Zatoichi y el condenado – Kazuo Mori, 1965

Zatoichi sakate giri  (a.k.a. “Zatoichi and the doomed man”)

Japón, 1965

Director: Kazuo Mori

Género: Chambara, Jidaigeki

Guión: Shozaburo Asai

Intérpretes: Shintaro Katsu (Zatoichi), Kanbi Fujiyama (Hyakutaro)

Música: Seitaro Omori

Argumento

Ichi ha sido arrestado por su participación en operaciones clandestinas de juegos de azar. Condenado a recibir un centenar de latigazos, mientras le azotan recuerda lo que la noche anterior le contó su compañero de calabozo: A él le van a soltar después de aplicarle el castigo, pero el desventurado Shimazo ha sido condenado a muerte por un crimen que – tal y como asegura – no cometió. Shimazo ruega a Zatoichi  que una vez le pongan en libertad vaya a la ciudad de Oarai para explicar su situación a dos influyentes amigos suyos: Senpachi y Jubei. Éstos dos habrán de testificar a su favor para aclarar el malentendido judicial que ha llevado a Shimazo al “corredor de la muerte”. También le pide que informe a sus familiares.

Tras recibir los latigazos, Ichi es soltado y prosigue su camino. Está indeciso acerca de ir o no a esa ciudad que Shimazo le indicó para ponerse en contacto con esos dos individuos. Finalmente decide ignorar el ruego de su compañero de celda: “Tengo que pensar también en mis propios intereses” y toma un trayecto diverso.

Sigue leyendo

Anuncios

Zatoichi y el espadachín manco – Kimiyoshi Yasuda, 1971

Shin Zatoichi: Yabure! Tojin ken!  (a.k.a. “Zatoichi meets the one-armed swordsman”)

Japón, 1971

Director: Kimiyoshi Yasuda

Género: Chambara, Jidaigeki

Guión: Takayuki Yamada

Intérpretes: Shintaro Katsu (Zatoichi), Yu Wang (Espadachín manco)

Música: Isao Tomita

Argumento

Una familia de acróbatas chinos viaja a través del Japón realizando sus espectáculos. Tras uno de sus números se encuentran a un compatriota; un artista marcial llamado Wang Kang. Éste sólo posee un brazo, el izquierdo, pues el otro lo perdió en un combate. El guerrero chino llegó a Japón en busca del templo de Fukuryu-ji.

Pronto Wang se hace amigo de los otros chinos; un matrimonio y su pequeño hijo Shaolong. Éstos conocen la dirección en la que se encuentra el templo y aceptan llevarle hasta allí. Por el camino se encuentran una procesión de samurais que llevan ofrendas para el shogun. “Está prohibido cruzarse con ellos, debemos esperar a que pasen, así es la ley en Japón” dice uno de los chinos. Sin embargo, un golpe de viento lleva la cometa de su hijo hasta la carretera por la cual desfilan los samurais. El niño Shaolong corre tras ella, tropezando e interrumpiendo así la sagrada procesión. Los indignados escoltas de la comitiva se disponen a castigarle por ello, pero rápidamente interviene Wang Kang, iniciando así una lucha entre el espadachín chino de un solo brazo y los samurais japoneses. Éstos últimos asesinan a los desarmados chinos padres de Shaolong, y a otros pasantes (japoneses) testigos de lo sucedido; produciéndose así una auténtica masacre. Al final, Wang y el niño consiguen escapar; aunque por separado.

La noticia de lo que acaba de acontecer se difunde rápidamente en la comarca, pero de manera distorsionada. La versión oficial afirma que un peligroso chino enajenado atacó a la comitiva de los samurais provocando de ese modo la carnicería. Ahora, ese extranjero es buscado por los oficiales de la provincia y también por clanes de la yakuza que cooperan con las autoridades y esperan cobrar la jugosa recompensa que se ofrece por la cabeza del foráneo prófugo.

