lo cual uno de sus discípulos le decapitó desde detrás (con su katana del siglo XVII) para poner fin a su agonía.

Si hasta ese momento Mishima había sido famoso sobre todo por sus libros (llegó a ser uno de los finalistas al Premio Nobel de Literatura en 1963), a partir de aquel 25 de noviembre también su visión política (que ensalzaba el Japón tradicional) contribuiría a incrementar su popularidad. Mishima esperaba, al igual que Isao (el protagonista de su novela “Caballos Desbocados”), que su ejemplo sirviera para despertar a la juventud de su letargo, empujándola para que se levantara contra ese Japón moderno, corrupto, materialista y americanizado.

Antes de su sorprendente suicidio ritual (preparado con minuciosidad y con gran antelación), la opinión pública japonesa se mofaba de Mishima y sus “soldaditos de plomo” – el autor había creado un grupo de carácter paramilitar llamado “Tatenokai”, la “Sociedad del Escudo”. Los periodistas japoneses veían al escritor como un simple excéntrico que sólo pretendía llamar la atención con el fin de vender sus libros. Pero tras su seppuku (casi “en vivo y en directo”), los japoneses supieron que Mishima se tomaba en serio sus ideas, y que estaba dispuesto a ir por ellas hasta las últimas consecuencias (Parafraseando a otro sabio: “Si no estás dispuesto a morir por tus ideas; una de dos: O tú no vales nada o ellas no valen nada”).

Lo más parecido a Mishima que hemos tenido en occidente podría ser el italiano Gabriele D´Annunzio: Nacionalista romántico e idealista (no chauvinista) y al mismo tiempo un genio literario.

La película que hoy reseñamos, “Mishima: A life in four chapters” es una producción occidental (No me consta que en Japón se haya realizado hasta el momento un film biográfico sobre Mishima; y ello resulta bastante extraño). Fue dirigida por Paul Schrader (guionista de “Taxi Driver”, 1976, o de “Toro Salvaje”, 1980, ambas de Martin Scorsese) y producida nada menos que por Francis F. Coppola y George Lucas. Pero está rodada en Japón, en lengua japonesa y con actores de ese país.

El film está estructurado de la siguiente manera: Comienza con la escena previamente descrita, se desarrolla durante todo el último día de la vida de Mishima hasta el instante de su seppuku en el cuartel militar; y los momentos importantes de la vida del protagonista se van alternando de forma cronológica con fragmentos de algunos de sus libros a base de flashbacks.

Vemos como el pequeño Mishima era un niño frágil al que su abuela sobreprotegía y encerraba en casa. Tras la muerte de la matriarca, pasó a vivir con sus padres. Era un adolescente solitario, tímido y retraído que se refugiaba en la lectura y en la escritura. No participó en la IIGM por su delicada salud semi-tubercolosa. Se arrepentiría de ello toda la vida (tuvo remordimientos de conciencia, sintiendo haberse “escaqueado”), y ya de adulto se dedicó intensivamente a fortalecer su cuerpo mediante las pesas, el ejercicio y las artes marciales. En la película también se alude a su bisexualidad y a su narcisismo.

Para quien se interese por más datos acerca de la vida de Mishima es muy recomendable la lectura de la psico-biografía “Mishima o el placer de morir”, un librito de unas 200 páginas escrito por el japanófilo psiquiatra español Juan Antonio Vallejo-Nágera, quien también dedicó un capítulo a Mishima en su libro “Locos Egregios”.

Pese a no ser una producción japonesa, “Mishima: A life in four chapters” logra plasmar bastante acertadamente el espíritu de Mishima y de su obra. Uno de los elementos más destacables de la película es la excelente banda sonora de Phillip Glass, provista de un tono que resulta marcial y tenso al mismo tiempo.

Es curioso mencionar que durante los años sesenta Mishima participó como actor en algunas películas (de los géneros chanbara y de yakuza). La más importante de ellas fue “Tenchu”/ “Hitokiri” (1969) del maestro Hideo Gosha, donde compartió cartel con el gran Shintaro Katsu (intérprete de la mítica saga de “Zatoichi” y de la trilogía de “Hanzo”). “Hitokiri” es un jidaigeki basado en hechos reales donde Mishima encarna a uno de los samurais protagonistas. El escritor también tuvo un papel en „Karakkaze Yaro“ (Yasuzo Masumura, 1960), una película de yakuzas – género al que Mishima era muy aficionado.

Además, en 1966, el autor habia dirigido un film él mismo, y como no podia ser de otra manera encarna también al protagonista. Se trata del mediometraje “Yukoku” (“Patriotismo”) donde un oficial del ejército japonés se practica el seppuku junto a su mujer.

Finalmente, el 25 de noviembre de 1970, el escritor llevaba a la práctica el ritual samurai de la muerte que tantas veces había ensayado…

FHP, marzo de 2016