Otra vuelta de tuerca – Eloy de la Iglesia, 1985

Otra vuelta de tuerca

España, 1985

Director: Eloy de la Iglesia

Género: Terror, thriller

Guión: Gonzalo Goicoechea, Eloy de la Iglesia, Ángel Sastre (basados en novela de Henry James)

Intérpretes: Pedro Mari Sánchez (Roberto), Queta Claver (Antonia), Cristina Goyanes (Flora), Asier Hernández (Mikel)

Música: Luis Iriondo

Argumento

La acción se desarrolla en 1899. Roberto, el hijo del sacristán de una aldea vasca, estudia en un seminario jesuita pero no se siente seguro de tener auténtica vocación sacerdotal. Saliéndose del noviciado pronto encuentra trabajo como instructor para unos niños de familia aristocrática. Se trata de Mikel y Flora, de 13 y 11 años respectivamente; los sobrinos del conde de Etxebarría.

El conde le explica a Roberto que deberá encargarse de la educación de los hermanos en la mansión campestre donde residen. El joven ex-seminarista se convierte en el depositario de la autoridad del conde, y éste sólo le pone una condición: Que resuelva él mismo las dificultades que se presenten, dejándole siempre tranquilo. Cuando Roberto pregunta acerca de la persona que se encargaba de los niños anteriormente, Etxebarría responde que se trataba de una institutriz que “murió”, sin dar mayores explicaciones.

Una vez llegado a la mansión, Roberto conoce a Antonia; el ama de llaves. El joven se asombra de que ella sea la única criada en una propiedad tan grande. Antonia responde que además de ella también hay otras empleadas que vienen por el día, pero que “prefieren pasar las noches en sus casas”.

Flora se encuentra en la playa, cercana a la mansion (jugando con una macabra muñeca tuerta). Su hermano Mikel está en el internado y no tiene previsto regresar hasta las vacaciones de verano. Aunque Roberto llegó un día antes de lo que había planeado, Flora dice que ya le estaba esperando. Además, afirma con una gran seguridad que verá a su hermano “muy pronto”. Roberto oye unas voces que llaman a Flora desde el acantilado, pero ella finge no estar escuchando nada; pues no hay nadie más allí en la playa. Más tarde, la chica le enseña al nuevo maestro toda la casa, a excepción del despacho de su tío, que permanece cerrado bajo llave porque el conde no quiere que nadie entre.

Al día siguiente llega una carta del conde: Etxeberría le reenvía a Roberto una misiva recién recibida del internado donde estudia su sobrino. El conde dice que no quiere saber nada y que él, como instructor, se ocupe de todo. En la carta del centro escolar dicen que han expulsado a Mikel y que lo mandan de regreso a la mansión. Implícitamente el director del internado indica que Mikel “es un peligro para sus compañeros”. Todo ello resulta muy extraño para Roberto, especialmente teniendo en cuenta que Flora le había dicho el día anterior que vería a su hermano “muy pronto”. ¿Cómo podía saberlo ella?

Una vez ha llegado Mikel, Roberto trata de sonsacarle el motivo de su expulsión, pero cuando el muchacho se encuentra al borde del llanto el instructor decide que “necesita ternura en lugar de reproches” y prefiere dejarlo en paz por el momento.

Roberto toma la determinación de entrar en el despacho del conde, pues como legítimo “depositario de su autoridad” es el señor de la casa y se considera con derecho a ello. Allí observa, colgando en la pared, una fotografía donde aparece el conde junto a un individuo de torvo aspecto; ambos posando en el bosque y pertrechados con sendos fusiles de caza.

Al día siguiente, mientras pasea por el jardín, a Roberto le llama la atención la presencia de un hombre extraño asomado a la terraza, mirándole fijamente. Cuando sube para comprobar de quién se trata sólo Mikel está allí (abrochándose la bragueta del pantalón)… El adolescente asegura que lleva allí bastante rato y que no había nadie más con él.

