Más allá del terror – Tomás Aznar, 1980

Más allá del terror

España, 1980

Director: Tomás Aznar

Género: Terror quinqui

Guión: Tomás Aznar

Intérpretes: Francisco Sánchez Grajera (Chema), Raquel Ramírez (Lola)

Argumento

Lola es una joven poco femenina y aún menos agraciada. Carece además de escrúpulos, pues tras atraer a un maduro caballero (un señor con bastante mal gusto, por cierto) a un solitario descampado, intenta robarle la cartera… para apuñalarlo hasta la muerte cuando el hombre trata de defenderse. La chica escapa del lugar tras desvalijar el cadáver. Insatisfecha con el escaso botín, llama desde una cabina a su hermano Nico y acuerdan comprar droga con el dinero sustraído.

Lola y Nico pertenecen a una violenta y despiadada pandilla de delincuentes juveniles, cuyo jefe es Chema. Junto con otro compinche apodado Jazz, se dedican a robar, atracar y trapichear con drogas en la turbulenta España postfranquista.

Una noche, la banda decide atracar un bar. Pero el golpe no sale como los maleantes esperaban. Al haber muchos clientes, se produce un tumulto, una de las camareras grita pidiendo auxilio, llegan dos agentes y los rateros empiezan a disparar, provocando una matanza. Jazz es herido, y cuando implora ayuda a sus cómplices, uno de ellos lo remata de un tiro. Poco después entra en el garito una pareja de aspecto adinerado, Jorge y Linda. Los asaltantes los toman como rehenes, pues éstos han llegado en coche, y los delincuentes sólo tienen motos, que ya están fichadas por la policía.

Sigue leyendo

Anuncios

Blood beat (a.k.a. “Sortilegios”) – Fabrice A. Zaphiratos, 1983

Blood beat (a.k.a. “Sortilegios”)

EEUU, 1983

Director: Fabrice A. Zaphiratos

Género: Terror

Guión: Fabrice A. Zaphiratos

Intérpretes: Helen Benton (Cathy), Terry Brown (Gary), Dana Day (Dolly)

Música: Chris & Fabrice A. Zaphiratos

 Argumento

Una familia de Wisconsin se dispone a celebrar las Navidades en una casa rodeada por el bosque. El hombre, llamado Gary, es un empedernido cazador de ciervos, para disgusto de su mujer, que no puede ver la sangre. Cathy es una pintora vocacional (de cuadros horrendos) con poderes paranormales y mediúmnicos. Tienen dos hijos adolescentes, un chico y una chica, que llegan a la casa para pasar las vacaciones junto a ellos. El joven Ted trae a una amiga, Sarah, quien inmediatamente levanta las suspicacias y los recelos de su madre, quien tiene un fuerte déjà vu, creyendo conocerla del pasado. Sarah se siente intimidada por el recibimiento un tanto hostil que le prodiga la extraña mujer.

Al día siguiente, llega el tío Pete (hermano de Gary), y la familia al completo se interna en el bosque con la intención de cazar un ciervo. Cuando tienen a uno en la mira y están apunto de apretar el gatillo, Sarah sufre un ataque de pánico, grita hasta desgañitarse (mientras el animal escapa) y corre sin sentido bosque a través, seguida del preocupado Ted. En su huída hacia ninguna parte, la chica tropieza con un cadáver. Se trata de un individuo desconocido que acaba de sucumbir a las heridas de un arma blanca. La policía llega al lugar, pero poco pueden hacer por el momento para esclarecer el misterioso homicidio.

Sigue leyendo

Ritos, magia negra y orgias en el siglo XVI – Renato Polselli, 1973

Ritos, magia negra y orgias en el siglo XVI (V.O. Riti, magia nera e orgie nel trecento; a.k.a. Black Magic Rites)

Italia, 1973

Género: Terror (exploitation, serie B-Z, softcore)

Director: Renato Polselli

Guión: Renato Polselli

Intérpretes: Mickey Hargitay (Luca), Rita Calderoni (Adele), Marcel Bozzuffi (el Marsellés)

Renato Polselli es uno de los directores italianos de cine exploitation setentero que no alcanzó la fama de sus compatriotas D´Amato o Bruno Mattei, ni mucho menos del prolífico maestro ibérico de la zetosidad celuloidística, el celebérrimo Jess Franco. No obstante Polselli cuenta en su haber con un par de desquiciados films, de muy dificil acceso debido a la pésima distribución, que permanecen ignotos, postergados al olvido, incluso por la inmensa mayoría de los interesados en el cine bizarro.

