„Il Capo dei Capi“ (Miniserie sobre Totò Riina, 2007) – Capítulo 4

https://static.lafeltrinelli.it/static/frontside/xxl/211/3105211_1432372.jpg

Aquí puede leerse la introducción a la miniserie

Aquí puede leerse lo que sucedió en el capítulo anterior

Il capo dei capi

Italia, 2007

Director: Alexis Cahill, Enzo Monteleone

Guión: Stefano Bises, Attilio Bolzoni, Giuseppe D´Avanzo, Claudio Fava, Domenico Starnone

Intérpretes: Claudio Gioè (Totò Riina), Daniele Liotti (Biagio Schirò), Salvatore Lazzaro (Bernardo Provenzano), Simona Cavallari (Teresa), Gioia Spazzani (Ninetta Bagarella), Andrea Tidona (Giovanni Falcone), Gaetano Aronica (Paolo Borsellino)

Música: Luigi Seviroli

Capítulo 4 (1979–1981)

Biagio y el comisario Boris Giuliano vigilan en el aeropuerto de Palermo a un grupo de traficantes marselleses. Cuando se disponen a arrestarlos, llegan órdenes de “arriba” de que los dejen marchar. Para gran decepción de Biagio, la operación ha sido anulada. Al mismo tiempo, la Comisión de la Cosa Nostra presidida por Don Michele Greco ha acordado entrar de lleno en el negocio de la droga. Las familias de Sicilia, a través de sus contactos con los contrabandistas de opio tailandés, recibirán en la isla la morfina base (procesada en Turquía) y fabricarán heroína en sus laboratorios clandestinos. Esa droga será exportada a los EEUU, donde la Mafia de allí (estrechamente vinculada a la siciliana) se dedicará a comercializarla.

También Totò Riina se dedica al nuevo negocio del narcotráfico, que resulta mucho más lucrativo que los chanchullos inmobiliarios y las tajadas de las obras públicas. Se acentúan las divergencias entre los Palermitanos (Bontate, Inzerillo, Buscetta, Badalamenti) y los Corleoneses (Riina, Provenzano y los suyos). Totò se resiente de que los grandes canales de distribución de la droga en EEUU estén controlados por gente próxima a sus rivales los Palermitanos. El gran jefe Michele Greco actúa como mediador, pero secretamente favorece a los Corleoneses.

Biagio sospecha que los marselleses estuvieron en Sicilia para enseñar a los nuevos narcos de la Mafia cómo elaborar la heroína. Él y Giuliano siguen a Francesco Marino Mannoia, alias Ciccio, un químico encargado de supervisar el procesamiento de la morfina base para los Corleoneses. Así encuentran el laboratorio secreto de Riina instalado en una vieja masía por las montañas. Ciccio es arrestado. Totò piensa que las autoridades sólo pudieron descubrir el lugar gracias a un chivatazo de los Palermitanos. En el laboratorio, Biagio encuentra numerosos documentos falsos todos ellos con la foto del mismo individuo: Se trata de Leoluca Bagarella, hermano de Ninetta y cuñado de Totò.

En el aeropuerto, la policía encuentra una maleta repleta de dólares. El encargado de recoger el dinero logra zafarse de ser arrestado. Tras averiguar el nombre de ese pasajero (una identidad falsa), Biagio descubre una conexión del hombre de paja con un importante banquero, que parece tener algo que ocultar. En efecto, ese banquero está al servicio de Stefano Bontate. Cuando éste descubre que el dinero ha sido interceptado y que las autoridades vigilan a su banquero, se comunica con las altas instancias políticas: Haciendo referencia a Giuliano, Bontate dice “O lo frenan ustedes o lo freno yo”.

Son los anni di piombo (años de plomo), no hace mucho ha sido asesinado el primer ministro Aldo Moro.

Biagio sabe que es necesario investigar a los bancos antes de que el dinero de la droga sea blanqueado, pues si los millones del narcotráfico se invierten en negocios legales “ya no se distinguirá el dinero sucio del limpio”. Por aquellos tiempos, el banquero Michele Sindona era uno de los hombres de confianza de los capos de Palermo.

