Supersonic Man – Juan Piquer Simón, 1979

Supersonic Man

España, 1979

Director: Juan Piquer Simón

Género: Ciencia ficción

Guión: Juan Piquer Simón, Sebastián Moi

Intérpretes: Antonio Cantafora (Paul), José Luis Ayestarán (Kronos/Supersonic), Cameron Mitchell (Dr. Gulik), Diana Polakov (Patricia)

Música: Carlos Attias, Juan Luis Izaguirre, Gino Peguri

Argumento

Una nave extraterrestre surca el espacio. Kronos, uno de los miembros de la tripulación, recibe de su superior la misión de dirigirse a la Tierra para velar por la seguridad de sus habitantes. Éstos están en poder de conocimientos peligrosos, que de ser mal empleados pueden poner en peligro a toda la galaxia. La voz del superior desconocido le dice a su súbdito que le proporcionará un cuerpo humano para interactuar en el planeta, pero que no debe identificarse con él, ni olvidarse de su misión y de sus orígenes.

Mientras tanto, en la Tierra, un centro de investigaciones nucleares es asaltado por un grupo de hombres uniformados y con cascos, que disparan rayos láser contra los guardianes de las instalaciones. Los atacantes roban gran cantidad de material radioactivo y secuestran al profesor Morgan, el prestigioso científico que desarrollaba allí el programa nuclear.

Kronos, que en la Tierra ha tomado la identidad de Paul y reside en Nueva York, ve por televisión las noticias de lo acontecido. Los policías afirman que los asaltantes debían contar con cómplices que les facilitaron el acceso. Los reporteros van más allá y sugieren incluso que el propio Morgan es cómplice de su secuestro. Su hija Patricia es entrevistada y desmiente contundentemente esas insinuaciones como calumnias.

Presionando su reloj de pulsera y exclamando “Que las fuerzas de la galaxia estén conmigo”, Paul se transforma en Supersonic-Man, el superhéroe dispuesto a acudir al rescate.

El profesor Morgan ha sido hecho prisionero por el malvado doctor Gulik en su base secreta. Gulik, que también es un científico, quiere forzarle a que revele una fórmula para fabricar potentes armas de destrucción masiva, mediante las cuales planea ejercer el dominio mundial.

Pero Gulik es consciente de que mientras Patricia, la hija del profesor, siga libre, su demencial proyecto podría ser abortado. Así pues, ordena a sus hombres que la secuestren también a ella.

Los esbirros de Gulik siguen en coche a Patricia en una persecución por la carretera, pero Supersonic interviene. Los que querían raptarla se despeñan por un barranco, y el superhéroe levanta con un facilidad un tractor salvando a la chica de chocar con él. Cuando Patricia vuelve en sí se encuentra ante Paul, quien presentándose como un “detective privado” se ofrece a ayudarla y a averiguar el paradero de su padre. Para que ella no sospeche de su identidad secreta, se burla socarronamente cuando la joven le dice que “una especie de superman” impidió que su coche impactara con un tractor.

Paul y Patricia van a cenar juntos y deciden coordinar sus esfuerzos para rescatar al profesor Morgan. Éste, mientras tanto, sigue retenido por el pérfido Gulik quien le presiona y amenaza para que revele la fórmula de una vez.

Gracias a la ayuda de Patricia (con la que iniciará un romance desde su identidad humana de Paul) y haciendo uso de sus prodigiosos superdpoderes, Kronos/Supersonic luchará para restablecer el orden e impedir que los malvados se salgan con la suya…

Comentario

Al mejor estilo del cine de explotación turco *, Juan Piquer Simón nos brinda éste castizo superhéroe de origen alienígena a imagen y semejanza de Superman. Aunque se trata de una producción española, la película está ambientada en EEUU y cuenta con algunos actores norteamericanos, como Cameron Mitchell (Dr. Gulik).

