Rocky V – John G. Avildsen, 1990

Rocky V

EEUU, 1990

Director: John G. Avildsen

Género: Drama, deportes

Guión: Sylvester Stallone

Intérpretes: Sylvester Stallone (Rocky), Talia Shire (Adrian), Burt Young (Paulie), Sage Stallone (Junior), Tommy Morrison (Tommy “Machine” Gunn)

Música: Bill Conti

Argumento

Tras vencer en el encarnizado combate en Moscú al campeón soviético Ivan Drago, Rocky ha sufrido severas contusiones que podrían dejarle secuelas. Al regresar junto a Adrian y Paulie a los EEUU, en el aeropuerto le espera su hijo Junior y una legión de admiradores y reporteros. En la rueda de prensa, Rocky anuncia por enésima vez su intención de retirarse del boxeo. Pero un histriónico y extravagante promotor llamado George Washington Duke insiste ante todos los presentes en que no debe abandonar el cuadrilátero, en que debe luchar una vez más. Duke ya tiene incluso un contrincante preparado para Rocky, y trata de convencer al veterano púgil de que combata contra él.

El cuarentón Rocky quiere finalmente difrutar de una vida tranquila con su mujer, de la que sigue muy enamorado, y con su hijo Junior, al que se siente muy unido. Padre e hijo son como uña y carne. Sin embargo, la adversidad se ceba con la familia Balboa y la armonía se verá turbada: Debido a unas imprudentes inversiones realizadas por el borrachín cuñado Paulie, Rocky lo pierde todo. De ser una estrella millonaria del boxeo, el Potro Italiano se precipita de la noche a la mañana en la ruina. Rocky retorna así a sus orígenes humildes, y se muda junto a su familia al marginal barrio de Filadelfia donde residía antes de triunfar. Eso es particularmente duro para Junior, quien se había criado entre almohadones, rodeado siempre por el lujo y la abundancia.

Ahora que Rocky está en la bancarrota, Duke cree tenerlo más fácil para engatusarlo; y no cesa de insistir en que debe participar en un nuevo combate. Sin embargo, los exámenes médicos certifican que Rocky ha sufrido daños irreversibles en el cerebro; y que si recibe más golpes corre el riesgo, como mínimo, de quedarse paralítico.

Rocky acompaña a su hijo al colegio el primer día de clases. El boxeador anticipa que Junior tendrá problemas con sus nuevos compañeros, y con los chicos de ese barrio en general y le previene para que esté alerta en todo momento, diciéndole que “no sólo debes ser listo en la escuela, sino también en la calle”. Tal y como Rocky se temía, en el patio unos matones se meten con Junior, le pegan y le roban su chaqueta.

Llevado por la nostalgia, Rocky visita el abandonado gimnasio del viejo Mick, su maestro. Allí, con ese hombre inolvidable que fue como un padre para él, aprendió todo lo que sabe de boxeo y mucho de lo que sabe de la vida. Ya que Rocky no podrá volver a combatir, decide convertirse en entrenador, siguiendo los pasos de Mickey y reabriendo su gimnasio.

Allí Rocky conoce a un ambicioso joven admirador suyo, Tommy Gunn. El mayor anhelo de éste es emular a su ídolo Rocky y convertirse en un exitoso boxeador profesional. El púgil retirado, al ver la gran motivación de Tommy, acepta ser su mánager y lo entrena con mucho esmero, dedicándole casi todo su tiempo. Eso hará que la óptima relación de Rocky con su hijo comience a resentirse: Junior le había pedido a su padre que le enseñara a combatir, para poder defenderse de los matones del colegio, pero Rocky sólo parece tener tiempo para Tommy. Y es que el Potro se ve reflejado en su joven pupilo, y cuando éste combate en el ring se siente como si fuera él mismo el que está boxeando. Gracias a Rocky, Tommy se va convirtiendo en un gran campeón. A través de los medios se hace famoso, aunque siempre a la sombra de su maestro: Los periódicos y revistas hablan del “sucesor de Rocky”, “el alumno de Rocky”, etc. Tommy no tiene la sensación de estar trunfando por sí mismo. Ahí es donde entra el pérfido Duke, quien busca sembrar la discordia entre Tommy y Rocky, para lograr, en última instancia, que ellos dos se combatan el uno al otro…