Sigue leyendo

Anuncios

La mujer con botas rojas – Juan Luis Buñuel, 1974

https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/M/MV5BMTcxMzk2MTU2NF5BMl5BanBnXkFtZTYwODI0Njk5._V1_.jpg

La mujer con botas rojas (V.O. La femme aux bottes rouges a.k.a. “The Lady with Red Boots”)

Francia, 1974

Director: Juan Luis Buñuel

Género: Drama, misterio, surrealismo

Guión: Juan Luis Buñuel,Pierre-Jean Maintigneux, Jean-Claude Carrière, Clement Biddle Wood

Intérpretes: Catherine Deneuve (Françoise LeRoi), Fernando Rey (Perrot), José Sacristán (Valet), Emma Cohen (Sophie)

Argumento

El excéntrico millonario Monsieur Perrot es, además de accionista en la bolsa, un mecenas y coleccionista de arte, que recorre la ciudad en la que vive comprando pinturas y contratando escultores. En esas tareas siempre le acompaña su fiel y un tanto siniestro chófer y mayordomo Albert.

Perrot ordena la compra de todas las obras expuestas en la galería Villier, y tras ello continúa en su coche con la lectura de la novela “Secrets”. La autora del libro, Françoise LeRoi, se encuentra escribiendo en un café en el que instantes después aparece el millonario. Discretamente y sin que nadie más se de cuenta, Françoise hace un pequeño “strip-tease” de breves segundos ante el estupefacto Perrot. Desde ese momento, el mecenas la sigue a todas partes, espiándola obsesivamente con la ayuda de su chófer.

Mientras Françoise hojea libros antiguos en un puesto ambulante, el galerista Villier le pregunta al librero si no tiene por casualidad “algo de la escritora Françoise LeRoi” – sin saber que esa autora se encuentra ante él. Ella siente curiosidad hacia ese admirador de su obra, pero no le dirige la palabra en ese momento. Françoise averigua quién es el galerista, y le escribe una carta. Inicia así una correspondencia entre ambos, lo que despierta los celos de Sophie, la esposa de Villier, y también del pintor Valet, el amigo de Françoise con el que ésta convive en una especie de “relación abierta”.

Sigue leyendo

Introducción a Juan Orol y su cine

https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/M/MV5BYzNiZTljMmUtMWFlMC00Njk5LTkwMjgtY2UyNzk4MmU0ZTQ4XkEyXkFqcGdeQXVyMTk4MDgwNA@@._V1_UY317_CR120,0,214,317_AL_.jpg

Orol encarnando a su alter ego Tony Carmenta

Introducción a Juan Orol y su cine

Pese a ser desde hace años un consumado y confeso cinéfago, he de reconocer que hasta hace poco no tenía ni idea de la existencia de Juan Orol, considerado el rey del cine negro mexicano.

Éste gallego aventurero vino al mundo en Lalín, provincia de Pontevedra, un 4 de agosto de 1897 (si bien otras fuentes apuntan que nació en el Ferrol). Siendo aún muy joven se hizo a las Américas, buscando fortuna primero en Cuba. Antes de consagrarse al cine se desempeñó como boxeador, torero, jugador de béisbol, piloto de carreras, reportero, actor de teatro y agente de policía. ¡Casi nada! Más adelante se instala en México, donde según su propio testimonio trabajó como agente secreto. Allá por los años ´30 entra en contacto con la naciente industria cinematográfica de aquel país. Orol era un apasionado de las películas de gangsters de EEUU, gran admirador de Humphrey Bogart, James Cagney, Edward G. Robinson o Paul Muni (protagonista éste ultimo de la “Scarface” original de 1931 dirigida por Howard Hawks – en la que cinco décadas después se inspirarían Brian De Palma, Oliver Stone y Al Pacino para el más conocido remake).

