Rocky IV – Sylvester Stallone, 1985

Rocky IV

EEUU, 1985

Director: Sylvester Stallone

Género: Drama, deportes

Guión: Sylvester Stallone

Intérpretes: Sylvester Stallone (Rocky), Talia Shire (Adrian), Burt Young (Paulie), Carl Weathers (Apollo), Brigitte Nielsen (Ludmilla), Dolph Lundren (Ivan Drago)

Música: Bill Conti

Argumento

Tres años después de su combate contra Clubber Lang, Rocky piensa retirarse del boxeo. Habiendo alcanzado éxito y celebridad, y rozando ya la cuarentena, lleva ahora una vida apacible junto a su familia. En la mansión de los Balboa se celebra el cumpleaños de Paulie, quien recibe como regalo un gran robot. Rocky y Adrian llevan ya nueve años casados, y Rocky Junior, el hijo común, tiene casi esa edad.

La tranquilidad de los Balboa se ve turbada con una llamada de Apollo Creed, antiguo contrincante de Rocky. Ahora ambos boxeadores son grandes amigos. Apollo ha visto en las noticias, desde su piscina, que el campeón soviético Ivan Drago llega a los EEUU. Es la primera vez que un atleta de la URSS visita el país. Drago, luchador enorme, está considerado como un púgil invencible.

Apollo, motivado por el deseo de probarse a sí mismo, está dispuesto a desafiarlo; y desea que Rocky le entrene y asesore. Balboa tiene ciertas reticencias al inicio, pero acepta. Se convoca un combate amistoso, una exhibición en Las Vegas, entre el joven gigante ruso y el veterano boxeador afroamericano.

Ivan Drago, siempre gélido y hierático, viene acompañado de su mujer Ludmila y de su mánager Koloff. Llega el día del enfrentamiento y Apollo aparece disfrazado de Tío Sam como en su primer combate contra Rocky. Los rusos contemplan serios y extrañados el estrafalario show con música y baile con el que da inicio el combate. Parece que para los estadounidenses todo ello no es más que un juego.

La lucha comienza y Drago ataca con inusitada agresividad. Apollo apenas tiene la posibilidad de cubrirse. En el descanso del primer asalto, Rocky propone que frenen el combate, pero Apollo insiste en continuar “hasta las últimas consecuencias”. En el segundo asalto, Drago prosigue golpeando con sus puños de hierro hasta machacar al ex-campeón. Apollo cae inconsciente y boca abajo en el ring, ante la mirada horrorizada de su mujer, de Rocky y del público en general. Muere allí mismo poco después.

Tras el entierro de su viejo rival y amigo, Rocky decide que en honor a su memoria es necesaria una revancha. Uniendo a un sentimiento de patriotismo el deseo de que la muerte de Apollo no haya sido en vano, Balboa reta al titán ruso. Muchos piensan que esa idea es una locura y un suicidio, entre ellos también se encuentra Adrian, la mujer de Rocky.

Así, Rocky vuela a la URSS acompañado por su cuñado Paulie y por Duke, el mánager de Apollo, quien ahora se convertirá en su entrenador. Adrian, que al principio se oponía al viaje, llega a Rusia unos días después.

Balboa y los suyos se instalan en una dacha en medio de las tundras siberianas, y en esos inhóspitos parajes el Potro comienza un rudimentario entrenamiento – Siempre bajo la atenta mirada de agentes de la KGB. Mientras tanto, en Moscú, Ivan Drago forja sus músculos con tecnológicas máquinas de gimnasio de última generación y se pincha esteroides.

El día de Navidad es la fecha fijada para el enfrentamiento entre el Este y el Oeste, una implacable “guerra fría” cristalizada en el cuadrilátero…

Comentario

Paulatinamente la saga del Potro Italiano va comenzando su declive. Habiendo ya explotado múltiples recursos, Stallone recurre aquí al patrioterismo propagandístico (como en la trilogía de “Rambo”) para perpetuar a su personaje. A veces resulta hasta cómica la caracterización de los rusos como villanos arquetípicos durante la mayor parte del film; si bien el mensaje final busca ser conciliador: Rocky, al empezar el combate en Moscú había sido abucheado por los espectadores rusos. Pero éstos cambian progresivamente de actitud; el público moscovita le jalea y ovaciona enfervorecido cuando se da cuenta de su gran valía como boxeador y de que está logrando lo imposible: Vencer a Drago. Y al final, Rocky dice: “Es mejor que nos combatamos nosotros dos en el ring a que 20 millones de los nuestros estén enfrentados” (estoy parafraseando) – Esas encomiables declaraciones antibélicas y a favor de la concordia hacen que hasta los miembros del Politburó presentes se levanten emocionados de sus asientos a aplaudir.

Es muy interesante resaltar que unos años después del estreno de ésta cuarta parte, la Unión Soviética (a la que representa simbólicamente Drago) se vendría abajo (de forma inesperada para la mayoría) demostrando ser un gigante con pies de barro como Drago, y Rusia “abrazaría” las ideas del “American way of life” del mismo modo que los espectadores rusos abrazan a Rocky tras el combate. (A lo largo de los años noventa, las políticas neoliberales traerían consecuencias nefastas para la mayoría de los rusos, y sólo beneficios para los oligarcas, pero esa es otra historia… – que no nos contará Hollywood)

Como es de suponer, las escenas ambientadas en Rusia no fueron filmadas en la URSS, sino en los mismos EEUU; concretamente en el norteño estado de Wyoming. En la piel de “la máquina de matar” Ivan Drago se metió el sueco Dolph Lundgren. Ésta fue una de las primeras apariciones en la gran pantalla del fílmico artista marcial noventero, conocido sobre todo por sus películas de acción al estilo de las de los actores Jean Claude Van Damme o Jackie Chan.

Entre las anécdotas del rodaje destaca la brutalidad real de la que al parecer Lundgren hacía gala durante los entrenamientos: Carl Weathers, el actor que interpretaba a Apollo Creed, estuvo a punto de abandonar la película por ese motivo. Y Stallone recibió golpes tan severos por parte del sueco durante la filmación del combate que tuvo que ser internado en un hospital durante varios días.

Ludmila, la mujer de Drago, está interpretada por la danesa Brigitte Nielsen – quien paradójicamente iniciaría una relación con Sylvester “Rocky” Stallone. Ese mismo año Brigitte Nielsen había debutado en el cine con “Red Sonja” (Richard Fleischer, 1985), una especie de apócrifa tercera parte de „Conan el Bárbaro” (John Milius, 1982) tras “Conan el Destructor” (Richard Fleischer, 1984). En “Red Sonja” la Nielsen comparte cartel con Arnold Schwarzenegger – considerado rival de Stallone en taquilla.

FHP, mayo de 2016

Ver crítica de Rocky (1976)

Ver crítica de Rocky II (1979)

Ver crítica de Rocky III (1982)

3 comentarios en “Rocky IV – Sylvester Stallone, 1985

  1. […] El “combate amistoso” contra el joven campeón tendrá lugar en Las Vegas, en la misma ciudad donde un par de décadas antes, en 1985, tuvo lugar otro “combate amistoso”: El que le costó la vida al retirado Apollo Creed (primero rival y luego amigo de Rocky). En aquella ocasión Apollo murió tras ser masacrado por los golpes que le propinó el bestial soviético Ivan Drago (como puede verse en “Rocky IV”). […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s