Coartada perfecta – Aldo Lado, 1992

Alibi perfetto (a.k.a. “Circle of fear”)

Italia, 1992

Director: Aldo Lado

Género: Thriller

Guión: Dardano Sacchetti, Aldo Lado, Robert Brodie Booth, Paola Bellu

Intérpretes: Michael Woods (Tony), Kay Rush (Lisa), Annie Girardot (Condesa), Burt Young (Mancini)

Música: Romano Mussolini

Argumento

Tony y su compañera Lisa son agentes especiales del departamento de narcóticos. Su jefe les ha encomendado la misión de desarticular la peligrosa banda de Mancini, un poderoso narcotraficante. Tony y Lisa acuden de incógnito al restaurante chino donde va a efectuarse una transacción de varios kilos de heroína. El propio Mancini está presente, y también sus socios de una organización china.

Cuando la pareja de policías interviene para arrestarlos a todos, se produce un tiroteo. Aunque el negocio que estaba por consumarse es frustrado, los objetivos más importantes de la redada consiguen escapar. Tony y Lisa sólo logran detener a un gangster chino sin importancia. El jefe policial está furioso con sus agentes. Tony se siente frustrado e incomprendido.

Al mismo tiempo, una mujer fotografía un viejo caserón abandonado. A través de una de las ventanas se aprecia que hay alguien en su interior. Cuando la fotógrafa está por marcharse, se le cae al suelo una de sus tarjetas de presentación.

Además de compañeros de trabajo, Tony y Lisa también son amantes. Tony se acaba de divorciar de su mujer, Elvi. Aunque hace algún tiempo que están separados siguen teniendo relaciones cordiales. Esa noche Tony recibe una llamada de Elvi, propietaria de una agencia inmobiliaria. Ella le dice que necesita la casa en la que él todavía reside, pero que está dispuesta a proporcionarle una nueva. Se citan para el día siguiente.

Cuando Tony se encuentra con su mujer, vemos que ésta es la fotógrafa que estaba tomando instantáneas de la vieja casa. Ambos se disponen a entrar en un coche en los aparcamientos de un edificio cuando son tiroteados por un sicario que se da rápidamente a la fuga. Los dos son alcanzados por los balazos. Las heridas de Elvi son fatales, y muere allí mismo. Tony logra salvarse de milagro y es trasladado a un hospital, donde permanece algún tiempo en coma.

Lisa y el jefe le visitan allí. Ambos están convencidos de que el asesino fue enviado por Mancini, como venganza por haber saboteado su negocio de heroína.

Mientras tanto, en un centro psiquiátrico, un enfermero llamado Marco acude a llevarle su comida a una de las internas. Le informan de que se trata de una mujer muy peligrosa. La loca está confinada en su cuarto tras una gruesa pared de cristal porque, pese a su aspecto inofensivo, tiene violentos brotes psicóticos. La vieja le dice que su hijo también se llama Marco, y le pide cortesmente al enfermero que le pase una hoja de papel por la ranura que hay en la pared de vidrio. Cuando éste así lo hace, la enajenada le apuñala la mano con saña…

Unas semanas después, Tony es dado de alta y regresa a su casa. Su jefe ha dado la orden de que vigilen desde la calle su piso por motivos de seguridad. A la mañana siguiente recibe del laboratorio fotográfico las fotos reveladas que su ex-mujer había tomado poco antes de ser asesinada. En ellas se aprecia esa vieja mansión vista desde distintos ángulos.

Tony le ha dado muchas vueltas a la forma en la que fue ejecutado el atentado que le costó la vida a Elvi. Aunque el jefe de la policía insiste en que es Mancini quien está detrás, Tony piensa que en realidad no buscaban matarlo a él, sino a ella. El sicario disparó primero a Elvi. Tony está convencido de que era ella el objetivo de los asesinos, y que el asunto de Mancini nada tiene que ver. Observar detenidamente las fotos de la casa que hiciera su ex-mujer, y comprobar al ampliarlas que una figura humana se ve asomada a una de las ventanas contribuye a reafirmar su corazonada.

El intrépido agente decide iniciar pesquisas por su cuenta, y acude a la misteriosa mansión abandonada que Elvi fotografió para su agencia inmobiliaria. Una vez allí se encuentra un cadáver momificado con la cabeza metida en el horno.

El forense determina más adelante que se trataba de un hombre joven, que murió por inhalación de gas hace unos 5 años y que probablemente se suicidó. Según documentos allí encontrados, el difunto se llamaba Marco.

Tony continúa investigando y logra contactar a los abogados de la empresa a la que pertenece la casa abandonada. Tras entrevistarse con ellos descubre que la propietaria es una millonaria condesa de origen francés… que está desde hace años en un centro psiquiátrico. Se trata de la loca vista en la escena anterior. El momificado Marco que fue descubierto con la cabeza en el horno era su hijo. Según nuevas averiguaciones, Marco podría haber sido un asesino en serie que causó estragos hace años pero que nunca fue descubierto.

Cuando Tony va a ver a la loca condesa al manicomio y le dice que su hijo se suicidó, ella le responde enigmáticamente “Hace poco hubo una tragedia en tu vida, lo veo en tus ojos… Tenemos algo en común…” La millonaria está en el frenopático por asesinar y descuartizar a su marido.

Mientras que el narco Mancini recibe órdenes de sus superiores para acabar con Tony, éste tratará de averiguar con la ayuda de Lisa quién mató a su mujer y por qué, y qué relación tienen con el caso la vieja condesa loca, su hijo y su mansión…

Comentario

Éste thriller policiaco se aleja del estilo y la estética clásicamente italianos de los subgéneros polizziesco y giallo. La trama resulta un tanto enrevesada, por incluir demasiados elementos inicialmente inconexos. El resultado final es bastante aceptable, aunque flojo si tenemos en cuenta que se trata de una película de Aldo Lado (realizador de las excelentes “La corta noche de las muñecas de cristal”, 1971 y “L´ultimo treno della notte”, 1975) y que el guión fue escrito por Dardano Sacchetti – uno de los autores de más renombre en el mundo del cine de género italiano (guionista, entre otros muchos títulos, del “Zombi 2” o de “L´Aldilà”, ambas de Fulci, o de “Per sempre”, de Lamberto Bava).

Lo más curioso de ésta película es probablemente que su banda sonora fue compuesta por Romano Mussolini (1927-2006), hijo del Duce y padre de Alessandra. Romano Mussolini era músico de profesión. Puede incluso vérsele en una escena haciendo un cameo; es el pianista que toca en el restaurante donde Tony y Lisa están cenando poco antes de que se cometa el segundo atentado. Según imdb, el hijo de Mussolini compuso además las bandas sonoras de otras tres películas; entre ellas una de Umberto Lenzi: “Kriminal” (1966).

De los actores que integran el elenco el más conocido es probablemente el norteamericano Burt Young, quien interpreta a Mancini. Young, que es de origen italiano (nombre real Richard Morea) es un secundario habitual en películas estadounidenses, siendo su papel más célebre el de Paulie, el amigo del boxeador protagonista en la stalloniana saga de “Rocky”.

La consagrada actriz francesa Annie Girardot, del clásico de Visconti “Rocco y sus hermanos” (1960) encarna a la loca condesa. Lisa está interpretada por Kay Rush, norteamericana de origen parcialmente japonés que reside desde hace años en Italia.

FHP, abril de 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s