El cuerpo más bello del mundo – Pasquale Festa Campanile, 1979

El cuerpo más bello del mundo (V.O. Il corpo della ragassa)

Italia, 1979

Director: Pasquale Festa Campanile

Género: Comedia

Guión: Enrico Oldoini, Alberto Lattuada, Ottavio Jemma (basándose en novela de Gianni Brera)

Intérpretes: Enrico Maria Salerno (Ulderico), Lilli Carati (Teresina)

Música: Riz Ortolani

Argumento

Pasquale es un campesino viudo que vive en una humilde casa rural con su hija adolescente Teresina. Para calmar sus necesidades sexuales y afectivas, que no han hecho más que crecer tras la muerte de su esposa, el humilde labrador decide contratar a una prostituta y llevarla a su casa durante unas semanas. En el burdel del pueblo elige a una madurita llamada Cecchina, y se la lleva a casa a bordo de una camioneta, a bordo de la cual también se encuentra su bella hija Teresina.

El profesor Ulderico Quario, acaudalado médico de la ciudad próxima, ve a la hermosa joven en la camioneta mientras su padre entra en el prostíbulo, y decide indagar sobre la identidad de la muchacha. Así, cuando Pasquale y su hija se han ido con Cecchina, el profesor entra en el burdel para informarse. La madame ya le conoce, pues es un cliente habitual, y le proporciona los datos que solicita.

Días después, Teresina conoce a un camionero, que se enamora de ella. Ambos inician una relación, si bien él debe estar ausente con frecuencia por motivos de trabajo. Mantienen el contacto a través de cartas.

El profesor Quario, por su parte, no puede olvidar a la bella Teresina; y busca conseguir un acercamiento. La excusa ideal sería que la chica entrara a trabajar en su casa. Para ello cuenta con las artes persuasivas de la madame del prostíbulo y la influencia que ésta ejerce sobre el padre de la joven.

Así, Teresina es contratada por Quario como criada. Éste dice que antes la muchacha debe pasar por “un exámen médico” (para así poder verla desnuda y tocarla). Las intenciones del maduro caballero para con la ingenua jovencita son más que obvias, pero en lugar de ir “directo al grano”, el profesor opina que “el verdadero placer consiste en prolongar el deseo”. De ese modo, el acercamiento a la chica es muy lento y progresivo, lleno de picantes juegos y preámbulos.

Sigue leyendo

Anuncios