Juan Orol decidió emular a sus ídolos gringos, convirtiéndose en el padre del género gangsteril mexicano. Otra de sus grandes influencias fue el cineasta de origen alemán José Bohr, artífice de “Luponini, el terror de Chicago” o “Marihuana, el monstruo verde”. Orol fue además uno de los pioneros del cine sonoro en México –  junto al mencionado Bohr,  el prolífico maestro del terror Chano Urueta (“El espejo de la bruja”, “El monstruo resucitado”) o Joselito Rodríguez, quien más adelante dirigiría el primer film del Santo (“Cerebro del mal”, 1958).

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/6/67/RosaCarmina.jpg

Rosa Carmina

Los años que Orol pasó en Cuba influyeron decisivamente en sus gustos musicales. El director incorporaba abundantes números de bailes caribeños en sus propuestas. Así nació el llamado “cine de rumberas”, un subgénero que fusiona el musical con el cine negro y en el que la trama suele consistir en las rivalidades que surgen entre dos gangsters por el amor de la voluptuosa bailarina de turno. Orol lanzó al estrellato a varias de éstas vedettes, convirtiéndolas en actrices de sus películas.

Sigue leyendo

Brigrada anticrimen – Ruggero Deodato, 1976

https://i1.wp.com/i66.tinypic.com/24erj4i.jpg

Uomini si nasce, poliziotti si muore (a.k.a. “Live like a cop, die like a man”)

Italia, 1976

Director: Ruggero Deodato

Guión: Fernando Di Leo, Alberto Marras, Vincenzo Salviani

Intérpretes: Marc Porel (Fred), Ray Lovelock (Tony), Adolfo Celi (Capitán), Franco Citti (Rudi), Silvia Dionisio (Norma), Marino Masé (Rick)

Música: Ubaldo Continiello

Género: Polizziesco

Argumento

Época navideña en Roma. Tony y Fred son dos policías de incógnito que patrullan las calles a bordo de una motocicleta. No lejos del lugar donde ellos rondan, unos maleantes en sendas motos perpetran un intento de robo, tratando de atracar a una joven. Pero la chica no suelta su bolso y es arrastrada por uno de los motorizados delincuentes, hasta que su cabeza impacta contra una farola y muere. Los ladrones se dan a la fuga, y son perseguidos tenazmente por los dos policías de paisano (ahora en una moto cada uno).

Tras un vertiginoso seguimiento por toda la ciudad, Fred y Tony hacen que los criminales causantes de la tragedia descarrilen, descalabrándose y muriendo también ellos.

Poco despues, ambos agentes deben reportar lo sucedido a su superior, el Capitán. En la oficina de la comisaría trabaja como secretaria una chica llamada Norma, a la que cortejan tanto Tony como Fred.

El Capitán ha creado una escuadra especial, un cuerpo de élite compuesto por sus mejores oficiales, destinado a combatir el delito en las calles. Sólo los más policias duros y eficientes, los más curtidos, forman parte de ese círculo. Entre ellos destacan Tony, Fred y otro agente llamado Rick. Una de las misiones más ambiciosas del comando es neutralizar al jefe criminal Pasquini, quien maneja en la zona los negocios ilegales del juego y presuntamente también el narcotráfico.

Cuando Rick se dirige a la comisaría, lo vigilan individuos armados que trabajan para Pasquini. Le pinchan las ruedas del coche y le esperan escondidos con sus escopetas. Cuando Rick sale, le cosen a balazos sin que sus compañeros Tony y Fred puedan evitarlo.

Sigue leyendo

Santo contra el espectro del estrangulador – René Cardona, 1966

https://i0.wp.com/www.morbidofest.com/wp-content/uploads/2014/04/Santo_contra_el_espectro_del_estrangulador-224415154-large.jpg

Santo contra el espectro del estrangulador

México, 1966

Director: René Cardona

Género: Suspense, lucha libre

Guión: René Cardona, Rafael García Travesi

Intérpretes: Santo (él mismo), Roberto Cañedo (Estrangulador), María Duval (Laura), Carlos López Moctezuma (Inspector Villegas)

Música: Enrico C. Cabiati

Argumento

El Estrangulador, un peligroso criminal que se dedicaba a asesinar artistas de un teatro de variedades, ha sido liquidado por la policía. Al menos, eso es lo que parece… Poco después de su supuesta muerte, un fornido y patibulario individuo se dirige hacia la morgue para “reconocer el cadáver”. Tor, el lacayo del Estrangulador, rompe el cuello del guardián del tanatorio y se lleva a su “maestro” – quien en realidad resulta estar vivo.