Comentario

La quinta parte de la saga de Rocky, que por mucho tiempo fue la última, es también la más infravalorada. Si bien es cierto que no alcanza el nivel de la película original (también dirigida por Avildsen) y que está entre las más flojas en comparación con las demás entregas, contiene premisas interesantes. Las aventuras profesionales y personales del boxeador más famoso de la gran pantalla continúan. Y ésta vez Rocky y los suyos regresan al barrio donde todo empezó. Rocky vuelve incluso a vestirse igual que en 1976, con la característica chaqueta negra de cuero y el sombrero borsalino. Y también vuelve a fumar.

Aunque se rodó en 1990, y por lo tanto cinco años después de “Rocky IV” (Sylvester Stallone, 1985), los acontecimientos narrados en ésta quinta parte comienzan directamente después del combate contra Drago. No se realiza pues ninguna elipsis, y suponemos que la acción se desarrolla un lustro antes – Aunque el actor que interpreta al hijo de Rocky es ésta vez un muchacho mucho más mayor. Junior Balboa, por cierto, está interpretado nada menos que por Sage Stallone, hijo del protagonista en la vida real. Puede que precisamente por eso la entrañable relación paterno-filial del film resulte tan auténtica. Lo mejor de “Rocky V” es que es un alegato a favor de la familia: El protagonista se dará cuenta del error que cometió al no prestarle a su hijo la atención que se merecía. Junior se siente celoso al creer que está siendo sustituído por Tommy. Y éste, en el que Rocky ha proyectado sus propios deseos de triunfo y reconocimiento al no poder luchar él mismo, demostrará ser un ingrato; volviéndose contra su mentor y entrando en el redil de Duke. Mucha razón tiene Adrian cuando le dice a su marido que “no todos los aspirantes a ser como Rocky tienen el gran corazón de Rocky”. Como a éstas alturas todos sabemos, el Potro tiene mucho más corazón que cerebro, pero aún así se da cuenta desde el primer momento de las aviesas intenciones de Duke, ese promotor pugilístico sin escrúpulos al que sólo interesa hacer dinero.

Éste Duke no debe ser confundido con otro personaje de la saga del mismo nombre; el mánager de Apollo Creed, quien se convierte en entrenador de nuestro protagonista en “Rocky IV”.

Otro personaje secundario al que volvemos a ver es el Padre Carmine, el simpático cura italiano que casó a Rocky y a su esposa en “Rocky II” (Sylvester Stallone 197).

Sage Stallone no es el único hijo de Sylvester que aparece en la saga en el rol de Junior: En “Rocky II” (Sylvester Stallone, 1979) su hermano Seargeoh (sic) sale como bebé dando vida al Junior recién nacido. Seargeoh, que sufre de un severo caso de autismo, y Sage, quien falleció de improviso hace unos pocos años en extrañas circunstancias, son los hijos de Stallone con su primera mujer.

Con su actual esposa, la modelo Jennifer Flavin, tiene tres hijas jovencitas: Sistine, Sophia y Scarlet. Es de suponer que las atractivas hermanas Stallone den su salto a la gran pantalla más pronto que tarde – con “Rocky” o sin él.

Como curiosidad: Sage Stallone y su “Grindhouse publishing” viajaron a Italia a mediados de los ´90 para contribuir a la remasterización y a la distribución de la versión íntegra de la obra maestra de Lucio Fulci “L´Aldilà” a.k.a. “The Beyond” (1981).

Talia Shire, quien encarna a Adrian, interpretó en ese año de 1990 otro importante papel para otra celebérrima saga: Es Connie Corleone en la trilogía de su hermano Francis Ford Coppola “El Padrino”; y en 1990 además de “Rocky V” se estrenó también “El Padrino III”.

FHP, mayo de 2016

Ver crítica de Rocky (1976)

Ver crítica de Rocky II (1979)

Ver crítica de Rocky III (1982)

Ver crítica de Rocky IV (1985)

Anuncios

2 respuestas a “Rocky V – John G. Avildsen, 1990

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s