Para siempre – Lamberto Bava, 1987

https://i1.wp.com/www.ingenerecinema.com/wp-content/uploads/2012/08/per_sempre1.jpg

(Imagen: ingenerecinema)

Per sempre

Italia, 1987

Director: Lamberto Bava

Género: Thriller, suspense, terror

Guión: Dardano Sacchetti, Elisa Briganti, Lamberto Bava

Intérpretes: Gioia Scola (Linda), David Brandon (Carlo), Marco Vivio (Alex), Urbano Barberini (Marco)

Música: Simon Boswell

Argumento

Una noche de tormenta, una pareja se dirige al bosque en una camioneta. En la parte trasera Carlo y Linda llevan un cuerpo, recubierto por bolsas de basura, que se disponen a hacer desaparecer. Cuando lo están enterrando, el “muerto” vuelve en sí; sólo estaba inconsciente, y Carlo lo remata a golpes. El desgraciado aún ha tenido tiempo de estirar su brazo hacia la embarazada Linda y, en su agonía, arrancarle a la chica uno de sus pendientes…

Ocho años después, Carlo y Linda regentan una pensión-restaurante junto a un lago. Él se dedica además a alquilar barcas a los pescadores de la zona frente al local, mientras que ella cocina y trabaja dentro como camarera. Ambos viven con Alex, que es hijo de Linda pero no de Carlo. Es el niño del que ella estaba embarazada ocho años atrás.

Para disgusto del celoso Carlo, la atractiva Linda acostumbra a flirtear con los clientes (“así consumen más y dejan más dinero” se justifica ella). Uno de esos clientes es un oficial de los carabinieri, que últimamente se deja caer por allí con demasiada frecuencia. Ese policía menciona la extraña desaparición de Luca, el marido de Linda, ocurrida hace ocho años. Un día “se marchó” y nunca volvió a saberse de él; esa es la “versión oficial” que ella ha mantenido durante todo ese tiempo. “Quien sabe si aún estará vivo…” comenta el carabiniere. La curiosidad del suspicaz policía alarma a Carlo, quien irá volviéndose cada vez más paranoico…

Por las noches, el pequeño Alex tiene angustiosas pesadillas: Sueña repetidas veces que un hombre de aspecto cadavérico y monstruoso surge de la tierra y se dirige a él porque quiere llevárselo consigo. Siempre se trata del mismo hombre: Su padre “desaparecido”.

Esa noche, tormentosa como aquella en la que se deshicieron de Luca, Carlo le expone a Linda sus preocupaciones respecto al extraño comportamiento del policía: “Es como si sospechara algo…” “Debes permanecer tranquilo, si no terminarás por traicionarte” responde ella. En ésto que tocan a la puerta del albergue. Se trata de un joven viajero, Marco, un autostopista que busca un lugar donde pasar la noche. Carlo está por echarlo, pero Linda le invita a quedarse.

Sin embargo, a la mañana siguiente Marco confiesa que no tiene dinero para pagar el alojamiento. Manifiesta estar dispuesto a trabajar allí para pagar sus deudas. Linda acepta la proposición y lo contrata como ayudante en la cocina. Ello indigna enormemente a Carlo, no sólo por cuestión de celos, sino porque sospecha que el misterioso “autostopista” es en realidad un agente infiltrado, enviado por los carabinieri para investigar la “desaparición” de Luca.

Por su parte, a Linda van llamándole la atención detalles del comportamiento de Marco que le recuerdan poderosamente a su asesinado esposo: La misma forma de cocinar, sabe dónde están las cosas como si ya conociera la casa… Además Marco se hace rápidamente muy amigo del pequeño Alex.

En cierta ocasión, Linda y Marco suben al desván en busca de más ropa para él; pues Marco sólo viajaba con lo puesto. En el desván se conservan varias maletas con la ropa de Luca. Cuando Marco se pone una nueva camisa, Linda cree ver en él a su marido muerto. Al notar que ella se asusta, Marco inquiere: “¿Te he recordado a alguien?” “Si… a mi esposo” “¿Os divorciásteis?” “Me abandonó…” “No lo creo, a una mujer como tú no se la abandona. De haber estado en su lugar, tú y yo nos habríamos quedado juntos… para siempre”. Lejos de halagarla, éstas palabras inquietan a Linda todavía más, pues „para siempre“ („per sempre“) es el lema que estaba grabado en la cara interior del anillo de bodas de Linda y Luca…

Unos días después, Marco le regala a Linda un pendiente: Es el mismo que el moribundo Luca le arrancara a ella de la oreja la noche en que lo estaban enterrando…

Carlo se torna cada día más irascible y paranoico, más nervioso y temeroso de que años después su crimen salga a la luz. Le inquieta el constante merodear del carabiniere por su local, y la llegada del extraño Marco (de quien nadie sabe de dónde ha salido) sólo contribuirá a aumentar su desasiego. Pero mientras Carlo está convencido de que Marco es un policía en busca de pruebas, Linda tiene serios motivos para creer que el apuesto joven oculta una realidad mucho más perturbadora…

Comentario

Éste interesante e infravalorado thriller con elementos del género de terror resulta reminiscente, en su argumento, a “El cartero llama dos veces”. La película, que formaba parte en Italia de una serie de cuatro telefilms de misterio llamada “Brivido giallo”, iba a ser dirigida originalmente por Lucio Fulci, pero debido a ciertos desacuerdos sería Lamberto Bava quien se encargaría del trabajo. El guión de “Per sempre” fue escrito por Dardano Sacchetti y su mujer Elisa Briganti, colaboradores habituales de Fulci (entre otros muchos títulos guionizaron la famosa “Zombi 2”). La claustrofóbica atmósfera es muy efectiva. En mi opinión, ésta desconocida y televisiva “Per sempre” es muy superior a la decepcionante “Demoni” (1985), la más popular de las películas de Bava hijo.

Linda está interpretada por la voluptuosa Gioia Scola, quien aparece en la única contribución de Fulci al subgénero de las barbarian-explotation: “Conquest” (1983). Por su parte, David Brandon (Carlo) protagoniza el neo-peplum softcore “Caligola: la storia mai raccontata” (Joe D´Amato, 1982) – una especie de secuela del “Calígula” de Tinto Brass. También ha participado en la segunda parte de la saga de “Ator”: “Ator 2: L´invincibile Orion” (Joe D´Amato, 1982). Urbano Barberini (Marco) colaboraría de nuevo con Lamberto Bava en “Demoni” (1985) y con Dario Argento en “Opera” (1987).

La banda sonora (que sinceramente es mejorable) corre a cargo del inglés Simon Boswell, quien contribuyó junto a los Goblin a componer la música de “Phenomena” (Dario Argento, 1985); responsable también del acompañamiento musical de “Santa sangre” (Alejandro Jodorowsky, 1989).

FHP, marzo de 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s