El Estrangulador y su esbirro se ocultan en unos pasadizos subterráneos a los que se accede a través de las alcantarillas. En su refugio secreto, el temible criminal trama una diabólica venganza contra el resto del personal del teatro… y contra su archienemigo el Santo, quien frustró sus planes en anteriores ocasiones.

A través del inspector Villegas, el Santo se entera de que el cuerpo del Estrangulador ha desaparecido de la morgue. Ambos intuyen que sólo se había hecho pasar por muerto, y que cuenta con un cómplice. Eso significa que todo aquel relacionado con el teatro vuelve a estar en peligro; también el pequeño Milton, un niño cantante huérfano al que el Santo había apadrinado.

Mientras tanto, el Estrangulador ultima su plan demoníaco. Es un maestro del disfraz, y su fiel Tor le prepara todo tipo de máscaras elaboradas siempre con piel humana (La de sus víctimas). Además, Tor es un experto embalsamador. Por las noches ambos se dedican a sustraer de los cementerios los cadáveres de las chicas que han asesinado para momificarlas. En la larga mesa del salón de su escondite hay una colección cada vez más grande de estáticas mujeres embalsamadas. Parte de la piel de las mismas es empleada para las máscaras del Estrangulador (quien así es capaz de adoptar camaleónicamente la identidad que mejor le convenga). Su auténtico rostro es deforme, pues ha sido parcialmente quemado.

Sigue leyendo

Retrato en negro de la burguesía – Tonino Cervi, 1978

https://images-na.ssl-images-amazon.com/images/M/MV5BNzBhZWE4MjMtY2VmOS00N2EwLTg4NzEtMTk2NmRkY2JjZGNkXkEyXkFqcGdeQXVyMjU5OTg5NDc@._V1_UX630_CR0,0,630,1200_AL_.jpg

Retrato en negro de la burguesía (V.O. Ritratto di borghesia in nero)

Italia, 1978

Director: Tonino Cervi

Género: Drama

Guión: Tonino Cervi, Cesare Frugoni, Goffredo Parise (basados en novela de Roger Peyrefitte)

Intérpretes: Ornella Muti (Elena), Senta Berger (Carla), Paolo Bonacelli (Paolo)

Música: Vince Tempera

Argumento

Venecia, años treinta. El joven y un tanto tímido Mattia es un pianista de gran talento. En el conservatorio de música conoce a Renato Richter, un chico poco más o menos de su edad, bastante y hasta demasiado extrovertido. Éste le presenta a su joven madre, Carla. Mattia queda inicialmente estupefacto, pues habría pensado que más que de su madre se trataba de una amiga o hermana mayor. Carla tuvo a Renato a los 17 años y aún se conserva muy bien para rondar la cuarentena.

A Mattia le irrita un poco la relación demasiado “jovial” que parece existir entre madre e hijo. Renato trata a su progenitora como si fuera una amiga, e incluso la llama por su nombre. Carla y Renato invitan con frecuencia al joven pianista a su casa. Carla también se dedica a la música, y subsiste dando clases particulares de piano. Una de sus alumnas es la bella Elena, hija de una familia acaudalada.

Cierto día, madre e hijo invitan a Mattia a pasar un fin de semana en la mansión de una pariente rica, la prima Linda. Allí, durante la noche, Mattia y Carla se encuentran por azar en la cocina y tras un breve intercambio de palabras se convierten en amantes. A partir de ese momento inicia un tórrido romance entre ambos.