Sigue leyendo

Zatoichi y los fugitivos – Kimiyoshi Yasuda, 1968

Zatoichi hatashi-jo  (a.k.a. “Zatoichi and the fugitives”)

Japón, 1968

Director: Kimiyoshi Yasuda

Guión: Kinya Naoi, Kan Shimozawa

Intérpretes: Shintaro Katsu (Zatoichi), Kayo Mikimoto (Shizu)

Música: Hajime Kaburagi

Género: Chambara, Jidaigeki

Argumento

Ichi se refugia de una torrencial lluvia en una casa abandonada, donde se encuentra oculta una mujer. El ciego masajista percibe su presencia, pero ella se mantiene escondida, tratando de evitar ser detectada. Poco después, una vez ha mejorado el tiempo, Ichi se sienta al borde de un camino para comer sus bolas de arroz. Unos individuos que lo seguían de cerca tratan de gastarle una broma pesada, burlándose de su condición de ciego: Echan algo de tierra a su comida. Pero el masajista rápidamente se da cuenta y la escupe a la cara de los gamberros. Éstos intentan empuñar sus espadas, pero son rajados y ensartados por la veloz hoja de Ichi. La mujer que había estado antes resguardada de la lluvia bajo el mismo techo que el ciego contempla estupefacta la escena.

Algo más tarde, Ichi está sentado al pie de un árbol descansando, cuando un solitario espadachín pasa por su lado. Éste observa que en lo alto de una de las ramas hay una serpiente, que está a punto de dejarse caer sobre el invidente. El reptil se precipita sobre Ichi, pero antes de que llegue al suelo, en un abrir y cerrar de ojos, la serpiente ha sido partida por la mitad con un rápido movimiento de la katana del masajista. “Increíble” musita el testigo de la proeza, y prosigue su marcha…

Sigue leyendo

Zatoichi tekka tabi – Kimiyoshi Yasuda, 1967

Zatoichi tekka tabi (a.k.a. “Zatoichi´s Cane Sword”)

Japón, 1967

Director: Kimiyoshi Yasuda

Género: Chambara, Jidaigeki

Guión: Ryozo Kazahara

Intérpretes: Shintaro Katsu (Zatoichi), Shiho Fujimura (Shizu)

Música: Akira Ifukube

Argumento

Ichi trata de socorrer a un moribundo llamado Shotaro, que a causa de la gravedad de sus heridas muere poco después. Antes de fallecer alcanza a decir que procede de la ciudad de Ashikaga. Algo más tarde, el masajista es recogido en la caravana de una cantante, que le lleva precisamente hasta la vecina Ashikaga, donde en breve está por celebrarse un evento.

El ciego espadachín es informado de que en esa zona actúa la banda del jefe yakuza Iwagoro, quien extorsiona a tenderos y pequeños mercaderes. Una vez en Ashikaga, Zatoichi se dirige a tomar algo para comer en un puesto ambulante. Mientras consume su sopa es atacado por varios individuos, pero se defiende de ellos eliminándolos fácilmente con su espada, siempre oculta en su caña-bastón. Los fideos le cuelgan a Ichi aún de la boca cuando los cadáveres de los agresores se desploman. Otro de los comensales, que estaba abusando del sake, contempla atónito la escena. El masajista paga al encargado del puesto una cantidad a modo de indemnización (pues durante la breve pelea se había dañado el carro de los fideos) y está por retirarse, pero el otro cliente insiste para que le acompañe a su casa. Se trata de un anciano llamado Senzo, y una vez en su domicilio Ichi percibe por su olfato que se trata de un herrero. “Ahora ya sólo me dedico a hacer herraduras y poco más, pero en mi juventud forjaba espadas”.

Sigue leyendo

La venganza de Zatoichi -Tokuzo Tanaka, 1966

Zatoichi no uta ga kikoeru (a.k.a. “Zatoichi´s Vengeance”)

Japón, 1966

Director: Tokuzo Tanaka

Género: Chambara, Jidaigeki

Guión: Kan Shimozawa, Hajime Takaiwa

Intérpretes: Shintaro Katsu (Zatoichi), Shigeru Amachi (Genpachiro Kuroda), Mayumi Ogawa (Cho/Shino).

Música: Akira Ifukube

Argumento

Zatoichi presencia un asalto, y nota como uno de los agresores, probablemente el líder de la banda, pasa por su lado. Cuando el ciego reprende a los atacantes, éstos se abalanzan a su vez contra él, pero Ichi los elimina a todos sin dificultad. Sólo uno de los bandidos ha logrado alejarse del lugar: el que pasó antes junto a él.

Ichi trata de auxiliar al malherido, pero éste ya agoniza. Antes de fenecer, el moribundo entrega al masajista un saquito repleto de dinero, y pronuncia repetidas veces un nombre: “Taichi”. “¿Es ese tu nombre?” pregunta Zatoichi. “No… yo soy Tamekichi… Entrégale ésto a Taichi…” y poco después expira.

