Tu ley es lenta, la mía no – Stelvio Massi, 1979

Tu ley es lenta, la mía no (V.O. Sbirro, la tua legge è lenta… la mia no!)

Italia, 1979

Director: Stelvio Massi

Género: Polizziesco

Guión: Marino Girolami, Vincenzo Mannino, José Sánchez

Intérpretes: Maurizio Merli (Comisario Ferro), Mario Merola (Raffaele Accampora), Francisco Rabal (Don Alfonso), Matilde C. Tisano (Eva)

Música: Stelvio Cipriani

Argumento

En Milán se están produciendo una serie de violentos homicidios. Varios hombres de negocios relacionados con el sector inmobiliario son asesinados. Entre ellos el profesor Guidi, que recibe varios disparos en su despacho; o el abogado Attardi, tiroteado por sicarios en plena calle.

El comisario Paolo Ferro, destinado en Francia, es llamado de vuelta a Milán para descubrir qué se oculta tras los sangrientos sucesos. A la estación acude a recogerle su fiel pero patoso ayudante Arrigo. Inicialmente los investigadores sospechan que la Mafia ha ordenado los asesinatos, pero Ferro no lo cree así. Sabe que Guidi, una de las víctimas, estaba estrechamente aliado con los clanes sicilianos.

El restaurador napolitano Raffaele Acampora es propietario de varias trattorías en Milán. A diferencia de la mayoría de los empresarios de la zona él no se deja extorsionar por el hampa. A unos matones que piensan cobrarle porcentajes a cambio de “protección” los echa a patadas. Y es que pocos saben que él mismo, en el pasado, fue un activo miembro de la Camorra. Entre quienes no ignoran éste hecho se encuentra el comisario Ferro, quien va a hacerle una visita para preguntarle si sabe algo de los asesinatos. Accampora tiene coartada, y Ferro se marcha prácticamente convencido de que el napolitano ha abandonado la senda del crimen.

En Milán, Ferro se hospeda en casa de su hermana. Ésta vive con su hijo universitario llamado Stefano, quien no parece tener mucha simpatía hacia la profesión de su tío.

El comisario se entera de que en un caserón a las afueras están teniendo lugar unas conversaciones de paz entre mafiosos sicilianos y gangsters marselleses, para poner fin a largos años de rivalidades y conflictos. Ferro acude allí y pone en evidencia a los franceses, al descubrir que en la máquina de coca-colas que había en la sala escondían varias pistolas con la intención de liquidar a los sicilianos a traición.

Sigue leyendo

Anuncios

Cuenta saldada – Stelvio Massi, 1976

Cuenta saldada (V.O. Il conto é chiuso a.k.a. “The Last Round”)

Italia, 1976

Director: Stelvio Massi

Género: Polizziesco

Guión: Piero Regnoli, inspirado en libro de Dashiell Hammett

Intérpretes: Luc Merenda (Rico Manzetti), Carlos Monzón (Marco Russo), Leonora Fani (Nina), Giampiero Albertini (Sapienza)

Música: Luis E. Bacalov

Argumento

El autostopista Marco llega procedente del sur de Italia a una zona industrial en busca de trabajo. En un polígono de fábricas cerca de la carretera presencia cómo varios empleados están siendo arbitrariamente despedidos. Marco decide intervenir a favor de los trabajadores, y ello desencadena una pelea con los guardas de seguridad. Así, el recién llegado se ve obligado a usar los puños contra los matones a sueldo del jefe. Marco demuestra ser un experto en la lucha callejera, pero es derribado cuando una piedra lanzada por uno de sus contrincantes le impacta en la cabeza.

Tras ello, el inconsciente y herido joven es abandonado a su suerte en una zona campestre a las afueras de la ciudad. Allí, al volver en sí, conoce a una chica ciega llamada Nina, y a su padre adoptivo apodado “Sapienza” (“Sabiduría”). Ambos viven en una destartalada caravana en la periferia, y hospedan a Marco hasta que se ha repuesto por completo. Nina es invidente pero tiene facultades extrasensoriales, una capacidad especial para percibir lo que está por suceder. Marco, que llegó en busca de trabajo, intenta informarse sobre el funcionamiento de las cosas en esa ciudad. “¿Quién manda aquí?” le pregunta a Sapienza. Éste le explica que dos poderosas bandas se reparten allí los negocios: El grupo de Manzetti y el de Belmondo.

La nave industrial donde se produjo la reyerta era propiedad de Rico Manzetti, importante contrabandista. Cuando Manzetti se entera de que un desconocido ha dejado fuera de combate a una decena de sus hombres antes de ser tumbado, manifiesta su interés en conocerlo. Rico es un joven solapado y sin escrúpulos, siempre elegante, muy aficionado a las armas de fuego, y que se desplaza a bordo de un Rolls-Royce. Su hermano menor sospecha que el “agente provocador” que se enzarzó en una pelea con los guardianes había sido enviado por algún sindicato, pero Rico intuye que no es así.

Los Manzetti planean asesinar próximamente al incómodo juez Grimaldi, y como éste siempre se mueve acompañado por escoltas necesitan más hombres para cumplir con éxito su objetivo. Rico piensa que Marco podría ser uno de ellos…

Sigue leyendo