El Diablo y yo – Archie Mayo, 1946

El Diablo y yo (V.O. Angel on my shoulder)

EEUU, 1946

Director: Archie Mayo

Género: Comedia, drama, cine negro

Guión: Harry Segall, Roland Kibbee

Intérpretes: Paul Muni (Eddie Kagle/juez Frederik Parker), Anne Baxter (Barbara Foster), Claude Rains (Nick)

Música: Dimitri Tiomkin

Argumento

Eddie Kagle, jefe de una banda de gangsters, sale de la cárcel tras cumplir una larga condena. Su amigo y lugarteniente Smiley le espera a las puertas del presidio. Juntos se alejan de allí en coche. La organización ha crecido y es más poderosa. De improviso, Smiley saca su pistola y descerraja varios tiros a su jefe.

Cuando Eddie despierta, está en el infierno. Tarda en comprender que está muerto, y que ha sido asesinado a traición por su “amigo” Smiley, alguien en quien había depositado toda su confianza. Eddie, hecho una furia, desea vengarse a toda costa. El mismísimo Diablo tiene noticia de su llegada, y decide proponerle un trato. Aprovechando el enorme parecido físico entre Eddie y el juez Frederick Parker, Satán quiere que el alma de Eddie regrese al mundo físico para entrar en el cuerpo del juez y provocar su perdición. A cambio le concederá la oportunidad de vengarse de Smiley.

El fantasma de Eddie, acompañado del Diablo, retorna a la Tierra. Ambos, invisibles para el ojo humano, entran en una sala donde el juez Parker encabeza un proceso. Sin causa aparente, el magistrado se desvanece; y entonces el Diablo hace que el alma de Eddie tome posesión de su cuerpo. Cuando Parker despierte, será Eddie quien viva en su interior – lo que, como cabe esperar, provocará innumerables equívocos.

A todos llama la atención el súbito cambio en la personalidad y el comportamiento del modélico juez. Parker se conduce ahora como un hampón, con vocabulario y modales barriobajeros. Eso preocupa enormemente a su criado Albert, y más todavía a su secretaria y prometida Barbara. De repente, después de volver en sí, Parker habla de ajustarle las cuentas a un tal Smiley, alguien que nadie sabe quién es; y constantemente se comunica con “Nick”, un “amigo imaginario” al que sólo él es capaz de ver (y quien no es otro que el Diablo). El doctor Matt Higgins, amigo de Fred Parker y de Barbara, está especializado en psiquiatría y sugiere que el magistrado padece un trastorno de personalidad. Sin embargo no cree que haya motivo para alarmarse y está convencido de que las aguas volverán a su cauce por sí mismas.

El juez Parker es además candidato a gobernador, y la campaña para las próximas elecciones está en pleno desarrollo. Parker/Eddie debería pronunciar un discurso en un evento de su partido, pero está obsesionado con la idea fija de encontrar a Smiley en Saint Louis. El Diablo insiste en que participe en la campaña, y él le susurrará al oído lo que tiene que decir.

Mientras tanto, el rival de Parker a la candidatura de gobernador no duda en usar métodos poco ortodoxos para sabotear la campaña de su oponente. Decide así aliarse a un importante jefe del crimen organizado, apodado Smiley…

Comentario

Interesante y desconocido clásico protagonizado por Paul Muni, destacado actor en roles de gangster en el cine negro de los años ´30 y ´40; y cuyo rol más importante es sin duda el de Tony Camonte en la primera y original “Scarface” (Howard Hawks, 1932).

Ésta infravalorada y sobrenatural comedia mefistofélica resulta muy original y entretenida. Las confusiones derivadas de la posesión del equitativo y modélico juez por parte del pendenciero gangster acarrearán consecuencias divertidas y peligrosas al mismo tiempo. Desde las tinieblas, y protegido por la invisibilidad, el Diablo que guía al alma de Eddie intentará dirigir el curso de los acontecimientos. Pero ni siquiera él con toda su astucia podrá evitar que su “títere” se vaya paulatinamente transformando: Eddie, que cuenta ahora con una buena posición social y el amor de su novia Barbara, se encuentra muy cómodo en el cuerpo del juez y se va volviendo “bueno”; rebelándose así contra los planes de su amo. Barbara, interpretada por Anne Baxter, sigue amando al hombre que ella considera Fred, aunque ahora se comporte de forma tan distinta y extravagante. El amor de esa mujer será el principal responsable del notorio cambio que se va produciendo en el alma condenada de Eddie.

Es curioso el gran parecido físico existente entre el sirviente del Diablo en el Infierno (al que puede verse en las primeras escenas) y el actor Telly Savalas (famoso por la serie “Kojak”); quien muchos años después interpretaría al siniestro mayordomo (y alter-ego del Demonio) en el giallo gótico “Lisa y el Diablo” (Mario Bava, 1973).

FHP, mayo de 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s