El jinete sin cabeza – Chano Urueta, 1957

El jinete sin cabeza

México, 1957

Director: Chano Urueta

Género: Suspense, western, terror

Guión: Ramón Obón

Intérpretes: Luis Aguilar (El Jinete), Flor Silvestre (la juez), Crox Alvarado (Don Álvaro)

Género: Terror

Argumento

Un grupo de individuos con máscaras de calaveras y ataviados con hábitos de monje forman una siniestra hermandad secreta que ejerce su poder mediante intimidaciones varias. Los “renegados”, o aquellos a los que consideran como delatores de sus secretos, son sumariamente juzgados y ejecutados. La amputación de manos es un castigo simbólico por el que los “traidores” han de pasar. El objetivo de la inquietante organización subversiva es acaparar la propiedad de tierras.

En la hacienda de don Álvaro se producen extraños fenómenos paranormales, que son percibidos especialmente por su sobrina Julieta. Ésta tiene pesadillas en las que ve una tumba pegada en una de las paredes de la oficina de su tío, y además escucha los espectrales lamentos de un alma en pena. Su tía Clotilde, la mujer de Álvaro, está segura de que se trata del fantasma de su madre (abuela de la joven). Cree que el cuerpo de la anciana, en lugar de recibir cristiana sepultura en su día, fue emparedado en la casa y que por eso no encuentra la paz en el más allá.

El padre de Julieta y hermano de don Álvaro hace cuatro días que se marchó de “viaje de negocios”. En la comarca se están produciendo una serie de desapariciones. Hacendados y propietarios de ranchos son raptados y al quinto día de estar ausentes, sus familiares reciben una caja con algo espeluznante en su interior… Pero aún así nadie se atreve a denunciar las desapariciones a las autoridades. Los lugareños temen a un poder oscuro infiltrado en todos los ámbitos de la sociedad: La Hermandad de las Calaveras.

Fernando, el lugarteniente de don Álvaro, acusa a su jefe de cobardía; ya que él no quiere reconocer el peligro que encarna la temible hermandad. Al pueblo está por llegar un juez de paz, y Fernando insta a Álvaro que denuncie las desapariciones. Álvaro se opone, aunque sí está dispuesto a exponer el caso de su suegra supuestamente emparedada en la casa.

Al día siguiente llega la juez, que resulta ser una joven mujer. La magistrada pasa a residir en la comisaría de la localidad, junto a las celdas. Al mismo tiempo se produce una trifulca en la cantina. El principal responsable del altercado, un charro, es detenido. Se le da a elegir entre pagar una multa o pasar un mes en la cárcel. Cuando ve a la atractiva juez y se entera de que vivirá junto a las celdas, se decanta por la segunda opción.

Don Álvaro acude ante la juez para informar sobre su intención de tirar abajo la pared de su oficina, ante la sospecha de que tras ésta pueda hallarse un cadáver. La juez y sus ayudantes se dirigen a la casa del hacendado para proceder a la búsqueda del cuerpo, pero el propio don Álvaro no se encuentra allí. De todos modos, tiran abajo la pared… y al otro lado efectivamente encuentran un cuerpo… el de don Álvaro. Los presentes aún no se han recuperado del susto cuando un empleado trae una pequeña caja de madera: Fernando la abre y en su interior se encuentra una mano amputada… que cobra vida propia. Al mismo tiempo, Julieta despierta de otra de sus pesadillas, en las que estaba siendo atacada por una mano cercenada que intentaba estrangularla.

El charro encarcelado parece tener una misión especial que cumplir. Entretanto, un misterioso jinete con una máscara negra trata de poner en seguridad unos documentos que se encuentran en la hacienda de don Álvaro; para que no caigan en manos de los adeptos de la Hermandad de las Calaveras…

Comentario

Simpático híbrido de géneros que conjuga acertadamente el terror clásico, el misterio, el espionaje y el western a la mexicana, todo ello sazonado con una historia de amor, algún que otro momento cómico y canciones rancheras.

La siniestra hermandad tiene todas las características de una logia masónica; tanto en su simbolismo como en su ritualística y sus propósitos. Aún así no se profundiza demasiado en el transfondo de la secta, cuyos adeptos recuerdan en su aspecto a los templarios de Amando de Ossorio.

Un agente secreto ha sido enviado para combatir a la hermandad: Se trata del charro encarcelado, quien gracias a sus contactos puede abandonar su celda por las noches para investigar bajo su alter ego del “Jinete sin cabeza” – En realidad sólo está enmascarado, con una especie de pasamontañas negro que le cubre toda la cabeza y ni siquiera deja ver sus ojos. Pero a veces, gracias a los juegos de iluminación y los fondos oscuros, parece realmente estar decapitado.

Por su título, “El jinete sin cabeza” puede llamar a engaño, haciéndonos creer que se trata de una versión mexicana de la leyenda del “Sleepy Hollow”. La historia cuenta con elementos de terror sobrenatural al inicio (con una más que acertada atmósfera gótica), pero éstos van perdiendo su importancia conforme avanza la trama y todo se torna más “racional”.

Aunque el largometraje está ambientado en la época “contemporánea” (es decir, cuando fue rodado), da la impresión de que se desarrolla a finales del siglo XIX: No se ven coches (sólo una diligencia tirada por caballos), la gente viste muy folklorísticamente…

La película forma parte de una trilogía temática (con el “Jinete sin cabeza” como protagonista) dirigida por el mismo realizador y con colaboración, en parte, del mismo elenco de actores. Los otros dos films son “La marca de Satanás” y “La cabeza de Pancho Villa”, ambos estrenados también en 1957 (pero cada uno con tramas independientes entre sí).

Más adelante, el director Chano Urueta realizaría “El espejo de la bruja” (1962), “Blue Demon contra el poder satánico” (1966) o “Los leones leones del ring contra la Cosa Nostra” (1974).

Don Álvaro está interpretado por Crox Alvarado, quien ese año de 1957 apareció en la memorable “Ladrón de cadáveres” de Fernando Méndez.

FHP, febrero de 2017

One response to “El jinete sin cabeza – Chano Urueta, 1957

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s