Maravillas – Manuel Gutiérrez Aragón, 1980

https://amigosfilmoteca.files.wordpress.com/2008/10/maravillas.jpg?w=438&h=603

Maravillas

 

España, 1980

Director: Manuel Gutiérrez Aragón

Género: Drama, quinqui

Guión: Manuel Gutiérrez Aragón

Intérpretes: Cristina Marcos (Maravillas), Fernando Fernán Gómez (Fernando), Enrique San Francisco, León Klimovsky, el Pirri

Música: Eli Behar

 

Argumento

 

Maravillas es una quinceañera rebelde en la España de inicios de los ochenta. Vive con su padre (Fernando Fernán Gómez), un pobre hombre al que desprecia, un viudo fotógrafo fracasado con problemas económicos y predilección por las revistas porno y la vagancia. De vez en cuando, el padre (pobre de solemnidad) se ve obligado a quitarle dinero a la hija. Maravillas tiene tres padrinos judíos, amigos de su progenitor, unos mercachifles, charlatanes y prestidigitadores que la han acompañado desde su infancia. Salomón, el más cercano a ella, regenta una compañía teatral donde trabaja esporádicamente un joven con ojos de rana (Enrique San Francisco), un “membrillo” (como lo llama el Pirri) que pronto se hace amigo y amante de la protagonista.

Ésta tiene sexo sin tapujos (con el aspirante a actor, con chicos de su edad, con quien se tercie…), y como a buena “emancipada” moderna, le gusta llevar el rol dominante en las relaciones… Uno de sus “colegas del barrio” es el Pirri, un delincuente juvenil que se halla involucrado en el robo de unas joyas.

Recientemente, un sacerdote había sido asaltado y unos jóvenes (entre ellos el Pirri) le sustrajeron varias piedras preciosas, incluyendo una refulgente y costosa esmeralda. Maravillas se encontraba cerca del lugar de los hechos, por lo que el cura acude a su casa para informarse sobre la identidad de los atacantes y el paradero del botín. Resulta que las joyas procedían de la imágen de una Virgen en un convento, y le habían sido entregadas por unas monjas que las habían previamente vendido “porque se estaban muriendo de hambre”… El cura está dispuesto a pagar un rescate por la devolución de la esmeralda.

Mientras tanto, la conflictiva cotidianeidad entre padre e hija se acrecienta, y cuando les cortan la luz porque el pobre hombre ha olvidado pagar la factura, éste decide marcharse de la casa. Fernando tiene una especie de novia, que trabaja al parecer de prostituta y que tutela a una niña (a la que ciertos clientes degenerados han intentado comprar) muy aficionada a los dibujos animados de “Mortadelo y Filemón” (tiene también dos muñecos de éstos). Al final se descubre que la pequeña es la hija del “membrillo” ojos-de-rana interpretado por Quique San Francisco. (En una ocasión, haciendo una especie de prueba para un empleo en Galerías Preciados, éste destaca entre los demás candidatos. Los jefes discuten si él sería el más idóneo: “Éste me parece el más listo” a lo que otro responde “Es demasiado listo…” y no lo toman).

Debido a la desaparición de Fernando, el cura sospecha que él está implicado en el robo de las joyas. Pero él no tiene nada que ver, aunque se autoinculpa para proteger a su hija. El Pirri ha ido a “confesarse”; o más bien a negociar con el sacerdote la devolución de la esmeralda. Como lo que le ofrece el cura le parece demasiado poco, se niega a restituir la joya.

Comentario

Decepcionante película, no demasiado correctamente clasificada dentro la categoría de “cine quinqui”, y repleta de los dogmas progres de la post-modernidad, que en los años de la transición ya comenzaban a aflorar en la gran pantalla ibérica. La chica protagonista “emancipada”, casi machuna, dominante; el padre en cambio pintado como un triste y miserable pelele, débil, e incapaz de mostrar autoridad… Conflictos entre padre e hija en el marco de una situación familiar desestructurada…El rol paterno debe ser suplantado nada menos que por tres judíos (!), uno de ellos interpretado por el director argentino León Klimovsky.

Más que cine quinqui, éste film entraría a formar parte de los típicos y muy “políticamente correctos” melodramones españoles menemiano-almodovarianos. Buenas películas de cine quinqui son las de Eloy de la Iglesia (el “Pasolini español”), especialmente las excelentes dos de “El Pico”, donde también participa el Pirri. Éste joven actor, delincuente (y heroinómano) no sólo en la ficción sino también en la vida real, tuvo un papel asimismo en la menos conocida pero recomendable “De tripas corazón” (Julio Sánchez Valdés, 1985). También Quique San Francisco es un habitual de las películas de Eloy de la Iglesia, y ha coincidido con el Pirri en numerosos rodajes.

“Maravillas” es una película completamente prescindible, que hará las delicias de judeófilos, progres y feministas/os pero irritará a los demás. Sin embargo, no se hace larga ni soporífera. La banda sonora incluye melodías de clarinete klezmer y una especie de afro-reggae de la alemana Nina Hagen.

FHP, 2014

Anuncios

One thought on “Maravillas – Manuel Gutiérrez Aragón, 1980

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s