La horripilante bestia humana – René Cardona, 1969

La horripilante bestia humana

México, 1969

Director: René Cardona

Guión: René Cardona y René Cardona Jr.

Intérpretes: José Elías Moreno (Dr. Krallman), Carlos López Moctezuma (Goyo), Armando Silvestre (teniente Arturo Martínez), Norma Lazareno (Lucy)

Música: Antonio Díaz Conde

Género: Terror, drama, lucha libre

Argumento

Lucy es una luchadora enmascarada que debe enfrentarse en el ring a su contrincante Elena. Durante el combate, Lucy lanza a su oponente fuera del cuadrilátero con tan mala fortuna que Elena se golpea fatalmente la cabeza. La joven, inconsciente, es trasladada de inmediato al hospital. La preocupada Lucy y su novio Arturo, teniente de la policía secreta, se dirigen también hacia allí.

El doctor Krallman tiene un hijo gravemente enfermo. Julio padece una leucemia terminal. Sin embargo, Krallman está dispuesto a salvarle al precio que sea. Junto a su cojo ayudante Goyo se dirige al zoológico para apoderarse de un gorila. Tras dormir al animal con un dardo somnífero lo sacan de su jaula y lo trasladan al laboratorio que Krallman tiene instalado en el sótano de su villa. El médico planea una arriesgada operación: Realizar una transfusión de sangre y un transplante de corazón del gorila a su hijo. Esa es la única oportunidad que le queda para impedir su muerte.

Desde el hospital llaman al doctor Krallman: Debe presentarse allí para operar de urgencia a una muchacha – Se trata de Elena, la luchadora herida.

Lucy se siente culpable de lo sucedido, aunque Arturo trate de animarla. Tras la intervención quirúrgica, la pareja se interesa por el estado de salud de Elena. Krallman les dice que probablemente nunca volverá a ser la misma. Lucy ya no puede concentrase en sus peleas, y piensa dejar su profesión de luchadora.

Entretanto la policía ha descubierto el robo del gorila del zoo, y Arturo es el encargado de investigar el caso. El simio debe ser capturado antes de que provoque daños.

Krallman le asegura a su hijo que se curará, infundiéndole esperanzas. Sabe que Julio ha sido desahuciado, pero aún así está dispuesto a intentar lo imposible, a desafiar las leyes de la naturaleza. Por la noche realiza la transfusión y el transplante. Los restos del gorila son quemados en una incineradora que hay en la villa.

Poco después, mientras el científico y su ayudante aguardan que el hijo despierte, tiene lugar una metamorfosis monstruosa: El hijo se transforma en una bestia simiesca. El ser escapa a la calle. Irrumpe en un edificio llegando hasta una casa donde una chica se está duchando. Trata de violarla, y la asesina salvajemente; huyendo antes de que lleguen los alarmados vecinos.

Krallman y Goyo buscan al monstruo por toda la ciudad. Cuando lo localizan, lo dejan sin sentido con uno de los dardos y lo llevan de vuelta al laboratorio. “Estaba preparado para todo… menos para eso” dice el médico apesadumbrado.

Ya que su experimento con el gorila resultó ser un estrepitoso fracaso, provocando esa mutación animalesca en su hijo, Krallman llega a una conclusión: Será necesario transplantarle a su hijo otro corazón… Ésta vez, uno humano. Y se le ocurre una “voluntaria” que podría proporcionarle lo que necesita: La chica que operó hace unos días (la luchadora Elena), quién sigue en coma y que de todos modos estaría paralítica de llegar a despertar. Junto a su ayudante, Krallman se dispone a abducir a la chica del hospital. Al monstruo en el que se ha transformado Julio, mientras tanto, lo dejan atado a una camilla. Pero cuando despierta, el hombre-gorila se libera sin dificultad y escapa de nuevo… Provocando nuevas víctimas en las calles y sembrando muerte y destrucción a su paso.

Arturo investiga ahora los brutales homicidios, y cree que existe una relación entre los mismos y el caso del gorila robado. Inicialmente se cree que es el animal quien comete los crímenes, pero pronto unos testigos afirman que no era exactamente un gorila el que se dedica a perpetrar las masacres, sino más bien una especie un antropoide simiesco… “una horripilante bestia humana”…

Comentario

Ésta amena película, una de las muchas producciones mexicanas de la época que conjuga el género terrorífico con el de la lucha libre, es un remake de otro film del mismo realizador René Cardona: “Las luchadoras contra el médico asesino” (1963). No sólo el Santo o Blue Demon eran protagonistas en largometrajes de ese estilo; también había luchadoras femeninas, como la que en ésta ocasión encarna Norma Lazareno.

Lo que resulta particularmente sorprendente en el film que hoy reseñamos es la gran cantidad de escenas gore explícitas, así como la profusión de desnudos – algo que en el México de los ´60 todavía no era demasiado habitual. En lo que respecta a las sangrientas carnicerías hay ojos sacados de sus cuencas, decapitaciones, cueros cabelludos arrancados de cuajo, gargantas desgarradas… Al parecer dichas escenas fueron añadidas a posteriori para el mercado estadounidense por un tal Jerald Intrator – quien ya desde los ´50 se dedicaba al exploitation en los EEUU.

La historia contiene emotivos momentos de amor paternal, pues los espeluznantes sucesos se desencadenan a raíz de los intentos que hace Krallman para salvar la vida de su único hijo. Julio se transforma en una bestia simiesca, mientras que el respetable cirujano Krallman se convierte gradualmente en el prototípico „científico loco“. El hombre-gorila no puede controlar sus pulsiones, y se lanza a violar a toda bella mujer que se cruce en su camino – destrozando (literalmente) a quien intente impedírselo. Pero pese a su obnubilación animal aún queda en él un atisbo de la conciencia de Julio, pues parece ser capaz de reconocer a su padre. Ésta “horripilante bestia” podría ser considerada un cruce entre King Kong y el monstruo de Frankenstein.

Tenemos pues una plétora de atroces y escabrosos asesinatos, un monstruo que anda suelto, bellas mujeres en peligro, una investigación policial en curso… y luchadoras enmascaradas de por medio. ¿Se puede pedir más?

Lucy está interpretada por Norma Lazareno, a quien vimos en “Hasta el viento tiene miedo” (1968) y en “El libro de piedra” (1969); dos de las obras fílmicas más representativas del terror gótico mexicano, dirigidas ambas por Carlos Enrique Taboada. Norma Lazareno también interviene en el memorable psico-thriller “Vagabundo en la lluvia” (1968), igualmente de Taboada, y en “La muñeca perversa” (Rafael Baledón, 1969).

Al doctor Krallman le da vida José Elías Moreno. Éste actor encarnó a Papá Noel en la infantil „Santa Claus“ (1959), película de culto en México sobre el entrañable y orondo barbudo dirigida asimismo por el prolífico René Cardona. Moreno murió en un aparatoso accidente de tráfico en 1969, el mismo año en el que se estrenó ésta película.

FHP, febrero de 2017

Anuncios

One response to “La horripilante bestia humana – René Cardona, 1969

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s