*(Los turcos realizaron a principios de los años ochenta numerosos plagios de películas exitosas de Hollywood. La más “celebre” de éstas delirantes imitaciones es “Dünyayi Kurtaran Adam”, el “Stars Wars turco”; pero hay muchas más, entre ellas “Süpermen Dönüyor”, e incluso existe un “Conan turco”, la ya reseñada “Altar”). Aclararemos que “Supersonic Man”, aunque de serie B, es técnicamente muy superior a la gran mayoría de cochambres ochenteras turcas; y tampoco es un plagio ni un rip-off.

Respecto al argumento, todo gira en torno al estereotípico “científico loco”, el megalómano Gulik; quien desde su ultramoderna y ultrasecreta base de operaciones trata de sonsacarle a otro científico, el honesto y bondadoso profesor Morgan, la “receta” para fabricar unas armas letales.

Es interesante señalar que el protagonista adquiere su personalidad de superhéroe tras manipular su reloj de pulsera, pues su auténtica identidad extraterrestre es Kronos (Cronos/Saturno es el dios que representa al Tiempo; de ahí palabras como “cronología”). En la Tierra es Paul/Supersonic Man, pero en realidad es Kronos; sus superiores alienígenas ya le advierten de que durante su misión en nuestro planeta no debe identificarse con su doble “alter ego” terrícola, olvidándose de su origen…

Curiosamente, Supersonic y Paul no están interpretados por el mismo actor (Como hacía Christopher Reeve con Superman), sino por dos diferentes; el español José Luis Ayestarán y el italiano Antonio Cantafora respectivamente. A Peterson, el esbirro de Gulik, lo encarna Frank Braña – el actor menos ignoto del reparto, que participa en “El ataque de los muertos sin ojos” (Amando De Ossorio, 1973).

Pese a ser un film de serie B “Supersonic Man” es un producto muy digno, donde se aprecia que pese al escaso presupuesto hay mucho trabajo invertido. El film está repleto de momentos hilarantes; algunos de ellos voluntariamente cómicos (como el del borracho que pide limosna, o la pelea estilo slapstick del bar) pero en la mayoría de las ocasiones el humorismo estriba en la pretendida seriedad de la propuesta (con disquisiciones filosóficas sobre la moral y la justicia incluídas), que no busca ser una comedia sino una película de ciencia ficción y aventuras al estilo hollywoodiense. Los artesanales efectos especiales están hechos con esmero, pero en algunos casos resultan desternillantes: Empezando con los “disparos láser” que se ven en la secuencia inicial, y que parecen estar pintados con rotulador fosforescente sobre el celuloide (Algo similar vimos en “Conquest” de Lucio Fulci, 1983). También el ridículo robot lanzallamas tipo años cincuenta se las trae – Se parece, por cierto, al de “Santa Claus conquista a los marcianos” (Nicholas Webster, 1964).

Juan Piquer Simón, cuyo campo fílmico habitual era el fantaterror, es conocido en el ámbito cinematográfico sobre todo por su “Mil gritos tiene la noche” (1982). También fue el co-guionista del insólito híbrido quinqui-terrorífico “Más allá del terror” (Tomás Aznar, 1980).

Supersonic Man” es una de las pioneras del cine de ciencia ficción español, junto a la descacharrante y bizarra “S.O.S. Invasión” (Silvio Balbuena, 1969). La banda sonora es diferente según la versión que se vea del film (en inglés o en español). En la de lengua inglesa hay una potente y pegadiza música que resulta idónea.

La película no aburre en ningún momento y es muy entretenida. Pero hubiera sido aún más interesante de haber estado ambientada en España; como adaptación, por ejemplo, de nuestro comic de superhéroes patrio, el gran Superlópez del historietista Jan (personaje que en 1979 ya existía). Por cierto, hace años está en marcha un proyecto para llevar a Superlópez a la gran pantalla, pero a día de hoy aún no se ha concretado.

FHP, abril de 2016

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s