Rocky – John G. Avildsen, 1976

Rocky

EEUU, 1976

Director: John G. Avildsen

Género: Drama, deportes

Guión: Sylvester Stallone

Intérpretes: Sylvester Stallone (Rocky), Talia Shire (Adrian), Burt Young (Paulie), Carl Weathers (Apollo), Burgess Meredith (Mickey)

Música: Bill Conti

Argumento

Rocky Balboa es un boxeador de Filadelfia, que entrena en el gimnasio del viejo gruñón Mick. Esporádicamente participa en combates con el sobrenombre de “El Potro Italiano”. El dinero que gana gracias a esas peleas, contra contrincantes tan desconocidos como él, apenas le basta para llevar una vida digna. Sólo un sobresueldo trabajando como “cobrador” para unos hampones del vecindario le permite ir tirando. Reside en un barrio humilde cerca del puerto. Le gusta una chica muy tímida llamada Adrian, que trabaja en una tienda de mascotas. Ella es la hermana de su amigo Paulie, un carnicero borrachín.

 

Un día, cuando Rocky acude como de costumbre a su gimnasio, se da cuenta de que otro ha ocupado su taquilla. Él llevaba ya más de seis años usándola. El indignado Rocky va a hablar con Mick, quien le dice que necesitaban esa taquilla para Apollo Creed, un boxeador prestigioso que ese día entrenaba allí. Al ser un célebre campeón de los pesos pesados, Apollo tenía prioridades por encima del “don Nadie” de Rocky. Así se lo da a entender el cascarrabias Mick al “Potro Italiano”. Apollo se encuentra en la ciudad porque próximamente combatirá en Filadelfia.

Rocky intenta aproximarse a Adrian a través de su hermano Paulie, con el que ella vive. Pero eso resulta muy difícil, ya que la chica es extremadamente retraída. Por algún motivo, no obstante, el boxeador se siente atraído por ella, y no cesará en su empeño de conquistarla.

Mientras tanto, el adversario de Apollo Creed en el combate que iba a tener lugar en Filadelfia resulta estar impedido para el evento. Pero la lucha, programada para dentro de pocas semanas, no puede ser cancelada así como así. Los mánagers del famoso boxeador afroamericano se exprimen las neuronas para encontrar una solución al dilema. Al propio Apollo se le ocurre la idea de darle la “oportunidad” a un púgil desconocido, uno que sea más o menos amateur, para que tenga el “privilegio” de pelear contra él (y al mismo tiempo Apollo pueda vencerle cómodamente). A sus representantes les agrada la idea, que es muy “americana” – En referencia al “sueño americano”, según el cual todos tienen “las mismas posibilidades”. Un ignoto boxeador será de ese modo lanzado a la fama, pudiendo enfrentarse en “igualdad de condiciones” al (¿invencible?) peso pesado Apollo Creed. Ello será además una gran estrategia publicitaria para el propio Apollo, quien al mismo tiempo que “brinda oportunidades” a un competidor desconocido cree tener la victoria segura de antemano.

Paulie también quiere que su hermana salga con Rocky, que no esté siempre encerrada en casa. Por eso “empuja” en cierto modo a la chica para que supere sus complejos y acepte los acercamientos de su pretendiente. Rocky va con Adrian a patinar (aunque la pista está oficialmente cerrada por ser día festivo el boxeador logra “sobornar” al encargado) y después se la lleva a su casa. Al principio, la joven, muy insegura, no se siente cómoda allí. Pero Rocky consigue poco a poco que la chica vaya rompiendo la muralla de su casi patológica timidez y ambos terminan besándose. Ella se convierte así en su novia.

Al día siguiente, en el gimnasio, Rocky se entera de que un importante mánager pugilístico le ha estado buscando. “El Potro” se dirige a sus oficinas, y descubre que se trata del representante de Apollo Creed. Han pensado en él para que luche contra el célebre campeón. Al principio Rocky se siente abrumado, no se cree capaz. Es un rival demasiado fuerte para él. No piensa estar a la altura. Pero decide aceptar el desafío, y comienza a entrenar duramente. Está dispuesto a jugarse el todo por el todo…

Comentario

“Rocky”, la original, ésta maravillosa primera parte, es mucho más que el film sobre un boxeador. Ante todo, ésta película es una oda al afán de superación y a la fuerza de voluntad. Rocky Balboa, boxeador italoamericano de orígenes humildes, es un hombre sencillo sin demasiadas luces. Pero cuando se le presenta la “oportunidad de su vida” se enfrentará al temible contrincante, un campeón de los pesos pesados. Y no sólo a él; también deberá enfrentarse a un enemigo todavía más poderoso: Sus propios miedos y los obstáculos limitantes impuestos por su mente.