Por la noche, de nuevo en el despacho del conde, Roberto comprueba con estupefacción que el individuo que viera asomado a la terraza es el mismo que aparece en la fotografía cazando junto a Etxebarría… El ex-seminarista le pregunta a Antonia acerca de la identidad del misterioso personaje. Ella responde que se trata de Pedro Braña, un criado del conde… Y que Pedro murió el año anterior en circunstancias no esclarecidas…

Cuando Roberto va al pueblo con sus tutelados para asistir a misa, descubre hablando con el cura que Cristina, la anterior institutriz, no era una “persona virtuosa”. Y que está enterrada fuera del camposanto por haberse suicidado (lanzándose al vacío por el acantilado).

Inquiriendo una vez más a Antonia, Roberto logra averiguar que Cristina se suicidó poco después de la muerte de Pedro, y que éste murió violentamente, a consecuencia de un golpe en la cabeza. Pedro era un hombre alcohólico y agresivo, que tenía una relación perversa y lujuriosa con Cristina… Además, ambos estaban “muy unidos” a los niños, demasiado quizás, ejerciendo en ellos una gran influencia.

Influencia que, tal y como comienza a sospechar Roberto, siguen teniendo hasta después de muertos…

Comentario

Eloy de la Iglesia es conocido sobre todo por sus muy recomendables películas del género quinqui, especialmente las dos “El Pico” (1983 y 1984). Sus films quinquis están imbuídos de un gran hiperrealismo, pues para lograr una mayor atmósfera delincuencial-carcelaria usaba como actores a auténticos maleantes, drogadictos y presos.

Poco después de explotar el mencionado género (que podría considerarse la versión hispana del polizziesco transalpino) de la Iglesia realizó el interesante largometraje que hoy nos ocupa, basándose en la novela homónima de Henry James. El director vasco se aproxima así al terror gótico, con una historia de fantasmas y casas encantadas, sin abandonar por ello en absoluto su característico estilo sórdido y turbio lleno de ambigüedades sexuales – Los juegos de los preadolescentes hermanos Mikel y Flora (que se besan en la boca y que se bañan juntos) podrían no ser tan “inocentes”, después de todo. Flora parece comportarse al principio como una especie de “lolita” (como cuando le dice a su maestro que quiere “ayudarle a bañarse”). Y tratándose de Eloy de la Iglesia (el “Pasolini español”) no podía faltar tampoco una sutil (aunque obvia) componente efebófila y homoerótica.

El protagonista Roberto se siente como una especie de exorcista, como un redentor con la misión de “salvar las almas” de Mikel y Flora, a quienes considera “poseídos” por los espíritus malignos de Pedro y Cristina. Lo más probable es que el criado y la institutriz abusaran de ellos; y que ahora, después de muertos, siguen comunicándose con Mikel y Flora influyendo en sus comportamientos – Las “malas compañías” continúan desde el “más allá”.

Otra vuelta de tuerca” también se incluye en el subgénero, dentro del terror gótico, de “niños perversos y/o inquietantes”. Una película con una premisa similar sería la excelente “Veneno para las hadas” (1984) del mexicano Carlos Enrique Taboada; y algunos episodios de las geniales “Historias para no dormir” de Chicho Ibáñez Serrador.

Por cierto: Pedro Mari Sánchez, el actor que interpreta a Roberto, participó como “niño inquietante” en el capítulo “La bodega” (1966) de las mencionadas “Historias para no dormir”.

FHP, septiembre de 2016

Anuncios

2 respuestas a “Otra vuelta de tuerca – Eloy de la Iglesia, 1985

  1. El libro de Henry James es una maravilla y lo he leído con deleite varias veces. De esta película tengo un recuerdo difuso de haberla visto en la niñez en aquel ciclo de TVE de películas de terror o series que programaban hace varias décadas los Viernes por la noche. Gracias por traérmela a la memoria. Le echaremos un vistazo este finde.

    Le gusta a 1 persona

    • Pues yo todavía no leí el libro de Henry James, trataré de encontrarlo. Me imagino que habrá varias diferencias con la historia original. Por ejemplo, tengo entendido que en la novela la protagonista es una mujer (que hace de institutriz).

      Gracias por comentar!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s