Perseguida – José Nieto Ramírez, 1991

Perseguida

México, 1991

Director: José Nieto Ramírez

Guión: Alejandro Licona

Intérpretes: Maribel Guardia (Lorena), Manuel Capetillo (Raúl), Armando Silvestre, Sergio Bustamante (Hermenegildo Parra), Eleazar García Jr.

Música: Alejandro Giacomán

Género: Thriller

Argumento

La reportera Lorena, que trabaja para el diario “La Prensa”, está harta de que su jefe sólo le encargue cubrir asuntos de poca monta: Bodas, bautizos, eventos sociales… Ella aspira a demostrar su valía como periodista y se siente frustrada. Durante uno de sus rutinarios reportajes sobre bodas, ella y su compañero fotógrafo Raúl notan la presencia en la sala de banquetes de un personaje de gran importancia a nivel nacional: Se trata del político Hermenegildo Parra, candidato a la presidencia. Lorena piensa que ha llegado su gran oportunidad: Si logra entrevistar a Parra será ascendida en el periódico, y no deberá seguir ocupándose de la aburrida sección de sociales.

Pese a los guardaespaldas, la reportera consigue llegar hasta la mesa donde el político se encuentra con varias personas más. Parra le dice a Lorena que no tiene tiempo de concederle una entrevista, pero accede a hacerse una foto con ella; ante la insistencia de la joven. En la foto también aparecen los acompañantes del candidato.

Lorena le insiste a su jefe Hernán que la promueva a la sección de política. Ambos hacen un trato: Hernán cumplirá su deseo si Lorena logra realizarle una entrevista al importante personaje antes de las elecciones. Raúl, el fotógrafo, es consciente de que ello será una ardua tarea: “Es más fácil entrevistar al ayatolá Jomeini que a Hermenegildo Parra”.

En el laboratorio fotográfico, uno de los compañeros de Raúl le muestra la foto de una chica recientemente asesinada, imagen que está por ser publicada en la sección de sucesos. A Raúl el rostro de la muchacha muerta le resulta vagamente familiar… Está seguro de haberla visto antes.

Lorena, por su parte, intenta por todos los medios encontrarse con Parra para entrevistarlo. Al no conseguir una cita pese a insistir en numerosas ocasiones en las oficinas de su partido, no duda en seguir al político en coche a través de la ciudad, en busca del momento idóneo para sorprenderlo. Sin embargo, los guardias de seguridad que escoltan al candidato han avisado a la policía al notar que Parra está siendo seguido. Lorena es arrestada y encerrada en una celda de la comisaría, con agresivas y hostiles prostitutas y travestis. Por suerte, poco después se aclara el malentendido y la dejan salir; tras la intercesión de su jefe Hernán.

Lorena continúa empecinada en conseguir como sea una entrevista con Heriberto Parra, y recurre a sus contactos en el gremio: La reportera televisiva Lilia, quien le facilita la dirección privada del político.

Mientras tanto, en los archivos fotográficos, Raúl descubre con estupor dónde había visto antes a la chica asesinada: Ésta se encontraba con Heriberto Parra el día en el que Lorena intentó entrevistarlo durante la boda. Comparando las dos imágenes no hay duda: La muerta de una foto y la acompañante de Parra de la otra son la misma chica.

La audaz reportera ha conseguido la dirección del político y se dirige allí junto a Raúl. El fotógrafo le cuenta a Lorena el importante descubrimiento que ha hecho. Ambos sospechan que Parra podría tener algo que ver con el crimen, al menos como cómplice. Lorena, ahora aún más motivada que antes para conseguir la ansiada entrevista, se cuela en la villa del candidato en compañía de Raúl. Caminan sigilosamente por el interior de la gran casa, mientras los perros, que han detectado su presencia, comienzan a ladrar alertando a los vigilantes. Antes de escapar, Lorena y Raúl realizan un macabro hallazgo: En el suelo de una de las salas encuentran a Heriberto Parra, muerto a puñaladas. Raúl aún tiene tiempo de hacer un par de fotos del ensangrentado cadáver.

Lorena y Raúl se congratulan ante el „éxito“ de su incursión: No habrán conseguido una entrevista con Parra, pero sí algo mucho “mejor”; una exclusiva de su asesinato con fotos incluídas. El director del periódico no se encuentra en el país para autorizar la difusión de la noticia, pero su subalterno Hernán accede a publicarla en primera plana.

Pero poco después de que salgan a la calle los ejemplares del diario con el fatídico suceso en portada, el mismísimo Hermenegildo Parra aparece “vivito y coleando” en televisión para desmentir su muerte. Según él, esos falsos rumores han sido fabricados por sus rivales políticos con la cobertura de la prensa amarillista. Lorena y Raúl no salen de su asombro: ¡Vieron el cadáver!

También tomaron fotos y están en posesión de los negativos… Pero la noche siguiente, un incendio consume el archivo fotográfico del diario y también el laboratorio donde se revelan las imágenes. El comisario encargado de investigar el incidente considera que no hay indicios de que se trate de un incendio provocado y concluye que seguramente todo se debió a un cortocircuito…

Pero Lorena es de otra opinión. La joven comienza a preocuparse seriamente cuando nota que su compañero Raúl, cuya casa ha sido registrada, ha desaparecido sin dejar rastro – Y cuando se da cuenta de que ella misma está siendo… Perseguida.

Comentario

La película cuenta con algunos momentos bastante inverosímiles, e incluso con un cierto humor negro probablemente involuntario – Detalles que, por cierto, contribuyen a aumentar el particular encanto de la entrañable propuesta.

El film nos enseña, de forma intencionada o no, la total falta de escrúpulos característica de muchos periodistas: “¡Qué chulada de foto, vamos a ser famosos!” exclama Raúl con gran regocijo tras tomar las instantáneas del cadáver. En la redacción del periódico todos brindan celebrando el asesinato de Parra – Pues es una gran exclusiva para el periódico. Grande es la decepción y el desconcierto cuando el candidato aparece por televisión en vivo y en directo…

Lorena, por otro lado, parece no haber aprendido la “lección”: Tras haber sido arrestada cuando seguía al político en su coche, ella y Raúl no titubean en introducirse en la casa de Parra como vulgares ladrones, practicando con “nocturnidad y alevosía” un allanamiento de morada. Nuestra intrépida reportera parece efectivamente dispuesta a todo, con tal de no tener que seguir encargándose de la sección de eventos sociales. Pero su audacia no se verá recompensada, pues pronto la joven pasará a estar en el punto de mira de una misteriosa organización vinculada a la alta política… Ella “sabe demasiado”, y poderosos son aquellos que bascan callarla para siempre.

Éste entretenido thriller mexicano está protagonizado por la voluptuosa costarricense Maribel Guardia, a quien vimos en “Pedro Navaja” (1984) y en “Terror y encajes negros” (1985). El detalle de la fiesta en el piso de los vecinos, donde Lorena se refugia cuando es perseguida, recuerda por cierto a algunas de las escenas de “Terror y encajes negros”; donde las circunstancias son bastante parecidas. En el papel del sicario Bob nos encontramos a Eleazar García Jr., al que conocemos por su papel de villano en “Violación” (Valentín Trujillo, 1989).

FHP, noviembre de 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s