La tarántula del vientre negro – Paolo Cavara, 1971

https://i2.wp.com/ilvillaggiodeidannati.altervista.org/wp-content/uploads/2015/04/1.jpeg

La tarántula del vientre negro (V.O La tarantola dal ventre nero)

Italia, 1971

Director: Paolo Cavara

Género: Giallo

Guión: Marcello Danon, Lucille Laks

Intérpretes: Giancarlo Giannini (inspector Tellini), Claudine Auger (Laura)

Música: Ennio Morricone

 

Argumento

Una voluptuosa rubia (Barbara Bouchet) asidua a las aventuras extramatrimoniales es asesinada por un procedimiento poco común: El homicida la inmoviliza primero con una aguja de acupuntura, y cuando la joven está sin sentido, el misterioso maníaco procede a apuñalarla en el vientre. Su cornudo, y con razón celoso, marido se convierte en el principal sospechoso del joven inspector Tellini.

El esposo de la difunta, desaparece un día sin dejar ni rastro; poniéndose ahora más que nunca en el objetivo de la policía. La muerta frecuentaba una casa de masajes, y Tellini también indagará allí. El inspector convive con su mujer, Anna, a la que confiesa no estar seguro de haber elegido la profesión correcta. No se siente capaz de poder desempeñar las funciones de policía, y piensa que el oficio de investigador no está hecho para él.

La única pista que la policía tiene por el momento es una foto rota por la mitad hallada en el lugar del delito, donde se puede ver a la víctima desnuda, acariciada por un hombre que más que probablemente no es su esposo (y que sale en la otra mitad de la foto, que los agentes no tienen y que está en poder de Zani).

Por su parte, el fugitivo Zani reaparece, para hacerle saber a Tellini que él no es el asesino, y que si se está ocultando es para poder “investigar por su cuenta”. De hecho, Zani ha contratado a un desaliñado detective privado conocido como “el Catapulta”, para que de con el hombre que sale en la foto.

Un nuevo crimen tiene lugar siguiendo la misma metodología de aguja inmovilizadora y apuñalamiento. La nueva víctima es una dependiente de una tienda de modas, cuyo cadáver es hallado entre ensangrentados maniquís. Tellini y los demás agentes encuentran grandes cantidades de cocaína en el establecimiento. La muerta era una intermediaria. Además del idéntico modus operandi, lo que ambos asesinatos tienen en común es una conexión con la casa de masajes… Las dos asesinadas eran clientes allí.

Zani ha encontrado al que considera amante de su esposa gracias a los servicios del investigador privado. Cuando el joven sale de la casa, Zani comienza a perseguirlo. No tarda tampoco en llegar el comisario Tellini, y da inicio una trepidante carrera. Zani sigue al individuo hasta la azotea de un edificio, y tras dar un paso en falso cae al vacío. El joven perseguido vuelve a bajar a la calle, ésta vez con Tellini tras él, pero es atropellado por un coche y muere en el acto.

Las pesquisas de Tellini apuntan cada vez más a la casa de masajes. Para complicarlo todo aún más, el aún inexperto comisario será invadido por un desánimo derrotista que le tienta con tirar la toalla. Pero su esposa Anna le animará a no darse por vencido.

Comentario

Nos encontramos ante un giallo arquetípico, que tiene estructura y características muy similares a los demás films italianos de suspense y asesinatos de su generación. El misterioso asesino es desconocido por el espectador hasta el final: durante los crímenes sólo vemos a un personaje sin rostro embutido en una gabardina y con sombrero, que se coloca en las manos, antes de proceder al apuñalamiento de rigor, unos guantes de látex (ligera variación respecto a los cánones del giallo, pues generalmente los guantes suelen ser de cuero).

“La tarántula del vientre negro” sigue también con la moda de poner al giallo un nombre largo, poético-rimbombante y misterioso, con un animal como metafórico protagonista (en éste caso la tarántula). Esa moda fue quizás iniciada por Dario Argento y su “trilogía de los animales” de los primeros años setenta: “El pájaro de las plumas de cristal” (1970), “Cuatro moscas sobre terciopelo gris” (1971) y “El gato de las nueve colas” (1971).

Ésta es probablemente la película más importante, exitosa y aclamada de su director Paolo Cavara. Uno de los primeros trabajos tras las cámaras de éste realizador fue el rodaje del bizarro documental “Mondo cane” (1962), en colaboración con Gualtiero Jacopetti y Franco Prosperi (“Gunan il guerriero” 1982, “Il trono di fuoco” 1983).

En un rol más bien secundario (pero muy inicial) tenemos a Barbara Bouchet, que interpreta a la primera víctima, la un tanto ligera de cascos Maria Zani. Barbara Bouchet también aparece en la excelente “Milano Calibro 9” (Fernando di Leo, 1972) y memorable es su papel de prostituta alcohólica en “Quelli che contano” (Andrea Bianchi, 1974).

FHP, 2015

Anuncios

4 thoughts on “La tarántula del vientre negro – Paolo Cavara, 1971

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s