Ahora, Ichi tiene el saquito de monedas y sabe que debería entregárselo a un tal Taichi, pero ignora donde pudiera encontrarlo. Más adelante, cuando tras comer en un local se dispone a pagar, se da cuenta de que en el saquito que le dió Tamekichi se encuentran unos dados. Zatoichi imagina que se trata de dinero ilegal procedente del juego, y decide que por lo tanto se lo gastará él mismo (ya que además no sabe cómo localizar a ese Taichi).

Sigue leyendo

Zatoichi nidan-kiri (a.k.a. Zatoichi´s revenge) – Akira Inoue, 1965

Zatoichi nidan-kiri (a.k.a. “Zatoichi´s revenge”)

Japón, 1965

Director: Akira Inoue

Género: Chambara, Jidaigeki

Guión: Minoru Inuzuka

Intérpretes: Shintaro Katsu (Zatoichi), Norihei Miki (Denroku), Mikiko Tsubouchi (Sayo)

Música: Akira Ifukube

Argumento

Zatoichi llega a los alrededores de la localidad de Azabu, donde residió diez años atrás. Decide ir a visitar a su maestro Hikonoichi, otro ciego que le enseñó su profesión de masajista. Mientras come y toma sake en la posada del pueblo, su viejo amigo Yasaku le reconoce. Éste le informa que lamentablemente Hikonoichi murió, hace tan solo un par de semanas. Fue asesinado, y nadie conoce el motivo. Zatoichi se entera además de que Sayo, la hija de su maestro, trabaja ahora en un prostíbulo. Se trata del burdel Chojiro, de propiedad del jefe yakuza Tatsugoro.

Zatoichi imagina acertadamente que Sayo, ahora conocida bajo el nombre de “Nishikigi”, no se encuentra allí de manera voluntaria. Además de libertino, Tatsugoro es un desalmado que cobra “impuestos de protección“ a los granjeros de la zona, y que se lucra a base de préstamos con usura.

Ichi acude al burdel, y ante la sorpresa del portero que le ve entrar repone: “¿Acaso no puede haber clientes ciegos?” Cuando el portero le pregunta si quiere a una chica en especial, contesta que desea pasar la noche con Nishikigi… Pero resulta que ésta se encuentra “con otro cliente”… Zatoichi se dispone a abandonar el local, pero al salir se tropieza con la encargada del prostíbulo, quien al ver un masajista lo contrata para que ofrezca sus servicios al oyabun Tatsugoro.

Sigue leyendo

Zatoichi abare tako (a.k.a. “Zatoichi´s flashing sword”) – Kazuo Ikehiro, 1964

Zatoichi abare tako (a.k.a. “Zatoichi´s flashing sword”)

Japón, 1964

Director: Kazuo Ikehiro

Género: Chambara, Jidaigeki

Guión: Shozaburo Asai, Minoru Inuzuka

Intérpretes: Shintaro Katsu (Zatoichi), Tatsuo Endo (Yasugoro)

Música: Sei Ikeno

Argumento

El masajista Ichi es perseguido por un nutrido grupo de bandidos. La Yakuza de varias provincias ha puesto precio a su cabeza. En los alrededores de Karikazawa es alcanzado por los disparos de sus enemigos. Malherido, cae a las orillas de un lago. El joven yakuza que le ha tiroteado se jacta de haber acabado con el temible Zatoichi, ese maldito ciego que tan bien maneja la katana. Pero sus compañeros no terminan de creerle, ya que no se ha encontrado el cuerpo.

Zatoichi es hallado por benevolentes lugareños, que lo llevan inconsciente a una pensión y pagan a un médico para que cure sus heridas. Cuando el masajista se ha restablecido completamente, se dispone a buscar a quien le socorrió, para agradecerle su gesto. Por las indicaciones que le dan los residentes de la zona, todo apunta a que quien le salvó fue un anciano fabricante de fuegos artificales. Zatoichi se dirige a su casa, descubriendo que es medio sordo (“yo ciego y él sordo, no es buena combinación”). Pero éste le dice que no fue él quien le auxilió, sino una chica llamada Kuni, hija de Bunkichi, el jefe de la Yakuza local.

Sigue leyendo