Renato al principio aprueba la relación de su amigo con su madre, de hecho incluso había estado esperando que algo así se desarrollara. Pero el desequilibrado muchacho, quien probablemente padece una especie de complejo edípico, pronto se siente celoso y reacciona histéricamente una noche que Carla regresa a casa. Matteo había recibido las llaves del domicilio de los Richter, y es testigo desde otra habitación de la escena de celos que monta Renato. Para tranquilizar  a su hijo, Carla le promete no volver a ver nunca más a Matteo. Éste, que lo ha escuchado todo, deja las llaves y se marcha, con la intención de no volver a ver más a su madura amante.

Sigue leyendo

La Piovra VI – Capítulo 3

https://i.ytimg.com/vi/rC--gg9ZGLo/hqdefault.jpg

Tano Cariddi (Remo Girone) y su hermana Maria (Ana Torrent)

La Piovra VI – L´ultimo segreto

(Aquí puede leerse la INTRODUCCIÓN A LA SAGA DE “LA PIOVRA”)

Italia, 1992

 Director: Luigi Perelli

Guión: Sandro Petraglia, Stefano Rulli, Francesco Marcucci

Intérpretes: Vittorio Mezzogiorno (Davide Licata), Patricia Millardet (Silvia Conti), Remo Girone (Tano Cariddi), Ferruccio De Ceresa (General Alessio Amedei), Xavier Deluc (Lorenzo Ribeira), Pierre Mondy (Amilcare Brenno), Ana Torrent (Maria Cariddi), Luigi Diberti (Ettore Salimbeni), Béatrice Macola (Fede), Tony Sperandeo (Santino Rocchi),  Orso Maria Guerrini (Giuseppe Carta), Bruno Cremer (Antonio Espinosa)

Música: Ennio Morricone

Aquí puede leerse lo que sucedió en el capítulo anterior

Capítulo 3

El general explica a Davide que él es el único capaz de hacer hablar a Tano, pues ambos, en el fondo, se parecen mucho el uno al otro. Los dos huyen de un terrible pasado hacia un incierto futuro.

Mientras tanto, Silvia trata de confortar a Maria, que continúa en el hospital en estado de shock. Silvia conoce por propia experiencia cómo debe sentirse Maria, pues también ella fue violada (La Piovra 4).

La agente Fede arregla un nuevo encuentro entre Tano y Salimbeni. Tano se vuelve cada vez más confuso, desesperado e inestable. Davide escribe un diario sobre su evolución. Una noche, tano comienza a destrozar todo lo que hay en su habitación, presa de un ataque de enajenamiento. Davide logra reducirlo, pero al mismo tiempo le anima a que se desahogue (pero que lo intente con él, no con las cosas).

Carta le dice a Lorenzo Ribeira que Tano está de vuelta en Italia y que Brenno piensa que trabaja para él. Ribeira repone que no sería mala idea contratar a un genio de las finanzas como Tano, pero Carta le desaconseja hacerlo, pues todos los quue se aliaron con él han terminado mal. Sobre los documentos comprometidos sobre Ribeira que “alguien” envió a la procuradoría Carta sospecha la mano de Espinosa. Éste está en posesión de todos los secretos del país.

También Silvia sospecha de Espinosa, especialmente tras comprobar que la carta fue enviada desde Bérgamo, donde reside su hija Irene. El infiltrado que en la oficina de la jueza espía para la Mafia informa a sus superiores sobre los nuevos desarrollos. Más tarde también Carta se encuentra con ese infiltrado, Angelo, y también él se entera de todo.

Carta por un lado y Silvia por otro van a Bérgamo en busca de Irene Espinosa. Ésta trabaja en una biblioteca. Tras una inspección en su oficina Silvia descubre que su máquina de escribir tiene el mismo defecto que tenía la que escribió la dirección en el sobre de la carta con los documentos sobre Ribeira. Más tarde Irene telefonea a su padre, y éste le dice que se haga con los “archivos de Favali”, ponga en seguridad esos expedientes y se marche de allí cuanto antes “Allí está la historia verdadera, no la oficial…”

Sigue leyendo