Perdición de mujeres – Juan Orol, 1951

Perdición de mujeres

México, 1951

Director: Juan Orol

Género: Drama, gangsters

Argumento

Malena, una joven y bella provinciana, llega en tren a la capital. Está sola y desamparada, tiene muy poco dinero. Hay hombres que al notarlo tratan de aprovecharse de ella. La chica no pasa desapercibida para un elegante individuo que viaja en su mismo vagón. Éste es Gustavo Alonso, miembro de una organización criminal dirigida por el poderoso Tony Rizzo.

Una vez en México DF, Malena se aloja en una pensión. Hasta allí la lleva Andrés, un bondadoso taxista que al enterarse de la precaria situación económica de la muchacha decide no cobrarle. Andrés se ha enamorado de Malena y desea volver a verla. Por ello se ofrece a llevarla gratis por la ciudad, a las fábricas y oficinas donde Malena va a preguntar por empleo. Ella no parece notar lo que él siente por ella, cree que actúa así sólo por ser buena persona.

Tony Rizzo se ha convertido en uno de las figuras más importantes del sindicato del crimen. Sus enemigos quieren eliminarlo a toda costa. Pero Rizzo está muy bien preparado, entrena siempre su puntería. Sus rivales están liderados por Burton. Éste ordena a sus esbirros que lo liquiden. Los pistoleros intentan acribillar a Rizzo, pero éste sobrevive. En el seno del hampa parece estar en ciernes una violenta guerra de bandas.

Mientras tanto, Malena no tiene suerte en la búsqueda de empleo. Y necesita urgentemente dinero, no sólo para ella, sino también para mantener a su anciana madre y a su pequeña hija a las que dejado en el pueblo. Por azares del destino, Malena conoce a Avelina, una inquilina de su misma pensión que tiene graves problemas con el alcohol. Ella trabaja en un cabaret, le regala vestidos a Malena y le hace un peinado menos “provinciano”, las dos se hacen amigas. El cabaret donde actúa Avelina también funciona como prostíbulo. Y es propiedad de la organización criminal de Tony Rizzo…

Burton y sus hombres están desesperados por quitarse de en medio a Rizzo. Es un hueso duro de roer. Deciden “filtrar” a las autoridades ciertas informaciones sobre el lugar donde Rizzo guarda su mercancía de contrabando (en las bodegas del cabaret). Burton sabe que en su mundillo “se perdona más fácilmente un atentado que una delación”. No obstante decide dar el chivatazo.

Por su parte, en vista de que no ha podido encontrar un empleo “decente”, Malena acude al cabaret donde trabaja Avelina – el mismo en el que Rizzo guarda la “nieve”…

Comentario

Segunda parte de la “trilogía Percal”, después de “El infierno de los pobres” y precediendo a la ya reseñada “Hombres sin alma” (la cual vi antes, alterando pues el orden cronológico de las entregas). Las tres películas son de 1951 y están dirigidas por Juan Orol. La historia, que combina (y fusiona) el melodrama con el cine negro, está basada en un cómic del historiestista José G. Cruz, quien no sólo colaboró junto a Orol en el guión, sino que además participó como actor encarnando al benevolente y enamorado chófer Andrés. Ésta trilogía es probablemente una de las primeras adaptaciones del cómic a la gran pantalla que se hicieron.

En el México de aquellos años, las historietas tenían una gran popularidad. El ejemplo más conocido es el de „Santo, el Enmascarado de Plata“. Antes que la cincuentena de películas sobre su figura estrenadas entre finales de los ´50 y principios de los ´80, el célebre luchador ya había sido inmortalizado en cómics y novelas gráficas, siendo estilizado como un icono y convirtiéndose en el ídolo de niños y mayores.

José G. Cruz, autor de los cómics que inspiraron la película que nos ocupa, también fue el editor de las historietas del Santo. En lo que respecta a sus trabajos en el cine, colaboró con otros directores a parte de Juan Orol (ya fuera como guionista o como actor). Entre ellos Chano Urueta y René Cardona.

Malena está encarnada por la hermosa Rosa Carmina Riverón Jiménez, más conocida simplemente por su doble nombre de pila. Originalmente bailarina de cabaret en su Cuba natal, debutó en la gran pantalla de la mano de Orol, quien la trajo a México. Además de la “trilogía Percal” dió vida al principal personaje femenino de “Gángsters contra charros” (1947) y también participó en “Bajo la influencia del miedo” (1956). Estrella del cine negro mexicano y femme fatale por antonomasia, fue conocida como “la Reina de los Gángsters”. Al momento de escribir éstas líneas cuenta ya con 88 años y vive en España, concretamente en Barcelona.

FHP, enero de 2018

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s