Pocos son en los círculos underground quienes han oído hablar de Riti, magia nera e orgie nel trecento, toda una oda a la confusión, con ínfulas gótico-psicodélicas, que sirve de ejemplo ideal para abanderar ese tipo de películas donde la coherencia argumental y la solidez de la trama es lo que menos importa.

En la época actual un grupo de personas se encuentran en un castillo de la Edad Media para celebrar un compromiso de matrimonio. No saben que, hace siglos, en las inmediaciones de la fortaleza, fue quemada viva una tal Isabella, supuesta bruja, bajo las directrices de la Inquisición. Pero una hermandad secreta de filiación luciferina logró rescatar su cuerpo de entre las llamas y conservarlo incorrupto durante todos estos años. Los adeptos a la secta parece ser que tambien practican el

vampirismo, y visten todos unas extrañas mallas rojas que les confieren una apariencia similar a los personajes de Star Treck (o al Chapulín Colorado). La intención de estos pintorescos satanistas es resucitar a la herética Isabella, a quien llaman Maestra, y para ello sacrifican ante su cadáver jóvenes vírgenes en macabros rituales. Acto seguido embadurnan con la fresca y caliente sangre el cuerpo inerte de la medieval nigromante. Entre las chicas que se encuentran en la fiesta del castillo hay algunas que irremisiblemente caerán en las garras del siniestro culto. Una de ellas se comporta durante todo el metraje cual retrasada mental, tal vez se trata de un intento (ridículo y bochornoso) de poner una nota cómica a la sordidez claustrofóbica de la cinta. La nota erótica, por su parte, tampoco podía faltar: Las “vírgenes” tienen sueños húmedos y además en algún momento se lo montan tambien entre ellas, en unas secuencias que están lejos de la exquisitez poética que irradian las oníricas vampiresas lésbicas del gótico-surrealista Jean Rollin.

Este es, a grandes rasgos, el argumento del film, que se va enrevesando por momentos, alejándose cada vez más de los parámetros de la lógica debido sobre todo a los constantes y arbitrarios saltos en el tiempo. El uso de la cámara, la fotografía y la banda sonora dan fe de que la película fue rodada en una época y en un contexto donde el ácido lisérgico seguía siendo muy popular; pues con escenas parpadeantes y otros turbadores pero interesantes efectos Polselli intenta transmitir al espectador las sensaciones que perciben los psiconautas gracias al consumo de enteógenos. Riti, magia nera… resulta aún más rara y confusa que La morte ha sorriso all´ assasino (de Joe D´Amato y con Klaus Kinski), y que cualquier película de Lynch. Por la falta de medios, las pretensiones psicotrópicas no alcanzan todo el esplendor que debieran, quedándose a bastante distancia de las producciones de, por ejemplo, Jodorowsky. Aún así, Polselli declaró que esta es una de sus películas que con mayor presupuesto contó. Si es cierto, la humildad económica de su contribución al séptimo arte es realmente epatante.

Sea como fuere, el film que nos ocupa merece figurar indiscutiblemente en la cumbre de la cinematografía trash de todos los tiempos.

FHP, 2008

Zombies Lake („Le lac des morts vivants“) – Jean Rollin, 1981

Zombies Lake (V.O. „Le lac des morts vivants“)

Francia, 1981

Director: Jean Rollin (bajo el pseudónimo de J.A. Laser)

Género: Terror (Zombiexploitation/Trash)

Guión: Julián Esteban, Jesús Franco

Intérpretes: Howard Vernon (coronel), Antonio Mayans (Morane)

Música: Daniel White

Argumento

En una localidad francesa, la gente comienza a desaparecer y a ser asesinada salvajemente; los lugareños consideran que los escabrosos sucesos están relacionados con el “Lago de los Muertos”.

Allí fueron hechos desaparecer durante la II Guerra Mundial los cadáveres de soldados alemanes que habían sido tiroteados en una emboscada por los integrantes de la resistance… Ahora años después, los soldados emergen de las aguas como zombis y atacan a quienes encuentran a su paso; entre las desafortunadas víctimas se encuentra un equipo completo de baloncesto femenino.

Sigue leyendo