La casa del buon ritorno – Beppe Cino, 1986

La casa del buon ritorno

Italia, 1986

Director: Beppe Cino

Guión: Beppe Cino

Intérpretes: Stefano Gabrini (Luca), Amanda Sandrelli (Margit), Fiammetta Carena (Ayesha), Lola Ledda (Lola)

Música: Carlo Siliotto

Género: Misterio, terror

Argumento

Luca y su amiguita Lola, ambos de unos 12 años, juegan al escondite en una casa de campo. La chica lleva una careta japonesa de demonio onibaba. Cuando sube a la azotea, se precipita al vacío…

Un par de décadas después, Luca se instala con su prometida Margit en una gran casa de campo propiedad de su familia. Es la misma que hemos visto en la escena anterior, y hace más de veinte años que nadie ha estado allí. Luca conserva pocos y vagos recuerdos sobre el tiempo que pasó en la villa, siendo todavía un niño. El trágico suceso allí ocurrido parece haberlo olvidado. Y sobre todo, ignora los detalles que causaron el “accidente”.

Nada más llegar, aparece dentro de la casa una misteriosa mujer, algo mayor que Luca, quien dice ser amiga suya de la infancia. Él apenas puede acordarse de ella. La enigmática dama le recuerda que frente a la villa donde ahora están siguie viviendo Bruno, otro que de niño solía jugar con ellos. En una de las habitaciones hay un maniquí con una peluca rubia con trenzas y una máscara negra. El maniquí parece ser el símbolo de alguien que ya no se encuentra allí en el plano físico… Tal vez la malograda Lola.

Haciendo un día las compras en el mercado, a Luca le llama la atención una bella joven vestida de riguroso luto que le resulta muy familiar. La chica, que lleva un sombrero negro, le mira sonriente y le invita a seguirla. Luca la persigue por las calles hasta llegar al campo, pero es incapaz de alcanzarla. De regreso en casa, Luca nota con estupor que su novia tiene el mismo sombrero negro que la muchacha vista poco antes el mercado. Margit asegura haber encontrado el sombrero en uno de los armarios. Indignado y muy nervioso él le quita el sombrero y lo coloca en la cabeza del maniquí. Luca va desarrollando un fetichismo morboso hacia el maniquí, pues éste representa a alguien que intenta recordar pero que olvidó a causa de un acontecimiento traumático. Margit percibe en su novio un preocupante cambio de carácter. Cuando ella se pone un vestido negro que también estaba en algún lugar de la villa, Luca reacciona muy agitado; pues al igual que el sombrero se trata del misma prenda que llevaba la chica recientemente vista en el mercado. Luca le quita el vestido a su novia para colocárselo con mucha devoción al idolatrado maniquí. Bruno, el vecino de la villa de enfrente, lo vigila todo con atención desde su ventana.

Al día siguiente es Margit quien en el pueblo nota la inquietante presencia de una mujer de negro que parece estar vigilándola. Mientras tanto, Luca encuentra en uno de los armarios una máscara de demonio onibaba y comienza a recordar a Lola.

Cuando esa noche Margit se está duchando, alguien que parece ser un intruso sube sigilosamente las escaleras de caracol de la villa…

Comentario

Ésta poco conocida película de misterio y casas encantadas tiene como tema central los “fantasmas del pasado” – Con todos los sentidos que la expresión implica: El literal de los espectros y los traumáticos sucesos que la mente ha intentado borrar pero que continúan agazapados en algún remoto rincón del subconsciente… Pugnando por aflorar cuando se dan las circunstancias para ello.

Llega un punto en el cual el protagonista Luca ya no distingue entre el pasado y el presente; entre los tiempos en los que veinte años atrás se produjo la tragedia y el momento actual. Luca tiene barba al comienzo, y el hecho de que se la afeite no deja de ser simbólico. “Ahora pareces un niño” le dice Margit una vez se ha rasurado. Y es que Luca, que intenta a toda costa retornar a aquel momento para comprender qué sucedió en realidad con Lola, comienza a sentirse y a comportarse como entonces. Las incógnitas del pasado irán siendo reveladas con cuentagotas.

La película, también conocida como “La casa de la sombra azul”, tiene grandes similitudes en lo que respecta a argumento y atmósfera con el thriller psicológico “Un lugar tranquilo en el campo” (Elio Petri, 1969). El director es el ignoto Beppe Cino, realizador siciliano del cual ésta parece ser la única incursión en el género del misterio. Los actores del elenco son igualmente unos desconocidos (entre los que destaca la bella Amanda Sandrelli en el papel de Margit). El que hace de Luca preadolescente, por cierto, tiene un notable parecido físico con el hijo de Alejandro Jodorowsky en “Santa sangre” (1989).

La banda sonora de Carlo Siliotto contribuye a remarcar el tono harto melancólico del largometraje.

FHP, noviembre de 2016

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s