Observamos también un importante y sutil paralelismo entre Adrian y Rocky. La chica, una “fóbica social”, es sumamente introvertida y apocada. Ella tiene obvias barreras psicológicas que frenan el desarrollo de su personalidad. Rocky está enamorado de ella porque percibe que de algún modo existe una correspondencia entre ambos. Y efectivamente, igual que Adrian es muy tímida con las personas en general; vemos luego como también el propio Rocky se siente muy cortado ante las cámaras la primera vez que le entrevistan, pues no está acostumbrado a “jugar en ese nivel”. Además de ésta analogía entre los dos personajes, la pareja también se complementa a la perfección: Rocky le dice a Adrian la primera vez que salen juntos que “Mi padre no era demasiado inteligente y por eso se dedicó a cultivar su físico, yo he seguido su ejemplo y por eso me hice boxeador”. La chica responde, “a mí me ha sucedido lo mismo pero a la inversa; al no ser atractiva me dediqué a los libros…”  (No es una cita textual del diálogo, pero el sentido viene a ser ése). En realidad, no es que la chica sea fea, más bien responde al arquetipo de “patito feo”, pues está llena de complejos. Y algo parecido le pasa al propio Rocky. Sin formación académica, sin un trabajo seguro, siempre con dificultades para llegar a fin de mes y malviviendo a base de combates en antros de mala muerte. Pero cuando se da cuenta de su verdadero potencial, está dispuesto a coger el toro por las astas; a luchar. Y  no sólo contra Apollo Creed, sino contra sí mismo; para superarse.

Todos los personajes están magistralmente desarrollados. También los secundarios, como Paulie, el amigo de la infancia del protagonista, y el viejo entrenador Mick – quien, cuando Rocky alcanza notoriedad, se ofrece “desinteresadamente” para ser su mánager; después de haber estado ignorándolo en el gimnasio todos éstos años.

Es interesante asimismo mencionar la dieta y el rígido entrenamiento que Rocky lleva a la práctica: Levantándose cada mañana a las 4 en punto para ingerir 5 huevos crudos (sin batir ni nada) y acto seguido salir a correr por las calles de Filadelfia. Luego, su amigo Paulie le suministra buenos filetes de carne (pura proteína). Horas de peleas en el cuadrilátero del gimnasio, flexiones con palmada, flexiones con un solo brazo… Evitar el tabaco (en una ocasión le quitan el cigarrillo de la boca) y el alcohol (especialmente la cerveza, que contiene lúpulo – muy alto en estrógenos). Y también muy importante: Nada de sexo durante las semanas de intensa preparación – porque la eyaculación provoca gran debilidad física y mental.

Cuando llega el decisivo día del combate, Rocky sabe que sus oportunidades de vencer son escasas, pero está dispuesto a darlo todo. Apollo se presenta con prepotencia en el ring, muy simbólicamente ataviado como George Washington y como “Tío Sam”. Todo forma parte del “show”, algo, una vez más, “típicamente americano”. Sin embargo, Rocky se toma la contienda con gran seriedad. Es muy significativa la frase que pronuncia preocupado uno de los entrenadores de Apollo refiriéndose a Rocky, cuando nota que éste lucha con gran denuedo: “Él no sabe que es un espectáculo, piensa que es un combate de verdad…”

Además de ponerse en la piel de Rocky Balboa, Sylvester Stallone escribió el guión de la película. Adrian está interpretada por Talia Shire, la Connie Corleone de la saga de “El Padrino” (F.F. Coppola, 1972, 1974 y 1990). Talia Shire es la hermana de Coppola. Pero en “Rocky” su hermano es Paulie, a quien encarna Burt Young , habitual secundario en películas de gangsters (y que aparece también en series televisivas, como la clásica “Colombo” y la más reciente “Los Soprano”).

FHP, abril de 2016

8 respuestas a “Rocky – John G. Avildsen, 1976

  1. […] De los actores que integran el elenco el más conocido es probablemente el norteamericano Burt Young, quien interpreta a Mancini. Young, que es de origen italiano (nombre real Richard Morea) es un secundario habitual en películas estadounidenses, siendo su papel más célebre el de Paulie, el amigo del boxeador protagonista en la stalloniana saga de “Rocky”. […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s